Domingo, 09 Febrero 2020 00:00

La emisión de pesos está en la mira y Alberto Fernández tiene el gatillo - Por Daniel Fernández Canedo

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

El Gobierno deberá decidir la reprogramación o no de un bono clave. Expectativa por Martín Guzmán en el Congreso

 

Son días de alta incertidumbre financiera. La negociación de la deuda pública después del pago de bonos de la Provincia de Buenos Aires la semana pasada abrió el abanico sobre las posibilidades de negociación del Gobierno.

El ministro Martín Guzmán irá el miércoles al Congreso para dar a conocer los lineamientos del ahorro fiscal que hará la Argentina para la confección de la propuesta a los bonistas privados que se difundirá en los primeros días de marzo.

El viernes, Marcelo Bonelli en Clarín adelantó que el Gobierno propondría una quita de 15% con un pago adelantado para obtener tres o cuatro años de gracia. Y todo bajo el paraguas del Fondo Monetario que, a su vez, aceptaría prorratear a lo largo de diez años los abultados vencimientos de 2022 y 2023 que llegan a US$44.500 millones.

Es con ese número en la mente que el presidente Alberto Fernández salió a advertir que la Nación no hará lo que en el mercado ya se conoce como la "gran Kicillof" de asegurar que no hay fondos y después terminar pagando.

Entre los apoyos logrados por el Presidente en Israel y Europa, el mensaje del fortalecido Donald Trump de ofrecer su ayuda y la versión sobre la propuesta a los bonistas de la mano del FMI, el viernes los bonos argentinos en dólares tuvieron un fuerte repunte. En medio de la incertidumbre, esas tres señales sirvieron para que algunos operadores se animaran a la compra de títulos.

Las dudas por la renegociación de la deuda en dólares son enormes y las de pesos no se quedan atrás.

Desde el Gobierno, en las últimas semanas, el mensaje en voz baja era que los bonos en pesos podrían quedar a salvo de una reprogramación, pero Alberto Fernández tiró un balde de agua fría cuando el jueves dijo "no vamos a emitir a lo loco".

Así entró en zona de turbulencia el pago del bono AF20 con un vencimiento el 13 de febrero por $96.000 millones con bonistas privados.

Economía había propuesto un canje, pero el nivel de adhesión al nuevo bono sólo llegó al 10% y quedó a tiro de otra convocatoria a canjear por un papel más atractivo para los ahorristas o a la emisión fuerte de pesos. Para evitarla es que anuncio la licitación de tres bonos (CER mas 1%; Badlar más 100 puntos básicos o dolar más 4%). la moneda está en el aire, pero en el concurso de esta semana podrán participar los bancos oficiales con lo que el Tesoro podría "rollear" una porción mayor del AF20 y, por lo tanto, no tener que emitir tanto.

El tema es muy sensible y hoy lo analizan en detalle en el Económico de Clarín los economistas Federico Furiase y Martín Vauthier. La intención oficial de impulsar un mercado de capitales en pesos puede sufrir un traspié.

El dilema sobre el aumento de la emisión se inscribe en el marco del primer trimestre del año en el que vencen $370.000 millones cuando el Gobierno trata de impulsar el crédito doméstico y pretende bajar a menos de 10% la inflación acumulada en los primeros tres meses. ¿Aguantará el cepo del dólar esa presión?

Nadie parece demasiado preocupado en el Palacio de Hacienda en parte porque el Banco Central comenzó a mover el dólar mayorista para evitar que se atrase y la brecha entre el oficial y el paralelo está en 34%, un nivel considerado aceptable para el grado de incertidumbre y control que impone el cepo cambiario.

La definición sobre el bono AF20 será el debut del ministro Martín Guzmán como reprogramador o no de la deuda en pesos. Tal vez el miércoles en el Congreso se empiece a correr el velo sobre el programa, que el Presidente aseguró tener pero que prefiere no difundir para ganar poder en la negociación con los acreedores.

Ese argumento también cobra cuerpo en las discusiones sobre los aumentos de jubilaciones y salarios para este año. El intento oficial de que no haya compensaciones por el poder de compra perdido el año pasado y en favor de la eliminación de la "cláusula gatillo" abre un foco de tensión.

En ese punto también Axel Kicillof movió el tablero al postergar hasta marzo el pago a los docentes bonaerenses de un retroactivo correspondiente a diciembre. Para serenar los ánimos, llamó a paritarias con la promesa de que este año los maestros de la Provincia no perderán frente a la inflación. En otras palabras: lo pasado, pisado y ahora empieza otra etapa. ¿Se quejará el histórico dirigente Roberto Baradel de que el gobernador no tiene plata para los docentes pero le paga US$250 millones a los acreedores? Tal vez, en esta oportunidad, la ideología pueda tapar la escasez de efectivo.

Salarios y jubilaciones subiendo en la línea con la inflación, con el dólar y las tarifas corriendo por debajo de la línea del costo de vida, comienzan a perfilar un esquema posible para transitar 2020.

Mientras tanto, desde el Banco Central, Miguel Pesce boceta alternativas sobre la emisión de pesos a la espera de la decisión de Alberto Fernández sobre la suba de las jubilaciones y el futuro de la "cláusula gatillo".

Daniel Fernández Canedo

Visto 311 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…