Martin Tetaz

Martin Tetaz

Los términos de intercambio de un país refieren a la relación entre el precio de las exportaciones y el de las importaciones; para ponerlo en un burdo ejemplo, cuantas toneladas de soja tenemos que vender afuera para poder traernos una computadora.

 

En la última saga de Avengers, Thanos, un gigante capaz de derribar al mismísimo Increíble Hulk, acumula poder persiguiendo una colección de gemas con poderes fantásticos, que se esconden en los distintos planetas del universo.

 

En análisis económico hay preguntas fundamentales; la más fácil de todas es ¿Qué pasó?, la más difícil ¿Qué pasará? Entender que está pasando es asumir que sabemos la respuesta fácil y tenemos algunas pistas de la más difícil.

 

Esta semana parece imposible hablar de otra cosa que no sea del dólar. El viernes el gobierno combinó una fortísima suba de tasas, con la obligación a los bancos de bajar su exposición patrimonial en dólares y el anuncio de un recorte fiscal de 3.000 millones de dólares.

 

Hay algunas películas, normalmente hechas a partir de guiones bastante pobres, que en un punto se tornan previsibles.

 

En Sistema Económico y Rentístico de la Confederación, Juan Bautista Alberdi criticaba a Rivadavia por haber basado la estructura tributaria en la recaudación de impuestos directos y le endilgaba la caída del apoyo político que esa medida le había causado.

 

Esta semana se conoció el dato de inflación del mes de marzo, que dentro de lo previsto por los analistas cerro en 2,3 por ciento, acumulando 6,7 por ciento en los tres primeros meses y 25,4 por ciento en los últimos 12 meses.

 

Hubo un tiempo en que los supermercados vendían alimentos y bebidas. El modelo de negocios era bastante simple; se trataba de agrupar en un mismo espacio, la verdulería, la carnicería y el almacén. Luego llegaron los híper con una idea básica: intermediar de manera más eficiente entre el productor y el consumidor, comprometiéndose a ofrecer el precio más bajo, o a devolver la diferencia.

 

Por la fonola de los recuerdos, una voz de Presidente festeja que los salarios se multiplicaron por diez desde que gobierna. No alcanza a distinguirse si el registro es del venezolano Nicolás Maduro, o de la autóctona Cristina Kirchner, aunque podría ser cualquier presidente populista en un país de alta inflación.

 

La semana pasada, después que el dólar coqueteara con cumplir los 21, el Banco Central empezó a intervenir tibiamente en el mercado; primero vendió 30 millones, después 120, más adelante tanteó colocando 215 y el último viernes le tiró con 413 millones por la cabeza, para que el billete cerrara a $20,21 en el mayorista y $20,45 en el home banking del Nación.

 

Según el análisis de la encuesta permanente de hogares (EPH) efectuado por el Econometrista de la Universidad Di Tella, Martín Rozada, las mujeres ganan en Argentina 26 por ciento menos que los hombres.

 

Según el análisis de la encuesta permanente de hogares (EPH) efectuado por el Econometrista de la Universidad Di Tella, Martín Rozada, las mujeres ganan en Argentina 26 por ciento menos que los hombres.

 

La semana pasada, el Filósofo José Sebreli, parafraseando a Mario Varas Llosa, dijo que la Argentina se había jodido el 4 de junio de 1943, cuando un golpe militar derrocó al gobierno constitucional de Ramón Castillo.

 

En la primera clase de los cursos de Economía Política que dicto en la Universidad, enseño a mis alumnos que la Economía es una ciencia, porque a) Observa un fenómeno de interés b) Elabora hipótesis sobre sus causas y c) Las contrasta empíricamente.

 

Cayo Aurelio Valerio Diocleciano Augusto gobernó Roma entre el año 284 y el 305. En la historia del imperio se lo recuerda por su enorme despliegue militar y al mismo tiempo por haber sostenido la paz con el Imperio persa de sasánida, pero en el Museo de Pergamo, en la ciudad alemana de Berlín, lo que resalta es un resto de un pergamino que contiene un fragmento del Edicto con el que el Emperador pretendía controlar la inflación que sacudía a la región.

 

El monologo es de 1962, pero podría haber sido de hoy. La catarsis del genial Tato Bores recorre la medula del problema económico argento por excelencia; el dólar.

 

Que el gobierno asumió en una coyuntura macroeconómica difícil no es ninguna novedad. La combinación de un déficit fiscal creciente desde 2009, alta inflación, cepo cambiario y tarifas desactualizadas tenía el potencial suficiente para desembocar en un 1959, o peor aún, en un Rodrigazo.

 

La noticia de la semana fue algo confusa para mucha gente que se atragantó el pan dulce de la última Navidad viendo como el dólar amenazaba con llegar a $20, al tiempo que en los celulares del círculo rojo proliferaban las versiones de renuncia del presidente del Banco Central.

 

Todo el mundo recuerda esa famosa frase que llevó a Clinton a la presidencia de los Estados Unidos: “Es la economía, estúpido” fue el mantra que mostró que a la gente, incluso por encima de la guerra, le importaba el bolsillo.

 

El Gobierno abandona la vieja meta del 10 % de inflación y apunta ahora a una del 15% para el año que se inicia

 

La escena es de un futuro cercano. Son las dos de la mañana, la mesa de dulces ya fue arrasada y el alcohol en sangre supera los cinco brindis. Imposible manejar. En la calle un taxi es un oasis en el desierto.

 

Cristina nos llevaba a Venezuela en el tren bala; Macri a Mar del Plata en el lechero

 

La pregunta del millón: ¿Debe el Estado decirle al contribuyente en que gastar o cómo ahorrar?

 

El debate se instaló en el Congreso tras los acuerdos firmados por el oficialismo con los gobernadores

 

Cuáles son las variables que se deben atender para acercarnos a la comprensión del problema

 

El modelo económico de Cambiemos está basado en un cierre gradual del déficit fiscal

 

“Hay que bajar los impuestos porque nos están matando” dijo a mediados de julio el mismísimo Presidente en la más mediterránea de las provincias.

 

“Nos está costando bajar de manera significativa la inflación núcleo”, podría haber sido la crítica de algún economista de la oposición, pero fue la frase que el Presidente del Banco Central pronunció el miércoles pasado, con motivo de la presentación del Informe de política monetaria.

 

En los primeros seis meses del año la cuenta corriente del balance de pagos acumuló un déficit de 12.889 millones de dólares, lo que quiere decir que el país no genera suficientes divisas y que para funcionar requiere asistencia externa equivalente a casi 4% del PBI por año.

 

Según el Centro de Estudios Distributivos Laborales y Sociales (CEDLAS), en el primer semestre del 2015, último período comparable en el que se hizo la encuesta permanente de hogares, 30,5% de las familias estaban debajo de la línea de pobreza.

 

Según un estudio del economista Michael Osborne, de la Universidad de Oxford, 47 por ciento de los empleos podrían ser automatizables y no se trata de una elucubración de ciencia ficción, sino que ese es el número dada la tecnología actual; el futuro puede ser incluso más sombrío.

 

En el segundo semestre del año pasado, según el IPC de la Ciudad de Buenos Aires, los precios, que habían volado en los seis meses anteriores, empezaron a desacelerarse de manera dramática; de una inflación del 29,2% entre diciembre del 2015 y junio del 2016, se redujo a solo 9,1 en el resto del 2016.

 

Argentina tiene la triste combinación de ser un país caro en el que el sistema de precios funciona de manera pobre porque la economía está entre las más cerradas del mundo y las señales de oportunidad que brinda la escasez mundial quedan escondidas.

 

Esta semana la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires aprobó una nueva norma que regula los alquileres. Entre otros puntos, la Ley establece que las comisiones serán pagadas por los propietarios y que las mismas no podrán superar el 4,15% del contrato. Ambas disposiciones dispararon la protesta de las cámaras inmobiliarias que denuncian que la intervención perjudicará a las partes y dañará el negocio.

 

Con diez jugadores colgados del travesaño, el arquero sacaba de puntin al lateral, se revolcaba en el barro y sobre el pitazo final atajaba un penal. No, no es el relato de un partido de futbol sino la analogía que mejor describe las peripecias que tuvo que hacer la semana pasada el Banco Central para aguantar el pánico de los ahorristas y evitar que la divisa norteamericana superara los $18.

 

Puede afirmarse que la percepción de la gente sobre la situación económica representa dos tercios de una elección

 

El cuento de la rana y el agua caliente es un clásico en psicología de la percepción. Si se mete uno de esos animalitos en una olla y se la pone al fuego, la pobre anfibia muere porque su cuerpo se va habituando a los cambios graduales en la temperatura.

 

Esta semana tronó, una vez más, el escarmiento contra los supermercados y la representante de la bronca fue nada menos que Elisa Carrió. La candidata y líder de la Coalición Cívica arengó “No compren en supermercados, salvo que haya descuentos, porque están poniendo precios que son terriblemente superiores a lo que realmente valen”.

 

A las seis la marea humana se empezó a mover. Las escaramuzas por las imperfecciones del orden espontáneo empezaron a acumularse, pero el agua no llegó al río… hasta que se acabaron los changuitos.

 

Esta es una historia que ya conté en muchas oportunidades, pero que en Argentina se repite cada vez que una vaca aparece en el campo visual, porque como reza el dicho, el que se quema con leche…

 

El taxi deshace la cuadra que lo separa de la avenida y se sumerge en la Santa Teresa, justo antes de chocar el local verde de una conocida marca de alquiler de autos. Diego Leuco me pidió esta mañana que relevara los precios de Asunción y ya se sabe; donde manda capitán, no manda marinero.

 

Para entender el problema de la deuda en Argentina hay que remontarse al siglo pasado.

 

El chiste se lo escuché por primera vez a Rolo Villar. Un hombre se presenta a una entrevista laboral y pregunta por el sueldo que cobraría en el nuevo empleo. El reclutador le comenta “al principio ganará 10.000 pesos y si todo sale bien, al cabo de un año pasaría a cobrar 20.000”. “Buenísimo”, replica el candidato, “entonces llámeme dentro de un año”.

 

El jueves llegué a casa a eso de las diez de la noche, cené y empecé el ritual nocturno; acostarlo a Tetecito, preparar las mamaderas de Santi y Benja, hacerles los puff y poner de fondo la tele como única luz para que los peques se vayan durmiendo mientras se alimentan.

 

El experimento era muy simple; el Profesor Fritz Strack, de la Universidad Würzburg les preguntaba a sus alumnos a qué edad creían que había muerto Mahatma Gandhi.

 

Señora presidenta, le escribo estas líneas a partir de la exteriorización de su propuesta económica en una entrevista que le hicieron recientemente en C5N.

 

Nadie sabe muy bien cómo empezó el fenómeno ni de donde salió la primer criptomoneda.

 

El hombre estaba sentado de espaldas al Casino, en una mesita de una ventana que daba a la calle, en el bar que ocupa el 1927 de la calle Buenos Aires, frente a la Plaza del Milenio, en pleno centro de Mar del Plata.

 

En 1953 Corea del Sur era un país de bajo nivel de desarrollo, e incluso pobre para los estándares latinoamericanos, pero hoy 63 años después es una potencia económica indiscutida.

 

El 18 de julio del 2011, Hugo Chávez, por entonces Presidente de Venezuela, firmaba el Decreto 8.331 conocido como “Ley de Costos y Precios Justos”, que en sus considerandos sostenía que “los abusos flagrantes del poder monopólico en muchos sectores de la economía han originado que la base de acumulación de capital se materialice en los elevados márgenes de ganancia que implica el alza constante de precios sin ninguna razón más que la explotación directa e indirecta del pueblo”.

 

Página 1 de 2

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…