Domingo, 05 Mayo 2019 00:00

Sinceramente ¿podíamos esperar otra cosa?

Escrito por 
Valora este artículo
(8 votos)

 

Quizás debamos remontarnos hasta “La Razón de mi Vida”, para encontrar otro libro que haya conmovido con tal intensidad la vida política argentina.

 

El oportunismo fue una condición (hay quien diría, una virtud) del matrimonio santacruceño. Este libro es una muestra de ellos. Con poca plata (mucho menos que una campaña publicitaria) Cristina logra colocarse una vez más en boca de todo el mundo con “su” relato de lo acontecido.

De haber hecho alguna mea culpa o disculpa, hubiese ofrecido un hilo de diálogo o una instancia superadora, quizás podría haber sido el punto de partida de una conciliación nacional, pero, sinceramente ¿podíamos esperar otra cosa de Cristina?

El libro de la ex presidente solo ahonda las diferencias, profundiza la grieta. De un lado están Él y Ella, del otro, el caos.

Sin ofrecer explicaciones de su problemática judicial (¿Podría dar explicaciones?), se limita a negar todo (como exitosa abogada que es) y atacar a sus enemigos, porque todo en la vida de la señora ha sido y será confrontación.

El eterno “conmigo o sinmigo” del extremismo peronista.

Al igual que el almirante Potemkin armaba pueblos precarios de lona y madera, pero con apariencia pujante para que la Zarina Catalina pensase que su nación progresaba, la Reina Cristina construye un pasado perfecto y un presente calamitoso, donde ella y su familia son rehenes de un régimen perverso, que obligó a sus hijos a firmar las actas de directorio de sus empresas, en las que se reparten millones y millones.

A lo largo de las páginas de su libro no ofrece reconciliación, sino rencor; no hay superación sino venganza; no hay propuestas de enmienda sino profundizar las mismas políticas que, adrede, no llevaron a esta situación y muy probablemente nos empujen al abismo venezolano de triunfar en las elecciones.

Cristina desnuda en estas páginas su espíritu psicopático, ansioso de venganza. Como en el cuento de Andersen, el monarca está sin ropa, pero sin darse cuenta.

¿Cómo es que la patria le paga tan vilmente sus servicios, si ella solo tomó lo que era una lógica compensación por “hacer las cosas bien”? (dixit Daniel Muñoz (Q.E.P.D.), el secretario millonario que volcó el fruto de sus esfuerzos en propiedades localizadas en el vil Imperio del Norte).

En una lógica dicotómica propia de su bipolaridad, todos aquellos ajenos a su propuesta son enemigos, prolongando las tendencias futboleras de esta nación, un Boca-River, un Independiente-Racing, un Colón Newells. O sos de un cuadro o del otro, o ganás o matás. No hay diálogo ni intercambio de opinión. Sinceramente, es una nueva transmisión en cadena nacional de la mujer del látigo.

Esta impúdica exhibición de intolerancias y mentiras debe ser vista como las declaraciones enfermizas de una mujer soberbia, tendenciosa, fundamentalista y vengativa, como las amenazas de un monarca destronado que vuelve a recuperar el trono, ansioso de poder retaliatorio.

Sinceramente, es una advertencia de lo que nos espera: Más de lo mismo, o mejor dicho, peor… Volverá por todo, o mejor dicho por lo poco que queda en pie.

No habrá ni olvido ni perdón, nos dice entre líneas.

Si leen este libro no esperen ni una idea, ni una propuesta, ni un número para analizar soluciones viables. Lo único concreto, son las amenazas. ¡Ya verán los opositores y los periodistas rebeldes, más aún los desleales! ¡Ya verán los que dudaron de su integridad, los jueces que la hicieron molestarse hasta Comodoro Py, los empresarios que declararon en su contra y los tibios que no la apoyaron, los arrepentidos y los buchones! Y más que nadie, apuntará contra el presidente Macri, siguiendo la larga tradición peronista de ultimar a los que le disputaron el poder. Como dijo el Cardenal Richelieu: “Dadme diez renglones escritos por una persona y encontraré una razón para colgarlo”. Nuestros jueces serviles tardaron años en juzgar al matrimonio que sustrajo, ¡perdón! que fueron generosamente “compensados por sus servicios” en miles de millones de dólares, pero estoy seguro que a Macri le caerá toda la fuerza de la ley por 10 pesos fuera del presupuesto. Ya lo han advertido los agoreros golpistas, con D’Elía a la cabeza.

Y encima tienen la peregrina idea de eliminar el Poder Judicial. ¿Serán ellos juez y parte? ¿Marchamos hacia la justicia revolucionaria?

Una vez más los argentinos se enfrentan a un dilema electoral. Nuestro futuro como nación está en juego. Antaño las disyuntivas eran: ¿personalismo o antipersonalismo? ¿Braden o Perón? ¿Conservadorismo o Radicales? ¿Golpes de Estado o tolerancia democrática?

En 1974 una población incauta se tragó la pose del león herbívoro… y terminamos en manos del Brujo e Isabelita, envueltos en una guerra civil.

El destino, en manos de esta mujer es uno solo… y la semana pasada fue solo un botón de muestra: default, caos económico, venezolización de la economía.

Argentina es un país generoso, hasta que deje de serlo…

Omar López Mato
Médico y escritor  
Su último libro es El general y el almirante - Historia de la conflictiva relación entre José de San Martín y Thomas Cochrane  
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.facebook.com/olmoediciones  

Gentileza de www.olmoediciones.com para 

Visto 1287 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…