Domingo, 25 Noviembre 2018 00:00

River-Boca: en medio del enojo de Mauricio Macri, Nación y Ciudad se culpan mutuamente - Por Walter Schmidt

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

El Presidente siguió los hechos de violencia desde Chapadmalal y se mantuvo en contacto con el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta. El ministro porteño de Seguridad Martín Ocampo, en la mira.

 

El lamentable operativo de seguridad no sólo postergó para mañana la superfinal, sino que provocó un fuerte enojo del presidente Mauricio Macri y un cruce de responsabilidades entre la Nación y la Ciudad.

Desde la quinta de Chapadmalal, según supo Clarín, el Presidente siguió la previa del partido River-Boca como un hincha más y también manifestó su bronca como un hincha más, con un agregado: el enojo fue in crescendo cuando el desamanejo de la seguridad alrededor del Monumental fue asociado con una eventual impericia de la seguridad de la cumbre G20 que empezará en días.

A raíz de la agresión que sufrió el micro que llevaba a los jugadores de Boca Juniors, y que derivó en la suspensión del encuentro, Macri habría pedido “que aparezcan los responsables” de la mala praxis operativa. Algunos interpretaron ese planteo con un pedido de la cabeza de Martín Ocampo, el ministro de Justicia y Seguridad porteño. No obstante, Macri mantuvo reiterados contactos con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Desde la Ciudad aseguraron que la responsabilidad de haber que los hinchas de River se acercaran al micro boquense y lo agredieran en la curva de Avenida Libertador y Udaondo “era responsabilidad del anillo 3, de Prefectura”. Ergo, del ministerio de Patricia Bullrich.

En el operativo había tres anillos: el 1 comprendía a Policía de la Ciudad con personal de Utedyc; el 2 con cadetes de la Policía local; y el 3, fuerzas federales, Prefectura y Gendarmería. Aunque desde Ciudad, destacaron el trabajo de los gendarmes. En tanto las motos que custodiaron al bus de Boca, eran de la fuerza porteña.

No obstante en la Ciudad aseguran que el otro motivo fue la barrabrava de River. “Sin lugar a dudas fue una venganza de la barra de River”, que ni siquiera entraron al estadio, por los allanamientos y secuestro de unos 10 millones de pesos, casi 20 mil dólares y unas 300 entradas, sostuvieron fuentes de la seguridad.

Si bien admiten que esos barras tendrían una connivencia con directivos del club, exceptuaron al presidente, Rodolfo D’Onofrio, sobre quien dicen, estuvo a disposición siempre.

Por las dudas, en Ciudad aclaran que la Oficina de Transparencia que funciona en el ámbito de Ocampo abrirá sumarios para evaluar el desempeño de las fuerzas porteñas.

Pero en la Casa Rosada despotrican contra algunos funcionarios porteños y contra D’Onofrio también.

Además de con Larreta, Macri también mantuvo varios contactos con su ministra, Patricia Bullrich, a quien le pidió asegurar hoy un resultado exitoso en el operativo de seguridad, al menos en lo que le compete a las fuerzas federales.

“Vamos a reforzar con la policía de la Ciudad los puntos críticos”, le dijo la funcionaria al Presidente Macri.

Por eso, mañana está previsto una reunión entre las autoridades de la Seguridad nacional y la porteña, para extremar las medidas. Y que las imágenes dantescas de hoy, no vuelvan a repetirse. Ni antes, ni después, ya que mañana habrá festejos de los hinchas de uno de los dos equipos más emblemáticos del fútbol argentino

Walter Schmidt

Visto 256 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…