Sábado, 07 Septiembre 2019 00:00

Guerra de encuestas en Mendoza, en una elección clave para el futuro del radicalismo

Escrito por  Mauricio Cantando
Valora este artículo
(0 votos)

 

El peronismo muestra un sondeo con Fernández Sagasti cerca de ganar. Cornejo exhibe un triunfo de Suárez que usaría para posicionarse como jefe de la UCR, ya sin Macri en la Rosada.

El 29 de septiembre Mendoza elegirá gobernador en un país diferente al del 5 de febrero, cuando Alfredo Cornejo decidió separar las elecciones de la contienda nacional pese a las presiones de Mauricio Macri para llegar con mayor respaldo a su intento de reelección.

Se rebeló junto a su colega y correligionario jujeño Gerardo Morales, pero los plazos legales de su provincia no le permitieron votar antes de las primarias y el triunfo aplastante de Alberto Fernández dejó en una posición incómoda a Rodolfo Suárez, intendente de la capital, radical y candidato a gobernar Mendoza.

Enfrentará a la senadora Anabel Fernández Sagasti, compañera de banca de Cristina Kirchner, que después de ganarle con lo justo la interna al intendente de Maipú Alejandro Bermejo unificó al peronismo detrás de su figura y llevó dos veces a Alberto a caminar por Mendoza, antes y después del batacazo de agosto. Hasta lo hace grabar spot de campaña.

Tiene sus motivos para mostrarlo: en la tierra del vino el candidato de Todos se impuso por tres puntos a Macri y empujó a la victoria en la categoría de Diputados nacionales a la camporista Marisa Uceda nada menos que ante la lista liderada por Cornejo, quien no tardó en reaccionar: mandó a Suárez a cuestionar a Macri por buscar la reelección y se fue a un evento de turismo en Costa Rica para ausentarse de la catarsis política en la Casa Rosada y la quinta de Olivos.

Cornejo no oculta que Macri le resta votos. No lo dejó recorrer la provincia con el candidato ni hablar con el radical que ganó una intendencia. Sus encuestas garantizan un triunfo de Suárez, pero temen por el crecimiento de Alberto.

Cornejo ya no oculta que el presidente es su mancha venenosa. Lo recibió sin Suárez el 15 de julio y no lo dejó felicitar al pediatra Raúl Rufeil, flamante intendente de San Martín, el único ganador radical entre las cuatro comunas que votaron el domingo 1 de septiembre.

Ninguneado, Macri festejó en su despacho con el intendente de Luján de Cuyo Omar de Marchi, derrotado por Suárez en las primarias mendocinas; y sobre la medianoche del lunes informó en un comunicado que había hablado por Rufeil por teléfono, sin textuales, ni fotos. Nunca se vieron.

Pasados 20 días del cimbronazo del 11A, en Mendoza empezó la guerra de encuestas con algunos datos recurrentes: todavía hay indecisos, la gestión de Cornejo tiene márgenes altos de aceptación, pero el 27 de octubre Alberto volvería a superar a Macri, tal vez por más diferencia.

O sea, el gobernador sólo puede garantizar el triunfo de su pupilo si localiza la elección y borra en una parte del electorado sus relaciones carnales con el gobierno nacional, que en agosto fue ratificado en la capital de Mendoza pero resistido en las regiones agroindustriales golpeadas por la crisis económica y en el sur de la provincia, tierra de alcaldes peronistas de peso como el sanrafaeilno Emir Félix. Los cornejistas hablan de un supuesto "tercio albertista no K" que deben garantizarse para ganar.  

La encuesta de la consultora Reale Dalltatorre, difundida desde la Gobernación, garantiza un triunfo contundente de Suárez: le adjudica un 40.3% de imagen positiva contra 32.7 de la senadora. Y medidos por frente electoral, señala que el 48.9% votaría a "Cambia Mendoza" y el 32.7% a "Elegí", el sello de la unidad peronista.

O sea, estira la diferencia respecto a las primarias, cuando el duelo de frentes electorales terminó 42 a 35, una diferencia más estrecha de la esperada por los radicales. Justifica ese vuelco en que sólo el 35% de los mendocinos quiere un gobernador aliado a Alberto y Cristina, una cifra llamativa porque es menor a sus votantes en las primarias.

El candidato a gobernador de Cambiemos en Mendoza dice que Macri no tendría que haber competido

El peronismo difundió una encuesta de Analogías con datos diferentes. Coloca a Fernández Sagasti a sólo a 4 puntos de Suárez, 36,4 a 32.9; en casi un 60% de imagen positiva a Alberto y en 62% a la candidata kirchnerista y mucha esperanza de crecer entre los indecisos y hasta robar de otras fuerzas de la oposición. "¿Y si nos quedamos con un voto útil de otros candidatos?", advierten en el PJ. El diputado intransigente José Luis Ramón y Noelia Barbeito, de la izquierda, sostienen un piso de de 7 y 4 puntos y el gobernador debería cuidarlos.

En el entorno de Cornejo esperan con ansias el 29 de septiembre, confían en un triunfo de Suárez y se preparan para una interna radical que empezaría esa misma noche, cuando le apague el teléfono a Macri y le impida viajar a los festejos.

Si finalmente el jefe de Estado cae con Alberto en la general, el mendocino prepara una pelea para retener la presidencia de la UCR con la chapa de haber sido junto a Morales y el correntino Gustavo Valdés quienes presagiaron su derrota, le pidieron no competir y le recriminaron no haber asistido a los sectores medios hace un año, cuando la recesión no encontraba piso y ahuyentaba votos. Hasta sugirió suspender las primarias para evitar una derrota anticipada, tendió puentes con la oposición y Marcos Peña no lo tomó en serio.

Se diferencia del macrismo explícito de Mario Negri, que dice tener los votos juntados para ser reelegido como jefe de los diputados radicales y se reúne seguido con Horacio Rodríguez Larreta para evaluar cómo sostener la unidad de Cambiemos en diciembre, con el nombre que sea. Cornejo casi no habla con su correligionario cordobés y menos con su protegida Elisa Carrió, que cuando puede le recuerda su pasado kirchnerista, hace 15 años y de la mano de Alberto.

Por haber sido crítico en tiempos de obsecuentes, Emilio Monzó lo tiene en carpeta para ofrecerle sumarse a un bloque alejado de los nostálgicos de Macri y con vocación de negociar leyes con los Fernández, al menos un tiempo. Sería un espacio perfecto para apartarse de la nociva interna de la UCR y conseguir ayuda para su provincia, si es que sigue gobernada por un radical. Aún debe conseguirlo.

Mauricio Cantando

Visto 73 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…