Néstor Scibona

Néstor Scibona

El forzado ajuste de la economía impone costos que tardarán en dar beneficios, hasta tanto el FMI permita estabilizar el frente cambiario

 

Con números en debate, incluso quienes concuerdan con la necesidad de bajar el gasto público y la inflación buscan endosar el esfuerzo fiscal

 

Para reforzar la mejora en la producción de hidrocarburos, el Gobierno apunta a sincerar precios en dólares y licitar compras de gas natural

 

Como si fuera un Sudoku, los lineamientos del proyecto de presupuesto nacional para 2019 incluyen pocos números, ya que el anticipo del Ministerio de Hacienda repite las metas acordadas con el Fondo Monetario. Lo verdaderamente complicado será completar los muchos que faltan antes de diciembre para acceder a los desembolsos del organismo a lo largo del año electoral.

 

Las dos mejores noticias al cabo de un "semestre negro" para la política económica (y hasta el fútbol), provinieron del exterior y se resumen en dos siglas: FMI y MSCI.

 

En las pocas horas que lleva como presidente del Banco Central, Luis Caputo se dedicó al juego en el que se siente más a gusto: anticiparse a los acontecimientos, en este caso del mercado cambiario.

 

Si Macri no hubiera vetado la ley tarifaria votada por el peronismo, se duplicaría el recorte de gasto público que busca acordar con el FMI

 

El cambio de expectativas hace que el traslado de mayores costos sea dispar y los consumidores no convaliden cualquier aumento en góndola

 

Después de haber dominado la tensión cambiaria con una coordinación de acciones que no se veía desde hace tiempo, el presidente Mauricio Macri no ignora que tiene ahora por delante el trabajoso desafío de reconstruir la confianza en la política económica, seriamente dañada en los últimos meses. Y que, con el nuevo escenario interno y externo, el tiempo no es precisamente lo que sobra.

 

Con el expreso respaldo político brindado por los principales países desarrollados que deciden en el directorio del Fondo Monetario Internacional (FMI), el gobierno de Mauricio Macri no enfrentaría demasiados escollos para recibir el préstamo stand by por un monto que oscilaría entre 20.000 y 30.000 millones de dólares.

 

La sorpresiva decisión del presidente Mauricio Macri de recurrir al apoyo financiero “preventivo” del Fondo Monetario Internacional es una incierta señal a los mercados en medio de la actual crisis cambiaria, aunque puede tener un alto costo político interno.

 

Sobre llovido mojado. En medio de la escalada del dólar provocada por la combinación de factores externos y mala praxis interna, el proyecto de ley de "razonabilidad en las tarifas de servicios públicos" que todos los bloques opositores buscan aprobar esta semana en la Cámara de Diputados, agrega un ingrediente que significa jugar con fuego porque pondría en riesgo el corazón de la estrategia fiscal y económica del Gobierno.

 

Por segunda vez en menos de una semana, fuera del estricto cronograma que había fijado hace un año, el Banco Central volvió a subir drásticamente la tasa de pases a 33,25% anual y la de política monetaria a nada menos que 38,25%, en otro intento de hacer valer esta herramienta para frenar la escalada del dólar cuando las cotizaciones en las pizarras superaron los $22.

 

El retraso tarifario del período 2001/2015 fue el mayor en 70 años y desembocó en subsidios estatales a la energía equivalentes a u$s 18.600 millones (3% del PBI) a fin del 2015.

 

El acceso a préstamos hipotecarios indexados se encarecerá desde mayo con la suba de tasas del BNA para darle continuidad a estas líneas

 

Varios factores -internos y externos- se conjugan para explicar la venta récord de reservas que ayer llevó adelante el Banco Central para mantener "planchada" la cotización del dólar casi en los mismos niveles de fin de febrero.

 

El debate por las tarifas de gas y luz dejó al margen la carga impositiva en las facturas, una añeja distorsión que se replica en otras actividades

 

No todos los objetivos de la ley de Responsabilidad Fiscal, sancionada a fin de 2017 tras el consenso con todos los gobernadores (salvo San Luis), se están cumpliendo como lo preveían la Casa Rosada y no pocos sectores empresarios.

 

El debate sobre la eficacia de las metas de inflación se reavivó tras los cambios sobre la marcha en las políticas monetaria y cambiaria

 

Un lugar común en el periodismo audiovisual y especialmente en el televisivo es referirse a “la gente” como sinónimo de toda la sociedad y como si ésta fuera un conjunto homogéneo de características idénticas.

 

El sector agropecuario espera que lluvias y precios permitan atenuar las fuertes pérdidas provocadas por el clima en la cosecha gruesa

 

Sin conferencias de prensa (como la del 28 de diciembre cuando se recalculó la meta de inflación al 15% anual para 2018) ni anuncios demasiado estridentes (como las subas de hasta 40% en las tarifas de gas), el gobierno de Mauricio Macri aplicó desde marzo varios cambios sobre la marcha en la política económica de corto plazo, tanto en materia cambiaria como monetaria.

 

La biblioteca está dividida -como ocurre con casi todas las áreas de la economía-, cuando se habla de la velocidad del endeudamiento del sector público en los dos últimos años desde un punto de partida extremadamente bajo.

 

Después de la “agenda social” definida por el presidente Mauricio Macri ante el Congreso (aborto, igualdad salarial femenina, licencia por paternidad, seguridad, blanqueo laboral, etc.), está claro que el gobierno no apunta tanto a mostrar resultados económicos durante el segundo semestre, sino más bien en un segundo mandato a partir del 2020.

 

El gradualismo no reemplaza a la necesidad oficial de contar con un programa económico coordinado y explícito para bajar la inflación

 

La desregulación del precio de los combustibles líquidos arrancó en octubre de 2017 y, cuatro meses después, sigue con el paso cambiado.

 

El tipo de cambio recuperó más terreno que lo esperado, con ventajas y problemas para la economía; entre estos, el impacto sobre la inflación

 

Desde que el gobierno de Mauricio Macri abrió el cepo y unificó el mercado cambiario a fines del 2015, el dólar libre siguió una tendencia que se mantiene hasta estos días y difícilmente se modifique en los próximos meses pese a las turbulencias de las últimas semanas.

 

Las dos grandes incógnitas son si la inflación cerrará este año con un número 1 o 2 por delante y si el avance del PBI comenzará con 2 o 3

 

La sensación térmica de la inflación se asemeja este verano a la climática, aunque no llegue tan alto.

 

El nuevo año arranca con una decisión política que implica una certeza: el gobierno de Mauricio Macri sinceró que la meta de inflación de 8/12% anual era incumplible y la estrategia del Banco Central de defenderla a fuerza de altas tasas de interés ponía en riesgo la solidez de la recuperación de la actividad económica lograda en el 2017.

 

Entre bajar más la inflación o apuntalar el crecimiento, Macri apostó a la segunda opción, aunque implica mayores exigencias a partir de 2019

 

El Gobierno prevé respetar la meta del BCRA para anclar expectativas, pero subirla de hecho en la discusión salarial con los gremios estatales

 

A esta altura es más que evidente la necesidad y urgencia de la Casa Rosada por completar cuando antes la sanción de la llamada reforma previsional y aplicarla desde el arranque del 2018.

 

Poco a poco, el debate sobre el futuro de la inflación fue ganando espacios fuera y luego dentro del gobierno de Mauricio Macri, al punto de haber generado ahora una grieta que divide a especialistas, funcionarios y exfuncionarios del área económica.

 

Los datos del Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) y del intercambio comercial difundidos ayer por el Indec confirman varias tendencias y aportan algunas preocupaciones.

 

La Casa Rosada redistribuye beneficios y costos con los gobernadores, a cambio de mayor gradualismo para mejorar el clima de inversión

 

Durante décadas se discutieron en la Argentina distintas políticas para impulsar las exportaciones no tradicionales, sin resultados alentadores.

 

En su convocatoria a los gobernadores, jefes de bloque, jueces, sindicalistas y empresarios a buscar consensos básicos para bajar la inflación, la pobreza y el déficit fiscal bajo la consigna “ahora o nunca”, el presidente Mauricio Macri trazó una hoja de ruta con tres caminos y destinos con los cuales pocos podrían estar en desacuerdo, al menos hasta que se discuta la forma de recorrerlos.

 

El triunfo electoral en las legislativas marca una inflexión que Macri busca capitalizar con una agenda reformista gradual y consensuada

 

Las elecciones del 22 serán un test del consenso sobre los cambios que muchos sectores dicen apoyar, si no afectan sus propios intereses

 

Un clásico chiste dice que si en una isla habitada por sólo dos personas una come un pollo y la otra se queda sin comer a los efectos estadísticos el consumo promedio será de medio pollo por habitante. La Argentina no es ajena a las distorsiones que pueden reflejar las estadísticas.

 

El presupuesto 2018 depende en buena medida del resultado electoral, al igual que los límites al gasto provincial y la reforma tributaria

 

A nivel nacional, el resultado de las PASO del último domingo significa un aval superior al esperado por el gobierno de Mauricio Macri y un enorme desafío para el PJ, que en sus distintas vertientes quedó lejos de definir un nuevo liderazgo tras la derrota electoral del 2015.

 

La reactivación finalmente tomó impulso; pero el desafío es apuntar al crecimiento económico a través de reformas que impulsen la inversión

 

Las elecciones de octubre sirven para justificar la volatilidad del mercado cambiario y dividir más las aguas en el escenario económico

 

La reforma tributaria que el gobierno de Mauricio Macri promete enviar al Congreso después de las elecciones legislativas de octubre puede ser una oportunidad o un problema para el despegue económico.

 

Mientras en la oposición abundan diagnósticos sin propuestas serias, el oficialismo no muestra las cartas al anunciar reformas poselectorales

 

A medida en que se acercan las PASO del 13 de agosto y las elecciones legislativas del 22 de octubre, el gobierno de Mauricio Macri está recurriendo a instrumentos menos ortodoxos para que se haga sentir “en la calle” la reactivación de la economía que aparece en las estadísticas (oficiales y privadas) y que, a raíz de los altibajos inflacionarios, muestra hasta ahora un pálido reflejo en el consumo.

 

La rápida escalada del dólar en los primeros días de julio sacudió el avispero económico y, si bien la cotización parece haberse ubicado en un nuevo escalón algo por encima de los $ 17, volvió a dejar a la vista varios problemas estructurales.

 

Página 1 de 3

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…