Lunes, 08 Octubre 2018 00:00

Marruecos pide ayuda a Trump contra Irán

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

 

El Gobierno de Rabat advierte de la “penetración incontrolada” del chiismo iraní en el noroeste de África.

El Gobierno marroquí busca el apoyo de la Administración Trump hacia sus posiciones políticas, especialmente en lo que se refiere al Sáhara, aventando el espectro de una “penetración incontrolada” del chiismo iraní en el norte y oeste de África. Rabat acusa a Teherán de buscar el control de las ideas, de la religión, de la economía y también la superioridad militar gracias a la colaboración de la milicia libanesa de Hizbulah con el Frente Polisario.

Una entrevista concedida por el ministro de Exteriores, Nasser Bourita, a un medio como Breitbar, muy cercano a las posiciones de la ultraderecha norteamericana e israelí, revela las acusaciones marroquíes hacia “la ofensiva de Irán” y termina con la petición de ayuda a Trump, “que tiene todo en su mano para resolver este problema”. “Irán quiere utilizar su apoyo al Polisario para transformar un conflicto regional en un medio para extender su influencia por África, particularmente en los estados de la costa atlántica”, asegura el ministro.

“Irán apoya al Frente Polisario para extender su influencia”, dice el ministro de Exteriores

Las acusaciones de Bourita se enmarcan en el contexto de su visita a Estados Unidos, pocas semanas antes de que el Consejo de Seguridad reexamine el mandato de la misión de las Naciones Unidas para el Sáhara (Minurso).

El pasado 1 de mayo Rabat rompió relaciones diplomáticas con Teherán tras acusar a los responsables políticos iraníes de armar y apoyar al Polisario a través de la milicia chií libanesa de Hizbulah. Una decisión que obligó a Marruecos a trasladar su embajada en Beirut de la zona chií, donde se encontraba, a la zona suní y emplear una gran cantidad de recursos económicos en su protección.

A través de Hizbulah, adquieren tiendas y mezquitas también en países subsaharianos

Ahora, el régimen marroquí va más allá y presenta un amplio plan iraní para penetrar en todos los ámbitos de la vida marroquí y otros países africanos. El diario Assabah publicaba recientemente que Teherán está enviando centenares de libros y manuales escolares chiíes a las librerías marroquíes de manera gratuita, una labor de penetración que se une a la realizada a través de las redes sociales y las cadenas de radio y televisión.

El ministro Bourita señala a Breitbar que las relaciones con Teherán se rompieron entre el 2009 y el 2016 porque se descubrió que Irán había estado entregando becas de estudios a un número creciente de jóvenes marroquíes para que llevaran a cabo sus estudios en seminarios chiíes de la ciudad santa de Qom. Ahora, esa labor de proselitismo se ha extendido a las comunidades de marroquíes que viven en el extranjero, especialmente en Europa y, sobre todo, en Bélgica, donde acaba de crearse una asociación de marroquíes por el islam chií, asegura Bourita.

A través de Hizbulah, los iraníes se estarían asegurando el apoyo de una organización militar muy importante, ya que los rebeldes saharauis “son traficantes” y conocen perfectamente la zona y todos los caminos para llegar desde Mauritania a Senegal, de Costa de Marfil a Guinea-Bissau.

“Hizbulah supone también una amenaza económica, ya que a través de ellos está llegando dinero iraní que está siendo invertido en diversos países. Compran tiendas, hoteles, supermercados... y se van expandiendo también por el África subsahariana. La mezquita más importante de Costa de Marfil es chií”, revela Bourita en la entrevista.

Para poner fin a esta amenaza, Marruecos pide a la Administración norteamericana que se vuelque en ayudar a los estados que pueden hacer frente a Irán en el terreno religioso, ideológico y en términos de credibilidad. “El debilitamiento de Irán pasa por el refuerzo de ciertos países árabes suníes”, señalan los dirigentes marroquíes.

En lo que se refiere estrictamente a Marruecos, se aboga por un incremento de las inversiones norteamericanas en el reino alauí, así como un apoyo sin condiciones al plan de autonomía para el Sáhara, presentado por Rabat en el año 2006. “La estabilidad de Marruecos está muy ligada al Sáhara. No se trata únicamente de una cuestión más en la agenda”, advierte Rabat a la Administración norteamericana.

Adolfo S. Ruiz, Sevilla

Visto 106 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…