Guillermo Kohan

Guillermo Kohan

Aún los más optimistas aceptan hoy el pronóstico de que la economía no será la estrella en el año electoral.

 

Sonaron las alarmas en el Gobierno, en los principales estudios jurídicos que asesoran empresas e inversores y en los ámbitos más informados del Círculo Rojo.

 

La Argentina en el año electoral anota una dinámica impresionante semana a semana. El que se aburre, es porque quiere. Todo parece indicar estas horas que la reacción espontánea de la mayoría de la gente en las plazas el sábado último, rechazando la oposición violenta y radicalizada que se desató en marzo contra el Gobierno, vino a determinar una novedad inquietante: el que ahora se radicalizó, dicen, es Mauricio Macri.

 

Se modera la inflación y aparecen síntomas que permiten suponer que también lo peor de la recesión va quedando atrás.

 

Parece cada vez más claro que buena parte de la suerte económica del presidente Macri y de los argentinos descansa estas horas en el resultado del tan mentado blanqueo de capitales y activos dentro y fuera del país.

 

No hay peor astilla que la del mismo palo. El mundo económico y de negocios en la Argentina debería prestar atención al viejo refrán. En efecto, aquel que perteneció a un grupo es quien finalmente más provecho puede sacar de él. Ciertamente, no hay peor enemigo que aquel del mismo oficio.

 

Buena parte de la sociedad argentina, sobre todo quienes siguen la actualidad a través de la radio y la televisión, está siendo impactada por el espectáculo de la corrupción a gran escala verificada en los años de Néstor y Cristina Kirchner en el poder.

 

El doctor Alfredo Eugenio López, titular del Juzgado federal N´ 4 de Mar del Plata, es un hombre de mucho prestigio y antigüedad en la Justicia. Sobre él se recogen las mejores referencias entre abogados y en el círculo rojo marplatense. Lo recuerdan muy activo con los amparos en defensa de los ahorristas en las épocas del corralito y el corralón, hechos que le valieron el reconocimiento de los vecinos. Pero su ascenso en el interés de los medios llegó años más tarde, de la mano de la ex presidenta Cristina Kirchner.

Salvo los millonarios, con cuentas bancarias y otros activos no declarados por encima de los u$s 5 o 10 millones, el resto de los argentinos de clase media que ha tenido alguna capacidad de ahorro a lo largo de su vida, y que considera que ha pagado religiosamente los impuestos por todo lo que tiene, maldice en estas horas el blanqueo de capitales lanzado por el Gobierno, cuyo resultado final empieza a estar cada vez más opinado en el circuito económico, político y financiero del país.

 

Mauricio Macri llegará en las próximas horas a Roma con parte de los deberes hechos para tratar de amigarse políticamente con el Papa Francisco: llamó al diálogo a empresarios y dirigentes sindicales para acordar reformas económicas que privilegien la inversión y el empleo; logró una tregua con buena parte de los sindicatos peronistas que desistieron del paro general y, al menos en público, también hizo las paces con el mundo empresario.

 

Cuando al presidente Macri lo visitan economistas que le advierten sobre el creciente déficit fiscal financiado con endeudamiento; y la dificultad que eso significa para bajar de verdad la inflación sin agravar el retraso cambiario; les responde que tienen razón, que él entiende el problema, pero que por favor no le reclamen ajustes ahora porque hay que ganar las elecciones.

 

Los números fiscales de octubre resultaron alarmantes. Déficit fiscal récord de casi 200 mil millones al mes, entre 200% y 300% arriba de octubre de 2015 según cómo se mida. Los gastos suben al 50% anual, los ingresos al 25% en el mejor de los casos.

 

Alivio transitorio entre inversores y en el mundo económico tras confirmarse la tregua de la oposición peronista y el Gobierno a propósito del impuesto a las Ganancias. Frenó la demanda de dólares, reapareció la oferta de divisas y se diluyeron en parte los temores a un nuevo festival de impuestos para todos y todas, con tal de seguir evitando el ajuste al gasto político en Nación, provincias y municipios. Mejor ánimo en Casa Rosada, al confirmar que avanza la negociación por ganancias con la CGT y el PJ, todo para mortificar a Sergio Massa.

 

El último tramo de la paritaria docente que se retoma hoy entre los gremios de la provincia de Buenos Aires y el gobierno de María Eugenia Vidal representa mucho más que una señal económica en términos de expectativas de inflación o equilibrio presupuestario.

 

Contra todos los pronósticos de los encuestadores. Contra el círculo rojo de la mayoría de los medios de comunicación. Contra la voluntad del Papa Francisco. Finalmente se dio el tremendo batacazo en Estados Unidos y ganó Donald Trump, el que no podía ganar.

 

Fundado el 4 de agosto de 2003

<

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…