Orlando Ferreres

Orlando Ferreres

En diciembre de 2018, el tipo de cambio podría ubicarse a $43,5 si se siguiera la paridad teórica de equilibrio, lo que significaría un incremento de 7,6% en lo que resta del año comparado con la cotización de ahora, que es de $40,3. La tasa de interés de 60% anual da mucho margen para invertir en pesos: rinde 5% por cada mes, o sea alrededor de 17,5% hasta fin de año.

 

Si bien a niveles macroeconómicos se han resuelto buena parte de los ajustes requeridos por la realidad económica argentina, ahora se procede a hacer lo mismo con las instituciones. Se redujeron los ministerios de 22 a 10 entidades, lo que permitirá una respuesta más ágil frente a eventuales problemas.

 

El presidente Mauricio Macri; el ministro de Economía, Nicolás Dujovne, y otros miembros del gabinete trataron de describir varios aspectos de la actual realidad económica del país.

 

Los secretarios de Finanzas y de Hacienda están muy preocupados por comprobar si se cumplen los compromisos encarados en el programa con el Fondo Monetario Internacional (FMI), compromisos que son bastante exigentes. Para ellos este es el tema clave en este momento de la economía.

 

En este momento el tipo de cambio está en 30,50 $/u$s y a fin del año pasado se ubicaba en 18 $/u$s. En otras palabas, aumentó un 69 % desde principio de año. Considerando la cifra de agosto de 2017 el incremento actual es de 85 % anual. ¿Llegó al equilibrio el tipo de cambio con estos fuertes aumentos? No, aún no llegó al equilibrio, aunque está bastante cerca de lograrlo.

 

La Argentina ha tenido fuerte relación comercial con Venezuela, la que duró varios años. También la Argentina ha tenido una fuerte relación con Brasil, la que se ha mantenido a pesar de las oscilaciones de ese país.

 

Un año crecemos pero al siguiente decrecemos. Y así sucesivamente, al menos en los últimos 8 años. En el año que crecemos hay elecciones. Cuando no hay elecciones se hacen los ajustes y entonces tenemos recesión. Necesitamos cambiar este patrón de conducta, que ya lleva muchos años de continuidad.

 

Normalmente el gasto público consolidado era del 33% del PIB, si tomamos el período 1970-2001, en tanto, que los recursos totales alcanzaban el 28 % del PIB, por lo que el déficit consolidado del sector público era, en promedio, del 5 % del producto, excepto durante la convertibilidad cuando fue algo más bajo.

 

Actualmente el tipo de cambio se ubica en 28 $/u$s, pero la tasa de interés ha llegado al 46,5% anual, al menos en el corto plazo. Es difícil para el Gobierno mantener el ritmo de actividad económica y, al mismo tiempo, tratar de calmar a los que prefieren participar en activos financieros en dólares atrayéndolos al peso, aunque pagándoles para esto una fuerte tasa de interés.

 

Con pobreza permanente no se puede tener un país que funcione. Por eso, no alcanza con focalizarnos en la optimización del dinero o el déficit fiscal o el tipo de cambio, o la tasa de interés mientras descuidamos la pobreza. Para ello se requieren dosis de inversión que permitan incrementar la ocupación a cifras muy distintas de las que hoy proyectamos.

 

El profesor Julio Olivera, en una de sus clases sobre "Dinero, Crédito y Bancos" en la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA en 1969 clarificó la definición sobre los entes monetarios. Dijo que eran tres: patrón monetario, numerario y dinero.

 

La base monetaria ha crecido en los últimos meses y esto se ha debe a diferentes causas:

 

Este año se han cumplido algo más dos años de la gestión de Mauricio Macri y es un buen momento para hacer una evaluación. En general, el gobierno estuvo bien en la mayoría de las cosas que encaró.

 

¿Por qué tenemos que cambiar? En estos días, mucha gente me hace esta pregunta y creo que merece que pensemos por qué hay que contestarla.

 

Al ganar Mauricio Macri las elecciones de 2015 y asumir como Presidente tomó aquellas medidas que a muchos de sus economistas les daban miedo: unificar el sistema de cambios en un solo mercado en un solo día, ponerse en posición adecuada con Venezuela, salir de una economía cerrada y lograr su integración con el mundo. Este inicio fue un verdadero cambio de aire para mucha gente y aumentó su prestigio.

 

Cambiamos para no cambiar. El actual equipo de gobierno, Cambiemos, propone diferentes cambios en todas las materias, lo que da una impresión muy buena, pero luego en la práctica hay una gran desilusión porque no se notan demasiado.

 

Después de la aprobación del pacto fiscal con las provincias y de los cambios en la parte federal del gobierno nacional, se estima que -al sumar ambas medidas- la reducción del déficit puede llegar a algo más del 3% del Producto Bruto Interno en los próximos 3 años. Es un número muy favorable que vamos a tener que aprender a respetar aunque debemos recordar que se refiere al déficit fiscal primario.

 

De acuerdo al sistema económico en vigencia, cada persona encuentra un trabajo que le viene bien a su personalidad. Hay todo tipo de preferencias que hacen del mundo un lugar complejo.

 

Después de un sinnúmero de reducciones e incrementos, podríamos ganar alrededor de un punto y medio de reducción del déficit fiscal primario del gobierno nacional.

 

Desde que empezó este milenio crecimos considerablemente, aunque enseguida perdimos impulso y ahora nos cuesta retomar el ritmo de aumento del PIB. Esta evolución es bastante difícil de comprender, especialmente para nosotros que hemos estado desde 1930 con una actividad oscilante, quizá apenas algún punto sobre la población, con un pequeño incremento del Producto Interno Bruto.

 

La demanda de dinero está creciendo, pero la oferta lo hace más rápido, con lo cual hay que encontrar mecanismos de retiro de fondos del mercado que nos salven del desorden monetario. En esta pregunta está la clave de la Argentina, pues esto ya ocurrió otras veces y, en el pasado, se desarticuló el sistema monetario por no encontrar una solución adecuada.

 

Actualmente, el precio de un departamento de 50 m2 cuesta en la zona norte de la Ciudad de Buenos Aires 2750 dólares por metro cuadrado.

 

Si se cuentan los impuestos que rigen en nuestro país, tenemos unos 93 impuestos. Hay muchos más pero son similares en varias provincias y municipios por lo cual, haciendo un neto, nos da ese número de 93 impuestos, entre impuestos nacionales, provinciales y municipales.

 

El total del PIB a junio de 2017 aumentó 4,6 % con relación a junio de 2016. Este es un número significativo que aclara muchas cosas.

 

¿Cuánto puede dar en este mes de julio el aumento del PIB? Comparado con julio de 2016, el aumento puede ser de alrededor del 5,2 % o algo más aún. No contamos todavía con las cifras de junio, pero se estima que podrían estar en torno del 4,2% y por eso es que pronosticamos los valores del PIB de julio, con su medio aguinaldo, que podrían superan el 5% como hemos dicho.

 

Gracias a la inversión bruta interna fija hemos sido la octava economía del mundo, pero en los últimos 100 años, económicamente, estamos muy lejos de ser la octava economía mundial.

 

Se estima que la producción industrial de este año 2017 va a llegar a un PBI de US$ 85.200 millones, es decir, un número importante después de atravesar varios periodos difíciles y de utilizar todo tipo de argumentos para mantener las protecciones que le permitieron alcanzar la actual situación.

 

¿Cómo ha ido evolucionando el índice de participación del gobierno en la economía?

 

En la época en que John Maynard Keynes estudió las cifras económicas, el sector industrial era muy dinámico. Consideremos las cifras anteriores a las crisis del 29, por ejemplo, 1927. En ese momento la industria y la construcción en Gran Bretaña representaban el 46,5 % de la economía.

 

Esta cosecha de granos y oleaginosos de 2016/2017 se ubica en los 130 millones de toneladas, la más grande desde 1810, cuando se inició la Argentina.

 

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) tiene entre sus objetivos la ecualización de los valores de las tasas de interés, la tasa de inflación y el precio del dólar en el mercado libre. Es decir que si la tasa de inflación es estimada en 20 % para el año 2017, el BCRA estará fijando la tasa de interés en forma decreciente hasta llegar a fin de año a un valor algo superior a 22 por ciento.

 

Nuestra industria manufacturera tuvo un gran crecimiento en la década del 50, cuando se implementaron gran cantidad de medidas productivas, aunque gran parte de las mismas eran de tipo proteccionista.

 

¿Cómo hacer para llegar a fin de año con este tipo de cambio? Tendremos que soportar las importaciones de diferentes productos que van a competir con las industrias nacionales, tanto a nivel global como en niveles provinciales.

 

En el año 1820 la pobreza mundial alcanzaba a más 1000 millones de personas, casi todas de pobreza extrema, como se puede ver en el gráfico que acompañamos.

 

El gobierno nacional y varios provinciales lo están estimulando y, desde abril de 2016, está creciendo acentuadamente.

En estos días se habla mucho acerca de si vienen o no las inversiones. Es fundamental clarificar bien de cuáles inversiones estamos hablando. No es lo mismo la inversión en acciones, o en bonos, o en fusiones y adquisiciones o en nuevos proyectos de forma masiva.

 

Nosotros hemos sido un país normal, que, con su potencial económico y su estructura educativa bien desarrollada, en 1910 estábamos entre los 10 primeros países del mundo. Hoy estamos en un puesto muy atrasado, irreconocible, dentro del mundo actual.

 

El Gobierno ha hecho muchos ajustes que fueron aplaudidos por muchos de sus votantes. Esto le permitió superar las críticas sobre las cosas que no ha podido o no ha querido hacer aún, pero esa espera se va a ir terminando con el tiempo. Actualmente, hay más críticas acerca de esa demora que hace un año.

 

Una parte importante de la población apoya la nueva política económica argentina liderada por Mauricio Macri y su equipo, integrado por unos 25 ministros o profesionales equivalentes. Es un programa gradualista que trata de remover las trabas que tiene el país en materia económica, política y social, para reducir la pobreza a su mínima expresión, entre otros objetivos.

 

Este año 2017 la siembra y producción de trigo han crecido notoriamente en relación a los valores de los últimos 6 años.

 

Esta pregunta es fundamental, pues si no sabemos a dónde ir tampoco sabremos cómo llegar.

 

Con este artículo finalizamos nuestro resumen de ideas prácticas sobre el sistema de impuestos y gastos del país en todas las jurisdicciones. Esos sistemas deben estar perfectamente coordinados para evitar caer en crisis periódicas y al evitar esas crisis periódicas fomentar un desarrollo ordenado del país en el largo plazo.

 

En 2017 el salario real va a crecer, la inflación va a bajar y el empleo va a aumentar. Estas son las claves del año que viene. Veamos cómo se generó esta evolución en los últimos 13 años.

 

Cuando en 1810 con la Revolución de Mayo nos declaramos libres de las autoridades españolas, aún no sabíamos si íbamos a ser un país independiente o si volveríamos a otras alternativas al desaparecer el dominio francés sobre España. Pero ya en 1816 esa elaboración se había clarificado.

 

El ahorro y la correspondiente inversión en equipo de producción o construcciones es una condición de las condiciones previas para mejorar el nivel de vida a largo plazo de una manera definitiva.

En el artículo anterior sobre este tema hemos determinado la forma de calcular el gasto público sustentable y los peligros de sobrepasar ese límite, lo que ya ha ocurrido varias veces en nuestro país, con consecuencias más que lamentables para la población de la Argentina, especialmente para los más pobres.

 

Comer afuera es igual o más caro que en Europa. Lo mismo muchas de las cosas que compramos en el supermercado. Pero el salario cayó ¿Qué podemos hacer?

 

Seguimos con la serie de 4 artículos y en este pasamos a establecer cada impuesto que podría quedar en la nueva estructura impositiva consolidada.

 

En estos días se cumplen 200 años desde que declaramos la independencia y 206 años del 25 de mayo de 1810. Lo más constante en nuestra historia fue el déficit fiscal, aunque esto es más cierto en los últimos 85 años, donde se acentúo la tendencia y se consideró que hasta era bueno tener déficit fiscal permanente.

 

Nosotros calculamos tanto la actividad industrial (IPI, Índice de Producción Industrial) como el PIB, Producto Interno Bruto, con nuestro IGA-OJF (Índice General de Actividad). Este año ambos muestran un retracción importante en este primer semestre, la que se profundizó en el período abril-mayo-junio de 2016 en relación al mismo periodo de 2015.

 

Página 1 de 2

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…