Lunes, 11 Junio 2018 00:00

Argentina regresa al mundo civilizado con beneficio de inventario

Escrito por 
Valora este artículo
(10 votos)

 

“Las deudas del causante se pagan con los bienes de la herencia, solamente, y no con bienes de los herederos, por lo que se elimina la figura de la aceptación de la herencia con beneficio de inventario, es decir que se acepta la herencia con la condición que se separen los patrimonios de quien ha muerto y de quien lo hereda” (art.2316 del Código Civil Argentino).

 

Simulemos que la Argentina 2018 confluye en un heredero forzoso de un padre rigurosamente estafador e incumplidor de sus compromisos contractuales. Ello integra el pasivo de acervo hereditario mientras que en su activo subyacen recursos a administrar en poder de sus herederos que, para lograr gozarlos deberán ipso-facto ajustar los desbalances de anteriores generaciones que –aun así- les legaron un porvenir expectable.

Macri hereda el antepasado y la triste fama de administraciones anteriores y sólo debe administrar la riqueza subyacente con austeridad y eficiencia, algo desconocido para una sociedad adolescente como la nuestra.

Recibe de los acreedores de su fortuna un préstamo once veces superior a su capacidad e historia deudora incobrable.

Ese litisconsorcio acuerda con los titulares del beneficio hereditario un conjunto de medidas a mediano plazo (tres años) que, de cumplirse, le ayudarán a restablecer el equilibrio dilapidado por sus antepasados responsables de la administración de la “res-pública”.

Argentina vuelve a recibir otra oportunidad para corregir su septuagenario flagelo de pubertad gubernamental.

Toda Europa, desde Inglaterra hasta Rusia, China, Estados Unidos, Japón y hasta “Corea del Centro” –como todos soñamos ver en unidad a un país tras la guerra fratricida de hace seis décadas, apoyan este mini Plan Marshall para nuestra tierra bienhabida que alguna vez confluirá en Nación.

Planes similares han dado sus frutos en sociedades maduras y sufridas muy diferentes a la nuestra como Israel, Croacia o Grecia.

Más que nunca José Sacristán nos viene a la memoria para recordar el pasaje final de la célebre película post-franquista “Solos en la Madrugada” estrenada en Argentina recién a finales de la dictadura.

“Ya somos libres…no tenemos papá”…”Debemos darnos la libertad los unos a los otros”…”No tengamos miedo”….Debemos animarnos a crecer…ya nada lo impide…somos responsables de nuestros actos por nosotros mismos…”

Saber manejar la libertad con responsabilidad no es tarea fácil para una sociedad paternalista, adolescente, muchas veces resentida en sí misma y cómplice de un populismo degradante que nos atravesó durante décadas.

El gobierno como principio generador de la conducción social será el primero en deber madurar y politizarse.

Nuestras carencias no son económicas sino sustancialmente políticas.

Ya hemos consumido los primeros 30 meses de los 48 del gobierno de Macri y recién ahora “los jóvenes tecnócratas” comienzan a valorar a la política como ciencia aplicativa de todo acto social.

Eso esperamos. Nunca la tecnocracia superó las prácticas aristotélico-tomistas del “bien común” puestas en práctica.

Para enterrar al populismo que consumió gran parte de nuestras vidas, gobierno y oposición responsable (algo desconocido del peronismo) tiene la oportunidad de sembrar camino para las próximas generaciones.

Sin pensar solamente en las próximas elecciones…

Humberto Bonanata
www.humbertobonanata.com.ar
www.sancernigimenez.com.ar
Twitter: @hbonanata

Buenos Aires, Junio 11 de 2018

Visto 236 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…