Domingo, 21 Enero 2018 00:00

Mauricio Macri ordenó más controles sobre los planes de empleo que se entregan a piqueteros - Por Ignacio Ortelli

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)

Sus dirigentes dejarán de manejar las planillas de inasistencias a cursos y tareas. Así, buscan reducir el peso que tienen sobre los más de 260 mil beneficiarios.

 

Tras un año de cortocircuitos pese a la inversión récord en materia social, y empujado por un diciembre de conflicto en las calles, el Gobierno gesta un plan para quitarles peso a las organizaciones sociales y que busca garantizar la libertad de elección de las personas que perciben planes.

Concretamente, según pudo confirmar Clarín de altas fuentes oficiales, la idea es ampliar la oferta de centros de capacitación y formación profesional y de desarrollo de tareas a los que deben asistir los 261 mil beneficiarios de los planes “Argentina Trabaja”, “Ellas Hacen” y “Desde el Barrio” para cobrar los $ 4.430 por mes que les paga el Estado.

Esto, de forma directa, recortará el poder de los líderes piqueteros que tienen el manejo de un porcentaje importante de planillas de "asistencia". Aunque en la práctica no es significativo el número de planes que se dan de baja por cuestiones de inasistencias, en el Gobierno creen que utilizan esa herramienta para direccionar a la gente políticamente. "La amenaza siempre fue 'vení a la movilización, si no te paso ausente'. Queremos que eso ya no esté más en juego", sostienen.

Para tomar dimensión del impacto que tendría sobre las organizaciones sociales, sólo basta repasar estimaciones oficiales: nuclean a cerca de 60 mil beneficiarios de planes y a alrededor de 50 mil trabajadores (de los 120 mil) que perciben el Salario Social Complementario, contemplado en la Ley de Emergencia Social.

Actualmente, incluidos los movimientos sociales, hay 250 entes ejecutores, pero la nómina se multiplicará. En principio, se habilitará a que la gente pueda optar por cursos de formación en más institutos primarios, secundarios y terciarios, y también se ampliarán los centros para hacer prácticas de impacto público, entidades sin fines de lucro y municipios. "Se va a cambiar el paradigma y se va invertir la carga de la prueba: en vez de que dependan de un puntero que valide su asistencia en una planilla, podrán elegir de una larga lista dónde ir a formarse", indicaron en el Gobierno.

La intención es que los cambios se implementen en los próximos meses, pero mientras se avanza en los detalles, la orden fue mantenerlo bajo reserva. Tanto que el tema no estuvo en la agenda de la última reunión de seguimiento de gestión de Desarrollo Social que esta semana encabezó Mauricio Macri. Allí hubo, entre secretarios y asesores de menor rango, unas 20 personas: demasiadas para contener la filtración. Por eso, apenas un puñado de funcionarios está al tanto de la iniciativa en la que trabajan el jefe de Gabinete Marcos Peña, el todopoderoso vicejefe de Gabinete Mario Quintana y la ministra de Desarrollo Social Carolina Stanley.

En el Gobierno juran que se trata de "una iniciativa sobre la que se trabaja hace mucho tiempo", pero tomó impulso en las últimas semanas. En rigor, antes resultaba inviable debido a falta de información. Ahora, luego de una radiografía de todos los planes a nivel nacional que realizaron en la Secretaría de Economía Social que lidera Matías Kelly, el escenario es distinto.

También en lo político. Es que el debate sobre qué hacer con las organizaciones sociales estuvo abierto desde diciembre de 2015. En principio ganaron quienes propusieron incursionar por la senda dialoguista. Y si bien la ley de Emergencia Social reclamada por el amigo del Papa y líder de la CTEP, Juan Grabois, Daniel Menéndez (Barrios de Pie) y Juan Carlos Alderete (CCC) fue el mayor exponente; la lista de concesiones que hizo el Gobierno para garantizar la paz social es más larga: el bono de fin de año para los trabajadores de la economía popular, mientras se negó el plus a los jubilados, fue el último gesto.

No obstante, el vínculo se tensó cada vez que estos se plegaron a las marchas orquestadas por sectores de la oposición. La ministra de Seguridad Patricia Bullrich fue una de las que más se quejó, sin éxito. Pero, en diciembre, la reforma previsional volvió a abrir la discusión. “Les damos los planes, los empoderamos y nos movilizan la gente cada vez que pueden. Algo hay que hacer”, se quejaron desde el sector más duro, tras el jueves negro en el que el Gobierno sufrió un revés político en el Congreso.

Ni siquiera los más dialoguistas pudieron rebatir ese argumento. Aun cuando las organizaciones, una vez iniciados los incidentes, decidieron retirarse como gesto al secretario de Gestión y Articulación Carlos Pedrini, que por expreso pedido de Stanley recorrió las calles ese día. Así, a diferencia de otras ocasiones, ahora hay unanimidad respecto a la conveniencia de cambiar de estrategia: "Estamos todos de acuerdo", dicen en el Ejecutivo. "Cuantos más entes, menos clientelismo", razonan. El Presidente, confían, es el primero en apoyar el plan: en la semana, parafraseando al Papa, volvió a pedir "insistir con la cultura del trabajo”. 

Ignacio Ortelli

Visto 1500 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…