Imprimir esta página
Jueves, 30 Mayo 2019 00:00

Netanyahu afronta de nuevo las urnas debilitado por corrupción y la división política

Escrito por  Juan Carlos Sanz
Valora este artículo
(1 Voto)

 

Israel celebrará elecciones legislativas en septiembre por segunda vez en cinco meses.

No hay todavía ningún líder en Israel de la talla de Benjamín Netanyahu, pero tanto adversarios como aliados olfatean ya su declive. Acosado por los casos de corrupción y debilitado por la fragmentación política del campo conservador, el primer ministro que impera en Israel desde hace una década sufrió en la madrugada de este jueves uno de los mayores reveses de su carrera política.

La repetición de las legislativas el próximo 17 de septiembre, apenas cinco meses después de las últimas elecciones, supone la constatación de su fracaso en la formación de un Gobierno de coalición de la derecha entre seis partidos. Tras la tardía votación en la que la Kneset (Parlamento) se suicidó al disolverse a los 30 días de su constitución, su sombrío semblante era la patente expresión de una derrota.

Netanyahu ha roto la baraja política por tercera vez en menos de cinco años, repartiendo juego siempre en interés propio. A finales de 2014 adelantó los comicios para salvar al periódico gratuito Israel Hayom, financiado por el magnate de los casinos Sheldon Adelson, conocido también por su fallido proyecto de recrear Las Vegas en las afueras de Madrid.

En diciembre del año pasado volvió a forzar la convocatoria de elecciones anticipadas cuando el fiscal general daba pasos hacia su inculpación en tres casos de corrupción. Ahora ha ordenado que los diputados elegidos el pasado 9 de abril se hagan el harakiri para sofocar la rebelión a bordo en el ala derecha de la Kneset. “Hemos asistido a una nueva página del proceso de decadencia de la democracia en Israel por un capricho personal”, concluía su análisis en el diario Yedioth Ahronoth el columnista Nahum Barnea.

La repetición de los comicios en tan corto plazo no tiene precedentes en las siete décadas de existencia del Estado de Israel. Por 74 votos a favor (64 de la mayoría conservadora más los 10 de los partidos árabes, deseosos de hacerse notar en un país que aún les considera ciudadanos de segunda clase) frente a 45 en contra (toda la oposición de centro-izquierda), el Parlamento quedó disuelto.

El único objetivo de la inusual autodestrucción fue impedir que el presidente de Israel, Reuven Rivlin, pasara el encargo de formar Gobierno al líder de la oposición, el centrista Benny Gantz, una vez vencido el plazo concedido a Netanyahu.

El inigualable tribuno israelí, el veterano estadista que frecuenta tanto la Casa Blanca como el Kremlin, el halcón del sionismo revisionista que comenzó a desactivar hace 25 años los Acuerdos de Oslo con los palestinos, vuela con plomo en las alas hacia la cita electoral de septiembre. El pragmatismo aplicado a su supervivencia política, empero, ha ido siempre por delante de la ideología. Los sondeos aún le auguran un nuevo triunfo electoral.

Netanyahu cantó prematuramente victoria a comienzos de mes pasado, al pregonar su cuarta elección consecutiva desde 2009, y la quinta, si se añade su primer mandato (1996-1999). Se disponía a batir en julio el récord de más de 13 años en el poder de David Ben Gurion, fundador del Estado de Israel, al frente del Gobierno más derechista de la historia de Israel, en una coalición de conservadores, extrema derecha, nacionalistas religiosos y ultraortodoxos judíos. Ahora estará de nuevo en campaña.

Quien mejor ha detectado la debilidad del primer ministro ha sido el jefe de filas del ultraconservador partido Israel Nuestra casa, Avigdor Lieberman. Hace ya 30 años que ayudó a Netanyahu a escalar peldaños dentro del partido Likud. Fue su asesor principal durante su primer mandato y cuando regresó al poder, diez años más tarde, estuvo al frente de los estratégicos ministerios de Asuntos Exteriores y de Defensa.

Su dimisión de este último puesto en noviembre del año pasado fue uno de los desencadenantes del primer adelanto electoral de 2019. Pese al avance del Likud, los comicios del pasado 9 de abril revelaron las primeras señales de fragilidad de Netanyahu. Una parte de los votos de la derecha se perdieron después de que los ministros de Educación, Naftali Bennett, y de Justicia, Ayelet Shaked (ambos antiguos asesores del jefe del Gobierno) no lograran que su nuevo partido entrara en la Kneset.

La consolidación de los dos partidos ultraortodoxos, condicionaba además a las formaciones laicas. Por ello exigió pactar la legislación sobre el servicio militar como condición previa a un pacto de Gobierno.

Lieberman representa a cientos de miles votantes inmigrados a Israel desde la extinta Unión Soviética, caracterizados por su sesgo conservador y un estilo de vida laico. La reforma del sistema de alistamiento forzoso pondría fin a la exención que gozan ahora decenas de miles de alumnos de las escuelas talmúdicas, en contraposición al resto de los hombres y mujeres llamados a filas durante tres años al cumplir la mayoría de edad.

Pero el líder de Israel Nuestra Casa ha buscado ante todo socavar la estabilidad de Netanyahu para poder postularse como futuro dirigente de la derecha. La exitosa irrupción en la vida pública la del exgeneral Benny Gantz, el jefe del Ejército que dirigió la devastadora guerra de Gaza de 2014, parece haber sido una señal definitiva para romper con su antiguo mentor. Gantz y sus aliados centristas movilizaron el voto del cambio en Israel y empataron a 35 escaños con el Likud.

El militar retirado cuenta ahora con una nueva oportunidad para desafiar a Netanyahu en las urnas. La experiencia adquirida en la anterior batalla electoral le ahorrará alguno de los errores de recién llegado a la política en la anterior campaña. Los partidos Laborista y Meretz (izquierda pacifista), al igual que los dos partidos árabes, se plantean también concurrir unidos a las nuevas elecciones, con el objetivo de frenar el retroceso sufrido en las votaciones de abril.

Una campaña veraniega y que contribuirá a disparar el gasto electoral no ha parece haber sido bien recibida por los ciudadanos, que pueden verse desmovilizados ante el empantanamiento de la contienda política en Israel. La revelación de que Netanyahu ha estado negociando con sus aliados la aprobación de una legislación que conceda inmunidad ante los tribunales al primer ministro durante el ejercido de su cargo ha suscitado una ola de críticas, que se plasmó el sábado pasado en una multitudinaria manifestación en Tel Aviv en defensa del Estado de derecho.

Los analistas de la prensa hebrea se plantean si Israel está asistiendo al principio del fin del Netanyahu. El fiscal general, Avichai Mandleblit, ya ha hecho a saber que no volverá a aplazar por la nueva convocatoria electoral su citación al primer ministro. Ha fijado una fecha de octubre previa al Yom Kipur (día judío del arrepentimiento) para notificarle presumiblemente su inculpación por soborno y fraude en tres casos investigados durante tres años por la brigada anticorrupción de la policía.

La venganza política del antiguo discípulo Lieberman ha arruinado el quinto mandato de Netanyahu antes de que naciera al forzar la repetición de las legislativas. El acta de acusación de la fiscalía –800 páginas que incluyen el testimonio de arrepentidos, grabaciones en vídeo y telefónicas, así como 140 interrogatorios, entre ellos de ministros y altos cargos-, puede acabar de darle la puntilla.

Juan Carlos Sanz

Visto 121 veces
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…