Jueves, 16 Agosto 2018 00:00

Argentina vive una revolución en paz

Escrito por 
Valora este artículo
(8 votos)

 

El “topo” Centeno pudo con todos, menos con su mujer.

 

Oscar Centeno, sargento (RE) del Ejército Argentino por haberle arrojado una granada a un superior tras una reyerta y conseguido luego de su prisión militar un “honroso” retiro, se convirtió -sin quererlo- en el “topo” de Hilda Horovitz, su pareja durante más de una década.

Tras la denuncia de la mujer en noviembre de 2017 sobre malos tratos y peores tareas cumplidas como partícipe necesario de la recaudación de una ínfima parte de las coimas de 4.381 días de kirchnerato que –como pueblo-merecidos padecer, Centeno no tuvo otra opción que aceptar ser imputado protegido de Claudio Bonadío y Carlos Stornelli, dos calabreses que huelen sangre de “vindicta” frente al desguace kirchnerista.

Nada hubiera sido posible sin la seriedad, consistencia y análisis crítico del abogado Diego Cabot y el señero diario argentino que lo acompañó en su investigación: “La Nación”.

Los ladrones denunciaron a los ladrones.

No existe el arrepentimiento de empresarios delincuentes coimeros que negociaban sus obras con los políticos coimeros del kirchnerato.

Todos son delincuentes, tanto Claudio Uberti como Aldo Roggio porque si esta investigación no hubiera producido el “efecto dominó” judicial, nadie hubiera declarado nada.

Ahora bien… ¿estamos preparados los argentinos como sociedad para soportar un estrago doloso como el que nos proporcionó el régimen kirchnerista tras 12 años 6 meses y 15 días de ignominia delincuencial?

¿Sabremos comprender el shock recesivo que este latrocinio asociativo de empresarios y políticos ladrones, valorar y acompañar este momento histórico que estamos viviendo sin imaginarlo hace un mes?

Ni cuando San Martín liberó América, ni Belgrano el Norte, ni Urquiza arrojó la barbarie de Rosas al papelero de nuestra historia, ni Alberdi nos legó la Constitución Nacional liberal constantemente incumplida, pensaron que hacían historia.

Sólo hacían lo que había que hacer en cada circunstancia…

Y ahora nos toca a nosotros.

A quienes votamos a Cambiemos y a quienes no lo hicieron.

Somos partícipes de un cambio cultural en la Argentina que se asemeja a un parto con mucho dolor pero con vida para nuestros descendientes por delante.

Todo esto supera una cuestión meramente ideológica.

No estaba escrito en la plataforma de ningún partido; lo que sí es cierto es que si el próximo investigado Daniel Scioli fuera Presidente de la Nación, Carlos Zannini Vicepresidente o Aníbal Fernández Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, nada hubiera sido posible y esta realidad nunca hubiera existido.

Tampoco estaba escrito en la historia de la humanidad que los delirios de Donald Trump declararían la guerra comercial a China -vía twitter- y causaría estragos en los mercados emergentes como el nuestro.

Los argentinos de bien lo sabemos y lo padecemos.

Tendremos meses muy duros en materia económica y muy fuertes en afianzamiento de la política republicana como forma de vida hasta afianzar los cimientos de la libertad y la democracia plena como mejor legado para nuestros hijos.

Pensar en sueños que comenzarán a cumplirse en las generaciones que nos sobrevivirán es tarea madurativa de estadistas.

Cada uno de nosotros, sin saberlo, lo estamos haciendo.

Humberto Bonanata  
www.humbertobonanata.com.ar    
www.sancernigimenez.com.ar    
Twitter: @hbonanata  

Buenos Aires, Agosto 16 de 2018 

Visto 556 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…