Sergio Berensztein

Sergio Berensztein

Lo más importante ahora es estabilizar la moneda, recobrar gradualmente la confianza, salir de esta situación de volatilidad y alta incertidumbre. El país está aún en terapia intensiva y debemos transitar un camino enmarañado y precario.

Es un segmento de la sociedad al que no se le presta suficiente atención y no solamente no cuenta con la ayuda del Estado sino que asume la mayor parte del peso en el financiamiento del gasto.

 

El hiperpresidencialismo es también nefasto cuando permite la reasignación de partidas y redefine casi unilateralmente las metas aprobadas por el Congreso

 

La semana pasada empezó una etapa distinta en la presidencia de Mauricio Macri. La conferencia de prensa que brindó el lunes y sobre todo su discurso del martes en la UIA mostraron un presidente decidido finalmente a enfrentar la crisis.

 

Es necesario que variables como el riesgo país, la cotización del dólar y la tasa de interés se encadenen favorablemente y por bastante tiempo para impulsar un proceso de desarrollo equitativo y sustentable.

 

La oposición más irresponsable, la que agita estallidos, advierte sobre falsos corralitos y ansía saqueos y violencia, no duda en asemejar esta crisis a la vivida al final del mandato de Fernando de la Rúa.

 

Todos los Gobierno las enfrentan y ninguno las puede evitar. Casa Rosada prefirió dar la sensación de normalidad en vez de hacer todo lo posible para despejar las dudas.

 

Para revertir la situación y recuperar la confianza, el Gobierno debe salir de su encierro en busca del apoyo de los gobernadores y de todo el peronismo moderado

¿Cómo es posible que el gobierno más capitalista de la historia contemporánea argentina siga siendo incapaz de convencer a los mercados de la sostenibilidad de su política económica? La negociación con los gobernadores no puede cerrarse con promesas. La falta de credibilidad es enorme.

 

La economía política argentina está montada en un esquema institucional y de política pública tan endeble que la gobernabilidad queda en riesgo ante cualquier leve brisa que sopla en el mundo y, por supuesto, como consecuencia de gran parte de los conflictos domésticos que afloran casi constantemente. Si ambos desafíos se producen al mismo tiempo, peor es.

 

No puede haber desarrollo político y económico sin un plan consensuado, sin diálogo y sin nuevas condiciones que generen nuevas conductas.

 

Si el escándalo de corrupción no genera cambios institucionales y no se recupera la confianza de los ciudadanos, la democracia podría quedar debilitada

Las expectativas económicas y la desconfianza de los inversores venían deteriorándose desde fines del año pasado. El escándalo alimenta la visión negativa que los mercados tienen respecto de la Argentina.

 

Difícil saber si la crisis de los cuadernos será la oportunidad para una reforma que nos rescate de nuestra profunda decadencia institucional

 

Las anotaciones del chofer Oscar Centeno abrieron una Caja de Pandora que puede, incluso, repercutir más allá de la Argentina.

 

De cara a 2019, el justicialismo debe convertirse en una opción atractiva para el electorado, recuperando la institucionalidad y actualizando su propuesta

 

Como nuevos polos de poder global, este grupo de Estados busca transformar las reglas del orden vigente. El país pasó a tener una visión estratégica y pragmática que se ha dado en llamar, en otra clara muestra de la autoestima macrista, una “inserción internacional inteligente”.

 

Cómo afectó a Cambiemos la década estanflacionaria, los aportantes truchos y la crisis cambiaria. Los desafíos de cara a las elecciones.

 

En su novela El extraño caso del Doctor Jeckyll y el señor Hyde, Robert Louis Stevenson describe como pocos la dualidad del ser humano: la personalidad exterior, aun con sus luces y sombras, y el monstruo interno, capaz, incluso, de torcer la voluntad racional de la primera.

 

Cuando faltan 12 meses para que se inicien -al menos legalmente- las respectivas campañas, ¿qué validez tienen los sondeos de intención de voto?

 

Una vez más el Presidente y su equipo de estrategia comunicacional creen que pueden imponer su peculiar diagnóstico de la realidad.

 

La era de la Pax Americana parece agotada y el mundo enfrenta un punto de inflexión histórico con consecuencias inciertas

 

Durará aproximadamente un año. Que nadie se sorprenda si terminamos saturados, fatigados e incluso relativamente desinteresados de los respectivos debates y propuestas.

 

La máxima de Leandro N. Alem se reformuló en los últimos años: la UCR finalmente se convirtió en un partido consciente de lo que implica gobernar y aprendió de su propio derrotero. La solidez de ese cambio se pone a prueba cuando las papas queman.

 

A 10 años de la disputa por la resolución 125, sus consecuencias siguen influyendo en la vida política del país

 

El escenario político argentino podría tener guardada una sorpresa, aunque de por sí es bastante lejana.

 

Gobernantes, empresarios, sindicalistas y demás actores sociales deben trabajar juntos, con entrega y humildad, para alcanzar acuerdos que impulsen el desarrollo

 

La imagen de Macri sigue siendo positiva y la alianza gobernante tiene un piso importante de apoyo aún en un contexto económico tan complicado. A esto, se suma la incapacidad de opositores y críticos, entre otros factores.

 

La desconfianza continúa e incluso se profundizó. El gobierno tiene que hacer algo muy pronto si quiere revertir la situación actual.

 

El paro de ayer es el tercero de su especie en toda la administración Macri, pero es la primera vez que la economía es el principal problema para la mayoría de los argentinos: sienten que están peor que hace un año y que las cosas no van a mejorar.

 

El Gobierno tiene dificultades para convencer a actores claves de la economía, como los empresarios, a quienes podría suponerse más afines a su orientación promercado

La crisis de confianza no parece atenuarse a pesar del acuerdo con el FMI y los cambios en el liderazgo del Banco Central. Veremos si el recambio ministerial parcial logra mejorar, al menos en el margen, las expectativas.

 

Que la sociedad delibere con pasión y compromiso es un motivo de alegría y una ocasión para celebrar nuestra democracia, que da muestras de vitalidad aun con sus imperfecciones

 

El Gobierno debe reforzar su músculo político si quiere el apoyo necesario para aprobar el presupuesto 2019 con fuertes recortes

 

Si la convocatoria a la oposición se limita a plantear el ajuste y no se aprovecha para revisar las fallas de nuestro sistema político y económico, perderemos otra gran oportunidad

 

Los riesgos no son menores; la Argentina deberá superar la crisis con flexibilidad, espíritu patriótico y la vocación de consenso de sus dirigentes

 

Llegó la hora de convocar en serio al consenso, dejar atrás el egoísmo y acordar una agenda estratégica que permita recuperar la confianza

 

La sensación inicial es de omnipotencia. La final, de resignación. Más temprano que tarde, el legado de los presidentes argentinos tiende a diluirse con inusitada velocidad.

 

Para bajar la pobreza y la inflación e insertar al país en el mundo, Macri no puede seguir haciendo lo mismo que hasta ahora

 

En la agenda regional prevalecen las crisis políticas, como las que viven Brasil o Venezuela o aquella de la que está saliendo Perú. Mientras tanto, y como de costumbre, la Argentina llama la atención con acontecimientos cotidianos que demuestran que el desafío por mejorar la calidad institucional continúa postergado, lo que genera sobrecostos en materia de financiamiento y aleja inversores que miran al país con entendible desconfianza.

 

En un mundo donde lo inesperado se vuelve norma, es crucial ejercer una política exterior realista y pragmática, dejar de lado el voluntarismo y aprender de la experiencia ajena

 

Una de las primeras cuestiones que surge tras la conferencia de prensa del Gobierno es si estos anuncios implican una rectificación del programa económico o si salta a la vista una puja interna dentro del Ejecutivo. No es un dato menor.

 

"Nuestra historia peronista de setenta años nos nubla la mente. Lo que yo vi el lunes es la más impresionante manifestación de la izquierda radicalizada en la historia argentina", tuiteó ayer Pablo Gerchunoff.

 

La reunión internacional pasó con magro resultado. El Gobierno habla del diálogo más de lo que lo ejerce.

 

Los problemas internos del Ejecutivo

 

Cómo se toman las decisiones de Estado y el rol de sus poderes como trasfondo del pacto con Irán.

 

Algunos los denominan imprevistos, pero por lo general son el resultado de alguna falla humana u organizacional. Inevitables en política, suelen convertirse en serios dolores de cabeza y hasta en crisis de gobernabilidad si escalan y no se advierten a tiempo los efectos negativos que pueden implicar, tanto en términos materiales como reputacionales.

 

El peronismo transita un tiempo clave y su rol también lo es para una democracia fuerte. ¿Peronizar a Macri?

 

Crisis como la del submarino se repiten y exponen una tendencia suicida. Cambios desde lo institucional.

 

El poder de Cambiemos es real y está robustecido por la anemia opositora. Construir a largo plazo.

 

Página 1 de 3

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…