Lunes, 30 Noviembre 2015 11:37

Argentina se abre al mundo; el mundo necesita de la Argentina

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Para quienes pregonamos desde hace más de doce años desde nuestras columnas libertarias la necesidad de insertar a nuestra República en el mundo civilizado y también siempre criticamos la cerrazón del kirchnerato, al que no dudamos en llamar desde 2011 “la asociación ilícita gobernante” se nos abre el viento primaveral que tanto satisface los pulmones de la democracia como forma de vida.

 

 

El correlato de este 2015 se inicia el 7 de enero en la masacre de Charlie Ebdó, cuando el terrorismo islámico decidió condenar la libertad de prensa bajo pena de muerte.

 

El mundo civilizado pareció conmoverse en las marchas parisinas.

 

El periodista que se burlaba de Francois Hollande se abrazó en llanto con el presidente francés.

 

La conmoción llegaba a nuestras lejanas playas como un mensaje de PAZ frente a un enemigo silencioso que podía sentarse –sin saberlo- junto a cualquiera de nosotros.

 

Pero los argentinos tendríamos nuestra propia barbarie, para no ser menos. El fiscal federal Natalio Alberto Nisman aparecía “suicidado en defensa propia” durante el fin de semana del 17 y 18 de enero, sólo un día antes de concurrir a la Comisión de Justicia de la Cámara de Diputados de la Nación para fundamentar su denuncia contra la presidente Cristina Fernández de Kirchner y otros secuaces sobre el pacto espurio con Irán.

 

No lo dejaron hablar ni lo dejaron morir en paz.

 

Para CFK, informada por Sergio Berni, primero fue suicidio y luego homicidio. Para la fiscal Fein, no fue ni una cosa ni la otra…

 

Comenzaría un año hiperpolítico con el atardecer del verano.

 

La Convención Nacional de la U.C.R. en Gualeguaychú daría el puntapié inicial durante la larga madrugada del domingo 15 de marzo en Gualeguaychú. La postura integracionista de Ernesto Sanz con el PRO, que serviría de pilar de sustentación para lo que luego sería “Cambiemos”, triunfó sobre una “alianza progresista” que incluía a Massa, Binner y Stolbizer para celebrar las P.A.S.O. tan lejanas del 9 de agosto.  La hidalguía en la postura derrotada de Julio Cobos consolidó la unidad partidaria y la coherencia en la acción política que llevó a la Unión Cívica Radical a ser base de sustentación del futuro de "Cambiemos".

 

Mientras tanto, el radicalismo porteño, conducido por Emiliano Yacobitti – sólo conocido en la Facultad de Ciencias Económicas- no cejaba en poner “palos en la rueda” en la reelección del PRO, sea Gabriel Michetti o el actual Jefe de Gobierno porteño electo, Horacio Rodríguez Larreta con un caballito llamador –el Ministro de Economía kirchnerista que movilizara al país en su contra y de su Resolución 125 de retenciones progresivas contra el campo.

 

Hablamos de Martín Lousteau, quien también cargará en su mochila política el haber hecho peligrar la candidatura presidencial de Macri si su “pollo” no retenía la capital de todos los argentinos.

 

Merced a Macri, Sanz y Carrió se conformó “Cambiemos”, el único frente opositor a todo candidato que hubiera gozado de los hilos del poder duedecenal de kirchnerato.

 

Macri fue consagrado por amplia mayoría como el candidato del frente opositor. Sanz y Carrió plasmaron estoicamente la derrota y se sumaron a la campaña del vencedor. Gesto de madurez pocas veces visto en nuestra Argentina.

 

Llegaron las elecciones del 25 de octubre y nació una estrella: María Eugenia Vidal, subestimada “Heidi” tanto por el peronismo oficialista como por el massismo, en boca de uno de los grandes derrotados, Felipe Solá, ex candidato a gobernador bonaerense que, pese a su tracción de votos pseudo-opositores no logró impedir la derrota de “la morsa” Aníbal Fernández.

 

El pasado 22 de noviembre nuestra Patria jugaba su suerte a cara o ceca.

 

Continuismo impune o cambio pluralista alberdiano.

 

Triunfaron las ideas del padre de nuestra Carta Magna frente a la decadencia populista iniciada el 4 de junio de 1943 con el golpe fascistoide encabezado por el entonces Coronel Juan D. Perón.

 

“Cambiemos” –de la mano de Mauricio Macri ha escrito historia reciente, quizás sin darse cuenta.

 

Nueve días antes de la victoria de la libertad en la Argentina, Francia volvía a conmoverse en la noche del viernes 13 de noviembre ante otro genocidio fundamentalista del Isis.

 

Ciento veintinueve muertos y más de trescientos heridos no encontraban respuesta a la “libertad sin responsabilidad” como característica histórica de Francia por recoger en su seno societario una inmigración indiscriminada.

 

Desde el terrorismo argentino de los setenta hasta el fundamentalismo islámico como célula cancerígena propensa a transformarse en metástasis, Hollande no encontró respuestas al primer mensaje terrorista del 7 de enero en Charlie Ebdó.

 

Mientras tanto, un lejano paisaje precioso en riquezas naturales vuelve a abrirse al mundo.

 

Ese mundo al que Macri tiene el deber de seducir para que cuando cumpla 85 años como su padre Franco pueda contarle a los hijos de Antonia que el esfuerzo valió la pena.

 

Que así sea, por el futuro de nuestros hijos y nietos más que por el nuestro, ya amortizado.

 

Humberto Bonanata 
www.humbertobonanata.com.ar
www.facebook.com/humbertobonanataII
Twitter: @hbonanata

 

Buenos Aires, Noviembre 30 de 2015

 

 

Visto 773 veces Modificado por última vez en Martes, 07 Marzo 2017 19:51

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…