Domingo, 06 Octubre 2019 00:00

Las elecciones en Portugal apuntan a un avance socialista por el centro

Escrito por  La Vanguardia (Barcelona)
Valora este artículo
(0 votos)

 

Portugal aparece como reducto del centroizquierda y el bipartidismo.

Adiós a Diogo Freitas do Amaral. El féretro del político conservador, figura clave de la transición, fallecido el jueves a los 78 años, sacado a hombros ayer del monasterio lisboeta de los Jerónimos.

Portugal elige hoy a su Parlamento, justo cuatro años después de la última vez. Podría parecer normal, pero no lo es, y no sólo porque su vecina España, máximo exponente de la inestabilidad continental, haya ido a las urnas dos veces en este tiempo y se prepare para una tercera.

En el 2015, en Lisboa casi nadie apostaba por una legislatura que se esperaba convulsa, tras formarse el inédito gobierno minoritario del socialista António Costa, apoyado desde fuera por el Bloque de Izquierdas y los comunistas.

La inesperada y muy resistente estabilidad constituye uno de los principales activos con los que Costa debería garantizarse hoy la reelección, como vaticinan todas las encuestas. Su otra gran baza procede de los frutos del giro a la izquierda, en tiempos de bonanza económica y mientras Portugal ejercía de alumno aventajado de la disciplina presupuestaria de Bruselas, con el ministro Mário Centeno convertido en el “Ronaldo de las Finanzas”.

Bajo la bota de la troika, durante el rescate internacional y con el gobierno del neoliberal Passos Coelho, Portugal se escoró tanto a la derecha que Costa y sus socios no tuvieron que hacer ninguna revolución, sino volver al punto de partida del 2011 e introducir algún leve avance redistributivo, mientras el paro se dividía por dos, hasta caer al 6%.

Las perspectivas ya no son tan buenas y Costa admite que Portugal debe preparase para un contexto exterior adverso. Pero sigue siendo favorable el balance de la geringonça, la alianza de todo el centroizquierda luso. Las encuestas anuncian que subirá del 51% de los votos del 2015 a un 55%, fruto del alza de los socialistas, que hoy sí deberían ser los más votados a diferencia de hace cuatro años.

El pronóstico demoscópico también señala que el Bloque de Izquierdas se mantendría mientras los comunistas experimentarían un descenso, pero no muy fuerte, ya que los socialistas lograrían avanzar por el centro, a costa de la derecha, en la que la principal formación, el PSD, el socio del PP español, puede aguantar el tipo mejor de lo previsto. Sufre mucho más el pequeño CDS, al que vuelven a llamar el “partido taxi” y que tendría cerca al pujante animalismo del PAN.

En el sistema electoral portugués, más benévolo con las minorías que el español, se puede sacar un diputado por Lisboa con menos del 2%. Hay hasta cuatro partidos tratando de saltar ese listón, sobre todo de derechas, como el extremista y xenófobo Chega.

Hace un mes la gran cuestión era si Costa lograba la mayoría absoluta, como muestra el vídeo electoral del Bloque, consagrado a impedirla. Pero la campaña no fue buena para un Costa, que la acabó de la peor manera, perdiendo los nervios con un provocador, del CDS según los socialistas, que se hacía eco de la noticia falsa difundida por las redes de que estaba de vacaciones durante el mortífero incendio de Pedrógão.

Pese a su resistente bipartidismo, que supera el 60% de los votos, y su dinámica de pactos parlamentarios de esta legislatura, Portugal tampoco está totalmente aislado de las turbulencias de la política actual.

 

Visto 48 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…