Martes, 14 Mayo 2019 00:00

Diez razones para el triunfo de Macri - Por Alejandro Poli Gonzalvo

Escrito por  Alejandro Poli Gonzalvo
Valora este artículo
(6 votos)

Los intereses atrincherados en la Argentina corporativa se resisten al cambio con uñas y dientes. La Argentina se encuentra ante la posibilidad de consolidar una trayectoria histórica donde el valor del trabajo, la honestidad y la seguridad de los ciudadanos sean nuevamente lo que fueron en el pasado.

 

Faltando tres largos meses para las PASO, el escenario electoral se encuentra dominado por una multiplicación de encuestas, que se asumen como ciertas aunque no se conocen los candidatos a presidente y vicepresidente, las distintas coaliciones y, mucho menos, los trazos gruesos de las propuestas de gobierno.

A pesar de estas carencias, la mera existencia de encuestas que otorgan chances de triunfo a la candidatura de Cristina Fernández de Kirchner, eventual todavía, ha enrarecido la situación económica, que de por sí atraviesa una fuerte recesión, generando un clima de opinión pública negativo para las chances electorales del presidente Macri. En un círculo vicioso perfecto, la crisis económica incrementa la intención de voto de la ex mandataria, pero a su vez este dato produce desestabilización del valor del dólar y termina profundizando los problemas.

Incluso quienes adhieren a la idea de consolidar el cambio con respecto a nuestro pasado de frustraciones, pero de buena fe se suman a las voces críticas de la economía están logrando que se instale una autoprofecía cumplida: si todos decimos que las cosas están mal, las cosas estarán mal.

LOGICA DIALECTICA

En este sentido, este artículo es un intento de superar esta lógica dialéctica en la que estamos atrapados: si nos pudiéramos convencer que el triunfo de Macri tiene más probabilidades a favor que el de Cristina, las variables volverían a su curso y la mejora de la economía que se espera, aún siendo leve, modificaría la perspectiva apocalíptica en la que nos quiere sumergir el kirchnerismo, que cuenta, paradójicamente, con la alianza contra natura de los mercados.

LAS RAZONES

A continuación, expongo las razones que apuntan a una reelección de Macri.

  • PRIMERA: desde noviembre del 2015 la Argentina se encuentra viviendo una nueva trayectoria histórica. Aunque los analistas al uso no lo vean, esta trayectoria histórica se define por la llegada al poder de una coalición política y social con la potencia de derrotar la hegemonía del peronismo y revitalizar los valores de la República. La denomino la trayectoria institucional y su natural desenvolvimiento la lleva a consolidarse con el triunfo de Cambiemos en octubre.

  • SEGUNDA: en línea con el punto anterior, el peronismo se encuentra sumido en una crisis de liderazgo que no se resolverá de cara a las elecciones. No hay chances de que el peronismo presente una única fórmula presidencial: esta ausencia de unidad facilita el triunfo de Macri.

  • TERCERA: los K no tienen opciones ganadoras en CABA, Córdoba y Mendoza mientras que en la provincia de Buenos Aires Vidal continúa siendo una candidata competitiva que impide un triunfo arrasador en esa provincia, que es lo que necesitaría Cristina para compensar su debilidad en otros distritos.

  • CUARTA: en 2015 una inmensa mayoría de argentinos mostró su hartazgo hacia las formas patoteriles del kirchnerismo en general y de Cristina en particular. Bastará que "sinceramente" vuelva a aparecer a su alrededor el grupo de impresentables que la apoyan para que el vívido recuerdo del dedito que nos apunta y acusa sea tan rechazado como en la memorable jornada del 8N.

  • QUINTA: además del autoritarismo, la corrupción de los K no ha sido olvidada. Quienes dicen que la economía es lo que importa, no entrevén que en nuestro país el robo sistemático ya no será tolerado por quienes se esfuerzan por pagar sus impuestos y tarifas y se indignan cuando escuchan cómo se enriquecieron la propia Cristina y tantos funcionarios de su gestión.

  • SEXTA: la avalancha de obras públicas está a la vista y favorece a millones de ciudadanos. Ni siquiera los más recalcitrantes kirchneristas se atreven a cuestionar esta evidencia. Las obras se finalizan y no se inauguran varias veces falsamente sin estar terminadas como en el período anterior.

  • SEPTIMA: la crisis humanitaria de Venezuela y su caída en una dictadura manejada por un monigote como Maduro es tan evidente, que el apoyo de los K a su figura se transforma en un boomerang electoral formidable.

  • OCTAVA: los logros en materia de seguridad pública y lucha contra el narcotráfico son excepcionales y han transformado a la ministra Bullrich en la figura del gabinete con mejor imagen. Los argentinos están hartos de que los delincuentes tengan condiciones más favorables que las víctimas.

  • NOVENA: la imagen argentina en el exterior está en su punto más alto luego de una década de encerrarse en un autismo anacrónico en un mundo global. Este es un activo valioso que rendirá todos sus frutos en un segundo período de Macri, pero sería arrojado a la basura por un hipotético triunfo de Cristina.

  • DECIMA: con el enorme esfuerzo de millones de argentinos, las variables macroeconómicas están muy próximas a permitir una estabilidad que garantice años de desarrollo sustentable. Tirar por la borda lo logrado por los cantos de sirena del populismo demagógico ya no convence a las grandes mayorías.

 

Energía eólica, Vaca Muerta, vuelos low cost, explotación de litio, cosecha récord, turismo extranjero masivo, recupero de ferrocarriles, reparación histórica de jubilaciones, ley del arrepentido, ley de no reelección de intendentes de la provincia de Bs As., son otras tantas razones para defender con el voto en octubre.

TRAYECTORIA HISTORICA

Por sobre estas razones sobrevuela una que las abarca a todas: el presidente Macri decidió desde el inicio de su mandato decir la verdad. Las estadísticas no se alteran por conveniencias políticas. Sostiene que no hay soluciones mágicas para superar décadas de decadencia. El camino no es ni ha sido fácil. Los intereses atrincherados en la Argentina corporativa se resisten al cambio con uñas y dientes. Esperan agazapados su oportunidad para volver a adueñarse del país en beneficio propio. No permitamos que los problemas de la economía, una circunstancia que finalmente es de corto plazo, nuble nuestro juicio sobre el futuro.

La Argentina se encuentra ante la posibilidad de consolidar una trayectoria histórica donde el valor del trabajo, la honestidad y la seguridad de los ciudadanos sean nuevamente lo que fueron en el pasado: los símbolos de una prosperidad que convirtieron a esta tierra promisoria en el destino elegido por millones de inmigrantes, nuestros padres y abuelos.

Alejandro Poli Gonzalvo
Miembro del Club Político Argentino

Visto 373 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…