Viernes, 01 Noviembre 2019 00:00

Ahora debes llorar por mí, Argentina - Por Omar López Mato

Escrito por 
Valora este artículo
(8 votos)

 

Lunes 28 de octubre. Más de la mitad de los argentinos experimentamos una zozobra semejante a la que nuestros ancestros sufrieron después de las derrotas de Vilcapugio y Ayohuma, o cuando las tropas de López y Ramírez entraron triunfales a Buenos Aires, después de derrotar a las tropas de Rondeau. Todos sabían que el país iba a la anarquía.

 

El momento era oscuro y el futuro ominoso, “Los bárbaros han llegado al Capitolio”, escribió un periódico de Buenos Aires cuando López y Ramírez ataron sus pingos a la Pirámide de Mayo.

Lo mismo habrán experimentado los habitantes de Buenos Aires, cuando el general Lagos sitió la ciudad, o cuando las tropas de Mitre volvieron derrotadas de Pavón.

A la larga, los problemas se resolvieron, la esperanza asomó para algunos, aunque llevó años de guerras civiles, de populismo y corrupción. Pero este gran país siempre asomaba con fuerzas renovadas, a pesar de la Semana trágica, del golpe del ’30, de las maquinaciones peronistas.

Sufrimos la misma zozobra cuando cayeron Frondizi y después Illía. Fuimos testigos de las muertes durante la guerra con la subversión, padecimos el tormento de la hiperinflación, del desagio, el ahorro forzoso y la corruptela general. Vivimos la caída de De la Rúa, y el caos del 2001, los aplausos por el default, y el largo proceso de cleptocracia organizada. Nos alumbró la esperanza hace cuatro años, y una vez más, nos topamos con el no pude, el no supe, y el no quise… y una vez más Argentina cae al borde del colapso, sin reservas, con deudas y un futuro, que algunos creemos trágico y otros ¿quizás inocentemente? alentador.

A los mayores, aquellos que recordamos el traspaso caótico de Cámpora, las barbaridades del brujo, y los conflictos sociales del 2001, se nos han agotado las instancias, las expectativas. ¿Qué futuro nos espera?

Solo adivinamos un horizonte de cepo, hiperinflación, conflictividad social y luchas intestinas por un poder, que será cada día más hegemónico.

Hasta hoy podía servir el título de la canción de Lloyd Webber, pero creo que llegó el momento de llorar por Argentina.

Hoy, la patria duele.

Omar López Mato
Médico y escritor
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.facebook.com/olmoediciones

Gentileza de www.olmoediciones.com para 

Visto 910 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…