Eduardo van der Kooy

Eduardo van der Kooy

El hasta hace un año omnipresente kirchnerismo parece haber decidido circunscribir su militancia a dos cuestiones. El pedido de libertad para la piquetera Milagro Sala, detenida en Jujuy desde enero y con su primer juicio oral en curso. La defensa de Santa Cruz que gobierna Alicia Kirchner. Donde pasa también la mayor parte de su tiempo Cristina Fernández. Esa provincia está surcada por una crisis igual, o aún peor, que la que encontró en los 90 Néstor Kirchner.

 

Mauricio Macri le ganó de mano a Alfonso Prat Gay. El saliente ministro de Hacienda y Finanzas tenía previsto alejarse del Gobierno una vez que concluyera el 31 de marzo el último tramo del blanqueo.

 

Cristina Fernández parece haberse convertido involuntariamente en una figura providencial del primer año de Mauricio Macri. El Presidente hizo muchas veces lo que pudo para elevarla como adversaria principal. Buscó convocar a los fantasmas del pasado y atizar el miedo.

 

Horacio Rodríguez Larreta sabe que ha concluido su tiempo de paz. Le duró casi un año: la expectativa popular sobre el gobierno nacional encabezado por un partido –el PRO- de apenas 13 años de existencia dejó en un plano relegado los acontecimientos de la Ciudad de Buenos Aires. La figura del presidente Mauricio Macri también sirvió para apartar al jefe de gobierno porteño.

 

La gobernadora está en alerta por el cuadro social bonaerense. Recorre los barrios y consensúa con la oposición. Una actitud que fue citada por el Papa. También su inquietud por los narcos.   

Página 6 de 6

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…