Info General

Info General (254)

 

Adofo Rubinstein dijo que era prematuro evaluar la curva del virus y el efecto del aislamiento.

Si hay alguien que puede ponerse en los zapatos de Ginés González García, ministro de Salud de la Nación, ese es Adolfo Rubinstein, el médico que desempeñó aquella responsabilidad hasta diciembre, si bien con el rango de secretario.

Especialista en Epidemiología Clínica con título de posgrado en Harvard (Estados Unidos), sanitarista y militante de la Unión Cívica Radical (UCR), el ex funcionario nacional dice que adhiere a la estrategia de la cuarentena total, pero cuestiona la escasa cantidad de exámenes del nuevo coronavirus covid-19 y la atribuye a la subestimación inicial del problema.

“En la Argentina hay alrededor de 70 tests cada un millón de habitantes: necesitamos ir rápidamente a por lo menos 1.000”, calcula en una entrevista telefónica.

Según el ex ministro y ex secretario de Salud de la Nación, el combate de la pandemia “recién está comenzando” en el país más allá de que ya haya pasado un mes desde la detección del primer caso.

“Estamos saliendo de la parte de contención donde la mayoría de los contagios eran importados. Ahora vemos muchos más casos de contactos estrechos con los viajeros que estuvieron en zonas de circulación viral y un 30% de pacientes confirmados cuya cadena de contagio no podemos discernir claramente”.

Esto es lo que se llama transmisión comunitaria o circulación local”, explica. Rubinstein concluye que, por esa razón, todavía es prematuro decir cuál es la trayectoria del coronavirus y evaluar el efecto de las medidas tomadas el 19 de marzo, cuando el presidente Alberto Fernández decretó el aislamiento social obligatorio, además de la suspensión de las clases, de los vuelos y de los espectáculos. “En pocos días tendremos otro panorama. Hoy (por el miércoles pasado) no sabemos a ciencia cierta qué es lo que va a pasar”, opina.

-¿Cuánto margen hay para sostener la cuarentena total?

-Es la medida más dura y entiendo que hay muy poco margen para seguir prorrogándola en forma generalizada porque tiene unas consecuencias muy negativas sobre la economía.

Por otra parte, no es posible salir de este aislamiento sin una estrategia para los grupos vulnerables, como los mayores de 60 años y los enfermos crónicos: es recomendable que ellos sigan en sus casas. También habrá que focalizar en poblaciones especiales: las clases y los espectáculos seguirán suspendidos, y hay que pensar en los que viven en las villas y los asentamientos de los grandes conurbanos del país.

Luego, habrá que tener la capacidad para detectar a quienes presenten los mínimos síntomas porque, si no, van a circular, y habrá un rebrote. Y la verdad es que no disponemos de tanto tiempo para planificar estos cuidados.

-Usted estaba en la función pública nacional cuando los expertos y los organismos multilaterales advirtieron que podría haber una pandemia. ¿Los gobiernos no escucharon esa alerta?

-Nunca hubo un llamado de la Organización Mundial de la Salud ni de las Naciones Unidas para decir que el peligro de una pandemia era inminente. Esto estuvo siempre latente e instalado desde el comienzo de este siglo, sobre todo con la irrupción del SARS en 2003. Después vinieron el ébola, la gripe A y el MERS, que, al igual que el SARS, es un coronavirus. Y luego llegó esto. Estamos ante la quinta epidemia del siglo XXI.

De modo que esto comienza a ser una amenaza constante que tiene que ver con causas muy profundas que van desde el cambio en el ecosistema hasta el calentamiento global y la urbanización, particularmente en los países orientales y, sobre todo, en China.

Allí hay un movimiento acelerado de migraciones internas donde el consumo de animales silvestres produce problemas a grandísima escala. China casi duplicó su población urbana en los últimos 20 años y esto está relacionado con la generación de las epidemias.

-¿Cómo está el país para afrontar un reto de esta clase?

-El año pasado, cuando yo todavía era secretario, pedimos a la Organización Mundial de la Salud que hiciera una evaluación externa de nuestra capacidad operativa para responder a catástrofes, desastres y epidemias. Hicimos un ejercicio con expertos internacionales en el ámbito de la agenda de Seguridad Sanitaria Global y nos fue razonablemente bien. Ellos visitaron todos los puntos de entrada al país; las estructuras de Salud y de Defensa, y, en muchos aspectos, terminamos aprobados.

En otros, no. En (la estación aeroportuaria internacional de) Ezeiza estábamos débiles y, de hecho, eso se vio en esta epidemia. La evaluación tuvo lugar en septiembre y los resultados llegaron en enero, ya a esta gestión. El peligro de una pandemia es permanente y la mayoría de los países no está preparado para un golpe de semejante magnitud.

-La centralización inicial de los testeos en el Malbrán, que ahora comenzó a descentralizarse, ¿es consecuencia de esa falta de preparación?

-Lo que ocurrió es que hubo dos etapas en la acción del Gobierno. En febrero, que es cuando se debió haber hecho algunos preparativos, se demoraron porque no le prestaron la atención debida a la pandemia. Hubo una cierta subestimación. Y, entonces, no se adquirieron suficientes reactivos. Chile, por ejemplo, compró 250.000 reactivos a principios de febrero: nosotros a esa altura teníamos 1.500. Esa demora nos perjudicó e hizo que la red de 35 laboratorios descentralizados que tiene el Malbrán no funcionara.

No había materiales para hacer detecciones. Este cuello de botella se está empezando a resolver con la distribución de 30.000 reactivos, pero la verdad es que corremos de atrás porque todavía hay una centralización en el Malbrán y bastante demora para obtener los resultados.

-¿Cuántos testeos diarios sería razonable tener en la Argentina?

-Corea, Alemania y otros países desarrollados están cerca de los 10.000 testeos por cada millón de ciudadanos. Esto implica alrededor del 1% de la población. Nosotros estamos recién en 70 por cada millón: todavía nos falta un buen trecho y creo que deberíamos llegar rápidamente a al menos los 1.000 testeos.

-¿Qué rol considera que debe tener la oposición en estas circunstancias tan excepcionales?

-Juntos por el Cambio está haciendo un acompañamiento cerrado: ha apoyado todas las medidas que se han tomado y ha estado con el Presidente cuando las anunció.

Me parece muy importante el mensaje de que este problema trasciende la grieta y la disputa política porque se trata de una cuestión de Estado. Eso, por supuesto, no quiere decir que uno no pueda disentir en ciertos aspectos.

Yo creo que fueron muy buenas las decisiones adoptadas para aplanar la curva de contagios de tal manera de que el sistema de salud pueda responder así como entiendo que hubo un error cuando se creyó que el coronavirus no iba a llegar porque esa actitud nos quitó reflejos. De todas maneras no imagino un escenario apocalíptico.

El problema es serio y preocupante, pero vamos a salir adelante y ojalá que salgamos mejores.


 

En todos los casos se mantiene el aislamiento de los grupos de riesgo, la suspensión de clases y de eventos masivos. Pero buscan flexibilizar movimiento de transporte, actividad en comercios y en otros sectores clave de las economías locales.

Los gobernadores ya comenzaron a diseñar propuestas individuales para flexibilizar desde el lunes 13 la cuarentena en sus distritos, que le enviarán en las próximas horas a Alberto Fernández y que serán analizadas por el Ministerio de Salud de la Nación y el Comité de Expertos.

De antemano, hay tres lineamientos que no cambian y que igualan a todas las provincias: los chicos seguirán sin ir a clases, los grupos de riesgo deberán mantenerse aislados y no habrá eventos masivos.

La posibilidad de establecer escenarios diferentes en el país surgió en la videoconferencia que los mandatarios mantuvieron este martes con el jefe de Estado, en la que quedó claro que el Gobierno sostendrá el aislamiento obligatorio especialmente en la Capital Federal y el Conurbano, donde anida el 70% de los contagios, hasta por lo menos el 23 de abril.

Hay, sin embargo, casos con índices preocupantes también, como Chaco, Santa Fe y Córdoba, que superaron la barrera de los 100 contagios. Allí, en efecto, la cuarentena “light” asoma por ahora como una posibilidad lejana. La semana pasada el chaqueño Jorge Capitanich le presentó al Presidente un plan de 16 puntos para salir paulatinamente del aislamiento.

Incluye, entre otros, financiamiento nacional con piso de garantía de coparticipación federal de abril a mayo, limitar la circulación de vehículos hasta el 31 de mayo, suspensión del ciclo lectivo durante todo abril en zonas de circulación viral, garantizar la provisión de vacunas antigripales, y reapertura de actividades comerciales y fronteras a fines de abril.

En cambio, la contención de la situación epidemiológica en otros puntos del país podría traducirse en una salida gradual con foco, esencialmente, en la actividad económica. En ese lote se anota, por caso, Chubut cuyo gabinete de ministros pule una propuesta que contempla habilitación de ciertos servicios directos de plomería, gas y luz (no así el de personal doméstico), la apertura de locales para el pago de servicios, la extensión del delivery hasta un horario que hoy no está permitido. Chubut es uno de los tres distritos que hasta el momento no registra casos. Los otros son Catamarca y Formosa.

También se prepara para una salida progresiva Tierra del Fuego. El gobernador Gustavo Melella estudia la posibilidad de que las industrias textiles y electrónicas de la provincia puedan volver a producir. Estará enfocada en pequeños sectores, y será controlada y contenida.

En la zona de Cuyo, Mendoza avanza en un proyecto que incluye, como anexo a los protocolos de las actividades que se sumen, la declaración jurada de salud de cada trabajador en la cual se determine que no tiene síntomas compatibles con el coronavirus. Y trazan un esquema común de normas sanitarias para rubros como construcción, comercio y servicios, industria manufacturera, alimenticia, gastronomía, hotelería y cosecha de diferentes productos.

En declaraciones a El Sol, el subsecretario de Industria y Comercio, Alejandro Zlotolow, dijo que se trabaja en coordinación con el Ministerio de Salud en protocolos para la reactivación de las actividades económicas que, consideramos, paulatinamente se van a ir liberando desde el 13 (lunes) de este mes”. “Los protocolos buscan unir en grandes rubros las medidas para permitir la actividad económica, preservando la salud de los trabajadores”, aclaró el funcionario del gobierno del radical Rodolfo Suarez.

Con un registro bajísimo de casos (apenas 1), San Juan también se encamina hacia una progresiva flexibilización. El gobierno de Sergio Uñac acelera un plan que incluye aumento de frecuencia de colectivos, horarios escalonados de trabajo en la administración pública, comercios y bancos. Además, contempla habilitar el servicio de taxis y remises, que sólo podrán circular con un solo pasajero abordo. El diseño de las alternativas está a cargo de un Comité Pos Aislamiento, integrado por expertos en salud y funcionarios provinciales.

Neuquén, en tanto, encarará un proceso de habilitaciones paulatinas que alcanzará a comercios y al sector de la construcción. Esta provincia, sin embargo, aparece como uno de los distritos patagónicos con mayor número de casos (70 hasta el momento).

"Comparativamente es un número elevado, pero ocurre porque desde hace tres semanas se realizan testeos propios en dos laboratorios, y en el día se obtienen los resultados. Eso hace que se pueda manejar mejor cualquier plan de contingencia y prevención", explicó un colaborador del gobierno de Omar Gutiérrez.

Florencia Arbeleche

 

Fue un pedido de los diputados de Cambiemos en una teleconferencia. Prometió 115 camas de terapia intensiva en los hospitales militares y aseguró que trajeron 574 argentinos de Perú.

Agustín Rossi confirmó que no tiene previsto utilizar el Almirante Rompehielos ARA Almirante Irízar como hospital durante la pandemia del coronavirus para no suspender la campaña antártica que empieza el 1 de agosto.

El diputado de Cambiemos Federico Frigerio había presentado un proyecto solicitando que el buque abra hospitales y brinde también asistencia de mercaderías e insumos médicos. Sus pares de esa bancada que integran la Comisión de Defensa se lo pidieron al ministro en una teleconferencia, pero aclaró que no será posible.

"El Irízar tiene fama de buque hospital porque cumplió esa función durante la guerra de Malvinas, pero cuenta con 177 camas blandas que no podrían internar a enfermos de Covid, aunque sí atender otros casos y despejar las plazas de Tierra del Fuego", respondió Rossi, que expuso durante tres horas en teleconferencia en la Comisión de Defensa de Diputados presidida por el radical Carlos Fernández.

Recordó que es "un barco en movimiento", necesita 120 personas para movilizarlo, 700 mil por día par navegar y 300 mil para estar en el puerto. "No puedo dejar de hacer la campaña antártica, hay que traer a los argentinos que están pasando el invierno allá. En caso de que fuese necesario y que el ministro de Salud lo dispusiese y el presidente me lo indicase, estamos haciendo una preparación del buque. Tendría que ser una opción de última instancia".

El ministro informó que las fuerzas armadas tienen 115 camas de terapia intensiva y otras 372, entre los tres hospitales militares y los dos reubicables: el de Campo de Mayo y Nueva Pompeya. Y dedicó casi una hora a repasar la colaboración de los militares durante la cuarentena, destacada por Alberto Fernández al inicio de confinamiento.

Aclaró que se ajustaron a la legislación actual que les impide actuar como fuerza de choque, no utilizaron armas y se limitaron al monitoreo, despliegue logístico y asistencia humanitaria como auxiliar del Ministerio de Desarrollo Social.

Alberto Fernández pidió la ayuda de las fuerzas armadas para controlar la cuarentena

"El personal militar siempre fue muy bien recibido por la comunidad", destacó. La tarea se dividió en 14 comandos operativos que realizaron 493 actividades. 284 para distribuir alimentos, 117 de apoyo sanitaria y 92 de infraestructura sanitaria.

Entre las tareas operativas, además, estuvo la de montar un "en tiempo récord un predio sanitario en la sede de Tecnópolis, donde habrá capacidad para atender a 2.500 personas con coronavirus". También repartió los respiradores que Ginés González García concentra y raciona según las necesidades.

Reiteró que puso a disposición toda la producción industrial al servicio del combate de la pandemia, con la producción de 1000 camisolines para el personal de salud y de alcohol en gel, a cargo del laboratorio y en coordinación con el ministerio de Salud. Pero con algunas dificultades por falta de alcohol.

Además, desde el 12 de marzo en el taller de sastrería militar del Ejército trabajó en la elaboración de barbijos y cuentan con 48.000 tipo 1 para niños.

El ministro anunció que Alberto Fernández le pidió alertas tempranas del Servicio Meteorológico Nacional sobre el impacto de las temperaturas en el avance del coronavirus. "El rango de temperatura donde el Covid-19 se explaya más y tiene posibilidad de ser más dañino es entre los 5 y los 11 grados". Con menos, no circula y con muy altas tampoco.

Precisó que los Hércules trajeron 574 argentinos varados en Perú, entre Lima y Arequipa, y fueron elegidos entre quienes podían soportar el viaje de regreso. No fueron a Cusco, donde hay muchos turistas sin alojamiento, porque no había condiciones de aterrizaje. "No fue fácil, porque Perú ni siquiera tiene parlamento".


 

El ministro de Seguridad bonaerense, de formación militar, utilizó terminología bélica para explicar cómo debe enfrentarse a la pandemia. Hizo un parangón con el ataque a la base militar en 1941.

El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, hizo una comparación en términos bélicos sobre la pelea contra el coronavirus, considerando que muchos la han considerado "una guerra". Cabe recordar que el funcionario bonaerense es militar.

"Esto es como Pearl Harbor, fue un ataque que no estábamos esperando", dijo Berni al hacer un parangón con la ofensiva militar japonesa contra la base estadounidense en Hawai, en diciembre de 1941.

Consultado por el canal A24 sobre en "qué etapa de esa guerra" se encuentra la Argentina, el funcionario explicó los flancos en los que hay para "ganar y para perder".

"Si lo ponemos en términos bélicos, desde el punto de vista táctico, tenemos todo para perder, porque el enemigo, el virus, es el que elige el lugar y el momento para atacar", dijo.

Y rápidamente contrastó: "pero, para ganar tenemos la mirada estratégica, que se basa en la reserva. ¿Cuál es la reserva del virus? El cuerpo. Si nosotros no le damos el cuerpo al virus, se queda sin reserva. Por eso hacemos hincapié en la cuarentena. La estrategia es cortarle la reserva al virus, para que no se replique".

Berni defendió la cuarentena y la consideró indispensable en una sociedad como la argentina que -dijo- "hace culto de transgredir las reglas" y la diferenció de la japonesa y la alemana, donde rige una cultura volcada al orden.


 

Lo anticipó el ministro de Transporte, Mario Meoni, en una reunión con diputados nacionales.

El ministro de Transporte, Mario Meoni, anticipó que la semana próxima , una vez concluido el período de aislamiento social obligatorio, el transporte retomará su circulación habitual en el área metropolitana , aunque la prioridad será evitar la aglomeración de pasajeros en los horarios pico; para ello, anticipó, se instrumentará un escalonamiento en los horarios de aquellas actividades que volverán al trabajo después de la cuarentena .

Durante una videoconferencia que compartió con los diputados que integran la Comisión de Transporte de la Cámara de Diputados, presidida por el radical José Cano, el funcionario anticipó, además, que en los próximos días el Gobierno podría decretar la emergencia del transporte público como consecuencia del impacto económico que sufre el sector, paralizado desde que se detectaron los primeros contagios por coronavirus. Se refirió puntualmente al sector ferroviario.

"Tenemos situaciones críticas en el transporte de larga distancia, el transporte de carga -porque no todos los sectores están trabajando a pleno- y el transporte ferroviario, porque tenemos una fuerte desinversión que no da garantías plenas y necesitamos contar con la emergencia que nos permita contratar de manera rápida ", enfatizó.

Coronavirus. Industria y construcción: los primeros rubros a los que el Gobierno planea levantarles la cuarentena 

El ministro indicó que espera que a partir la semana próxima se ponga en circulación en el área metropolitana la cantidad de transporte de los días habituales. "Hoy está funcionando con alrededor de 6000 unidades, podemos llegar 15.000 a partir de la semana que viene, garantizando el aislamiento social", dijo sobre los colectivos.

"En cuanto a los trenes, tendrá que ver con las posibilidades técnicas y las disponibilidades de personal en los horarios pico", sostuvo Meoni, quien estimó que a partir de la semana próxima podrían funcionar "70 formaciones máximo" en la totalidad de las líneas del área metropolitana.

Para evitar aglomeraciones en los horarios pico, Meoni anticipó que, con las distintas áreas del gabinete se está trabajando en un escalonamiento laboral a partir de la semana próxima.

"A partir de las actividades que se vayan liberando, vamos a ir modificando los horarios de ingreso y de salida de los trabajos y, dentro de un mismo trabajo, que se establezcan distintos niveles de horario. Esto con el objetivo de lograr un horario aplanado, sin horarios pico ", explicó.

Los legisladores de las distintas bancadas expresaron su preocupación por los miles de argentinos aún varados en el exterior que no pueden regresar al país desde que se decretó el cierre de las fronteras. Sobre este punto, el ministro indicó que por ahora no habrá cambios en el cronograma previsto.

"También es una preocupación nuestra. Desde el 17 de marzo hasta ahora ingresaron al país 65 mil argentinos solo por Ezeiza. Aerolíneas Argentinas hizo 100 vuelos trayendo 18 mil pasajeros de distintas partes del mundo. Vamos adaptándonos a los requerimientos de Cancillería y del Ministerio de Salud. Los requerimientos de los vuelos tienen que ver también con el origen de los pasajeros varados y el objetivo de no transmitir una pandemia", señalo Meoni.

"La enorme mayoría de los casos detectados son viajeros o personas de contacto estrecho con el viajero. Por lo tanto cada vez que traemos a alguien del exterior estamos trayendo la posibilidad de que crezca la pandemia y por lo tanto debemos ser responsables", agregó el ministro, que indicó que esta semana se esperan vuelos desde Cancún, Punta Cana, Bogotá, Ecuador, Cuba y Costa Rica.

Laura Serra

 

El impresentable de Daniel Arroyo ya había tenido problemas con los sobreprecios en la compra de leche cuando era funcionario de Alicia K.

Argentina necesita urgente un mercado electrónico de compras.

Basta de chorros como Daniel Arroyo, Argentina necesita urgente un mercado electrónico como el chileno. Cien mil oferentes. Ganan 60 % de veces las Pymes, una proporción cuatro veces mayor que en Argentina, donde siempre vencen los grandes, que son los que devuelven las coimas.

Argentina recaudó ayer un millón de dólares con su Teletón mientras Chile hizo una similar y logró 40 palos verdes.

Opciones:

1) Los chilenos son más solidarios,

2) Ellos tienen más dólares que nosotros,

3) Mario Kreutzberger, conocido como Don Francisco es mejor que Marley y Pampita.

El gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, estaría a punto de anunciar la salida de patacones del siglo XXI. Debería recordar la Ley de Gresham que establece que una moneda mala destruye rápido a la buena ya que la gente ahorra en la divisa más sólida y gasta con la cuasi moneda.

Es muy bueno el rol del parlamento en esta crisis. Los cientos de diputados y senadores no paran debatir posibles soluciones locales para la pandemia. Acercaron remedios inmediatos sobre teletrabajo, sistemas de higiene y test masivos. Hablamos de Corea del Sur, por supuesto.

Si se escaparon en 2004 tras el blumberazo y luego hicieron lo propio con Cromagnon. Si repitieron la conducta con la inundación de La Plata y la masacre de Once. ¿Por qué pensaban que ante esta crisis CFK iba a dar la cara? Verónica Magario copia a la jefa y hace mutis por el foro.

Chile (con la 3era parte de nuestra población) hizo 50 mil testeos de Coronavirus y Argentina 8 mil. Por eso, decimos erróneamente que los trasandinos tienen más enfermos y muertos que nosotros. En lugar de imitarlos, el gobierno nacional los critica y los toma como mal ejemplo

El peronismo nació con un desastre: el terremoto de San Juan de 1944 que dejó 9.000 muertos. El general, a cargo de la Secretaría de Trabajo y Previsión, monopolizó la ayuda. Alberto Fernández intenta capitalizar otro desastre pero no tiene una torta de plata para repartir. Apenas, una torta de bosta.

Marcelo López Masía

 

La cartera que conduce Daniel Arroyo tiene muchos pretendientes, algunos de los cuales están dentro del organigrama.

El ministerio de Desarrollo Social arrancó como uno de los más poderosos en la gestión de Alberto Fernández. Con las manos casi atadas por la deuda y la recesión, el presidente depositó en la cartera que conduce Daniel Arroyo muchas de las expectativas para mostrar resultados en la contención de sectores vulnerables.

De hecho una de las primeras iniciativas, la Tarjeta Alimentar, implica una inversión mensual de aproximadamente 300 millones de pesos mensuales por parte del Estado Nacional. Pero así como es uno de los ministerios más activos es también de los más codiciados.

Ayer, el ministerio fue mala noticia: lo denunciaron por compras con sobreprecios en alimentos en el marco de la emergencia por coronavirus.  Desarrollo Social tiene recursos y despliegue territorial.

Pero de la toma de decisiones participan muchos sectores.

Al ministerio entraron los movimientos sociales (están Barrios de Pie y el Movimiento Evita), La Cámpora (a través de Laura Alonso) y hombres y mujeres vinculados a intendentes y gobernadores. También deja huella Carlos Castagneto (a través de una funcionaria en la dirección de compras), quien fue viceministro de Alicia Kirchner. 

Fuego amigo: Grabois le apuntó a Arroyo por sobreprecios en compras Pero también participa de manera indirecta Victoria Tolosa Paz (ex candidata en La Plata, en pareja con “Pepe” Albistur) que conduce el Consejo de Políticas Sociales y hasta Juan Grabois, el dirigente de la CTEP que fue el primero en exponer y criticar la compra de Desarrollo Social. 

“Lo más difícil es el fuego amigo”, reconocen en el Ministerio. Arroyo salió a explicar que la compra con sobreprecios tuvo que ver con la urgencia y con que no sobran los proveedores que puedan cubrir con velocidad. Hacia adentro, el ministro buscó responsables y apuntó contra la dirección de compras, porque si bien la emergencia habilita contratación directa y tal vez no se compruebe ninguna acción irregular, hubo alguien que eligió empresas vinculadas a un mismo empresario,

Víctor Lusardi, denunciado por macristas y kirchneristas en diferentes partes de la historia contemporánea. 

"No se pagó un peso de lo que se publicó en el Boletín Oficial", explicaron fuentes del Ministerio. ¿Se dará marcha atrás con la compra? Habrá que ver si es legalmente posible. ¿Descartará Arroyo un intento interno por sacarlo del cargo?

Un cargo que, sin dudas, tiene muchos pretendientes. Sin dudas, un mal trago para un ministro que viene con una ficha limpia y quedó envuelto en algo que lo deja mal parado.   

Mariano Confalonieri

 

Apenas unos días después del disgusto que le causó el viernes el caos de bancos atestados de jubilados haciendo cola para cobrar, el presidente Alberto Fernández debió hacer frente a otra tormenta interna.

La polémica compra de alimentos un 50 por ciento más caros que en el mercado obligó al Jefe de Estado a salir a respaldar a Daniel Arroyo, el ministro de Desarrollo Social, encargado de esa adquisición y quien hasta había admitido que se habían pagado valores más altos por esas mercaderías.

Si bien Fernández se comunicó telefónicamente con Arroyo para pedirle explicaciones, trascendió que el ministro le describió cada paso que dio para la compra de alimentos. Cuando terminó, el Presidente, satisfecho, le pidió que salga a aclarar lo que pasó. Fernández está convencido que no hubo un hecho de corrupción, pero una mala decisión política volvió a poner la discusión y el foco sobre las equivocaciones de parte de su gabinete.

Arroyo, a quien considera "transparente y muy trabajador", se sumó así al grupo de funcionarios que en los últimos días complicaron al jefe del Estado. Ese listado lo encabeza Ginés González García, quien quedó en el ojo de la tormenta por algunas determinaciones y declaraciones fallidas al comienzo de la situación generada por el coronavirus.

También cayeron en desgracia, pero conservan también sus cargos, el titular de la Anses, Alejandro Vanoli , y el presidente del Banco Central, Miguel Pesce , responsables de que el pasado vienes el aislamiento dispuesto por el Presidente se hiciera añicos cuando miles de jubilados salieran a la calle para cobrar.

Lo cierto es que más allá del disgusto que le provocaron estas situaciones, el Presidente decidió no haber cambios en su gabinete, considerando que se trataron de errores puntuales. Incluso, en el caso de Arroyo descartó de plano cualquier relación con un hecho de corrupción.

En medio de la crisis sanitaria que provocó la pandemia del coronavirus el Ministerio de Desarrollo Social, mediante siete resoluciones, realizó compras millonarias de alimentos para repartir ante la creciente demanda de asistencia alimentaria. Es que desde que el virus llegó al país el número de personas asistidas pasó de 8 a 11 millones.

La particularidad de la compra fue que, en algunos productos, como aceite y azúcar, los precios que pagó están por encima de lo que establece en el programa Precios Máximos.

Según explicó Arroyo, el Gobierno pidió rebajas a los proveedores, pero estos no accedieron. Debido a la situación de emergencia, avanzaron con la compra. "Los proveedores se plantaron", explicó el funcionario.


El 1° de abril de 1982, después de negarse, el entonces presidente de facto y su par de los Estados Unidos dialogaron por teléfono. Los imperdibles -y tragicómicos- detalles de aquella comunicación, y una de las primeras apariciones del hombre que manejó la inteligencia de nuestro país por años

 

 

Por suerte aún la del Covid-19 no arribó pero sí la del Central, y con fuerza (ya esperan la otra). Todavía no se siente de lleno en la calle por el efecto cuarentena y otros factores. La base monetaria está creciendo a una velocidad del 72% interanual.

Mientras los sanitaristas, la mesa chica de expertos epidemiólogos y el sistema sanitario en su conjunto se preparan para recibir la primera ola del brote del coronavirus (Covid-19), en materia monetaria la primera ola ya pasó y ahora se espera la segunda.

Falta aún contabilizar el último día hábil de marzo, pero mucho no cambiará, y ya la Base monetaria registra una expansión de $575.949 millones lo que representa una velocidad de crecimiento mensual del 34% punta a punta y del 72% interanual.

De modo que en lo que va del 2020 la Base ha crecido $396.702 millones (el 82% de todo el 2019) alcanzando un nivel de $2.292.083 millones (o sea, casi $2,3 billones).

En marzo, con el efecto Covid-19 y el inicio de la cuarentena, el crecimiento de las Base se explica principalmente por el desarme de Leliq $304.421 millones (52,8% del total); la creciente asistencia al Tesoro $205.000 millones (35,6% del total); el pago de intereses $52.972 millones (9,2% del total) y $22.687 millones vía Pases. También hubo una leve expansión por compra de dólares al sector privado por $8.606 millones neutralizada por completo por contracción vía el sector público de $17.029 millones.

Vale señalar que en marzo por primera vez en el año, algo que se da generalmente más entrado el segundo trimestre, el BCRA ya comenzó a transferirle utilidades al Tesoro fueron $60.000 millones el 26 y otros $20.000 millones el 27.

La semana pasada desde este diario advertimos que frente al tsunami de pesos que el Tesoro iba a necesitar por causa de la crisis y de no haber hecho los deberes oportunamente los últimos gobiernos iba a recurrir a este as bajo la manga, que según cálculos privados rondaría los $1,5 billones. Lo que habla a las claras del margen operativo que tiene el BCRA para asistir al Tesoro este año.

Ahora bien, semejante emisión de pesos en marzo, todavía no pega de lleno en la calle ni en los bolsillos de la gente. Es que la tenencia de billetes y monedas del público apenas creció 4% en marzo frente a un aumento del efectivo de los bancos del 29% y del 86% de los encajes. Los bancos están muy líquidos en niveles del 64%, según el índice del BCRA (era 54% a fin del 2019). Resta ahora que estos fondos se derramen sobre el mercado financiero en las empresas y familias.

Por suerte la demanda de dinero está acompañada, es que la cuarentena despertó la sed de pesos de la gente, sin presionar sobre otros mercados. Sin embargo, ya los analistas alertan porque la segunda ola monetaria, para cubrir el mayor déficit, está a la vuelta de la esquina. Claro que después se verá como absorber, ese es otro tema.

Jorge Herrera

Página 1 de 19

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…