Estudios Económicos Banco Ciudad de Buenos Aires

Estudios Económicos Banco Ciudad de Buenos Aires

 

En la antesala de las elecciones primarias de agosto, la cotización del dólar experimentó una recuperación desde los mínimos alcanzados a mediados de julio.

 

 

Esta semana, el INDEC publicó los datos de inflación minorista y mayorista del mes de junio, siendo ambos registros los más bajos del año hasta el momento.

 

 

En un contexto en el que la cotización del dólar continuó orientándose a la baja y en el que la inflación sigue dando señales de moderación, el BCRA decidió esta semana introducir algunas modificaciones a su política monetaria, con una reducción de los encajes bancarios y la fijación de un nuevo piso (más bajo) para la tasa de las LELIQ en el mes de julio.

 

 

La cotización del dólar marcó un nuevo retroceso en las últimas dos semanas, acoplándose a una tendencia a la revalorización de las monedas emergentes ante la perspectiva de que se profundice el descenso de las tasas de interés en las economías desarrolladas, en particular en los Estados Unidos.

 

 

 

Los mercados reaccionaron de forma positiva esta semana al anuncio del Presidente Macri de convocar al Senador Pichetto para acompañarlo como candidato a vicepresidente en la fórmula presidencial oficial.

 

 

 

El tipo de cambio se mantuvo estable en las últimas semanas, ayudado por una recuperación de los precios internacionales de los principales commodities agrícolas que exporta nuestro país, en plena temporada alta de liquidación de divisas del campo.

 

 

En la semana que pasó, se conocieron datos del sector externo que reflejan la corrección del déficit de la Cuenta Corriente, a partir de un recurrente superávit comercial que alimenta una creciente oferta genuina de divisas.

 

 


El dato de inflación minorista de abril que se conoció esta semana resultó menor al esperado. Si bien la variación que mostraron los precios el mes pasado continuó siendo elevada, la desaceleración con respecto al dato de marzo aportó una positiva señal de cambio de tendencia, que podría profundizarse en el mes de mayo, según relevamientos privados semanales.

 

Esta semana, hubo buenas noticias por el lado financiero, parcialmente opacadas por esperables datos negativos de la economía real correspondientes al mes de marzo.

 

 

A comienzos de esta semana, el Banco Central anunció nuevas medidas para acotar la volatilidad que venía mostrando la cotización del dólar, siendo la más relevante la decisión de habilitar intervenciones discrecionales en el mercado de cambios dentro de lo que previamente se había definido como Zona de No Intervención (ZNI).

 

 

En un contexto negativo para las monedas emergentes, la cotización del dólar a nivel local volvió a amplificar los movimientos que mostraron otras divisas de la región, en un marco en el que los precios de los activos argentinos, incluyendo bonos y acciones, se ven afectados por la incertidumbre política y los desafíos que presenta la agenda económica local.

 

 

El tipo de cambio comenzó a orientarse a la baja esta semana, en el inicio de la temporada alta de liquidaciones de divisas del agro, en un año en el que se prevé que la cosecha alcance un nuevo récord, registrando un importante salto con respecto a 2018.

 

 

En un año en el que pesa la incertidumbre que trae aparejado el proceso electoral, la cotización del dólar a nivel local continuó amplificando los movimientos de esta moneda a escala global.

 

 

En la última semana se dieron a conocer un gran número de indicadores económicos, los cuales dan cuenta, por un lado, de los avances en la consolidación de las cuentas públicas, un componente esencial del proceso de estabilización en marcha, mientras que los datos de actividad agregada y del mercado laboral de fines del año pasado continuaron mostrando un retroceso que podría estar deteniéndose en el comienzo del corriente año.

 

 

Esta semana, se conocieron los datos de inflación de febrero, los cuales volvieron a mostrar una aceleración en el margen, en línea con lo anticipado por las estimaciones de analistas privados.

 

 

Esta semana, se conocieron las cifras de inflación de enero, las cuales mostraron una variación del índice de precios al consumidor ligeramente superior a la registrada en diciembre y a la esperada por el mercado, impulsada por los ajustes en las tarifas de los servicios públicos, pero también por la denominada inflación subyacente.

 

 

Esta semana, la cotización del dólar continuó moviéndose por debajo del límite inferior de la “zona de no intervención” dispuesta por el Banco Central, culminando el viernes en $37,85 a nivel mayorista, pese a las mayores compras de divisas de la autoridad monetaria.

 

 

Esta semana, la Reserva Federal de los EE.UU. anunció en su reunión de comité de política monetaria una pausa en la suba de tasas iniciada 3 años atrás.

 

 

En la última semana, se consolidó el buen clima financiero, con mejora del precio de los bonos y caída del riesgo país, combinado con el valor del dólar por debajo del piso de la “zona de no intervención”, escenario que habilita al Banco Central a seguir comprando dólares para recomponer reservas internacionales, relajar en el margen las metas monetarias y expandir por desarme de Leliqs, con tasas de interés en gradual baja.

 

 

En un contexto en el que se mantienen las señales de distensión en los mercados financieros internacionales, el tipo de cambio siguió moviéndose durante buena parte de la última semana por debajo del límite inferior de la “zona de no intervención” dispuesta por el Banco Central, con reiteradas compras de dólares en el mercado por parte de la autoridad monetaria, orientadas a sostener el valor de la divisa.

 

 

A la par de una mejora en el contexto internacional, la plaza financiera local ha pasado a mostrar una evolución más favorable en el comienzo de 2019, con incrementos en los precios de bonos y acciones y un deslizamiento a la baja del tipo de cambio.

 

 

En la última semana se dieron a conocer un gran número de indicadores económicos, los cuales, ya en el cierre del año, aportan una mirada global de los avances y efectos del proceso de estabilización en marcha.

 

 

Tras conocerse los resultados del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) de noviembre, los cuales mostraron una nueva caída en las expectativas de inflación, el Banco Central avanzó, tal como estaba previsto, en la eliminación del piso de la tasa de interés de referencia del 60%.

 

 

A diferencia de lo ocurrido durante la primera parte de noviembre, en el último tramo del mes la cotización del dólar volvió a orientarse al alza, alejándose del piso de la “zona de no intervención” dispuesta por el Banco Central.

 

 

Esta semana se conocieron los datos de inflación de octubre, los cuales, como era esperado, reflejaron alzas en ítems regulados junto con el impacto residual sobre los precios internos de la devaluación que experimentó el peso durante agosto y septiembre.

 

 

En el primer mes de implementación del nuevo esquema monetario y cambiario los resultados han sido positivos.

 

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…