Lunes, 25 Mayo 2015 12:02

Conmemoración del 25 de Mayo. ¿De 1810, 1973, 2003 o 2015?

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

“Es un edificio con valor histórico y patrimonial, colmado de un alto contenido simbólico para la comunidad en general y para Néstor Kirchner en particular, que era hijo de un trabajador postal, quien en sus viajes desde Río Gallegos a Buenos Aires solía visitar el edificio y recorrer sus instalaciones” - Extracto de los fundamentos de la Ley 26.794  - Buenos Aires, 21 de Mayo de 2015

 

En el acceso del Centro Cultural Kirchner, ex Palacio de Correos, su viuda pretende eternizar los “logros” de la revolución cultural neomontonera que hoy cumple doce años. 2469 millones de pesos tratan de justificar los 500 millones originarios del presupuesto originario de tan faraónica obra.

 

Verdaderamente la lograron. Lograron una profunda involución socio-cultural que transformó a 16 millones de argentinos en “planeros-dependientes” del Estado pseudopoderoso que ayuda a malograr generaciones de argentinos que nunca han visto trabajar a sus padres en un empleo digno y a su vez, esa paupérrima limosna ha quedado exigua ante la tentación de los “soldaditos de la droga” que en un día de “trabajo”  supera la longa manu del Estado benefactor.

 

Ese Estado ladrón que quita y malversa los genuinos fondos de la A.N.S.E.S. pertenecientes a nuestros jubilados y pensionados para dispendiar prebendas delictuales.

 

Al hacer memoria nos encontramos que el 27 de abril de 2003 en las elecciones presidenciales Néstor Kirchner logró el 22% de los votos, superado por Carlos Menem (25%) y sólo seis puntos por sobre Ricardo Hipólito López Murphy (16%).

 

¡Cuánto hubiera cambiado la historia si los restos del menemismo hubieran optado por la honrada propuesta de López Murphy en vez de tratar de reavivar el fuego desde las cenizas!

 

Y si el radicalismo residual proveniente del pacto Alfonsín-Duhalde no hubiera logrado la peor elección de su centenaria historia en manos de Leopoldo Moreau con un vergonzoso 2,17% de los votos.

 

De la mano del autopresidente golpista Eduardo Duhalde nació el kirchnerato. “El Padrino” sería el primer ajusticiado políticamente por la traición de sus ahijados que venían a reescribir la historia.

 

Esa historia que para ellos el 11 de marzo de 1973 cuando Héctor Cámpora alcanzaba el 49% de los votos y ejercería desde ese 25 de mayo en sus 37 días de “gobierno” la reivindicación de los “jóvenes idealistas” felicitados por Perón tras el secuestro y muerte de Pedro Eugenio Aramburu en 1970 por parte de montoneros bajo el beneplácito y liberación de zona liberada por el Gral. Imaz (Ministro del Interior) y Roberto Roth, viceministro de la dictadura de Onganía, acérrimo enemigo de Aramburu.

 

Siempre los extremos se unen. El nacionalismo católico de Tacuara -germen del montonerismo- colaboraría con el “onganiato”, luego tomaría las armas contra Lanusse, las entregaría momentáneamente ante el último Perón y las retomaría el 1 de mayo de 1974 al abandonar la Plaza de Mayo ante la acusación de su creador de “imberbes e inútiles” a aquellos jóvenes que cantaban “Montoneros, fuimos unos boludos, votamos a una muerta, a una puta y un cornudo” (sic).

 

En esa época los Kirchner-Fernández transitaban sus últimas materias de abogacía en la Universidad de La Plata. Aún nadie pudo ver el certificado analítico ni el diploma de abogada de la actual presidente.

 

Regresemos a la festividad que más le importa a la familia Kirchner; el 25 de mayo de 2003.

 

Con un país surgiendo del octavo subsuelo de la economía, con sus commodities más valoradas en nuestra historia, con una moneda nacional pesificada asimétricamente e hiperdevaluada por Duhalde y con un salario real degradado, sólo restaba comenzar a resurgir.

 

Néstor Kirchner planificó se neokeynesianismo “a piaccere”.

 

El congelamiento de las tarifas de servicios públicos y los subsidios provenientes de la emisión monetaria sin respaldo comenzaron a reflejar la realidad económica tras la renuncia de Lavagna a fines de 2006.

 

Faltaban diez meses para la elección presidencial y Cristina Kirchner debía comenzar el proyecto “4x4” para intercambiar el poder en 2011. La muerte de Kirchner y la atomización opositora posibilitaron que el “populismo” ejerciera su máxima expresión que actualmente ha encorsetado la economía de manera tal que nos ha dejado fuera de la nómina de cualquier país tentador de inversiones extranjeras o de recuperación de cientos de miles de millones de dólares que algunos argentinos guardan en el exterior.

 

Hoy se celebrará el 205 aniversario del “golpe de estado” transicional a la Independencia de 1816.

 

Los próceres de entonces imaginaban otro destino para estas tierras.

 

Similar a la Carta Magna Alberdiana de 1853/60, a la Argentina de “la generación del 80” cuyo crecimiento libertario fue cortado abruptamente por el golpe fascista de José Félix Uriburu acompañado a paso vivo por el entonces Capitán Perón.

 

El Creador nos otorga una nueva oportunidad este año.

 

La opción es cambio o maquillaje cosmético.

 

Que hoy sea el último 25 de mayo en manos del kirchnerismo sólo depende de nosotros.

 

Humberto Bonanata
www.humbertobonanata.com.ar
www.facebook.com/humbertobonanataII
Twitter: @hbonanata

 

Buenos Aires, Mayo 25 de 2015


Visto 832 veces Modificado por última vez en Martes, 07 Marzo 2017 18:34

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…