Miércoles, 08 Enero 2020 00:00

Un shock de pesos bajo el paraguas del cepo al dólar - Por Daniel Fernández Canedo

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Más pesos con el dólar oficial virtualmente congelado, con las tarifas de luz, gas y transporte también paralizadas, definen un escenario de corto plazo más dinámico.

 

En el último día de 2019 el Banco Central le giró al Tesoro $ 60.000 millones, completando "así un total de financiamiento por $ 554.245 millones de los cuales $ 350.000 millones fueron girados en los últimos 40 días de 2019".

Los datos son una síntesis de un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal y constituyen uno de los pilares clave en los que se apoya la evolución de la economía en las últimas semanas.

El Plan Verano del presidente Alberto Fernández, puso como límite el 31 de marzo para difundir los lineamientos para el mediano plazo, está en pleno desarrollo y el Banco Central​ está jugando un rol destacado en la nueva etapa.

La asistencia financiera al Tesoro está siendo tanto de pesos, en una suerte de shock monetario que había comenzado el gobierno de Mauricio Macri, como de dólares.

En las últimas horas el Tesoro colocó letras en el Central por US$ 1.426 millones utilizando una tercera parte de los US$ 4.571 millones autorizados por la Ley de Emergencia y Solidaridad.

La necesidad de más pesos responde en parte al pago de los dos bonos a los jubilados que ganan la mínima y a los beneficiarios de la Asignación por hijo. Las de dólares, a cumplir con los pagos de la deuda.

El resultado no es casual. En la semana el Central que conduce Miguel Pesce definió los objetivos y planes para este año y ubicó en un lugar destacado la asistencia al Tesoro, en otras palabras, emitir para cubrir el agujero fiscal definiendo, tal vez, una de las diferencias fundamentales del gobierno de Alberto Fernández con el de Mauricio Macri​.

El primer punto de los Objetivos de Pesce sostiene: "Procurar disminuir las tasas de inflación contribuyendo con la prosecución de los objetivos derivados del acuerdo social mediante la administración prudente de la oferta monetaria de la economía. Dentro de la misma se contempla atender las necesidades indispensables de financiamiento del Tesoro".

Si bien en la Argentina la independencia del Banco Central fue siempre un mito, en la nueva etapa el objetivo de "estimular la oferta de crédito al sector privado" e impulsar la "participación del financiamiento productivo a largo plazo, particularmente el destinado a las micro, pequeñas y medianas empresas", amplía mucho el campo a la tarea esencial del Banco Central tradicional que es lograr la estabilidad de la moneda.

Los pesos son para expandir la demanda en el intento de dinamizar algo el consumo, y los dólares, para dejar en claro que el Gobierno está dispuesto a cumplir con los pagos de la deuda, por lo menos, en el primer trimestre del año.

Con los US$ 4.500 millones se podrían cubrir los vencimientos del primer trimestre, el período en el cual el Gobierno piensa tener muy avanzada la reprogramación y que en estos días sirve de argumento para explicar la mejora de los títulos públicos.

La estrategia económica de corto plazo se presenta definida y fue el ministro de Desarrollo Productivos, Matías Kulfas​, el que en un reportaje a Página 12 habló de una inyección de $ 100.000 millones en estos días para reavivar el consumo.

Más pesos con el dólar oficial virtualmente congelado, con las tarifas de luz, gas y transporte también paralizadas, y el precio de los combustibles quieto, definen un escenario de corto plazo más dinámico pero dependiente de dos resultados: la inflación y la expectativa de que el acuerdo para reprogramar la deuda puede encaminarse en el corto plazo.

La suba del petróleo en el mundo complica el congelamiento del precio de los combustibles y en el sector hablan de 15% de atraso en la nafta.

A poco de andar, la táctica de los congelamientos muestra sus limitaciones, aunque los empresarios se mantienen a la expectativa en el entendimiento de que forma parte de la estrategia de Alberto Fernández para hacer política y ganar espacio en el arranque de su gestión.

También el acompañamiento forma parte del espíritu de los mercados que miran con buenos ojos un ajuste fiscal típico basado en un aumento de impuestos difícil de sostener en el mediano plazo y en el cambio de la fórmula de actualización de las jubilaciones que, con la posible excepción de los que ganen el haber mínimo, afecta como poco a la mitad de la clase pasiva que aportó a lo largo de su vida laboral.

El Presidente afirmó que espera tener definida una fórmula sustituta para las jubilaciones en los próximos meses, bastante antes de la vigencia de la suspensión de la que había aplicado Macri y que contemplaba una suba de 28% en los haberes el primer semestre de este año.

Como en otras ocasiones de la historia económica argentina, la estabilidad del dólar basada en un control de cambios fuerte genera un tiempo de tranquilidad que permite transitar la espera hasta la llegada de definiciones de fondo.

En este caso, las primeras señales sobre el avance de la negociación de la deuda serán importantes para ampliar un horizonte económico que, por ahora, está acotado al congelamiento temporal de algunas variables clave.


Daniel Fernández Canedo

Visto 207 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…