Hugo E. Grimaldi

Hugo E. Grimaldi

¿Es que el modo acusatorio de la política o ciertas cloacas emisoras de noticias falsas pueden tener mayor relevancia que la acción del periodismo responsable?

 

Mientras los números de imagen no son los de antaño, a sólo seis meses y algo de haber asumido, la dinámica de la situación está perforando al Presidente y él no parece muy dispuesto a emparchar la rueda.

 

La fachada general será la de un Consejo Económico Social, pero se sabe que allí será difícil conseguir pluralidad a la hora de la discusión.

 

Los números no dan tregua, la curva del Covid-19 va para arriba y objetivamente éste es el peor momento para flexibilizar la cuarentena, pero es verdad que tampoco los gobernantes le encuentran la vuelta al mix para que la economía no se siga deteriorando. “Va a tener que durar lo que tenga que durar” dijo el sábado bastante enojado Alberto Fernández, quien encabezó la conferencia de prensa tripartita junto a Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta.

 

El Presidente tiene hacia el futuro otro Mar Rojo para atravesar y mejor para él que sea con 80 por ciento de imagen positiva.

 

Dos más que letales abanicos que operan al unísono, aunque a la inversa, se ciernen hoy sobre la Argentina.

 

En el capítulo argentino del Covid-19 está muy claro que ni los lobbies ni las ideologías descansan.

 

Seguramente, Alberto Fernández nunca imaginó que iba a llegar a los 100 días como Presidente con dos abanicos de extrema gravedad que tienen una muy alta probabilidad de expandirse geométricamente: el COVID-19 y la recesión.

 

Hoy, el conflicto no luce igual, pero está claro que una parte del Gobierno lo está encapsulando en viejos prejuicios

 

Superados los dos meses del gobierno de Alberto Fernández hay algunas certezas que se pueden anotar bien arriba en un pizarrón que contenga el cuadro de situación de la coyuntura económica.

 

Axel Kicillof no tiene fama de ser un buen negociador. Quienes transitan mesas de póker creen que su personalidad no puede sostener la mirada en un blufeo, debido a que se le notan las hormigas que le impiden estar sentado sin exteriorizar su ansiedad.

En general, los peronistas son especialistas en premiar lealtades, pero también en tragarse sapos.

 

Hasta ahora, lo que salió a la luz es un trabajo de albañilería gruesa para “tranquilizar a la economía”, según dijo el titular de Hacienda en Twitter.

 

Todo el barrio está más que convulsionado por la llegada del disruptivo Jair Messias Bolsonaro a la presidencia de Brasil, para muchos un demonio nacionalista formado en instituciones militares que se trae el cuchillo bajo el poncho y que se ha hecho elegir democráticamente para provocar cambios drásticos en los paradigmas de convivencia dentro y fuera de su país.

 

Diálogo y transparencia, dos activos del gobierno que chocan con el 'mano a mano'

 

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…