Lunes, 06 Julio 2015 11:35

Lousteau: Cuando la soberbia supera la unidad de acción

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

“Quien nunca afilió a un jubilado en un conventillo barrial en invierno, nunca comprenderá el sentir de quienes padecen el ostracismo social, muy alejado al alfombrado universitario”

-Vivencias del autor en el barrio de Palermo Viejo (1983)

 

 

El ex Ministro de Economía de Cristina de Kirchner –parte de nuestra historia por la Resolución 125 del 11 de marzo de 2008- volvió a demostrar su egolatría por encima de toda vocación política de construcción en conjunto.

 

A sólo cinco domingos de las P.A.S.O. presidenciales al resultar derrotado por más de veinte puntos por el candidato del PRO, Horacio Rodríguez Larreta, Lousteau avanzó con su personalísima porfía, a pesar de lo conversado con anterioridad con Ernesto Sanz y Elisa Carrió sobre que si la diferencia era sustancial e irrecuperable, debía declinar del ballotage en miras de afianzar la unidad de la Coalición Republicana “Cambiemos”.

 

Carrió eligió La Plata y Sanz La Rioja: ninguno de los dos pre-candidatos presidenciales aprobó con su presencia al candidato derrotado, nó por la derrota sino por su tozudez infranqueable que puede debilitar al único frente opositor capaz de derrotar la profundización del kirchnerato de la mano del maoísta Carlos Zannini, eventual sucesor de Scioli tras el ajuste económico que deberá realizar cualquiera sea el presidente electo dentro de tres meses y veinte días.

 

Los llamados que recibiera desde pasadas las 17.00 horas hasta que decidió por propio convencimiento continuar avanzando hacia el 70% a 30% del 19 de julio en el ballotage en que lo castigará su soberbia.

 

“Imaginábamos que Martín viniera a Costa Salguero a abrazar a Horacio y de esa forma consolidar a nuestra coalición “Cambiemos”. “Ésa era la foto esperada y comenzar desde mañana (lunes) a recorrer juntos la República para afrontar las PASO del 9 de agosto” supo decir un importante diputado nacional del PRO.

 

No imaginaba el legislador que el personalismo de Lousteau podría haberlo posicionado como candidato tanto de ECO, como del FPV, del GEN o del PRO.

 

Cuando un tecnócrata se abraza a la política lo más seguro es que fracase.

 

El agua y el aceite sólo parecen unirse en la licuadora, que -al apagarse- la naturaleza las separa por las sabias leyes de la física.

 

El resto del país, salvo el cuestionado escrutinio riojano (2% del padrón nacional) le dio la espalda a la profundización del régimen kirchnerista.

 

Córdoba, Corrientes y La Pampa preocupan sobremanera al derrotado oficialismo nacional.

 

A la oposición, en cambio, le preocupa el egoísmo de Lousteau que “aguó una fiesta” que hubiera consolidado a quienes deseamos que el 10 de diciembre en nuestra Argentina el régimen “zanniniano” no nos lleve a un camino sin retorno.

 

“La vendetta é un piatto che si mangia freddo” pensaba la sangre calabresa de Mauricio Macri, antes de dormir.

 

Y así será.

 

Doménica 19 di luglio si mangerá il piatto…. Molto freddo. 

 

Humberto Bonanata 
www.humbertobonanata.com.ar
www.facebook.com/humbertobonanataII
Twitter: @hbonanata

 

Buenos Aires, Julio 05 de 2015

 

Visto 1255 veces Modificado por última vez en Martes, 07 Marzo 2017 18:45

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…