Viernes, 10 Agosto 2018 00:00

Fallar contra derecho: ¿denuncia o confesión? - Por Ernesto Bobek Cáceres

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)

Pocas veces tendremos la oportunidad de felicitar y agradecer por su hombría de bien y coraje a un periodista independiente como en estos momentos a Diego Cabot.

 

Dejando a un lado el vedetismo de la media hora de fama por hechos que llegaron a su conocimiento y que seguramente hubieran terminado en la nada, hizo lo que sabía que era correcto; no lo más sencillo.

A todas las derivaciones hasta el momento conocidas -un verdadero polvorín de corrupción y arrepentimientos- se suma un hecho más que termina de conformar el cuadro que confirma el saqueo de la Argentina durante los 12 años del tándem K.

A raíz de los famosos cuadernos del chofer Oscar Centeno, el magistrado que instruye la causa citó a prestar declaración entre muchos más al ex juez federal Oyarbide. Sus manifestaciones a periodistas donde expuso que fue presionado para liberar al matrimonio K de la causa por enriquecimiento ilícito en la que dictó un sobreseimiento soslayando pruebas existentes y evitando recabar otras provocaron un lógico estupor.

Norberto Oyarbide era ya conocido por sus excentricidades y con un especial gusto por los restaurantes y joyas caras. Se mostró sin pudor alguno realizando viajes exóticos y bailando muy campante por distintas latitudes. No podemos olvidar que cuando se le quemaban los papeles por pedidos de juicio político tomó el camino fácil de renunciar a su cargo.

Hace pocas horas, en una conversación telefónica con el periodista Baby Echecopar que tomó inmediato estado público, confirma que lo presionaron, se quiebra y llora porque teme que lo maten y pide que el Dr. Bonadío lo mande a buscar para ampliar su declaración. “Le declaro y le firmo todo”.

Deberá entonces ratificar o rectificar estos dichos dando explicaciones con nombres, hechos y fechas. Todo podría derivar en la reapertura de la causa por enriquecimiento ilícito, tal como lo solicitó la UIF.

Es que si pretendemos vivir en democracia con la necesaria división de poderes que ello implica, habrá que calar bien hondo para dejar en descubierto las maniobras que el abuso del poder ejecutó durante años.

¿Cómo pueden sentirse los ciudadanos y los justiciables, cuando finalmente queda al descubierto que desde un poder ejecutivo excedido en sus facultades y de espaldas a la Constitución Nacional se tomó por asalto a la Justicia en forma amañada y discrecional?

Las declaraciones de Oyarbide a los noteros a la salida de Comodoro Py y las más recientes en un programa de radio podrán interpretarse como denuncia o confesión. Será la Justicia quien investigue y resuelva.

Tal vez, y hagamos votos para que así sea, en causas donde se investigan hechos de corrupción del mayor calibre, se nos presente la oportunidad de que la expresión con que los abogados concluyen sus escritos pase a ser una realidad: SERA JUSTICIA.

Ernesto Bobek Cáceres            
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visto 222 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…