Lunes, 21 Mayo 2018 00:00

El necesario ajuste se contrapone con las urgencias electorales de 2019

Escrito por 
Valora este artículo
(8 votos)

 

Quienes vimos ayer “Periodismo para Todos”, el programa televisivo de Jorge Lanata en donde se mostraron dos ejemplos de ajustes triunfantes del F.M.I (Israel y Serbia) pudimos constatar ipso-facto la abismal diferencia entre dos sociedades austeras y sacrificadas que nos mostraban cómo en un poco más de dos años habían eliminado en cáncer inflacionario de cuajo.

 

Comparar la dureza monolítica del pueblo israelí y la madurez unívoca de su dirigencia que al margen de la alternancia siempre mantiene los cambios estructurales y la resiliencia de los serbios que hasta hace poco tiempo soportaron guerras fratricidas ante el estallido de la ex Yugoslavia con la idiosincrasia argentina, no merece en menor análisis socio-político.

Somos una sociedad populista y adolescente que exige soluciones inmediatas de males octogenarios con el menor sacrificio posible.

Recordar los planes de ajuste del F.M.I. y sus fallidas consecuencias desde 1957 en que se pidió la primer asistencia crediticia y la inconsistencia de variados gobiernos que en sesenta años nunca lograron sostener planes de ajuste gradualista para equilibrar la solidez del peso como unidad monetaria nos conducen otra vez a recordar que los únicos planes de ajuste exitosos fueron aquellos de shock, tales como el Plan Austral de Sourrouille (1985) –que duró un año- y la Convertibilidad de Domingo Cavallo (1991-2001).

Pensar que luego del bombardeo a las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001 el F.M.I. nos quitó la ayuda de U$S 1.300 millones de esa época, hecho que condujo al “corralito” de Cavallo por sólo 90 días (3/12/2001 al 3/3/2002) –interrumpido por el golpe de Estado contra De la Rúa encabezado por Duhalde- y que el “corralón” de Jorge Remes Lenicov condujo a la mayor confiscación de ahorros con su pesificación asimétrica 4 a 1 que sólo benefició a los grandes grupos económicos deudores y concursados preventivamente, nos llevan a pensar que, a pesar de los ingentes esfuerzos que realiza la administración Macri para eliminar gradualmente el tumor maligno llamado inflación, hasta ahora sólo cuenta con una mago llamado Luís “Toto” Caputo, creador de los BOTES que nos rescataron de la inundación.

Cierto que el próximo 21 de junio vencerán $ 650.000 millones de LEBACS que deberán someterse a virtuosa ingeniería financiera para lograr que ese déficit cuasi fiscal creado por Mario Blejer en 2002 pueda transformarse en bonos de deuda argentina para previsionar vencimientos y evitar angustias populares a sólo 17 meses de la probable reelección presidencial de Mauricio Macri.

Insistimos y resaltamos las ventajas ya probadas en el Perú al transparentar la bimonetarización de su economía, que en Argentina sería aceptar la natural convivencia de dólar-peso a lo largo de décadas.

Humberto Bonanata
www.humbertobonanata.com.ar  
www.sancernigimenez.com.ar  
Twitter: @hbonanata  
Buenos Aires, Mayo 21 de 2018

Visto 631 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…