Domingo, 05 Mayo 2019 00:00

Un plan frustrado que agrietó al chavismo

Escrito por  Francisco Manetto
Valora este artículo
(2 votos)

 

El movimiento para lograr una salida a la crisis de Venezuela incluía la convocatoria de elecciones y descarriló con la liberación de Leopoldo López, que irritó a la jerarquía chavista implicada y cuya precipitación critica gran parte de la oposición.

Pocos esperaban esa imagen. Al alba, Juan Guaidó hablaba a la cámara y a pocos metros de él, junto a un grupo de militares, firme, Leopoldo López. El preso político más perseguido por Nicolás Maduro estaba libre después de cinco años, tres de ellos encarcelado y dos en arresto domiciliario. Ambos pedían a la gente que se saliese a las calle y a los militares que dieran la espalda al líder chavista. Apenas amanecía el martes 30 de abril y Venezuela se preparaba para otro día definitivo que no fue tal.

Los acontecimientos se sucedieron como un torbellino. Las horas siguientes desvelaron un complot para tumbar a Maduro elaborado durante meses que descarriló y evidenció traiciones, egos, precipitaciones. Un plan que mostró también las grietas cada vez mayores en la cúpula chavista.

Desde que el 23 de enero Guaidó se juramentase como presidente encargado de Venezuela y fuese reconocido por más de medio centenar de países, los acontecimientos se han acelerado. La presión sobre el Gobierno de Nicolás Maduro ha sido constante, con diversos puntos de inflexión.

El objetivo siempre ha sido el mismo: lograr que el alto mando militar esté dispuesto a dejar caer a Maduro. No se logró el 23 de enero, pese a que la oposición y Estados Unidos hicieron ver al resto de aliados que el reconocimiento de Guaidó como mandatario interino forzaría un quiebre en la jerarquía militar; tampoco el 23 de febrero, cuando fracasó el intento de introducir cargamentos con material médico y suplementos nutricionales por las fronteras.

Desde finales de ese mes se comenzó a penetrar en el entorno de Maduro, tanto del lado civil como del militar, según una decena de fuentes –políticas, diplomáticas y del entorno castrense- que han estado involucradas en distintos momentos.

A partir de su testimonio, bajo condición de anonimato, se reconstruye lo que ha ocurrido en la última semana en Venezuela. En todo este tiempo, la oposición ha contado con el apoyo de muchos países, pero siempre con el respaldo e impulso la Administración de Donald Trump. “Si algo hace ver que estamos en una fase de desenlace y que esto no tiene marcha atrás es la determinación de Estados Unidos parar sacar a Maduro del poder”, asegura una de las fuentes.

La posibilidad de una intervención militar se ha agitado constantemente bajo la premisa de que todas las opciones están encima de la mesa, repetida tanto por Guaidó como por Washington. No obstante, salvo en sectores radicales de la oposición y de la ya de por sí extrema Administración Trump, esta opción encontró resistencia. Si no se ha descartado ha sido, en gran medida, por mantener viva la guerra psicológica y la presión sobre la cúpula chavista.

La penetración en sectores próximos a Maduro permitió la elaboración de un plan por el que se lograba una vía institucional que propiciase su salida. Esta pasaba por una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que facilitase la convocatoria de elecciones presidenciales este año. El acuerdo contaba, según varias de las fuentes consultadas, con el visto bueno de Maikel Moreno, presidente del TSJ; el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino, así como el comandante de la Guardia Presidencial, Iván Hernández Dala. Al tanto, según al menos dos fuentes, estaba también el ministro del Interior, Néstor Reverol.

Llegar hasta ese punto ha sido una tarea ardua, “artesanía muy laboriosa”, en palabras de uno de los implicados. En el proceso han participado magistrados del Ministerio Público, militares, algunos gobernadores y empresarios, algunos de ellos vinculados con los medios de comunicación que han hecho fortuna durante el chavismo y a los que Maduro ha protegido en los últimos años.

La presión se ha ejercido a través de exmilitares de los servicios de inteligencia de Hugo Chávez, que hoy viven fuera de Venezuela. “Al sector más próximo de Maduro se ha llegado a través de sus testaferros y de los familiares de los complotados”, asegura una fuente. Miami, República Dominicana, Bogotá y Panamá son los cuatro puntos desde donde se ha ejercido más presión.

Para propiciar el quiebre con Maduro, a todos los implicados se les daban garantías ante una hipotética caída del líder chavista, desde una amnistía ante posibles delitos, levantamiento de sanciones por parte de Estados Unidos y facilidades para abandonar Venezuela. Tras fracasar la ofensiva de esta semana, el enviado especial de Donald Trump para del país caribeño, Elliott Abrams, afirmó en los medios que, según tenía conocimiento, existía un documento de garantías de alrededor de 15 puntos que incluía una salida “digna” para Maduro.

“Todo este tiempo se fue cooptando a gente muy poderosa y de ahí tocando a gente de la jerarquía chavista”, resume una de las fuentes. Uno del movimiento que hizo ver que el proceso era definitivo fue el visto bueno de Vladimir Padrino.

El jefe del Ejército dejó claro a los implicados que no estaba dispuesto a un cuartelazo, una sublevación, pero no se opondría a una salida institucional. Dos de las fuentes consultadas aseguran que su compromiso era absoluto, si bien otras tantas difieren y sienten, a tenor de lo visto, que hizo las veces de doble agente para tumbar el plan. Padrino, con hijos residentes en Europa, encaja en el perfil de miembro del régimen al que la oposición y el Gobierno estadounidense consideran factible para lograr un Ejecutivo de transición o para favorecer su acogida en países donde ya se encuentran sus familias.

Canales diplomáticos

Con el conocimiento del Gobierno de Estados Unidos, se fueron lanzando mensajes a otros países, como Canadá, Alemania o Francia, “siempre a través de canales informales”, recalca una de las fuentes. A España, sin embargo, no se le informó de los detalles.

La mayoría de las fuentes coinciden en señalar, de una u otra manera, que pese a haber impulsado en Europa el reconocimiento de Guaidó como presidente interino, el Gobierno de Pedro Sánchez no termina de generar plena confianza en la oposición, porque lo consideran ambigua su posición en la crisis de Venezuela. Y eso a pesar de que Madrid reconociera a Guaidó y haya decidido acoger a López en sus dependencias diplomáticas.

Con la presión de la calle del lado opositor y una salida forjada en la Constitución, la ejecución del plan era cuestión de días, aunque la mayoría de las fuentes niega que hubiese una fecha concreta para ello. De ahí que el martes, cuando Guaidó apareció de madrugada junto a Leopoldo López, liberado, frente a la base militar de La Carlota instando a la gente a salir a la calle y a los militares a sumarse a la ofensiva, la sorpresa fue mayúscula.

La mayoría de los consultados coinciden en recurrir a una expresión muy venezolana para explicar lo que vivieron: “Nos madrugaron”. “Es incorrecto que se adelantase el plan, porque lo que ocurrió nada tenía que ver con la película que se estaba construyendo”, asegura una de las fuentes.

Por qué se precipitaron López y Guaidó aún es motivo de controversia y de versiones encontradas. En el entorno de los dirigentes de Voluntad Popular aseguran que el plan se había comenzado a filtrar. Dos días antes, Guaidó tuvo que suspender a última hora su participación en un acto en Barquisimeto, capital del Estado Lara. El temor a ser detenidos y encarcelados —López pasó tres años en la prisión de Ramo Verde antes de que le concediesen el arresto domiciliario— les llevó, según la versión que ha trasladado su círculo, a tomar la decisión. “Es poco creíble que fueran a ser detenidos si contaban con el apoyo de los que, en el caso de López, le custodiaban y ayudaron a su liberación”, argumenta una fuente al tanto del proceso y a quien avisaron de lo sucedido poco antes de que Guaidó emitiese el vídeo con López.

Otra de las incógnitas que planea es si ambos dirigentes contaban con el apoyo de Estados Unidos. La mayoría de las fuentes aseguran que no, que fue una decisión unilateral de López, a la que Guaidó accedió por el peso que su jefe político tiene sobre él y que estuvo impulsada por Christopher Figuera, el director del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), la policía política, destituido tras los acontecimientos del martes. Los agentes de la inteligencia venezolana dibujaron a López, según el relato difundido por los protagonistas, un panorama mucho más alentador de la disposición de la cúpula del Ejército y de la alta Administración del Estado a dar la espalda al régimen. En el entorno del dirigente político, no obstante, insisten en que López no hubiese dado un paso sin el consentimiento de la Administración de Trump.

La presencia en primera línea del presidente de la Asamblea Nacional era crucial para impulsar la ofensiva de López. Guaidó, que en los últimos meses atiende una agenda frenética, se reunió el jueves con diplomáticos europeos.

El relato indica que no tuvo una participación decisiva en la operación, sobre todo en la gestión de los tiempos. “López no estaba de acuerdo con un plan que le otorgaba demasiado protagonismo al chavismo”, asegura una fuente al tanto del proceso para explicar el movimiento del dirigente de Voluntad Popular, que aseguró que había sido liberado tras un indulto de Guaidó a los presos políticos que sus custodios acataron.

A diferencia de lo que ocurre con gran parte de las decisiones adoptadas por Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional, en este caso no se ha hecho público ningún documento relacionado con el supuesto indulto. En el plan acordado con los complotados chavistas, la liberación de López se daba gracias a un indulto, pero esta no antecedía el resto de pasos.

El propio López, refugiado en la Embajada de España en Caracas, ha reconocido que su liberación no logró los efectos esperados. Pasado el mediodía, la movilización en la calle no era masiva y la fractura en el alto mando militar nunca se dio, aunque el dirigente político ha asegurado que ese intento de quebrar la cúpula de las fuerzas armadas solo era un primer paso y que nunca se planteó como solución definitiva.

La señal más indicativa de que la operación había naufragado llegó pasadas las dos de la tarde, cuando el Gobierno de Trump, a través del consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, decidió apuntar públicamente a las tres máximas autoridades chavistas implicadas en el plan: Maikel Moreno, Vladimir Padrino e Iván Hernández Dala. Una fuente presente en parte de las negociaciones previas con parte de la cúpula chavista señala que al nombrarlos buscaban enviar un mensaje de fuerza. Ya era demasiado tarde.

El supuesto avión de Maduro

Poco después de la intervención de Bolton, Estados Unidos redobló la presión. El jefe de la diplomacia, Mike Pompeo, aseguró que Maduro tenía un avión preparado ese mismo martes para huir del país, pero había sido disuadido por Rusia, un extremo que las fuentes venezolanas creen que no es cierto. Al día siguiente, repetirá que la intervención militar, aunque no deseada por Washington, “es posible si es necesario”. El viernes, el Departamento de Defensa comunica la celebración de una reunión de alto nivel sobre Venezuela mantenida esa mañana en el Pentágono con el secretario interino, Patrick Shanahan; Pompeo; Bolton, el jefe de gabinete interino de Trump, Mike Mulvaney, y el jefe del Estado Mayor Conjunto, Joseph Dunford, entre otros. En ella, el jefe del Comando Sur, Craig Faller, informa de “una amplio rango de opciones militares”.

Al menos tres fuentes, dos políticas y una próxima al ámbito militar, interpretan la actuación de Estados Unidos como una forma de maquillar el fracaso para no tener que admitirlo y evitar dejar en evidencia a la oposición, que para ese entonces trataba de cerrar filas y pretendía transmitir un mensaje de unidad que distaba mucho de ser real.

En muchos sectores, sobre todo en las formaciones Primero Justicia —del excandidato presidencial Henrique Capriles y Julio Borges, exiliado en Colombia— y Un Nuevo Tiempo, hay un claro malestar por la actuación de López. Al dirigente de Voluntad Popular se le recrimina -de nuevo- haberse precipitado y, en este caso, enturbiar un acuerdo institucional para formalizar un cambio político y un gobierno de transición. De acuerdo a la mayoría de las fuentes consultadas, la actuación de López, con sus afanes protagónicos, ha congelado el plan inicial, como dejó entrever el propio Elliott Abrams al asegurar que ninguno de los complotados respondía ya al teléfono.

Los actores fundamentales de la oposición están muy renuentes a comentar lo sucedido el 30 de abril. Predomina el hermetismo y la idea de mantener el foco político en lo que se aproxima y no perder energías intercambiando acusaciones. Algunos observadores, funcionarios y dirigentes vinculados a la oposición opinan que, aunque el germen del malestar sigue vivo en todos los actores y el corazón del alto gobierno ha cerrado filas con Maduro, aún hay una oportunidad para volver a construir un plan de transición.

De hecho, estos mismos actores —todos críticos con el chavismo— aseguran que, pese al fracaso de la ofensiva del martes, esta evidenció que Maduro es cada vez más frágil y que quienes estuvieron dispuestos a dejarlo caer están tan temerosos de las represalias que podrían acelerar cualquier otra opción que propicie su salida. Una persona implicada al máximo nivel en este proceso recurría esta semana a una expresión venezolana para resumir lo que se viene a partir de ahora a los complotados: “O corren o se encaraman. Se están jugando el pellejo literalmente”.

Visto 132 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…