Mauricio Maronna

Mauricio Maronna

La centralidad de la ex presidenta demuestra lo mal que le ha ido a su sucesor. El país votó a Macri para terminar con el kirchnerismo, pero hoy la gran duda de la política es qué hará CFK.

 

Cambiemos no existe más en su principal distrito: Córdoba. Schiaretti y Lifschitz plantaron la semilla de una estructura nacional. La cuenta regresiva.

 

La UCR no puede abandonar Cambiemos. Desaparecería del mapa. Como en la canción de Pescado Rabioso (en ese caso era el Blues de Cris), el radicalismo tiene su destino atado a Mauricio Macri.

 

El presidente consultó sobre las posibilidades de triunfo en las elecciones a gobernador. Frente a la posible derrota en Córdoba, las miradas se multiplican.

 

Para destrabar la pelea santafesina, el gobierno dice que los precandidatos a gobernador no podrán postularse a diputado. El macrismo hace política.

 

El pedido de Carrió para que el candidato a gobernador del macrismo sea Barletta y no Corral sacude a la coalición. "No me bajan ni con los Cascos Azules", dijo el intendente de la capital provincial.

 

El gobierno tiene como único plan competir contra Cristina. Una candidatura alternativa que unifique a la oposición bloquearía la reelección de Macri.

 

Lifschitz aceptaría ser candidato a vicepresidente de una fórmula que lleve a Roberto Lavagna como aspirante a la Presidencia. Bielsa, Perotti y el kirchnerismo harán una interna muy competitiva.

 

El gobierno quiere enfrentar a Cristina, aprovechando los huecos que dejan los adversarios del peronismo federal. Lifschitz, pretendido por el oficialismo.

 

El gobierno deberá evitar la extensión de una crisis política que, periódicamente, asoma en su interior. Las críticas de Carrió impactan ahora en Macri, Bullrich y Monzó.

 

El gobierno cree que Lifschitz debió haber cerrado filas con Cambiemos. Mensaje de neutralidad ante una posible interna en Cambiemos. Aval a López Molina.

 

El gobierno logra imponer la agenda y evitar que se hable de economía. Sin embargo, no pudo extender en el tiempo el éxito logrado en el G20. Carrió y Monzó, dirigentes clave para el oficialismo.

 

El dato más pulimentado del fracaso económico del gobierno es que Cristina Kirchner lidere todas las encuestas de intención de voto. Aunque eso sea visto como la única oportunidad electoral para Macri

 

El fútbol le sirvió a Macri para hacer puente con lo popular y crear vínculos.

 

El dólar y el aval de Diputados al presupuesto cambiaron el ánimo oficial.

 

La dispersión opositora es el único alivio macrista. El modelo santafesino.

 

Carrió le marcó la cancha al presidente, que deberá atender sus reclamos.

 

Macri quiere ser reelecto y apostará a hacer de la crisis una oportunidad.

 

La economía está derrumbada, pero Macri danza, desprovisto de cualquier apariencia de preocupación en el principal nicho de negocios.

 

El aval al presupuesto y la contención social, claves para la gobernabilidad.

 

El gobierno necesitó imperiosamente la foto con los gobernadores para demostrar a los mercados y al FMI que mantiene la gobernabilidad. Diferencias entre los mandatarios peronistas.

 

El balance del gobierno nacional es negativo, casi por donde se lo mire. Del "mejor equipo de los últimos 50 años" al desmantelamiento del organigrama ministerial. Incertidumbre por el futuro.

 

El gobierno de Cambiemos perdió el sabor a nuevo, se quedó sin ese olorcito a nylon flamante. Como tantos gobiernos en la historia inmediata y mediata de la Argentina no cumplió el contrato electoral.

 

La política argentina es un río revuelto. Y a río revuelto, ganancia de pescador. Pero el pescador recién aparecerá en 2019. Hoy, no está.

 

Sin definiciones de fuste, Macri buscó trazar un módico horizonte al asegurar que la inflación de 2019 bajará unos 10 puntos y consideró que los problemas son estacionales. Crece la imagen negativa.

 

Macri no quiere que crezca el pasto opositor y se niega a favorecer un liderazgo que compita con Cristina, la preferida de Cambiemos a la hora de imaginar el 2019. Expectativas santafesinas.

 

Desde un largo tiempo a esta parte, cada semana es la peor para el gobierno. No hay más lugar para sangre, sudor y lágrimas como único objetivo económico. Despidos justificados del gabinete.

 

Por primera vez, la oposición impuso sin medias tintas su proyecto sobre limitación de tarifas y le generó una derrota al gobierno. En Rosario, gran preocupación por los ataques a balazos.

 

Mario Negri nació el 6 de febrero de 1954. Abogado. Diputado nacional por la provincia de Córdoba. Es presidente del interbloque parlamentario Cambiemos. Es su quinto período como legislador nacional.

 

El gobierno logró poner paños fríos a la alocada carrera del dólar, que generó intranquilidad en la sociedad y pérdida de adhesión al presidente. Giro en la interna política oficial y la mesa chica.

 

El gobierno se asustó por la corrida y la mala nota que llegaba del exterior y acudió al FMI. Ahora podría tener un argumento externo para implementar el ajuste que falta. La política santafesina, en pausa.

 

La decisión del gobierno de recurrir al FMI, las corridas cambiarias y la inflación sobresaltan a la sociedad. La caída en las encuestas del oficialismo y el estado deliberativo en la oposición.

 

De un tiempo a esta parte, cada semana que pasa es la peor para el gobierno.

 

La falta de respuestas económicas, los tarifazos y la anunciada salida de Monzó ponen al presidente de la Nación en la obligación de recuperar encanto y tener que tirar lastre.

 

La incomprensible decisión de nombrar interventor a Luis Barrionuevo tiene un gran ganador: el gobierno nacional. El macrismo necesita dividir a la oposición. El "ejemplo" santafesino.

 

Las críticas de Carrió por los tarifazos le molestan al gobierno más que las de toda la oposición. La indómita diputada es una pieza clave en Cambiemos. En Santa Fe se viene una reforma política.

 

La oposición a Cambiemos no es competitiva y permite, por ejemplo, que Aranguren no pague costos políticos por su increíble declaración. El modelo peronista santafesino debería ser imitado en el PJ.

 

Bajó la pobreza, pero habrá aumento del valor del gas. El gobierno se dio el gusto de dar una buena noticia, pero deberá darle respiro a la sociedad con los tarifazos. Escenarios políticos.

 

El descenso de Macri en las encuestas intenta ser frenado. El gobierno parece hacerlo hecho posible con la aparición de algunos temas y la desaparición de otros. La patria futbolera y los insultos.

 

Macri deberá anunciar en poco tiempo más si irá por su reelección. Lifschitz tendrá que definir si envía su proyecto de reforma constitucional. El "escándalo Triaca" reaviva debates y decisiones huecas.

 

El éxito del gobierno fue más político que económico, a favor de la voluntad de un gran sector de la sociedad de romper amarras con el pasado. Mañana, será otra historia, y cambiarán las demandas.

 

El gobierno cae en los sondeos pero nadie aprovecha la situación. El desbalanceado escenario político se nota en los escándalos que, sin embargo, no logran eyectar a los protagonistas de sus cargos.

 

Salvo una catástrofe, Cambiemos tendrá beneficio de inventario positivo en 2019. Macri, Larreta y Vidal podrán ir por la reelección, disponiendo de los aparatos del poder. 65 mil millones para la gobernadora.

 

Lo mejor de 2017 fue el 22 de octubre, piensa Mauricio Macri. Lo mejor de 2017 es que se termina, siente la oposición.

 

La aprobación del paquete de leyes le permite al gobierno mantener la iniciativa, aunque agotó parte de su crédito respecto a normativas impopulares. La misteriosa reunión frustrada Macri-Lifschitz.

 

El 2017 está pronto a terminar, con nueve ex funcionarios kirchneristas detenidos, algo impensado hasta hace poco. Los senadores nacionales y sus "ventajas comparativas" respecto del resto de los mortales.

 

El "peronismo romántico" de Urtubey, el "cordobecismo amigable" de Schiaretti y el cuasi oficialismo continuo de Pichetto son una especie de salvataje para Cambiemos, en tiempos de mala economía.

 

El desenlace trágico de las tensiones con sectores de la comunidad mapuche y las peleas con la Armada por la desaparición del submarino ARA San Juan no impactan mayoritariamente contra el gobierno.

 

Las adjetivaciones de Aníbal Fernández contra Cristina y el resto de posicionamientos en el kirchnerismo son la empírica comprobación del fin de ese espacio como alternativa de poder.

 

Las adjetivaciones de Aníbal Fernández contra Cristina y el resto de posicionamientos en el kirchnerismo son la empírica comprobación del fin de ese espacio como alternativa de poder.

 

Página 1 de 2

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…