Martes, 14 Enero 2020 00:00

Los organismos que regulan la aviación siguen acéfalos y La Cámpora presiona para quedarse con todo - Por Nicolás Pizzi

Escrito por  Nicolás Pizzi
Valora este artículo
(1 Voto)

La agrupación que lidera Máximo Kirchner ya tiene el control de Aerolíneas Argentinas y ahora pugna por otras dependencias clave del sector como ANAC y ORSNA. Las complicaciones que genera la acefalía

Los organismos que regulan la aviación en la Argentina están acéfalos hace más de treinta días. Los actores clave de ese sector consultan a diario el Boletín Oficial para definir los próximos pasos. La parálisis responde a una puja de poder entre La Cámpora y otros aliados del gobierno como el massismo y el peronismo. La agrupación que lidera Máximo Kirchner ya se quedó con el control de Aerolíneas Argentinas, pero no se conforma y va por más. También pretende quedarse con la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) y el Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (ORSNA). Mientras tanto, los organismos están casi paralizados, con decenas de trámites frenados.

La ANAC tiene un administrador provisorio desde el 3 de enero. Se trata de Carlos Lugones Aignasse, un hombre cercano al gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora. Es respetado dentro del organismo porque fue auditor en otras gestiones. Entre sus antecedentes también figura un paso por la Dirección Provincial de Aviación y por la Justicia de esa provincia.

La situación de Lugones es muy incómoda. Al no estar confirmado por una resolución oficial, no puede tomar decisiones administrativas. Entre otras cosas, no tiene facultades para renovar el Certificado de Explotador de Servicios Aéreos (CESA), la licencia que deben tener todos los aviones con bandera argentina. “Si se vence el CESA de un avión en este momento, nadie lo puede firmar”, explicó una fuente del organismo.

Lugones tampoco tiene facultades para ordenar inspecciones o clausuras dentro de los aeropuertos. Y muchos menos para designar empleados jerárquicos dentro de la ANAC. Actualmente, hay unos 30 cargos gerenciales que dependen de una firma autorizada. La mayoría fueron designados en la gestión anterior y permanecen en sus cargos. El administrador provisorio no les puede pedir la renuncia. Debajo de esos cargos gerenciales también hay decenas de empleados esperando una definición.

La indefinición está causando demoras hasta en los trámites comunes. “Me robaron la credencial y no la puedo renovar. Es necesario que nombren un administrador”, dijo a Infobae un empresario aeronáutico. En ese sector también aguardan los nombramientos para decidir futuras inversiones.

“Si lo confirman a Lugones están cumpliendo un favor político, no sabe nada de aviación. No conoce los problemas y cuáles son las soluciones en beneficio de la industria aeronáutica”, dijo un gremialista ante la consulta de Infobae.

Los gremios aeronáuticos fueron muy críticos durante el gobierno de Mauricio Macri, pero ya apoyaron la designación de Pablo Ceriani como nuevo presidente de Aerolíneas Argentinas y el regreso de varios altos cargos que acompañaron la gestión de Mariano Recalde.

Ceriani había estado en Aerolíneas de la mano del entonces gerente de Finanzas, Axel Kicillof, y escaló hasta convertirse en el número dos de Recalde.

La Cámpora también quiere el control Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (ORSNA). Uno de los nombres que sonó para ese puesto es Alejandro Granados, hijo del intendente de Ezeiza y ex administrador de la ANAC en el segundo mandato de Cristina Kirchner. Su nombramiento ahora es parte de una negociación compleja.

En diciembre, La Cámpora había perdido interés en el ORSNA cuando se evaluó la posibilidad de transferir al Ministerio de Obras Públicas un fideicomiso millonario que alimenta las obras en los aeropuertos. Descartado ese plan, la agrupación que lidera Máximo Kirchner retomó el interés en ese organismo. Uno de los nombres que sonaba es el Gustavo Lipovich, que ya estuvo a cargo del ORSNA y acaba de asumir como vicepresidente de Aerolíneas. Fuentes de la aerolínea de bandera relativizaron esa posibilidad: “Está trabajando muy firme”.

Fuentes oficiales admitieron que hay una negociación muy tensa para repartir los cargos en el sector aeronáutico. Las designaciones en esos organismos dependen formalmente del ministro de Transporte, Mario Meoni, un hombre cercano a Sergio Massa. Pero la voz de Recalde es cada vez más influyente, dijo una alta fuente del Gobierno. El senador está de vacaciones en la Costa desde fines de diciembre. Ante una consulta de este medio, un vocero dijo que recibió consultas, pero destacó que no es parte de esa mesa de decisiones.

Otros dos lugares estratégicos para completar el casillero son la Empresa Argentina de Navegación Aérea (EANA), una sociedad del Estado bajo la órbita del Ministerio de Transporte de la Nación, e Intercargo, que tiene el monopolio del servicio de rampas y de traslado de equipajes en los aeropuertos del país. Esa empresa estatal fue intervenida en 2012 por decisión de la ex presidenta Cristina Kirchner. Con la intervención, ingresó una tropa de dirigentes de La Cámpora.

Nicolás Pizzi
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visto 327 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…