De manera sostenida, pero sin prisas ni arrebatos que podrían afear su siempre cuidada imagen, Roberto Lavagna se ha metido en una campaña electoral atípica.

 

 

Puede que haya votantes que, antes de entrar en el cuarto oscuro, analizan con objetividad meticulosa las propuestas de los candidatos, su trayectoria personal y la de los partidos o movimientos que representan, para entonces elegir en base a datos que les parecen inequívocos, pero hasta ahora nadie ha logrado ubicarlos.

 

 

El sistema presidencialista tiene, entre otros notables inconvenientes, que el vencedor de la segunda vuelta electoral “se lleva todo” y el rival pierde hasta la camisa.

 

Tiene 300 páginas y está dividido en seis grandes áreas. En economía reconocen que no hubo logros evidentes, aunque "se están resolviendo problemas estructurales de décadas".

 

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…