Domingo, 16 Junio 2019 00:00

Misa en Notre Dame como signo “de esperanza y agradecimiento”

Escrito por  Eusebio Val
Valora este artículo
(1 Voto)

El arzobispo de París preside una primera eucaristía en el templo, dos meses después del incendio.

“La catedral está viva porque celebramos aún la eucaristía”, ha dicho el arzobispo de París, Michel Aupetit, durante la misa restringida que ha tenido lugar esta tarde en Notre Dame, exactamente dos meses después del devastador incendio que destruyó el tejado, la aguja y parte de la bóveda. La primera misa se ha hecho coincidir con el aniversario de la consagración del templo como lugar de culto.

La treintena de participantes en la misa se dirigieron puntualmente, a las 6 de la tarde, provistos de cascos blancos de construcción, a una de las capillas del fondo del templo. Estaban presentes el rector de la catedral, Patrick Chauvet, los canónicos, personal que participa en las obras, voluntarios y algunas personas “frágiles” y víctimas de exclusión social (varios sintecho, prostitutas y otros), especialmente invitadas como gesto de misericordia.

El rector de la catedral, Patrick Chauvet, los canónicos, personal que participa en las obras, voluntarios y algunas personas “frágiles” y víctimas de exclusión social

“Estamos profundamente felices de poder celebrar la eucaristía -afirmó Aupetit en sus palabras introductorias-. Es para lo que fue construida. Es también un mensaje de esperanza y de agradecimiento hacia quienes se emocionaron por lo que sucedió en esta catedral, un signo de nuestra Francia, y también un signo de sus raíces cristianas”. El arzobispo mencionó los numerosos mensajes de solidaridad y apoyo recibidos de todo el mundo, entre ellos dibujos y poemas de niños.

Ya en la homilía, Aupetit destacó el entusiasmo con que trabaja el equipo que ahora está garantizando la seguridad del edificio y luego lo reparará. Ese entusiasmo es parecido al de quienes levantaron la catedral hace siglos. “Se reencuentra el espíritu de comunión, de construir algo al servicio de todos”, enfatizó.

Una cultura sin culto se convierte en una incultura”, advierte monseñor Michel Aupetit

Para el arzobispo de París, las palabras cultura y culto están íntimamente relacionadas y no pueden separarse “ni por ignorancia ni por ideología”. “Una cultura sin culto se convierte en una incultura”, aseveró.

Aupetit lamentó “la ignorancia religiosa enorme de nuestros contemporáneos, por la exclusión divina y del nombre de Dios en la esfera pública, en nombre de un laicismo que excluye toda experiencia espiritual visible”. A juicio de Aupetit, la catedral es precisamente un ejemplo de fusión del genio humano y del divino.

Al término de la ceremonia se presentó el regalo hecho por la comunidad cristiana maronita de Alepo, en Siria. De su catedral, dañada por la guerra, extrajeron un pedazo de la bóveda y con él esculpieron una cruz que se será colocada en un lugar visible de la rehabilitada Notre Dame de París.

Eusebio Val

Visto 149 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…