Carlos Pagni

Carlos Pagni

En la Argentina hay más de 4000 villas de emergencia: barrios donde predomina el hacinamiento, con casas hechas de desechos, una carencia de los servicios públicos y una pésima, a veces nula, infraestructura.

Es muy improbable que un año atrás, cuando lo postuló como candidato a presidente, Cristina Kirchner haya previsto que hoy Alberto Fernández rondaría niveles de aprobación del 80%. Esta popularidad sorprende más por una impresionante anomalía: gran parte de la opinión pública observa a Fernández como quien observa, allá en las alturas, al equilibrista del circo, con la respiración contenida por la posibilidad de que el más mínimo percance lo arroje hacia el abismo.

 

Como se analizó en este programa a lo largo de varios lunes, en los barrios más carenciados, en las villas de emergencia se daría un problema especial que se replica en toda América Latina y específicamente en la Argentina, en el área metropolitana.

En las entrevistas que Martín Guzmán ofreció en las últimas horas hay algunas afirmaciones que permiten entrever lo que está ocurriendo con la negociación de la deuda. Esas explicaciones son también interesantes porque coinciden con algunas informaciones precisas que trascienden del Gobierno y del mercado. Pormenores de ofertas concretas que el Ministerio de Economía comenzó a recibir para aproximar posiciones con los acreedores.

 

El juez Rodolfo Canicoba Corral, foco de intrigas políticas en el seno del oficialismo

 

Néstor Kirchner, de quien Alberto Fernández se declara siempre su principal discípulo, o al menos reconoce como su principal maestro, tenía varias leyes y criterios para hacer política. Uno de ellos era: "No miren lo que digo, miren lo que hago".

La economía se hunde en la recesión mientras Alberto Fernández intenta controlar el coronavirus

 

Lo que puede ser una situación ganadora puede transformarse en una perdedora.

La pandemia contaminó a la política de un dramático cortoplacismo. El futuro queda ahora a semanas de distancia. La unidad de medida temporal es la cuarentena. Contra ese horizonte tan incierto se destaca todavía más una decisión de Alberto Fernández relativa al largo plazo.

 

La cuarentena se va transformando en una especie de laberinto del que es difícil salir. Habría que empezar señalando dos realidades que no son universales, ni se plantean siempre, ni son inevitables, pero que son frecuentes y, en general, contraintuitivas.

El Gobierno ha adoptado dos decisiones relevantes. Alargar la cuarentena, cuyo final se había fijado para el 27, hasta el 10 de mayo. Y endurecer, como estaba previsto, su posición frente a los acreedores externos. Una medida es sanitaria. La otra, financiera.

 

Hay una vieja relación que viene desde el fondo del pensamiento político, inclusive de la literatura, que atraviesa todos los siglos y que tiene que ver con el vínculo entre peste y poder. Es decir, en momentos en los que las sociedades acosadas por una situación extrema que implica muchos muertos hay una tendencia a, en ese instante, hacer una gran delegación de poder en alguien que resuelva el nudo de la cuestión. Algo parecido pasa con la guerra.

La emancipación de Chile y Perú de la corona de España fue la iniciativa más relevante y exitosa que se pensó y ejecutó desde la Argentina. Cuando se la exalta, se celebran el cruce de los Andes, las victorias de Chacabuco y Maipú o la expedición a Lima. Es más difícil que alguien se emocione con las rutinarias tareas que se llevaron a cabo, durante más de un año, en los galpones de El Plumerillo.

 

Hay una tendencia general en la política argentina, y fuera de ella, a que en general quienes gobiernan, con contadas excepciones, suben la consideración popular frente a una crisis como la que estamos viviendo. Es como si hubiera un reflejo normal, natural y primario en las sociedades de rodear al que manda.

La política está siendo sometida por el coronavirus a un nivel de estrés desconocido. En el corazón del poder, los funcionarios parecen desbordados. Se acentúan también, contra lo que prometería la intuición, las disputas de poder.

 

Estamos ante una situación compleja, todos la conocemos, donde finalmente nos vamos a poner frente al espejo del sector público que tenemos.

La parálisis en la que está entrando la economía como consecuencia del coronavirus no tiene antecedentes. No solo por su profundidad, sino, sobre todo, por su velocidad.

 

Estamos ante una tempestad y cuando se navega con estas circunstancias al timonel el agua le pega en los ojos, con lo cual la posibilidad de mirar más allá de lo inmediato se vuelve más dificultosa.

A medida que avanza la "cuarentena", y antes de que el sistema de salud adquiera el nivel de estrés que se prevé, aparecen ya con claridad los desafíos que la pandemia plantea a la organización de la sociedad y de la economía.

 

La sociedad se está remodelando y aún no sabemos cómo quedará una vez que haya pasado el coronavirus. En el mundo, como efecto de este problema sanitario, están sucediendo fenómenos políticos y sociales que impactan no sólo por su profundidad sino por la velocidad con la que se producen.

Todavía es muy temprano para saber cómo el coronavirus remodelará a la sociedad global. No depende solo de la biología. También actúa la economía. Y la política. Pero, en la pequeña escala argentina, ya se percibe cómo remodeló al Gobierno.

 

Estamos inquietos y angustiados frente a algo desconocido, cuya evolución vamos mirando segundo a segundo y que está reseteando al mundo: el coronavirus.

Fernando Henrique Cardoso suele afirmar que "cuando esperamos lo inevitable, aparece lo inesperado".

 

Al tener en cuenta algunas de las novedades que transcurrieron esta semana, sobre todo, en materia institucional y judicial sería oportuno preguntarle al embajador de los Estados Unidos en Buenos Aires, Edward Prado, por qué dispuso, él o sus superiores, la liberación de Julio De Vido y Roberto Baratta. O tal vez haya sido el resultado de una exitosa gestión de Jorge Arguello.

En su discurso de apertura de sesiones ordinarias del Congreso, Alberto Fernández volvió a poner en tela de juicio la calidad del Poder Judicial. En especial, la del fuero penal federal de la Capital, conocido como Comodoro Py.

 

Lo que interesa del discurso de Alberto Fernández en el Congreso es cómo en aquella presentación se encuentran las dos encrucijadas más importantes que tiene el Presidente. Una de ellas es institucional y, la otra económica; y las dos se relacionan entre sí.

Cuando se diseñó el actual oficialismo, comenzaron a presumirse tensiones entre la principal líder del grupo, la vicepresidenta, y su valido, el Presidente.

 

En 2003, apenas lo designaron canciller, Rafael Bielsa afirmó que Brasil, dado su liderazgo regional, merecía ocupar una banca permanente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Esa declaración enfureció a los mexicanos: una vieja doctrina compartida con ellos aconsejaba defender la conquista de una banca rotativa para los tres países. Bielsa moderó su propuesta.

La ida y venida de Alberto Fernández con el aumento en el precio de los combustibles de YPF es un episodio en el que se concentran, como en una reducción a escala, algunos rasgos preliminares del nuevo gobierno.

En su segmento de Telenoche, el periodista afirmó que se trata del "primer test sobre un área del Gobierno muy disputada, tal como es el transporte".

En su columna en Telenoche, el periodista analizó: "A Alberto Fernández ya no le imponen los ministros, le impusieron un concepto".

Escuchar a los pobres podría ser la clave para que el gobierno de Alberto Fernández encuentre cómo combatir un flagelo que persiste en el país desde hace años.

A diez años de su fallecimiento, el mandatario radical es un espejo en el que los argentinos debemos mirarnos

 

Hay que mirar por qué el tema de tarifas se ha convertido en central para la política. Se da en un contexto de alta inflación.

Los políticos cambian al igual que los personajes de las series. Será muy difícil ver a la expresidenta en el Senado como a una figura del contrapoder.

En la Provincia se advierte una paridad entre los candidatos de Cambiemos y de Unidad Ciudadana

Junto a Carlos Pagni, el experto analizó al peronismo, criticó el manejo ferroviario que hizo el gobierno anterior y afirmó que el capital político de la ex presidenta "se va deteriorando"

Por primera vez, un empresario confesó que le pagó coimas al exministro a través de su colaborador, Roberto Baratta.

El financista de los Kirchner sabía demasiado. La causa duerme en el juzgado de Rafecas desde 2015: nunca se movió un papel.

A diferencia de Brasil, los casos de corrupción argentinos tienen el respaldo de la impunidad relacionada al sistema judicial

El analista político habló del viaje del presidente Mauricio Macri por Asia y puntualizó en los acuerdos que firmará con China

El analista político habló del trasfondo político de los actos por el Día del Trabajador

El periodista analizó los graves incidentes del sábado pasado en la residencia oficial de Santa Cruz

El ex presidente de España estuvo en Odisea Argentina y analizó la actualidad política internacional: Venezuela, Cuba, Colombia, populismo y el rol del papa Francisco, en una charla con Carlos Pagni

 

En Odisea Argentina el periodista habló sobre la tensión que se mantiene entre el Poder Ejecutivo y los sindicatos docentes

 

Carlos Pagni hizo su debut en LN+ y analizó las contradicciones del Gobierno y de los sindicatos

 

Mauricio Macri predicará mañana ante la Asamblea General de la ONU, en la aterrada Nueva York, la premisa mayor de su credo: la Argentina está intentando superar el nacionalismo y el proteccionismo, las dos amenazas que se proyectan sobre las sociedades opulentas. Ésa es la razón por la que hay que invertir en el país.

 

José López revoleando 9 millones de dólares sobre el muro de un convento es un aleph. Un punto que condensa un universo. A través de él se pueden ver la inmoralidad y la avaricia; una justicia que provee impunidad; la corrupción de empresas y gobiernos en la gestión de la obra pública; la crisis del PJ; las complicidades internacionales del ciclo populista; las relaciones oscuras entre la Iglesia y el Estado.

Mauricio Macri piensa enviar al Congreso este viernes, a más tardar el sábado, una batería de reformas del sistema jubilatorio y del régimen de coparticipación. En el corazón de esa iniciativa está el blanqueo de capitales.

Página 1 de 2

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…