Mariano Spezzapria

Mariano Spezzapria

Hubo distintos actos nacionales en un nuevo aniversario del día de la lealtad. El acto más importante lo encabezó el gobernador Manzur, en Tucumán. En el Conurbano, estuvieron los intendentes sin Cristina

 

El calendario que fijó el Gobierno para el tratamiento del Presupuesto 2019, cuya aprobación resulta esencial en el marco del acuerdo con el FMI, se venía cumpliendo tal como lo había pensado el oficialismo.

 

El Gobierno confirmó que no puede desatender su discurso vinculado a la lucha contra la corrupción. El kirchnerismo verificó que difícilmente el apoyo que tiene un líder pueda ser transferido en votos a otro dirigente. Y el peronismo no K vio pasar otra vez el fantasma de la dilución de las terceras opciones. A priori, esas son las tres lecciones que dejó la elección presidencial de Brasil a la política argentina.

 

Elisa Carrió puso esta semana en debate un asunto fundamental para Cambiemos. Lo hizo con su habitual estridencia, pero también con su reconocida astucia política.

 

Marcos Peña pasó por la Cámara de Diputados prácticamente en puntas de pie, tratando de no hacer olas ni de trenzarse en ninguna polémica con la oposición. En especial, el jefe de Gabinete esquivó la controversia con el kirchnerismo, pese a que en ocasiones anteriores hizo de la lógica de la grieta el eje de su estrategia política. Pero ahora, en tiempos de crisis, prefirió bajar el tono.

 

El nuevo acuerdo entre el Gobierno y el Fondo Monetario, alumbrado en un contexto de urgencias económicas y financieras para la administración de Cambiemos, busca frenar la volatilidad cambiaria y recuperar la confianza de los mercados. Pero también tiene un objetivo político no declarado abiertamente: blindar al presidente Mauricio Macri hasta el final de su mandato.

 

La ex presidenta proyecta alianzas con el peronismo, los gremios y los movimientos sociales. El Gobierno piensa que será candidata, mientras lidia con la economía

 

Un artículo del Presupuesto 2019 que el Gobierno presentó en la Cámara baja abre las puertas de la indexación de esas partidas

 

Macri apuesta al acuerdo con los gobernadores, mientras que la oposición baila al ritmo de la interna peronista. Los números del Presupuesto 2019 no son alentadores

 

El proyecto será presentado el próximo lunes en la Cámara de Diputados, según confirmó el Gobierno

 

El Gobierno quedó ayer dado vuelta, literalmente patas para arriba. En medio de una nueva disparada del dólar, que configuró un “miércoles negro”, en la Casa Rosada debieron desmentir rumores sobre las renuncias de Marcos Peña y Nicolás Dujovne, el jefe de Gabinete y el ministro de Hacienda sobre quienes pesan los reproches por los manejos políticos y económicos que ponen al presidente Mauricio Macri en una situación por demás incómoda.

 

Las imágenes de los allanamientos a los domicilios de Cristina Kirchner recorrieron la Argentina y el mundo.

 

En la primera sesión en la que se iba a debatir el pedido del juez Claudio Bonadío para allanar los domicilios de Cristina Kirchner, los senadores peronistas estuvieron inquietos. Se sentaron y volvieron a pararse en reiteradas ocasiones, lo que imposibilitó el quórum necesario para que la Cámara alta iniciara la sesión. Ocurrió el día después del rechazo a la legalización del aborto.

 

Ya no quedan dudas. Lo confesaron empresarios y también ex funcionarios. Durante el Gobierno kirchnerista funcionó una red clandestina de recaudación que tenía su base en el Ministerio de Planificación Federal. A esa cartera y también a la Jefatura de Gabinete llegaban parte de los fondos destinados originalmente al financiamiento de obras públicas, la energía y el transporte.

 

La relación entre el Gobierno y los sindicatos no atraviesa por su mejor momento. El acuerdo con el FMI, la espiral inflacionaria y la caída del nivel de actividad –que proyecta pérdida de empleo- presagian tiempos de conflictividad social. Pero más allá de la tormentosa situación económica, la administración de Cambiemos está perdiendo sintonía política con los gremios más poderosos.

 

El Gobierno busca sobrecumplir la reducción del déficit. Ya recortó obra pública y hay rumores de un achique general. Lagarde empoderó a Dujovne y Macri mira hacia 2019

 

Macri quiere que la mitad del recorte lo hagan los gobernadores. El PJ apunta a Vidal y a Larreta. Todo al compás del déficit para el que hay un solo financiador: el FMI

 

Acuciados por la fragilidad económica, en el oficialismo creen que llegó la hora de negociar con el PJ y con Massa. Cristina Kirchner, al margen de esas conversaciones

 

Macri afrontó el cimbronazo y demostró reacción política. Pero se abre ahora una etapa de conflictos, que empieza con el paro de la CGT

 

Con las salidas de Cabrera, Aranguren y Sturzenegger, el Presidente dio señales contundentes para oxigenar su administración. Escuchó consejos de Larreta y de Vidal

 

El Congreso le dio la espalda. La Cámara de Diputados primero y el Senado después, votaron una ley que, de no haber vetado, hubiera significado el fracaso prematuro de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional.

 

Gremios y piqueteros intensificarán las protestas por reclamos sectoriales, pero también con objetivos políticos. El Gobierno deberá asimilar el costo del acuerdo con el FMI

 

La exposición que hizo ayer Marcos Peña en la Cámara de Diputados dejó algunas pistas de la agenda que el Gobierno planteará al Congreso en vistas del acuerdo que espera sellar con el Fondo Monetario Internacional.

 

Urtubey, Pichetto y Massa articulan al PJ moderado, que no incluye a Cristina pero no margina al kirchnerismo. El Gobierno duda si debe negociar con ellos el ajuste

 

El apurado regreso a los programas del FMI tendrá un costo elevado, no sólo desde el punto de vista estrictamente económico, sino también en el plano político interno.

 

La coyuntura económica con implicancias negativas para Cambiemos. La oposición se hace fuerte en el Congreso, donde el oficialismo pierde capacidad negociadora

 

Macri tiende a endurecer su liderazgo en materia económica, pese a las advertencias de la UCR y la Coalición Cívica. El peronismo juega su propia interna

 

El Presidente le otorga un sentido político, que lo diferencia del kirchnerismo, pero sobre todo económico, en búsqueda de “seguridad jurídica” e inversiones

 

Las imágenes que llegaron desde Brasil, por la detención del ex presidente y líder del PT, no tienen punto de comparación con la realidad política ni judicial de nuestro país

 

El Gobierno recupera imagen con los debates sobre la Justicia y el aborto. Pero la inflación es lo que más preocupa a los argentinos. Con la baja de la pobreza, el Presidente transmitió certezas

 

Los casos del ex candidato a vice y el líder piquetero extienden un certificado de defunción a la “doctrina Irurzun”. La Justicia padece el desprestigio social, pero ¿cuál es la responsabilidad del poder político?

 

La disolución del tribunal que debía juzgar a Cristina, la liberación de Cristóbal López y los cuestionamientos a la “doctrina Irurzun” ponen límites a la estrategia para mantener a raya al peronismo desde los tribunales

 

El Presidente deja atrás su moderación política. El debate sobre el aborto y la pelea con los industriales y los laboratorios, una muestra de la nueva etapa

 

Macri ratificó el rumbo ante la Asamblea Legislativa y le dio aire a Dujovne. Pero sectores peronistas, desde el Congreso, buscan influir en la agenda

 

Entre el incipiente debate sobre el aborto, la persistencia de la inflación y otros problemas que tiene el país, el Gobierno debió hacerse ayer un hueco en la agenda para fijar una postura sobre los recurrentes insultos al presidente Mauricio Macri en los estadios del fútbol argentino. No es un tema que caiga bien en la Casa Rosada, pero la situación requería de un corte para que no pasara a mayores.

 

Busca oxigenar la discusión pública, dominada por las opiniones críticas y las protestas contra la política económica, abriendo paso al debate sobre el aborto

 

La marcha que hoy encabezará Hugo Moyano sobre la avenida 9 de Julio expresará, en lo discursivo, duras críticas al Gobierno por las reformas previsional y laboral, la inflación y los despidos en la órbita del Estado, pero más allá de lo que diga el jefe camionero desde el palco, la convocatoria será el punto de partida para un conglomerado opositor de impreciso destino político y, a la vez, el certificado de defunción para el actual triunvirato de la CGT.

 

El presidente Macri parece dispuesto a pagar el “costo” de sus posturas polémicas, para aislar a las “minorías intensas” y recuperar imagen positiva

 

La pelea de Moyano con el Presidente provoca un realineamiento en el arco sindical, que sectores del peronismo aprovechan para impulsar la reunificación

 

El oficialismo logró ayer imponer su criterio en defensa del “megadecreto” firmado por el presidente Mauricio Macri en enero pasado, que incluye cambios en diversos organismos del Estado, en lo que el Gobierno define como una “desburocratización” y la oposición califica como un “ajuste”. Como fuera, Cambiemos justificó la medida apelando al pragmatismo político.

 

Por el contrario, serán ampliadas las denuncias judiciales contra el jefe camionero. Los sindicatos, a su vez, se alistan para una confrontación de alto voltaje

 

La economía, es lo inmediato, con dos frentes bien complejos: la política monetaria y la reforma laboral. La encrucijada sobre el Banco Central

 

Macri apostará a consolidar su modelo de cara a la reelección. La oposición, en cambio, explorará un “gran acuerdo” con base en las facciones del peronismo

 

Cristina Kirchner no busca nuevos aliados. Es más, parece dispuesta a dinamitar los puentes que todavía la unen al peronismo, en aras de un proyecto político basado exclusivamente en su figura. Así fue decodificada su primera intervención como senadora nacional, donde buscó dejar en claro que ejercerá una oposición férrea, sin acercamiento alguno con el Gobierno.

 

El Presidente empieza a desconfiar de los gobernadores del PJ, pero los necesita para aprobar la reforma previsional

 

Los efectos colaterales de la resolución de Claudio Bonadio contra Cristina Kirchner

 

A punto de cumplir dos años en el poder el Presidente ya demuestra cuál es su estilo de liderazgo

 

Carlos Menem caminó dificultosamente hasta el mástil y se dispuso a izar la bandera. A unos pocos metros lo miraba Cristina Kirchner, quien aguardaba su turno para jurar como senadora por la provincia de Buenos Aires. La imagen de ambos compartiendo el mismo recinto legislativo resultó elocuente de cómo se va diluyendo el poder de ex presidentes que fueron poderosos.

 

El Gobierno tenía el control de la agenda, y así pensaba llegar hasta fin de año. Pero el ARA San Juan sacudió a la sociedad

 

El pacto fiscal con los gobernadores y los cambios que se avecinan en la legislación laboral, previsional y tributaria

 

Página 1 de 3

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…