Rodolfo Cavagnaro

Rodolfo Cavagnaro

Desde todos los sectores se responsabiliza al presidente del Banco Central por que la inflación no baja, la economía no se reactiva, las altas tasas y el dólar atrasado

 

La crisis política desatada por la divulgación de audios que comprometen al presidente de Brasil, Michael Temer, es de proporciones mayores a las que generaron las crisis políticas anteriores en Brasil, que derivaron en juicios políticos y destitución de los presidentes Collor de Melho y Dilma Rousseff. La generalización de la corrupción entre políticos y empresarios es de una dimensión sin precedentes.

 

Esta semana se conocieron los datos del Índice de Precios al Consumidor (IPC) dados por el Indec, el que marcó un aumento del 2,6% para abril pasado.

 

A pesar de la aparición de algunos indicadores positivos, los argentinos siguen sin confiar en la política económica del gobierno.

 

La competitividad está afectada por diversos factores internos, como los costos de logística, los impuestos y la intermediación bancaria.

 

El denominado “Mini Davos”, el “Foro de Inversión y Negocios de Argentina 2016”, que se realiza desde hoy en el Centro Cultural Kirchner es un evento programado para atraer inversiones al país y ha generado entusiasmo entre los funcionarios por los altos niveles de empresas y la jerarquía de la mayoría de los 1.600 ejecutivos que acudirán al encuentro.

 

Esta semana se conocieron los índices de precios de agosto y, mientras para Mendoza arrojó un valor negativo de 1,2%, en los números del Indec mostró una pequeña suba del 0,2%. En ambos casos el efecto fue generado por la anulación de los aumentos de tarifas dispuesta por la Justicia.

 

El Foro de Inversiones, los datos del Indec y el nuevo Presupuesto nacional, pusieron marco a una semana cargadas de noticias y expectativas.

 

Después de la reunión del “mini Davos”, como fue catalogado el Foro de Inversiones convocado por el gobierno, el presidente Macri estuvo en la sesión de Naciones Unidas, donde volvió a cosechar aplausos y promesas, pero el primer mandatario volvió a marcar un discurso de tono claramente electoralista.

 

En Argentina, cada vez que se produjo una crisis se recurrió a la solución más fácil, que era devaluar la moneda para obtener ventajas cambiarias.

Resuelto el proceso de destitución de la ahora ex presidente Dilma Rousseff, Brasil debe enfrentarse con su realidad, que no es nada buena, más allá de que los mercados apostaron por la gestión de Temer, creyendo en su promesa de  “un gran ajuste” y generaron un crecimiento de la apuesta por los papeles de las empresas brasileñas. El real, en sintonía, tuvo una revaluación del 25% en un semestre.

 

El cruce de conceptos referidos a la inflación, ocurridos esta semana entre el ministro Alfonso Prat Gay y el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, es una muestra más cómo, desde el punto de vista cultural, la inflación no es mal vista por los argentinos, especialmente por ciertos sectores dirigentes, tanto políticos, como empresarios o sindicales.

 

El final del año mostrará algunos signos de recuperación pero no evitará una caída general del nivel de actividad económica.

 

Las corridas y temores de los últimos días en torno al precio del aceite no fue más que una maniobra de presión de los fabricantes ejecutada por el gremio con el que están asociados.

 

En las últimas semanas advertimos acerca de los errores de implementación en los que había incurrido el gobierno al disponer ajustes en las tarifas del gas. En la electricidad el problema se concentró solo en el área metropolitana por el gran atraso tarifario que se registraba, mientras en el interior, si bien se han sentido, no ha tenido tanta repercusión porque ya se venían practicando ajustes con anterioridad.

 

Además de los problemas generados con las decisiones judiciales que han paralizado aumentos de tarifas, no consiguen transmitir señales que generen inversiones.

 

Los funcionarios se entusiasmaron en anunciar mejoras que hoy ellos mismos deben reconocer que demorarán más de los previsto.

En medio de marchas y contramarchas, el Gobierno nacional decidió modificar criterios aplicados en las resoluciones anteriores del Enargas, y decidió aplicar una nueva modalidad de ajuste que tiene en cuenta el valor de la boleta pagada el mismo mes del año anterior.

Las marchas y cambios de giro en materia de tarifas de servicios públicos le han generado al gobierno un enorme e innecesario costo político, que se podría haber evitado si hubieran actuado con precisión.

 

La subsistencia de una gran cantidad de sistemas que violan el principio de igualdad de la Constitución representa un obstáculo para avanzar como sociedad unida hacia el futuro.

 

Argentina fue aceptada como “observador” dentro de la Alianza del Pacífico, mientras nuevas obras de infraestructura preparan la plataforma para la integración

A medida que el gobierno trata de avanzar en las reformas necesarias para bajar el abultado déficit fiscal, se fue encontrando con resistencias sociales u oportunismos políticos que lo van trabando en el cumplimiento de sus metas.

Mientras ya se conocen datos oficiales de evolución de los índices de precios, diversas proyecciones coinciden en prever inflación en baja, leve recuperación y dólar evolucionando sin sobresaltos.

Todos teníamos claro que el grave problema de la inflación en Argentina estaba dado por el desborde del gasto público. Y en ese desborde había un rubro que se destacaba y era el de los subsidios de las tarifas de los servicios públicos, que no se actualizaban desde 2001.

El reparto de subsidios al transporte, al igual que otros servicios, revela la escasa convicción del gobierno de terminar con las distorsiones.

Hace algunos días circuló la versión de que los tenedores de Lebac y Nobac, títulos que emite el Banco Central, debían pagar impuestos.

El gobierno nacional apuró una serie de decisiones con la intención de tomar la iniciativa para empujar el proceso de reactivación de la economía, impactada por el proceso de adecuación de los precios relativos.

Cuando el Indec dio a conocer las mediciones de pobreza e indigencia del primer semestre comenzaron a aparecer voces de todo tipo, mientras otros, conscientes de su responsabilidad, optaron por esconderse.

 

La semana pasada se abrieron los sobres de las propuestas económicas de las propuestas presentadas en la licitación llamada por el gobierno para cubrir 1.000 MW adicionales de energías renovables, de los cuales 600 correspondían a energía eólica, 300 a solar y el resto se repartía entre biomasa e hidroeléctricas pequeñas.

 

Cuentan que la cafeína está presente en muchas plantas y que en la antigüedad era normal que los humanos mascaran hojas o plantas porque les traía efectos estimulantes. Recién en 1819 la cafeína fue aislada en laboratorios y comenzó su industrialización para ser agregada a otros alimentos.

 

Habiendo entrado al penúltimo mes de año, la sociedad aún no advierte signos de recuperación de la economía. Primero se habló del segundo semestre, después se esperó el último trimestre y todo parece indicar que, salvo que diciembre cambie el humor, el año terminará sin que las condiciones del sistema productivo hayan dado señales de recuperación perceptibles por la población.

 

Aunque era previsible que Donald Trump pudiera ganar las elecciones en EEUU, parece que la mayoría no quería pensar en esa posibilidad y, ahora que ocurrió, hay una mezcla de temores e incógnitas acerca del camino que tomará el nuevo gobierno, aunque todos reconocen que habrá que afrontar nuevos paradigmas.

 

Más allá de las consignas de sectores sindicales y de la oposición, sólo el sector privado está soportando el ajuste de las variables mientras el Estado sigue sin transformarse.

 

En una puja por ver quién madruga al otro, esta semana el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, y el Gobierno nacional, presentaron sendos proyectos para modificar el impuesto a las Ganancias que grava a los trabajadores en relación de dependencia. El proyecto opositor avanza un poco más y trata el tema de los monotributistas y autónomos.

 

El gobierno de Mauricio Macri ganó las elecciones porque la mayoría de los argentinos estaban hartos de una forma de gobernar y quería cambiar. El nuevo presidente ofrecía esperanza, horizontes ansiados por todos y cambios a los que todos aspiraban.

 

La media sanción de las leyes de Ganancias y Emergencia Social agudizan el problema del déficit fiscal con final insospechado.

 

Los anuncios de aumentos de precios de varios servicios ponen dudas acerca de las tasas de inflación en los primeros tres meses del año y sus consecuencias sobre el consumo.

 

Fundado el 4 de agosto de 2003

<

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…