Fernando González

Fernando González

La campaña muestra el perfil más duro del espacio, que Cristina controla férreamente.

 

El Presidente lo eligió apostando a ampliar la coalición Cambiemos. Una idea que planteó Jesús Rodríguez.

 

El Presidente y la gobernadora ante las muchas dificultades electorales que enfrentarán y la continuidad de Cambiemos.

 

La movida de Cristina Kirchner fue impactante, pero recién el resultado final mostrará si fue una jugada maestra.

 

Un fantasma recorre las entrañas del Círculo Rojo. Y es saber quién es el candidato más seguro para derrotar a Cristina Kirchner. Hasta el final del año pasado no había ninguna duda porque Mauricio Macri parecía emerger intacto de la devaluación que casi lo malogra entre mayo y septiembre. Las encuestas lo mostraban complicado en la primera vuelta, pero seguro triunfador en el ballotage.

 

Algunas medidas para domesticar los precios y un corsé para el dólar: ese es el plan de Macri.

 

Ya ha cantado Litto Nebbia que la historia la escriben los que ganan. Por eso, si Cambiemos llega a resistir el combo del dólar libertario, la inflación sin freno y Mauricio Macri termina consiguiendo su reelección crecerá una pequeña épica del regreso de la política.

 

Las encuestas y focus groups que recopiló Jaime Durán Barba en los últimos días señalan que la soledad del poder en la Quinta de Olivos no le estaba haciendo bien al Presidente.

 

Con la UCR en ebullición, algunos creen que sólo se alineará bajo una figura como la de Cornejo.

 

Macri sufría el estilo de equilibrista de Lorenzetti, pero ahora lamenta las derrotas de Rosenkrantz.

 

El Presidente prefirió ir contra la mayor fortaleza del adversario. Enigmas de un laboratorio que sólo sabe de victorias.

 

El Jefe de Gabinete de la Nación asegura que el Gobierno está conectado “con las angustias y las preocupaciones” de la población. Y, con miras a las elecciones presidenciales, afirma que en Casa Rosada no están dispuestos “a aflojar a mitad de camino”.

 

Con la muerte de su padre, le toca al Presidente sobrellevar una pérdida en tiempo de elecciones.

 

La historia reciente suele mostrar mejor que nada los argumentos de la decadencia actual.

 

La Argentina era otro país. Hace apenas ocho meses, Mauricio Macri, María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta planificaban sus desafíos mirando hacia el 2019 electoral. Esperaban que la crisis del dólar amainara y que Messi se inspirara un poquito para que la Selección nos diera una alegría en el Mundial de Rusia.

 

A mediados de 2016, María Eugenia Vidal se reunió con Carlos Rosenkrantz. Ella era la estrella en ascenso de la política argentina y él acababa de ser propuesto para integrar la Corte Suprema de Justicia.

 

En ese dibujo futuro de las presidenciales, el rival de Macri ya no será Scioli; sería Cristina.

 

La Argentina tiene un nuevo producto de exportación. Los barrabravas. En la involución del país adolescente primero fueron las vacas que los hacendados llevaban a París para asegurarse leche de primera calidad.

 

¿Cuál es la Argentina verdadera? ¿Esta o la del River-Boca? “Las dos coexisten”, dijo el presidente.

 

La violencia del fútbol volvió a evidenciar las fallas de los dirigentes y las de la sociedad.

 

Los radicales le hicieron un desplante al Gabinete, enojados por la derrota en la Magistratura.

 

Lecciones de la historia: Alfonsín, Menem y Cristina intentaron que sus candidatos triunfaran aún con recesión. Pero Angeloz, Duhalde y Scioli terminaron perdiendo.

 

Mauricio Macri es el Plan A del Gobierno para las presidenciales, pero María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta son las caras de los proyectos alternativos.

 

Al polo optimista del universo financiero se contrapone ahora el polo bastante más dramático de la economía real.

 

El ministro estuvo en la lista de los “reemplazables” hace dos semanas, pero ahora confía en que se podrá atravesar la tormenta.

 

“Si la sociedad cree que nosotros lo empujamos al presidente, nos va a castigar como lo está haciendo ahora con Dady Brieva”, dijo un legislador del Peronismo Federal, para distanciarse de las declaraciones del humorista.

 

Lograr acuerdos mínimos para el Presupuesto del 2019 sería una victoria de la política de verdad.

 

La única receta que dice tener el Gobierno es la supuesta infalibilidad de Luis Caputo.

 

Uno de los asesores de comunicación más legendarios del peronismo encargó una encuesta a comienzos de este año. Hizo las consultas entre un millar de ciudadanos de la provincia de Buenos Aires porque está trabajando para un dirigente importante del movimiento con aspiraciones de volver al poder.

 

El juez Claudio Bonadío está evaluando los datos que va recopilando a partir de las declaraciones de Oscar Centeno, el remisero, y el empresario Juan Carlos De Goycochea.

 

Las anotaciones de Oscar Centeno alcanzaron el cénit de los relatos sobre la corrupción del kirchnerismo.

 

Durán Barba cree que la Iglesia pierde influencia. Y Francisco, en la intimidad, lo llama "el diablo"

 

Por primera vez, Vidal, Rodríguez Larreta y Peña opinan diferente de cómo resolver la crisis.

 

Tras una votación tan pareja como cambiante, Diputados dio media sanción al proyecto de legalización.

 

Desde el “estamos ganando” de la Guerra de Malvinas los argentinos llevamos cuatro décadas comprando soluciones mágicas. El tiempo y las decepciones nos han vuelto más desconfiados. La economía de guerra de Alfonsín. El salariazo de Menem. El blindaje de De la Rúa y Cavallo. El préstamo chino de los Kirchner.

 

Ya nada será igual. Esta madrugada, cuando el Senado aprobó la ley ideada por Sergio Massa para ponerle un tope a las tarifas con votos peronistas y kirchneristas, comenzó la carrera para ver si algún dirigente de la oposición llega a la Casa Rosada en diciembre de 2019.

 

El peronismo está fumando y espera. Hace tres semanas observa como Mauricio Macri se debate en medio de la crisis cambiaria. Es un deporte que conoce bien y requiere de cautela institucional. Ninguno de sus integrantes quiere calzarse la corona de golpista que rodeó a varios de sus dirigentes importantes en la tragedia argentina del 2001.

 

El modelo "son mis ojos" dio sus últimos estertores el martes 8 de mayo al mediodía. El país adolescente ardía como en sus peores días.

 

Los jefes territoriales ganan protagonismo mientras los ministros sufren las consecuencias de las variables económicas fuera de control.

 

La paradoja es que Macri comenzó su gestión con un ministro como Alfonso Prat Gay.

 

El funcionario volvió a ser noticia por cuestiones de dinero.

 

Las grietas en la coalición gobernante muestran fatiga institucional y reavivan la interna.

 

El pedido para exceptuar de votar a los senadores peronistas el desafuero de la ex presidenta los pone en un brete de consecuencias inimaginables.

 

Alfonso Prat Gay y Luis “Toto” Caputo se conocen desde hace mucho tiempo. Se respetan, se admiran claro y compartieron oficinas en el JP Morgan e investigaciones económicas. Los dos, como Mauricio Macri, hicieron la secundaria en el Cardenal Newman y navegaron las mismas expectativas y los mismos amigos.

 

Ajenos al Boca-River, funcionarios y empresarios profundizaron sobre la economía.

 

La inflación sigue alta e impactan las tarifas. Así y todo, en el Gobierno registran un freno significativo en la caída de imagen de Macri.

 

Es una guerra que estalló en los últimos días pero que se venía incubando desde hace dos años.

 

Urtubey, Pichetto en el Senado y Bossio en Diputados vienen ejecutando movimientos para recobrar la identidad opositora.

 

Solo es cuestión de mirar la historia reciente. Siempre hay que rastrear las iniciativas más audaces de un presidente en sus primeros dos años de gestión.

 

Entre las virtudes del oficialismo no figura el sentido de la oportunidad.

 

Página 1 de 3

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…