Viernes, 10 Enero 2020 00:00

España: Tensión entre el Psoe y Podemos por el reparto de ministerios

Escrito por  La Política on line
Valora este artículo
(0 votos)

 

El anuncio del gabinete se demoró por las filtraciones de Iglesias. El malestar por la cuarta vicepresidencia.

Un día después de que PSOE y Podemos firmaran un pacto de no agresión, aumentan las tensiones entre los futuros socios del Gobierno de coalición. Si el martes las filtraciones de Podemos sobre los cargos que ocuparían enfadaron notablemente en Moncloa, ha sido la Secretaría de Estado de Comunicación la que ha confirmado la existencia de una cuarta vicepresidencia que diluirá la presencia de Pablo Iglesias en el primer nivel de Gobierno. Una decisión que no se conocía en las filas de Podemos, donde existe malestar por el fondo de la decisión y las formas en que ha sido anunciada.

En la mañana de este jueves el Gobierno confirmaba los cuatro ministerios de Podemos (Irene Montero para Sanidad; Yolanda Díaz para Trabajo; Manuel Castells para Universidad; y Alberto Garzón para Consumo), al tiempo en que anunciaba la creación de una vicepresidencia para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico que irá a parar a Teresa Ribera y que convivirá con la vicepresidencia segunda de Pablo Iglesias.

El anuncio iba a ser el miércoles pero se retrasó y en un momento se especuló que se iba a prorrogar hasta la semana que viene. Tanto es así, que desde el PSOE se advirtió de que los nombres del nuevo Consejo de Ministros no se sabrán hasta la semana que viene justo 20 minutos después de la última "designación a través de los medios" de Unidas Podemos: "Anunciaron una dirección general, y a algunos en Moncloa eso les pareció ya el colmo. La única forma de parar esa sangría de filtraciones era retrasar el anuncio de Sánchez. Y así se hizo".

Dirigentes del PSOE que tienen interlocución directa con Moncloa confirmaron a LPO que las filtraciones de Podemos sobre el gabinete tuvieron su peso en el retraso del anuncio de los nuevos ministros. No obstante, añadieron, existieron motivos más profundos, relacionados con un importante desencuentro entre el presidente Sánchez y el vicepresidente Iglesias a cuenta de las competencias de la Seguridad Social.

Moncloa sacó pecho de que por primera vez en democracia habrá tres mujeres vicepresidentas, en contraste con la presencia del único hombre, el líder de Podemos, sobre el que han recaído en los últimos meses duras críticas por su supuesta falta de feminismo, más aún después del polémico cartel de 'vuELve' en el que se destacaba su figura masculina como determinante para el partido. El propio Iglesias tuvo que admitir el "error" de dicho cartel.

Ahora el PSOE pone el dedo en la llaga e insiste en su feminidad. En contraste, claro, con Podemos, que tendrá tres cargos masculinos en el primer nivel de Gobierno frente a los dos femeninos, entre ellos el de la portavoz y pareja de Iglesias, Irene Montero.

En Podemos advierten que durante las negociaciones mantenidas en las últimas semanas con el PSOE no se habló en ningún momento de una cuarta vicepresidencia. Un nuevo cargo que quitará protagonismo a Iglesias y que ha sentado mal en las filas moradas, que adelantan que no darán declaraciones de manera oficial para no tensionar aún más la difícil relación entre los nuevos socios, que en los últimos días ya ha atravesado serias turbulencias.

La respuesta de Moncloa a las filtraciones de Podemos

La idea de la cuarta Vicepresidencia lleva meses sobrevolando Moncloa. El anuncio, sin embargo, llega dos días después de la polémica filtración de los cargos de Gobierno que hizo la formación de Pablo Iglesias. Las informaciones sobre los cargos que ocuparían los morados se publicaban cuando aún el recién investido presidente del Gobierno no había salido del Hemiciclo. Algo que generó un notable enfado en Moncloa y Casa Real.

A esto se suman las resistencias mostradas en las últimas horas por Pablo Iglesias a renunciar a las competencias de Seguridad Social dentro del ministerio de Trabajo, como adelantó LPO. Unas tensiones que han retrasado el nombramiento del Consejo de Ministros por parte de Pedro Sánchez.

Ahora, con este anuncio, Moncloa retoma las riendas de las comunicaciones sobre el nuevo Gobierno y asegurar el control de este área de Cambio Climático de cara a la opinión pública. Un gesto llamativo, teniendo en cuenta que se produce sólo un día después de que PSOE y Podemos firmaran un acuerdo en el que se comprometían a acordar previamente las comunicaciones relativas al Gobierno. Un acuerdo que se habría visto por primera vez incumplido antes incluso de que el Gobierno eche a andar, algo que ocurrirá la semana que viene.

Podemos mantendrá sus escaños

A su llegada a Moncloa a mediados de 2018, Pedro Sánchez exigió exclusividad en las tareas de Gobierno a todos sus ministros, que renunciaron a su acta en el Congreso de los Diputados. Meritxel Batet, José Luis Ábalos y Margarita Robles dejaron su escaño para centrarse en sus respectivos ministerios. Una máxima que no se cumplirá con la entrada de Unidas Podemos en el Ejecutivo, ya que los dirigentes morados no tienen intención de renunciar a su ventana de visibilidad en el Parlamento ni así se lo ha exigido de momento el líder socialista.

El motivo de esta exigencia por parte de Sánchez era asegurar el voto de todos los diputados socialistas y evitar que los Plenos y sus votaciones pudieran coincidir con actos de Gobierno.

En esta legislatura los números se presentan aún más ajustados que en la anterior -la investidura salió por la mínima-, y los ministros de Unidas Podemos tendrán que lidiar con esta situación a base de voto telemático y de organización en la agenda ministerial, que suele contar con viajes internacionales y actos institucionales. En caso de que algún voto morado fallase por no estar presentes los ministros morados, las medidas impulsadas por los socios de Gobierno podrían verse comprometidas en el Congreso.

Este miércoles los grupos parlamentarios del PSOE y de Unidas Podemos sellaban un detallado acuerdo en el que se prometían lealtad institucional, máxima discreción en las negociaciones, y por el que los socios de Gobierno estaban obligados a rendir cuentas mutuamente en una mesa de seguimiento con mayoría socialista. El documento, que establecía un protocolo para dirimir las diferencias políticas entre ambas fuerzas, no recogía la exigencia del nuevo Gobierno a renunciar al escaño.

Una ausencia que no es casual, según detallan fuentes del grupo parlamentario morado, que apuntan a que Sánchez no podrá exigir las mismas condiciones a los ministros de su partido que a los de su aliado de Gobierno, cuyo futuro está en último lugar en manos del presidente de Gobierno, que tiene la potestad para rediseñar su Consejo de Ministros en cualquier momento.

Según confirman desde el grupo, uno de los principales objetivos de esta decisión es precisamente blindarse frente a una posible ruptura del Gobierno de coalición, una situación en la que su futuro político se vería fuertemente comprometido si no tuvieran presencia ni en el Gobierno ni en el Parlamento.


Visto 64 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…