Domingo, 07 Abril 2019 00:00

La llamativa preferencia K por los refugios caribeños- Por Nicolás Wiñazki

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

Daniel Muñoz, los hijos de Lázaro Báez y hasta Florencia Kirchner están vinculados con esa región de América Central.

 

El matarife Alberto Samid, para sorpresa de muchos, eligió un paraíso fiscal del caribe para huir de la Justicia.

Belice es un país vinculado al caso conocido como “La Ruta del Dinero K”. Debido a que es considerado uno de los paraísos fiscales más laxos del mundo, allí fue registrada una de las sociedades que los hijos de Lázaro Báez usaron para sacar dinero de la Argentina en forma ilegal.

Esa empresa se llamaba Teegan Inc y, si bien era “beliceña”, tenía a su nombre una cuenta en el banco Lombard Ordier, de Suiza.

Varios países del Caribe, por razones que no tienen que ver con sus paisajes de ensueño, pero sí con las normativas financieras de varias de las naciones que están ubicadas en esa zona entre selvática y acuática del mundo.

En las Bahamas, por ejemplo, también se registraron parte e las múltiples sociedades de los Báez. Y parte de su fortuna, también. En las Islas Turk & Caikos, otro paraíso fiscal caribeño, invirtió al menos 30 millones de dólares la señora Carolina Pochetti, viuda del secretario privado más cercano a los Kirchner, Daniel Muñoz.

Eso fue lo que le costó, según confesó ella misma como arrepentida en la causa “Cuadernos K”, un terreno donde planeó junto a su esposo que construirían un complejo hotelero.

Hoy, ni siquiera recuerda su ubicación exacta. Cuando lo adquirió ya la perseguían, como volando en círculos sobre ella, abogados y asesores que buscaban, según dijo, quedarse con parte de la fortuna que su marido había juntado gracias a la recaudación ilegal de sobornos durante la gestión presidencial de Néstor y Cristina Kirchner.

El ex contador de ambos ex presidentes, Víctor “Polo” Manzanares, también arrepentido en la causa “Cuadernos”, reveló que había viajado a Turk & Caikos debido al consejo de su amigo Muñoz.

Mientras todas esas maniobras son investigadas en la Justicia, la hija de los Kirchner, Florencia, se recupera en Cuba de una enfermedad que generó polémica y recursos cruzados entre su abogado y los tribunales orales que la quieren de vuelta en Buenos Aires, donde será juzgada por dos casos de corrupción.

 

Alberto Samid fue detenido en Belice y el Gobierno envió a oficiales de la Policía Federal para intentar traerlo al país

Lo apresaron por violar leyes migratorias. El empresario buscará evitar volver a la Argentina apelando a que no hay tratado de extradición

Si la realidad fuera el relato que intentó instalar el empresario de la carne Alberto Samid durante su notable fuga de la Justicia, la Argentina habría anexado un nuevo distrito a sus ya reconocidas veinticuatro provincias. Playas de arenas blancas, mar azulado, y selvas donde se suele escuchar el extraño canto de los tucanes, y nunca el paso a velocidad diferente de los 141 reptiles que habitan esa vegetación con intensidad silenciosa.

Con su oralidad exaltada, Samid afirmaba que el lugar donde se había escondido estaba bajo gobierno del Partido Justicialista (PJ). Mentira Samid que resistiría el pedido de detención que dictaría en su contra el Tribunal Oral Federal en lo Penal Económico 1, que lo juzga por ser considerado el líder de una asociación ilícita que evadió alrededor de 23 millones de dólares en impuestos, no estaba escondido en una “campo con ocho tranqueras y árboles” ubicado “en una provincia peronista”.

Los hechos son sagrados. Y el relato es el relato. El viernes pasado, el empresario que dedicó su vida al negocio de la venta de carne, fue detenido por la Organización Internacional de la Policía Internacional (INTERPOL), en Belice, una nación del Caribe. Un paraíso geográfico y fiscal. La líder política es Isabel II, monarca del Reino Británico. Samid fue capturado el viernes gracias a tareas de investigación del Ministerio de Seguridad, de Patricia Bullrich, y de su jefe Gabinete, Gerardo Millman.

Ayer, Bullrich dijo en declaraciones al canal de noticias TN que Samid volvería a la Argentina “entre miércoles y jueves”. Las autoridades políticas de Belice lo expulsarían de ese país argumentando que violó las leyes migratorias. No era un turista. Era un prófugo. Samid intentará quedarse en Belice argumentando que no hay tratado de extradición entre ambos países.

Lo decía él mismo a los medios a los que llamó desde un celular vía whatsapp.

“No me voy a entregar con estos tipos. Prefiero ser un fugado antes que un preso político”, decía, siempre polémico.

El matarife Samid, uno de los tantos dirigentes emblemas de la dirigencia del PJ bonaerense, referente del inabarcable distrito de La Matanza, denunció desde la clandestinidad una grave acusación contra el fiscal Gabriel Pérez Barberá, que había pedido una condena en su contra de seis años y seis meses de prisión. “Me pidió un millón ochocientos mil dólares” para dejarlo en libertad. No presentó ninguna prueba. Y decidió escaparse en contra del consejo de su propio abogado. Samid no se presentó en las audiencias del juicio. No quería hacerlo. “En los tribunales de Comodoro Py hay que poner una bomba atómica”, amenazaba.

La historia secreta de su fuga, y su estadía en Belice, había empezado el 24 de marzo, según detectó la investigación que iniciaron Bullrich y Millman.

Ese día, Samid se fue de la Argentina por algún paso fronterizo ilegal de la provincia de Formosa.

El miércoles pasado, el Tribunal Federal en lo Penal Económico 1 pidió la detención de Samid. Él se había fugado antes. ¿Alguien le alertó de su muy probable infortunio judicial en un proceso por evasión que había empezado a tramitarse hace veintitrés años?

Desde el Ministerio de Seguridad le delegaron la pesquisa sobre el paradero del “Rey de la Carne” a la Policía Federal, al mando de Néstor Roncaglia.

El jefe de Gabinete de ese organismo, Millman, siguió el rastro esquivo de Samid y detectó, gracias a la colaboración de las autoridades de Paraguay, que el matarife había tomado un vuelo el 24 de marzo pasado desde país hacia Panamá.

El Gobierno paraguayo informó en forma confidencial que Samid figuraba en sus registros de Migraciones saliendo desde el aeropuerto internacional de Asunción hacia el Caribe, pero no tenía registro de entrada por las fronteras controladas.

Aun así, su paso por Paraguay fue legal.

Igual que su salida desde Panamá hacia el destino final de su polémica fuga, la “provincia gobernada por el peronismo”, en realidad, el Estado soberano de Belice.

A ese lugar llegó el viernes 26 de marzo. Estuvo diez días escondiéndose de los controles policiales, aunque al mismo tiempo desafiaba a la Justicia nacional hablando en la prensa audiovisual argentina: “Que me vengan a buscar, alguien me va a avisar antes”.

No sabía que el ministerio de Seguridad ya había detectado donde estaba gracias a la tecnología.

El jueves pasado, INTERPOL emitió su notificación de alerta más severa, calificada por el color “rojo”, en contra del fugado Samid.

En ese papel, que se difunde a la mayoría de los países del mundo que integran la INTERPOL, se describía a “José Alberto Samid” como “Prófugo Buscado para un Proceso Penal”. Y también como un hombre “violento”.

El documento especificaba que, en caso de ser encontrado, el hombre que había hecho fortunas con el negocio de la carne debía detenido para ser extraditado.

Samid se transformó en una figura popular desde que trompeó al periodista Mauro Viale en vivo por televisión. Hace poco tiempo, hasta se animó a mostrar sus dotes artísticas participando, con suerte fallida, en el “Bailando por un Sueño”, de Marcelo Tinelli.

Durante las últimas dos décadas, y más también, fue denunciado en varias ocasiones por evasión fiscal.

Él asegura que es inocente.

Él no lo sabía, pero pasó sus últimos días en libertad caribeña controlado desde la distancia por el ministerio de Seguridad. Sus jefes, Bullrich y Millman, supieron pronto que estaba escondido en Belice. Fue gracias a la tecnología y la colaboración de otros gobiernos.

Incluso sabían que dormía en el hotel de la cadena Radisson, en Belice.

Cuando la policía fue a buscarlo allí, no estaba.

Los medios beliceños difundían ya la noticia del alerta rojo en su contra. Varios testigos contaron que estaba en San Pedro, otra zona turística de Belice. Ahí lo detuvieron. Había alquilado un departamento en un condominio de lujo.

Samid fue un fiel menemista, duhaldista, kirchnerista, luego ex kirchnerista muy crítico de los K. Hoy militaba otra vez en favor de la candidatura Cristina Fernández.

Está preso en Belice.

El lema de la bandera de ese país está escrito en latín. “Sub umbra floreo”. Traducido al castellano: “Bajo la sombra yo florezco”.

Nicolás Wiñazki

Visto 310 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…