Lunes, 29 Junio 2020 00:00

Tironeos internos y el equilibrismo de Larreta: Juntos por el Cambio se prepara para la "nueva normalidad" después del 17-J - Por Gonzalo Prado

Escrito por  Gonzalo Prado
Valora este artículo
(1 Voto)

 

La decisión de extender la cuarentena como consecuencia de la pandemia del coronavirus (COVID-19) y el retorno a una pseudo fase 1 tuvo su impacto inmediato en la oposición y en especial en Juntos por el Cambio.

Desde diferentes sectores le pidieron al jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, que empiece a mostrar sus diferencias con respecto a la estrategia llevada adelante por el presidente Alberto Fernández y el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof.

Una de las últimas posturas públicas provino por parte de la ex diputada nacional Elisa “Lilita” Carrió y la Coalición Cívica - ARI. En un comunicado que difundieron este domingo criticaron la estrategia sanitaria de Kicillof. "Vemos con preocupación la falta de testeos y las políticas tardías e ineficientes en los lugares más afectados de la Provincia", señala el comunicado.

"Ya hace más de 100 días que con mucho sacrificio llevamos adelante la cuarentena. Mientras eso pasaba hemos visto por parte del Gobierno nacional acciones avasallando la República y las garantías constitucionales", agregó el documento.

"La Ciudad de Buenos Aires viene trabajando y tomando decisiones con prudencia, seriedad, datos y evidencia -agrega el comunicado-. No es justo ni sanitariamente estratégico que la Ciudad tenga que atar su plan de salida ante la ineficiencia en la aplicación de políticas públicas de salud y seguridad que todos observamos en la gestión de la pandemia por parte de Axel Kicillof “, concluyó.

Que este sea el último gran esfuerzo que se le pide a la sociedad. No podemos vivir en estado de excepción permanente donde se violen las libertades individuales y los derechos humanos. El Gobernador de la Provincia de Buenos Aires debe dedicarse a gobernar, que deje de mentir.

Por su parte, Lilita también salió al cruce. “Que este sea el último gran esfuerzo que se le pide a la sociedad. No podemos vivir en estado de excepción permanente donde se violen las libertades individuales y los derechos humanos. El Gobernador de la Provincia de Buenos Aires debe dedicarse a gobernar, que deje de mentir”, tuiteó.


¿Fue la aparición de Carrió una estrategia de Larreta para decir lo que no podía decir él mismo? “La verdad no se si lo habló", analizó uno de los firmantes del documento. "Apareció el Chapulín Colorado cuando muchos se preguntaban 'y ahora quién podrá ayudarnos'", dijo.

Rodríguez Larreta no estaba del todo seguro de volver ahora a la fase 1; quería esperar un poco más. El propio ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, en reiteradas ocasiones manifestó que era necesario estar preparados para un retorno al aislamiento. Pero algunos en el gobierno porteño creían que todavía no era el momento.

Larreta tiene el desafío de convencer adentro de Juntos por el Cambio de que el límite entre la Provincia y la Ciudad no existe en materia sanitaria. No es fácil. Así como Alberto cumple el rol de equilibrista en el Frente de Todos, Rodríguez Larreta tiene esa misma función en el espacio opositor.

La reunión que mantuvo en Uspallata la semana pasada con la ex gobernadora María Eugenia Vidal, el senador nacional, Martín Lousteau, y el ex presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, fue en ese sentido. “Entre el oficialismo y nosotros no puede haber nada en el medio”, le dijo a este medio uno de los armadores del alcalde.

El ex presidente Mauricio Macri apunta a esa tesitura sólo que le agrega que hay que empezar a responder algunas cuestiones centrales y no dejar que todo pase por los cuidados de la crisis de la pandemia. No por nada este domingo Larreta, Miguel Ángel Pichetto, Patricia Bullrich y él, entre otros, firmaron un documento en el que sostienen que el Gobierno nacional tiene que parar con la “agenda paralela” de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

UNIDOS EN DEFENSA DE LA VERDAD Y LA TRANSPARENCIA

La clave de todos estos cambios en la estrategia, el fin de los silencios y la reaparición de varios dirigentes tienen como horizonte una fecha clave: el 17 de julio. Es que si bien en todos los cálculos oficiales la nueva normalidad llegaría recién en septiembre, ya no hay margen, consideran cerca de Larreta, para seguir manteniendo el aislamiento duro.

A la crisis económica se le suma la falta de capacidad de mantener a la gente dentro de sus casas por el cansancio social y, por ende, otro de los problemas que empiezan a analizar detenidamente, algo que nadie quiere decir públicamente: el impacto electoral.

Gonzalo Prado

Visto 138 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…