Martes, 20 Marzo 2018 00:00

Desinfectar la Justicia, ésa es la consigna

Escrito por 
Valora este artículo
(9 votos)


“Para el Ministerio de Justicia "no existe impedimento constitucional ni legal para la unificación de la justicia penal de la Capital Federal, ya que todos los jueces nacionales son jueces federales", explicaron a LA NACION fuentes oficiales. El Gobierno entiende, además, que "la distinción en Buenos Aires entre jueces penales federales y ordinarios fue un error original" y que su eliminación permitirá la desaparición de "miles de contiendas de competencia al año" que atrasan la gestión judicial.”

(Diario “La Nación”: “La justicia federal resiste las reformas propuestas por Beliz”) - Hugo Alconada Mon- 22 de abril de 2004

 

Durante el breve interinato ministerial de Gustavo Béliz en Justicia, acompañado por Norberto Quantín y José María Campagnoli, a comienzos de la presidencia de Néstor Kirchner, la consigna era unificar los fueros ordinarios con los federales a efectos de evitar que la justicia se convirtiera en prebendaria y extorsionadora de dirigentes políticos, como aún resulta.

 

Si como ejemplo tomamos los 42 Juzgados de Instrucción en los Criminal y Correccional de la Capital Federal a los 11 federales de la misma materia tendríamos 53 jueces a quienes les correspondería atender denuncias contra funcionarios y ex funcionarios de la misma forma que están capacitados para hacerlos en un homicidio simple.

Ese era el deseo de “los Centauros” encabezados por Béliz que tuvo como resultado en el primer kirchnerato la renuncia y su exilio político , como así también la denuncia de Campagnoli sobre el incendio intencional contra Luís D’Elía en la quema intencional de la Comisaría de La Boca por la muerte del “Oso” Cisneros, conocido narco de la zona.

Era la primera vez desde la creación de “el camarón federal de Lanusse” (del que el padre de Germán Garavano formara parte), creado a principios de los setenta para combatir la subversión montonera y erpiana, que un Ministro se animara a encauzar la historia judicial para evitar que la “justicia federal” se convirtiera en parte de encubrir los delitos de políticos que pasaron por la función pública.

La respuesta del primer kirchnerismo encarnado por Néstor fue directa: Béliz no sólo debió renunciar sino que por mostrar una foto del agente de inteligencia Antonio Stiuso en “Hora Clave”, el programa que conducía Mariano Grondona, encontró en el exilio en los Estados Unidos la salvación de su familia.

Nada de ello ha cambiado en 14 años…

 

La justicia federal continúa siendo prebendaria y extorsionadora del poder político y decide en consecuencia propia contraria al derecho.

El fallo liberador de Cristóbal López, avalado los Camaristas Federales Jorge Ballestero y Eduardo Farah, contrario a la doctrina del Tribunal Superior de Casación al cambiar la carátula de retención indebida de fondos públicos por una simple evasión.

La Argentina está cambiando de raíz desde el triunfo de Cambiemos y de Mauricio Macri… pero le cuesta extirpar sus tumores de siete décadas…

Cuenta aún con un Ministerio de Justicia sin conducción a cargo de un oscuro personaje como Germán Garavano, quien supo hacer sala de espera para ser recibido por Daniel Angelici el año pasado.

Nunca lograremos “cambiar” la justicia ficta que nos rige si no hacemos cirugía mayor en su cuerpo.

En este tema, tal como vamos, vamos mal.

Pero con 34 años de abogado aún conservo la confianza que mis hijas serán iguales ante la ley que juzga a los funcionarios públicos.

Así como estamos…"No hay investigación en los casos más complejos ni sentencias en los simples", concluía Alconada Mon en su artículo de 2004.

Será Justicia, así será.

Humberto Bonanata  
www.humbertobonanata.com.ar  
www.sancernigimenez.com.ar  
Twitter: @hbonanata  
Buenos Aires, Marzo 20 de 2018

Visto 684 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…