Jueves, 02 Mayo 2019 00:00

EE.UU. había pactado con Padrino que apresara a Maduro si no se iba a Cuba

Escrito por  Ludmila Vinogradoff
Valora este artículo
(2 votos)

«No hay vuelta atrás», aseguró Guaidó ante miles de seguidores tras jugar al gato y el ratón con el régimen en las marchas organizadas en Caracas.

 

Mientras Juan Guaidó y Nicolás Maduro jugaban este miércoles al gato y el ratón por las calles de Caracas en las protestas convocadas por el presidente interino de Venezuela, la Administración Trump trataba de averiguar por qué se frustró la operación para que el presidente ilegítimo saliera del país el pasado martes.

El plan para el cambio de régimen surgió de un acuerdo entre el consejero de Seguridad Nacional norteamericano, John Bolton, y el ministro de Defensa venezolano, Vladimir Padrino, forjado a través de varias conversaciones telefónicas a lo largo de los pasados meses. Padrino y otros ministros y generales firmarían unos acuerdos con el presidente encargado, Juan Guaidó, redactados por los opositores a Nicolás Maduro.

En esos documentos figuraba una hoja de ruta que acabaría en la convocatoria de elecciones en 30 días desde que el chavismo reconociera a Guaidó como jefe legítimo e interino de la República.

Paralelamente, por acuerdo de Maikel Moreno, presidente del Tribunal Supremo de Justicia Venezolana, esta corte declararía ilegítima la Asamblea Constituyente, el poder legislativo paralelo creado y controlado por Maduro. Con la cobertura legal necesaria, el mayor general de la Guardia Nacional, Iván Rafael Hernández Dala, procedería a notificar a Maduro que o abandonaba el país con rumbo a Cuba o sería detenido por orden judicial. Después se instaría a abonador el país a los entre 20.000 y 25.000 cubanos que EE.UU. cree que apoyan a Maduro en Venezuela.

Este es el relato de los hechos según lo traslada a ABC una fuente en el Consejo de Seguridad de EE.UU., que lideró las negociaciones con esos generales. Los acuerdos se firmarían en la base de La Carlota en Caracas. Allí fue Guaidó el pasado martes antes del amanecer, acompañado de Leopoldo López, al que acababa de liberar de su arresto domiciliario.

Padrino se echó atrás

Estas fuentes, al igual que el resto de la Casa Blanca, no saben con certeza qué sucedió el martes, excepto que Maduro no salió del palacio de Miraflores. Otras fuentes en Venezuela aseguran que el pacto descarriló porque Padrino fue quien se echó atrás a última hora. Los altos mandos militares con los que estuvieron hablando desconectaron sus teléfonos, como confirmó el enviado especial de EE.UU. para Venezuela, Elliott Abrams, en una entrevista con Efe.

«Me he encontrado con que muchos de ellos han apagado sus celulares», dijo Abrams. En concreto, expresó su frustración con tres figuras clave del chavismo, entre ellas el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, que supuestamente habrían negociado durante meses con la oposición para dar la espalda a Maduro y apoyar al líder opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente por 54 naciones. «Hablaron, hablaron y hablaron y, cuando llegó el momento de la acción, no estuvieron dispuestos a hacerlo», criticó Abrams.

El secretario de Defensa interino de EE.UU., Patrick Shanahan, ha cancelado de forma imprevista y abrupta un viaje que tenía previsto a Europa. Un portavoz del Pentágono aseguró que Shanahan se queda en Washington para coordinar mejor con el Consejo Nacional de Seguridad y la Secretaría de Seguridad Interior los sucesos sobre Venezuela y la situación en la frontera con México, informa Javier Ansorena.

Nicolás Maduro, después de estar desaparecido durante todo el martes, reapareció a última hora en un discurso por televisión, en el que reconoció que el hasta entonces jefe del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), Manuel Cristopher Figuera, era uno de los que habían brindado su apoyo a Guaidó para la liberación de Leopoldo López de su arresto domiciliario. Según el presidente ilegítimo, era uno de los «traidores» que se ha alineado con Guaidó, por lo que procedió a sustituirlo por Gustavo González López, que ya había sido responsable del Sebin previamente.

Este miércoles, en un vídeo difundido a través de las redes sociales, un grupo de familiares de Vladimir Padrino, entre los que estaría su madre, pidieron al ministro de Defensa del régimen que rompa con Maduro y dé «el paso valiente» de ponerse del lado del pueblo. «Vladimir, hijo, tú sabes que te quiero y lo importante que siempre has sido para nosotros», asegura un mujer en el vídeo. Las fuerzas del régimen trataron de reprimir ayer las manifestaciones que, dentro de la Operación Libertad, había convocado el presidente encargado en Caracas y otras ciudades del país.

«El usurpador perdió»

El propio Guaidó reapareció en uno de las catorce concentraciones previstas en la capital, en el Unicentro de El Marquéz. «Ha quedado claro que el usurpador perdió», aseguró convencido Guaidó, que alentó a los venezolanos a «seguir en las calles hasta conquistar la libertad en Venezuela. No hay vuelta atrás». En esa línea de presión para desalojar del poder al usurpador, anunció que el inicio hoy de un «paro escalonado hasta lograr la huelga general».

Guaidó advirtió de que el régimen trataría de incrementar la represión, pero también se reafirmó en que eso no va a detener a los que buscan el fin de la usurpación. «Ha quedado claro que el usurpador perdió», recalcó.

El presidente interino recorrió otros de los puntos de concentración a los que acudieron los caraqueños en masa a pesar de la amenaza del régimen de emplear la violencia. Los jóvenes de la llamada Resistencia se enfrentaban con los cuerpos represores del régimen. Los manifestantes respondían con piedras a los miembros de la Guardia Nacional que dispersaban con bombas lacrimógenas. Atrincherados en la base aérea La Carlota, precisamente el lugar donde el pasado martes acudió Guaidó con Leopoldo López, atacaban a los manifestantes también con perdigones.

También en la plaza Brión de Chacaíto y la avenida principal de Santa Mónica las fuerzas del orden trataron de impedir desde el comienzo las concentraciones.

Solo los servicios sanitarios de Salud Chacao atendieron este miércoles a 27 personas. Esa cifra se une al balance de un muerto, más de cien heridos y al menos 119 detenidos que el Observatorio Venezolano de la Conflictividad Social, Foro Penal y Provea ofrecieron del día anterior tras los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes. El chavismo también celebró actos con motivos del Primero de Mayo, pero la asistencia fue mucho más reducida.

Ludmila Vinogradoff

Visto 195 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…