Miércoles, 27 Marzo 2019 00:00

La electricidad vuelve a cuentagotas a Caracas

Escrito por  Ludmila Vinogradoff
Valora este artículo
(1 Voto)

 

Muy pocas zonas de la capital han tenido el privilegio de volver a ver la luz como la Florida, Santa Fe, Fuerte Tiuna y Miraflores, y es porque ahí viven altos cargos del régimen de Nicolás Maduro.

Vivir en una Venezuela en tinieblas tras tinieblas ha habituado a sus habitantes a sobrevivir como si volvieran a la época de las cavernas, a cocinar con leña, a cenar «románticamente» a la luz de las velas y bañarse o remojarse el cuerpo más bien con un vasito de agua. Este es el segundo apagón en menos de un mes que ha paralizado a más del 70% del país.

Anoche el Gobierno suministró unas cinco horas de electricidad para reponerse de las primeras 48 horas de falla eléctrica mientras declaraba la suspensión educativa y laboral. Pero a las 5 de la madrugada volvió hoy el apagón, tal vez para quedarse pues el Gobierno no halla como resolver la crisis del sistema nacional eléctrico, que se originó en la central hidroeléctrica de Guri, al sur del país.

Muy pocas zonas de la capital han tenido el privilegio de volver a ver la luz como la Florida, Santa Fe, Fuerte Tiuna y Miraflores, y es porque ahí viven altos cargos del régimen de Nicolás Maduro. El resto de los caraqueños continúa en la oscuridad en el tercer día del apagón.

La falta de luz también ha paralizado el Metro de Caracas por lo que los trabajadores deben caminar un promedio de 15 kilómetros hasta llegar a sus casas. Tampoco hay transporte público y los taxis se han vuelto carísimos en dólares.

Los bancos tampoco han abierto y sin dinero, ni electrónico ni plástico ni en efectivo, se dificulta la movilización en la calle. No hay combustible, las gasolineras han cerrado porque los surtidores funcionan con electricidad en el país con las mayores reservas de petróleo en el mundo.

Muchos restaurantes han tenido que regalar la comida porque no tienen suficiente capacidad de refrigeración y otros negocios simplemente cerrar porque ya no aguantan tantas pérdidas.

Los equipos y neveras para congelar alimentos no aguantan más de tres días. Muchas vecinas han perdido la carne y el pollo que tenían guardados en la nevera.

Las velas y las baterías están por las nubes por la alta demanda de los usuarios. La falta de internet y de la telefonía mantiene incomunicados a los venezolanos. Algunos hoteles de cinco estrellas tienen planta eléctrica propia e internet satelital pero también han colapsado porque todos los periodistas se concentran en su lobby y debilitan la señal.

Pero los más afectados son los pacientes a quienes el apagón golpea más fuerte por ser más vulnerables. En las ventanas del Hospital Clínico Universitario de Caracas los enfermos crónicos gritan desesperados por la falta de luz: «nos estamos muriendo» mientras otros claman por agua y oxígeno «nos estamos ahogando». Estos son los gritos que se escuchan en los centros de salud por el apagón nacional.

Por tercer día consecutivo la actual falla eléctrica se ha cobrado la vida de una anciana de 81 años, del estado Aragua, centro del país, según el médico y diputado, José Manuel Olivares. A principios de marzo ocurrió el primer apagón de unas 130 horas que dejó 17 pacientes fallecidos.

Hay 300 centros de salud públicos y muy pocos tienen planta eléctrica propia, por lo que los pacientes con insuficiencias respiratorias, cardíacas, renales y gástricas, son echados a su suerte a la calle porque muy pocos tienen seguro de hospitalización y ya nadie puede pagar los costos de una clínica privada y menos sus tarifas dolarizadas.

Ludmila Vinogradoff

Visto 145 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…