Internacionales

Internacionales (569)

 

El presidente chileno admite que hubo uso excesivo de la fuerza durante el estallido social que, este, lunes cumple un mes de haber puesto contra las cuerdas al Gobierno.

En un nuevo discurso nocturno desde La Moneda, el Palacio de Gobierno chileno, el presidente Sebastián Piñera se dirigió a sus compatriotas para valorar el acuerdo al que llegaron el viernes de madrugada casi la totalidad de las fuerzas políticas del país: un plebiscito para definir el futuro de la Constitución de 1980, programado para abril próximo.

“Si la ciudadanía así lo decide, avanzaremos hacia una Constitución, la primera elaborada en plena democracia y aceptada y respetada por todos”, señaló el mandatario acerca del esfuerzo conjunto tanto del Gobierno como de buena parte de la oposición parlamentaria por reestablecer el orden público y encauzar el estallido social, que este lunes cumple un mes.

“Será el gran marco que dé unidad, legitimidad y estabilidad a nuestra democracia y convivencia ciudadana y nos permita procesar y resolver las legítimas diferencias que surjan en nuestra sociedad”, indicó Piñera, que dejó pasar casi tres días para referirse al hito de mayor importancia de la historia reciente de Chile.

El presidente Piñera se refirió este domingo, además, sobre las acusaciones de violaciones a los derechos humanos contra las Fuerzas Armadas y de Orden en este mes de protestas, donde se ha combinado la masiva manifestación pacífica con la acción de violentos que han dejado destrozos que solo en la infraestructura pública se calculan en 4.500 millones de dólares. Es una de las mayores complejidades que enfrenta su Gobierno hace semanas.

“En algunos casos no se respetaron los protocolos, hubo uso excesivo de la fuerza, se cometieron abusos o delitos y no se respetaron los derechos de todos”, reconoció el presidente sobre la acción policial. “Quiero expresar mi solidaridad y condolencias con las víctimas de esta violencia, con los que sufrieron lesiones, y muy especialmente, con los familiares de aquellos que perdieron su vida”, agregó en referencia a las 23 personas que han fallecido desde que estalló la crisis el pasado 18 de octubre.

“No habrá impunidad y nuestro Gobierno hará todos los esfuerzos para asistir a las víctimas en su recuperación y para que la Fiscalía y la Justicia cumplan su misión de investigar y hacer justicia”, se comprometió Piñera.

Carabineros, la institución en Chile encargada de controlar el orden público y la seguridad, enfrenta un delicado escenario: en esta crisis ha quedado en evidencia las deficiencias en sus protocolos y la necesidad de modernización. El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) ha informado de 217 personas con heridas oculares por perdigones. Como ni la protesta ni la violencia se ha extinguido con el acuerdo político por una nueva Constitución, el viernes por la noche se produjo un nuevo incidente en Plaza Baquedano, el epicentro de las concentraciones en la capital chilena.

En hechos que están siendo investigados, un joven falleció por un ataque cardíaco mientras se manifestaba. Según denunció el Servicio de Atención Médico de Urgencias (SAMU), el equipo médico que le brindaba auxilios recibió disparos de perdigones y bombas lacrimógenas de Carabineros en medio del operativo para salvarle la vida.

Pero junto con adelantar que el próximo acuerdo de su Gobierno estará enfocado en las pensiones, el presidente dio cuenta de los difíciles últimos días que ha enfrentado la democracia chilena. “El desenlace final de estas cuatro semanas aún no está escrito”, reconoció el presidente. “Depende de nosotros construir y recorrer los caminos que conduzcan a nuestro país a un buen puerto”.

El martes pasado, en Chile se vivieron horas delicadas. Luego de una jornada de paro nacional promovido por la Mesa de Unidad Social –compuesta por unas 200 organizaciones sindicales, de derechos humanos, medioambientales, pueblos originarios, entre otras–, las concentraciones derivaron en una de las más graves jornadas de violencia desde el estallido de hace un mes. Junto con saqueos al comercio y ataques contra edificios residenciales, sedes de partidos políticos y hasta sedes diplomáticas –esa noche hubo al menos 30 incendios en todo el país–hubo intentos de asaltos a cuarteles policiales. Al menos 20, según la información oficial del Ministerio del Interior, la mayoría en la capital.

En ese contexto, el presidente evaluó si regresar a los militares a la calle para intentar recuperar el orden público, lo que habría interrumpido los diálogos políticos entre el Gobierno y la oposición en el Parlamento, que en medio de la crisis ha posibilitado acuerdos en materias fundamentales como la reforma tributaria.

Pero el presidente –en las horas de mayor complejidad desde el retorno a la democracia en 1990– decidió finalmente por hacer un llamamiento transversal a la paz.

En las horas siguientes, su petición fue recogida por la mayoría del espectro político. Luego de 48 horas de intensas negociaciones en el Congreso, se llegó al histórico acuerdo de llamar a plebiscito en abril para decidir si los ciudadanos quieren cambiar la carta fundamental 1980.

Como parece evidente que se optará por sustituirla –ocho de cada 10 buscan cambiarla, según las encuestas–, los chilenos definirían en paralelo el mecanismo para su reemplazo: si una “convención constitucional” con miembros completamente nuevos que funcione en paralelo al Congreso con funciones constituyentes o una “convención mixta” compuesta por un 50% de parlamentarios y otro 50% de delegados.

El acuerdo político por el plebiscito para cambiar la Constitución en Chile no calma a los sectores radicales. Para este lunes está convocada una nueva concentración al cumplirse un mes desde el estallido y la Mesa de Unidad Social –que rechaza los términos en que se negoció el camino constituyente– hizo nuevos llamamientos a jornadas de protestas y una nueva huelga general. Este domingo, una de las principales líderes del Frente Amplio de izquierda, Beatriz Sánchez, fue insultada en el centro de Santiago por grupos de manifestantes que le recriminaron el apoyo de buena parte de su conglomerado al acuerdo por una nueva Constitución, que consideran insuficiente.

Rocío Montes

 

Le exigen el repliegue de los militares para dialogar. En Cochabamba, los cocaleros pidieron que renuncie en 48 horas.

El Gobierno interino de Bolivia llamó a dialogar a simpatizantes del ex presidente Evo Morales para desactivar las protestas que dejaron al menos 23 muertos y más de 700 heridos y evitar el desabastecimiento de La Paz, luego de que los cocaleros de Cochabamba dieran 48 horas a la autoproclamada mandataria Jeanine Áñez para que renuncie.

Sin embargo, el Movimiento al Socialismo (MAS), el partido de Morales, exigió el "repliegue" de las Fuerzas Armadas como condición para conversar. La convocatoria, anticipada más temprano por otros funcionarios, fue formalizada esta tarde por la ministra de Comunicación, Roxana Lizárraga, y abarca a las autoridades del departamento La Paz y de la ciudad de El Alto, aledaña a la capital.

"Me es grato dirigirme a la valerosa ciudad de El Alto y en especial a sus personas representantes de los 14 distritos y las 20 provincias; el motivo de la presente es cordialmente participar en una mesa trabajo y diálogo conjunto para atender sus respectivas demandas en busca de poder llegar acuerdos que permitan pacificar", dijo al leer la carta de invitación, según la agencia noticiosa estatal ABI.

"No queremos nosotros intervenir a la fuerza porque no vamos autorizar una intervención agresiva, vamos a esperar que se agoten los mecanismos de diálogo", agregó el ministro de Hidrocarburos, Víctor Zamora, en relación con el bloqueo a la planta de combustibles de Senkata, en El Alto, que ya comenzó a causar desabastecimiento en la capital. Pero el MAS ya había advertido que no dialogará mientras el gobierno no saque a las Fuerzas Armadas de las calles.

"No queremos nosotros intervenir a la fuerza porque no vamos autorizar una intervención agresiva, vamos a esperar que se agoten los mecanismos de diálogo", sostuvo el ministro de Hidrocarburos, Víctor Zamora.

"Exigimos el repliegue de las Fuerzas Armadas; den condiciones para la paz, den condiciones para un diálogo sincero; no puede ser que mientras se está promoviendo el diálogo por un lado, por el otro se estén haciendo masacres con nuestra gente", afirmó la diputada Sonia Brito en rueda de prensa, acompañada por otros legisladores, según la agencia EFE.

En cambio, el MAS convocó para mañana "a todos los jefes de bancada (de las dos cámaras del parlamento) para trabajar, conversar, debatir sobre la coyuntura política", en "una clara muestra de que el MAS quiere pacificar este país", agregó la diputada masista Betty Yañíquez.

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, sostuvo que hoy había bajado a la mitad la "intensidad" del conflicto y advirtió el gobierno iniciará acciones legales contra legisladores del MAS que inciten a la violencia.

Indicó que las protestas "han bajado 50% de intensidad", aunque todavía estaban "registrándose algunos enfrentamientos en Sacaba (departamento Cochabamba), si bien "disminuyendo la intensidad" de ellos, y permanecían abiertos focos de conflicto en El Alto y en Yapacaní (Santa Cruz).

Además, Murillo aseguró que el gobierno comenzará a perseguir penalmente a un grupo de legisladores del MAS por incitar a la violencia.

"Hay senadores y senadoras, y diputados y diputadas, no todos, unos cuantos, que están haciendo subversión; ya tengo listas, que los mismos dirigentes de varias zonas me están pasando, diciendo que los obligan a esto o aquello; se los va a empezar a detener con órdenes del Ministerio Público; voy a armar un aparato especial de la Fiscalía, porque no podemos permitir que esto siga", precisó.

Mientras tanto, el gobierno interino evitó pronunciarse sobre el ultimátum que los cocaleros de la región cochabambina de Chapare -donde surgió Morales como dirigente sindical- dieron anoche para que Áñez renuncie a más tardar en 48 horas.

En Sacaba, durante el velatorio de cinco de las víctimas de las protestas, los cocaleros advirtieron que si Áñez no dimite, realizarán un bloqueo nacional de rutas por tiempo indefinido, según El Deber y la agencia ANSA.

Otros grupos afines a Morales planean cercar completamente La Paz y El Alto mediante el bloqueo de sus accesos, e impedir su abastecimiento como forma de presión para lograr la renuncia de Áñez, según revelaron dirigentes no identificados al diario paceño Página Siete.

"A La Paz no tiene que llegar ni un grano de comida; se ha prohibido a los productores que saquen comida de sus chacras; es preferible que se pudra, que dar comida a los k'aras (blancos)", dijo un dirigente campesino.

El ministro de la Presidencia, Jerjes Justiniano, convertido en vocero del nuevo Gobierno, afirmó que el polémico decreto que exime de responsabilidad penal a efectivos de las Fuerzas Armadas en relación con la represión de las protestas "de ninguna manera se transforma en una licencia para matar".

"Es un elemento disuasivo, porque lo que pretende el gobierno es sencillamente evitar la confrontación, lo que pretende es evitar que existan más muertes y, sobre todo, (pretende) que la paz social se restablezca en nuestro país", dijo Justiniano anoche, en rueda de prensa.

Ese decreto, conocido ayer, fue duramente cuestionado por la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, y por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que hoy reportó que las protestas iniciadas el 20 de octubre dejaron 23 muertos y 715 heridos (de ellos, nueve muertos y 122 heridos solo el viernes pasado).


 

Los enfrentamientos en la región de Cochabamba dejan al menos ocho muertos y decenas de heridos.

El enfrentamiento entre la Policía y el Ejército bolivianos con manifestantes contra el Gobierno de la autoproclamada presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, en la ciudad de Sacaba, en el departamento de Cochabamba, ha dejado al menos ocho cocaleros muertos, decenas de heridos y más de un 100 de detenidos.

Los hechos han tenido lugar en el puente Huayllani, en la ciudad de Sacaba, según el diario boliviano «La Razón Digital», que ha agregado que las fuerzas de seguridad han impedido que los cocaleros avanzaran y llegaran a la ciudad.

El comandante de la Policía de Cochabamba, Jaime Zurita, ha indicado que se ha incautado a los manifestantes armas de fuego, bazucas artesanales y explosivos. «Hemos negociado hasta más no poder y entonces cuando las cosas pretenden salirse de control, entonces la Policía tiene que tomar el mando y restablecer el orden público», ha indicado Zurita tras retomar el control del puente.

Zurita ha añadido que los cocaleros pretendían ingresar hacia Cochabamba de manera «pacífica», pero que, finalmente, «se les encontró armamento y artefactos explosivos», ha sostenido.

Fuego real

Por su parte, el expresidente de Bolivia, Evo Morales, ha condenado las muertes de los cocaleros y el uso de fuego real contra los manifestantes.

«Condeno y denuncio ante el mundo que el régimen golpista que tomó el poder por asalto en mi querida Bolivia reprime con balas de las Fuerzas Armadas y la Policía al pueblo que reclama pacificación y reposición del Estado de Derecho», ha indicado en su cuenta de Twitter. «Ahora asesinan a nuestros hermanos en Sacaba, Cochabamba», ha lamentado.

En este contexto, Morales también ha pedido que las Fuerzas Armadas y la Policía bolivianas «paren la masacre». «El uniforme de las instituciones de la patria no puede mancharse con la sangre de nuestro pueblo», ha reclamado.

«La dictadura de Jeanine Áñez y los golpistas (Carlos) Mesa y (Luis Fernando) Camacho nos acusaron de 'dictadura'», ha continuado el expresidente de Bolivia. «Ahora su 'presidenta' autonombrada y su gabinete de abogados defensores de violadores y represores masacra al pueblo con las fuerzas armadas y la Policía como la verdadera dictadura», ha apostillado.

Para justificar el golpe, Mesa y Camacho nos acusaron de "dictadura". Ahora su "presidenta" autonombrada y su gabinete de abogados defensores de violadores y represores, masacra al pueblo con las FFAA y la Policía como la verdadera dictadura. #NoAlGolpeDeEstadoEnBoliviapic.twitter.com/FiDDor2idk

En cambio, el nuevo Gobierno boliviano ha instado a los movimientos sociales a participar en un diálogo para pacificar el país. En concreto, el ministro de la Presidencia, Jerjes Justiniano, ha destacado que ya ha habido reuniones con algunos sectores sociales, pero existe apertura a dialogar también incluso con el movimiento que protagonizó la manifestación de este viernes en Sacaba.

Justiniano ha explicado que por orden de Áñez él mismo irá a Cochabamba para impulsar el diálogo. Sin embargo, ha destacado que uno de los fallecidos en Sacaba presenta una herida de muerte «realmente singular», porque el proyectil entró por la parte de atrás de la nuca y de arriba hacia abajo: «Eso quiere decir que no provino de un enfrentamiento cruzado, sino que vino de atrás de su propia fuerza».

Justiniano ha destacado que otro objetivo es decirles a las organizaciones que «las cosas buenas que se hicieron en el anterior gobierno van a continuar, que los proyectos no se van a paralizar». «Lo que queremos demostrar es que las cosas que se hicieron bien se van a continuar haciendo bien, que no se va a esconder el sol que ni se va a ir la luna, que vamos a seguir viviendo», ha señalado.

En este contexto, el ministro de Exteriores de Venezuela, Jorge Arreza, también ha denunciado la «represión desmedida» y la «masacre» en Cochabamba. «Imágenes fuertes, pero necesarias, para denunciar el carácter represor y dictatorial de quienes han asaltado el poder en Bolivia», ha escrito en su cuenta de Twitter, acompañando el mensaje con un vídeo. «La comunidad internacional debe condenar y actuar para detener esta barbarie», ha zanjado.

Más de 100 detenidos

Un total de 110 personas también han sido detenidas este viernes en La Paz en una nueva jornada de protestas en Bolivia, en este caso contra el Gobierno de Áñez, ha informado el diario «El deber».

«Estamos procesando cada caso particular, se les están revisando sus pertenencias, hemos encontrado artefactos explosivos, piedras, palos, hondas, objetos contundentes con los que estaban causando temor a su paso», ha indicado el subdirector de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, Cristian Saavedra.

La crisis política en Bolivia estalló tras las elecciones presidenciales celebradas el pasado 20 de octubre. Morales proclamó su victoria mientras que la oposición denunció un «fraude gigantesco». La auditoría de la Organización de Estados Americanos (OEA) ha confirmado «irregularidades».

Morales dimitió el domingo y el martes llegó a México en calidad de asilado político. Áñez se ha proclamado mandataria interina para evitar el vacío de poder dejado por la renuncia del líder indígena y otros altos cargos, asegurando que su objetivo es celebrar nuevas elecciones.


 

Diosdado Cabello amenazó una vez más a la oposición con que «los vamos a joder»

Muy pocos activistas chavistas acudieron a la contramarcha convocada este sábado por el régimen de Nicolás Maduro para manifestarse contra «el fascismo y el imperialismo» y solidarizarse con Evo Morales, quien renunció a la presidencia de Bolivia esta semana tras confirmarse el fraude electoral por la OEA.

En la ruta trazada desde la avenida Sucre, el Poliedro y la avenida Libertador para desembocar en el Palacio de Miraflores la voz de Hugo Chávez acompañó a los activistas chavistas al igual que en las pantallas de Venezolana de Televisión como una especie de fantasma después de seis años muerto.

A la altura de la telefónica CANTV, en la avenida Libertador, una chavista a carta cabal estaba cerca de la tarima bailando un regatón. «Estoy aquí para respaldar a Evo Morales en su lucha por regresar a Bolivia. Estamos luchando por la paz», dijo.

Otro activista gritaba a todo pulmón. «Viva Chávez que murió para sacrificarse por nosotros y legarnos la revolución», mientras esperaba que llegara Maduro para cerrar el mitin.

Sin embargo, hasta las 13,30 del mediodía Maduro no apareció en la escuálida concentración. Las amenazas represivas lanzadas previamente para intimidar a los opositores funcionó pero al revés. El boomerang actuó contra los propios chavistas que no se atrevieron a salir a las calles.

En la víspera el primer vicepresidente del Psuv, Diosdado Cabello, amenazó este viernes una vez más a la oposición con que «los vamos a joder y no es jugando», así salgan en Caracas, Amazonas, Táchira o Zulia porque, a su juicio, sólo los chavistas tienen la fuerza de cerrar una calle.

Diosdado aseguró por la estatal VTV que la oposición miente. «Una cosa es quien quiere y otra quien puede. Los únicos que tenemos fuerza para cerrar un país, todas las calles de un país, las calles de una ciudad, son los chavistas y cuando digo cerrar es cerrar, hasta la calle donde vives tú, Juanito Alimaña (Juan Guaidó), te la cerramos».

En verdad el régimen suspendió el suministro de gasolina para bloquear la marcha opositora. También cerró el Metro de Caracas y parcialmente los vuelos comerciales y los equipos de control remoto. Igual restringió el internet, el Facebook e Instagram y militarizó la ciudad.

Diosdado Cabello, dijo que la actitud de Michele Bachelet era exagerada al preocuparse por la marcha de la oposición: «La oposición tiene dos características o son violentas o de escasa presencia de pueblo, y no dice nada de Bolivia ni de Chile voltea hacia otro lado, la mejor muestra es que los chavistas marchan alegremente y no hay represión».

Dijo Cabello que «Guaidó no mueve ni a su gente, no ha cumplido ninguna promesa, engañó a su gente». Al referirse a lo de Bolivia, «estamos preparados para dar una respuesta mucho más contundente» mientras marchaba hacia el centro de Caracas.

Ludmila Vinogradoff

Sábado, 16 Noviembre 2019 00:00

Masivas marchas en Venezuela por la convocatoria #16N

Escrito por

 

Contra el régimen de Nicolás Maduro, miles de venezolanos se movilizan desde diferentes puntos del país en reclamo por la situación en que viven.

La convocatoria fue impulsada por el líder opositor Juan Guaidó, con el apoyo de la iglesia católica.

El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, convocó al #16N como una nueva jornada de protesta en todo el país para mantener la pulseada en la calle contra el gobierno de Nicolás Maduro. Esta iniciativa respaldada por la Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV), que también llamó a la movilización ciudadana.

"Este 16 de noviembre ha logrado uno de sus principales objetivos: romper la falsa normalidad que busca acostumbrarnos a sobrevivir en medio de esta miseria", dijo Guaidó en un vídeo difundido en las últimas horas.

En su mensaje, el también titular de la Asamblea Legislativa reiteró que la oposición tiene un "plan" para materializar la hoja de ruta que designó al autoproclamarse: sacar a Maduro del poder y convocar nuevas elecciones presidenciales.

Guaidó es reconocido como presidente interino por más de 50 países -incluido Argentina-, animó a los venezolanos a continuar con la "presión popular (...) hasta que la voz del pueblo resuene en cada cuartel".

En este sentido, volvió a hacer un llamamiento al Ejército para facilitar la caída de Maduro.


 

Un enviado especial de Naciones Unidas llega a Bolivia con la misión de mediar entre las distintas fuerzas políticas y lograr una solución pacífica a la crisis que desencadenó la renuncia del presidente Evo Morales y la autoproclamación como Jefe de Estado interina de Jeanine Añez.

El titular del organismo internacional, António Guterres, encargó la complicada tarea al experimentado diplomático francés Jean Arnault, quien ejercerá como su emisario personal y se reunirá con ``todos los actores involucrados''.­

El objetivo es ``apoyar los esfuerzos para conseguir una salida negociada, lo que incluye la celebración de elecciones transparentes y creíbles'', explicó el portavoz Stephanie Dujarric.­

Arnault fue hasta finales de 2018 el representante especial para Colombia y además cumplió roles similares en Georgia, Afganistán, Burundi y Guatemala.­

La decisión de Guterres se conoció horas después de que el propio Evo pidiese a la ONU, a naciones amigas de Europa y hasta al papa Francisco que apoyasen un ``diálogo para pacificar'' el país. Por eso, dese su asilo en México, se apuró a agradecer la mediación dispuesta.

GESTO DE ACERCAMIENTO

Más allá del intercambio de pirotecnia verbal que se detallará a continuación, el gobierno de Añez inició contactos con el el Movimiento al Socialismo (MAS) de Morales con miras a bajar la tensión. En ese marco, el ministro de la Presidencia, Jerjes Justiniano, conversó con legisladores rivales que ``plantearon ciertas condiciones que no tenemos ningún problema en satisfacer porque nuestro máximo interés es restablecer la calma. Les garanticé que no habrá persecución política ni caza de brujas''. ­

En una suerte de realidad paralela, en plena madrugada y con la ausencia de sus adversarios, el MAS designó como nuevo titular de la Cámara de Diputados a su legislador Sergio Choque.

SIGUEN LAS MARCHAS

Miles de partidarios de Evo se manifestaron y cercaron los alrededores de La Paz para exigir la dimisión de Añez y el retorno al poder de su líder, quien en un reportaje a periodistas españoles reiteró su disponibilidad para volver y no seguir en el poder ni ser candidato.­

Frente a la masiva movilización que bloquea rutas y caminos, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) avisó que quedó imposibilitada de despachar combustible a las distintas estaciones de servicio del departamento.

LOS PROXIMOS COMICIOS

Añez, quien condenó las ``declaraciones incendiarias''' formuladas desde su asilo en México por Evo -incluso solicitó al Ejecutivo azteca que ``haga respetar'' los protocolos y le impida ``expresarse públicamente incitando a la violencia''-, afirmó que ni Evo ni su vice Alvaro García Linera podrán presentarse en los próximos comicios, ­

"Toda la convulsión social que atravesamos es consecuencia de su insistencia por obtener un cuarto mandato'', argumentó antes de aconsejarse al MAS, que "tiene todo el derecho de competir en las urnas, buscar "otros candidatos''.­

Rápido de reflejos, el itinerante ex juez español Baltasar Garzón y otros juristas le reclamarán a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que adopte medidas cautelares que le permitan a Morales postularse.

EL FANTASMA CUBANO

La ministra de Comunicación, Roxana Lizárraga, denunció ­que Cuba y Venezuela están fogoneando el "vandalismo'' en Bolivia, apuntándole especialmente al embajador caribeño en La Paz, Carlos Rafael Zamora, a quien catalogó como "el hombre de la inteligencia de La Habana que intervino en conflictos en Nicaragua y en Ecuador''.­

La funcionaria adelantó que se investigará a quienes puedan cometer un delito de "sedición'' y alertó de una conspiración instigada por el último ministro de Presidencia de Morales, Juan Ramón Quintana, con paradero desconocido.­

"Vamos a ir a la cacería de Quintana porque es un animal que está matando gente'', sentenció. Desde que estallaron las protestas ya hubo una decena de muertos.

SITUACION EXPLOSIVA

La Dirección de Análisis Criminal e Inteligencia (DACI) de reportó la detención de un colombiano y cuatro bolivianos en una planta de gas capitalina de la que tenían los códigos de acceso y a la que quisieron entrar portando explosivos.

VIVIA COMO UN JEQUE

El gobierno de transición mostró los "lujos y derroches'' de la suite que ocupó Evo en la Casa Grande del Pueblo, un gran edificio que convirtió en sede de Gobierno en La Paz. "Vivía como un jeque árabe'', recriminó Lizarraga.

RECONOCIMIENTO RUSO

Aunque mantiene su postura de que las acciones que llevaron a la dimisión de Evo "equivalieron a un golpe de Estado'', el Kremlin reconoció a Añez hasta las nuevas elecciones en el país del Altiplano y se apuró a expresarse confiado en que el triunfador en las urnas "continúe cooperando con Rusia''.­

LOPEZ OBRADOR SE CONFORMA CON POCO

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador no ocultó su satisfacción por el silencio de su par estadounidense Donald Trump ante su decisión de asilar a Evo. "Ninguna nota diplomática, ninguna llamada, ninguna expresión de disconformidad'', celebró ante la prensa azteca.­

En el delicado equilibrio que procura mantener, también consignó que mantendrá las relaciones diplomáticas con la flamante administración boliviana "porque hay una gran cantidad de mexicanos viviendo allá, que serían los principales afectados si hubiera una ruptura''.

 

Viernes, 15 Noviembre 2019 00:00

¿Por qué ha estallado América Latina?

Escrito por

 

La corrupción y las desigualdades sociales, con el 40% de la riqueza en manos de una minoría que ostenta el poder político y económico, han dado pie a violentas protestas.

¿Cuál es el origen del estallido social en América Latina? ¿Por qué las protestas violentas se perpetúan en países como Ecuador, Bolivia, Venezuela o Chile? ¿Irán en aumento? ¿Por qué?

El presente del continente está supeditado a los poderes fácticos, porque delega su desarrollo a manos del sistema neoliberal de mercado, un modelo que fracasa en países donde se institucionaliza la corrupción y la viveza como un “modus vivendi” justificado para generar riqueza en base al detrimento y el saqueo de los más desfavorecidos.

Este fenómeno tiene su base en sociedades con altas distancias de poder marcadas entre las oligarquías y el pueblo llano, a los cuales no se les despliegan las funciones básicas del Estado, como educación, tecnología, salud e infraestructura indispensables para su progreso social.

Todo ello, a su vez, está orientado a la preservación de la hegemonía elitista para mantener el patrimonio y los recursos del país en pocas manos, restringiendo la equitativa distribución de la riqueza, los derechos humanos y agravando las injusticias sociales a la masa popular.

Desigualdades: Riqueza para unos pocos

Precisamente, en países como Chile o Perú alrededor del 1% de la población concentra el 40% de la riqueza, y el 99% restante, el 60%( El Tiempo, 2018), cifra que demuestra un escaso nivel de desarrollo humano, una inexistente sociedad del bienestar y una falta de voluntad por parte de las elites políticas para la implementación de un modelo económico con cohesión social.

Correlativamente, ¿cuál es la razón que fomenta este individualismo feroz en la clase política? La implementación de un sistema legal creado a la medida de los legislativos para modificar decretos, leyes u ordenanzas que favorezcan el cobro de coimas bajo contratos amañados con empresas multinacionales que se adjudican las obras del desarrollo sin la participación inclusiva de la población, es decir, la corrupción política que es una de las bases de las protestas sociales.

En este contexto, el ordenamiento jurídico latinoamericano evoluciona ideológicamente de manera excluyente; mientras a las grandes compañías las exoneran del impuesto a la renta, litigan y negocian con el poder judicial la prescripción de las deudas tributarias, a los pequeños empresarios les imponen trabas administrativas y burocráticas para dificultar su desarrollo.

En tal sentido, no es de extrañar entonces que el fuero común del pueblo decida operar de manera informal al margen de la legalidad, como un mecanismo de rebelión y/o desobediencia ante un modelo económico que no genera fuentes de trabajo ni necesita disminuir las brechas de la desigualdad.

Las protestas en América Latina parecen señalar que los enfoques neoliberales son parámetros de obsolescencia planificada que alientan la rentabilidad inmediata como un negocio cotidiano de vida, obnubilando la visión periférica necesaria de un político para el ordenamiento táctico, técnico y tecnológico de un país a largo plazo.

Jorge Silva

Viernes, 15 Noviembre 2019 00:00

Rusia acepta a Áñez como presidenta interina de Bolivia

Escrito por

 

Rusia dijo que "percibirá" a la senadora Jeanine Áñez como mandataria provisional de Bolivia, aunque evitó hablar de reconocimiento y mantuvo su postura de que las acciones que llevaron a la dimisión de Evo Morales "equivalieron a un golpe de Estado".

"Nos dimos cuenta de que, cuando fue nombrada para este cargo, no había quórum pleno en el Parlamento, por lo que vemos aquí algunos puntos que, por supuesto, tenemos en cuenta", dijo el vicecanciller ruso, Serguei Riabkov, de visita en Brasil.

"Pero está claro que será percibida como la presidenta interina de Bolivia hasta que la cuestión de un nuevo presidente se resuelva a través de elecciones", agregó Riabkov ante periodistas en Brasilia.

El diplomático pareció cuidarse en sus palabras y habló de "percibir" a Áñez como presidenta, no de "reconocerla", como ya han hecho, y con ese término, cuatro países de América: Estados Unidos, Brasil, Colombia y Guatemala.

"Esto nos recuerda una vez más que ciertas fuerzas utilizan métodos que van más allá de las normas legales para resolver sus propios problemas políticos", subrayó Riabkov, citado por la agencia de noticias rusa Ria Novosti.

En Moscú, la vocera de la Cancillería rusa dijo que hasta que se celebren las elecciones en Bolivia se podrá hablar de un gobierno legítimo.

"Evaluamos lo que está pasando en Bolivia como una situación que requiere la celebración de las elecciones, y solo después se podrá hablar de un poder legítimo", dijo Maria Zajarova a periodistas.

Los resultados de las elecciones presidenciales del 20 de octubre en Bolivia desencadenaron una oleada de protestas que desembocaron en la dimisión de Morales, acusado por la oposición de presunto fraude en los comicios.

El líder indígena, al frente del país desde 2006, dimitió el 10 de noviembre cediendo a las violentas protestas y la petición expresa por parte de la Policía y las Fuerzas Armadas.

El martes pasado, la senadora opositora Áñez, de 52 años, se proclamó presidenta interina de Bolivia, en una sucesión sin acuerdo parlamentario aunque avalada por el Tribunal Constitucional, que abrió las puertas a unas elecciones generales a corto plazo.

Desde su exilio en México, Morales calificó la autoproclamación de Áñez de "golpe artero y nefasto" y "asalto al poder del pueblo".

 

El candidato que se enfrentó a Evo Morales rechaza la tesis del golpe y cree que el domingo debería haber ya una fecha fijada para las elecciones.

Carlos Mesa Gisbert (La Paz, 1953) fue el principal adversario de Evo Morales en las elecciones del pasado 20 de octubre. Presidente de Bolivia entre 2003 y 2005, después optó por retirarse de la primera línea. Regresó para liderar la coalición Comunidad Ciudadana en los últimos comicios y desde que el escrutinio electrónico se interrumpió al poco de cerrar las urnas denunció un intento de fraude.

Según los resultados difundidos finalmente por el Tribunal Supremo Electoral, Morales, que se mantuvo casi 14 años en el poder, ganó sin necesidad de un desempate en la segunda vuelta. Mientras una oleada de protestas sacudía el país, la Organización de los Estados Americanos (OEA) realizó una auditoría que detectó varias irregularidades. El informe se conoció el pasado domingo.

El exmandatario, hoy asilado en México, primero anunció una repetición de las elecciones y horas más tarde renunció. Mesa, que tuvo una formación política de izquierda, es escritor, ensayista y periodista. Defiende que el Gobierno interino encargado de convocar nuevas elecciones debe hacerlo cuanto antes. “Es muy importante que la comunidad internacional y el país sepan que se ha definido un día y una hora para las elecciones”.

Pregunta. ¿Es consciente de que fuera de Bolivia muchos han visto lo que ha pasado en el país como un golpe de Estado, o un proceso parecido a un golpe de Estado, sobre todo por el papel que tuvo el jefe del Ejército? ¿Cuál es su posición?

Respuesta. Empecemos por decir que el presidente Evo Morales en su tercer mandato vulneró la Constitución, empecemos por decir que el artículo transitorio de la Constitución de 2009 establece con claridad que todos los períodos presidenciales anteriores a la aprobación de la Constitución de 2009 se contarán como válidos en la limitación de dos períodos consecutivos como máximo. Morales había sido presidente de 2010 a 2015 en su segundo período. El Tribunal Constitucional interpretó que como habíamos cambiado el nombre del país, este era un nuevo país y no se podía considerar ese artículo transitorio. Por tanto, ya este período que ha terminado es inconstitucional.

El presidente consultó en un referéndum la modificación del artículo 168 y el pueblo le dio la espalda. En consecuencia, tenemos una primera vulneración de la Constitución, una segunda vulneración, una candidatura ilegal. Y en sus dos últimos períodos el presidente ha controlado los cuatro poderes del Estado. Este es un golpe de Estado, un golpe de Estado de hecho.

Finalmente, hay un fraude monumental reconocido por la Organización de los Estados Americanos (OEA) en el informe de la misión de observación electoral, en el informe final y en el discurso del secretario general de la OEA. No puede ser posible que con esos elementos incontrastables el autor de un fraude se permita decir que hay un golpe de Estado después de 21 días de resistencia pacífica del pueblo boliviano.

P. Pero hizo una declaración el jefe del Ejército.

R. En un momento dado, hubo una frase de las Fuerzas Armadas desafortunada, no voy a desconocerlo. Combinaba dos cosas, la decisión de las Fuerzas Armadas de no salir a enfrentar al pueblo y en ese contexto el comandante sugiere que el presidente dé un paso al costado. ¿Debía decirlo? No. ¿Podía decirlo? No. Que esa frase haga olvidar esos antecedentes y se transforme en un golpe de Estado es inaceptable.

P. El domingo, la OEA recomendó celebrar nuevas elecciones y Morales anunció una convocatoria electoral. ¿Eso no era suficiente?

R. Morales convoca elecciones sin mencionar una palabra del informe de la OEA de horas antes. Cuando en Radio Panamericana le preguntan por el informe, lo descalifica y dice que tiene una influencia política. Él no plantea un proceso electoral en los términos que marca la OEA.

P. Pero él ese día decide anunciar elecciones tras el informe de la OEA.

R. No. Decide convocar elecciones porque no tiene ya las condiciones adecuadas para gobernar Bolivia. El seguimiento de los hechos, negar que hubo fraude, negarse a convocar una segunda vuelta o forzar el TSE [Tribunal Supremo Electoral] a cerrar el cómputo marca la línea distractiva del presidente Morales.

En ese momento la convocatoria de elecciones en la lógica de Morales era insuficiente para el conjunto del país que lo que le estaba pidiendo era su renuncia. Pero asegura que el golpe de Estado lo da un general sentado en una silla que dice "sugerimos que dé un paso al costado"… ¿Hubo un movimiento, tanques en la calle?

P. Entonces, ¿por qué el todavía comandante de las Fuerzas Armadas, Williams Kaliman, hace ese pronunciamiento?

R. Esa es una pregunta que le tendrá que hacer a Kaliman, no a mí.

P. ¿Qué sensación tiene de lo ocurrido en los últimos días?

R. Morales generó violencia. Siendo presidente convocó a los movimientos que lo siguen para bloquear la ciudad de La Paz. El presidente, tan admirado por la izquierda latinoamericana y europea con su mala conciencia rousseauniana, plantea estando en el Gobierno el bloqueo a sus compatriotas. La comunidad internacional hace un escándalo por la vejación que sufrió la alcaldesa de Vinto [del partido de Evo Morales], criticable e inaceptable. Ese mismo día un joven de 20 años fue brutalmente asesinado por militantes del MAS, a golpes, le destrozaron la cabeza. Nadie dijo nada sobre ese asesinato.

P. Sí. Este periódico, sí.

R. No sé si en la misma dimensión.

P. Nos referimos a ambos casos.

R. Pero en términos generales, el Gobierno se encargó de mostrar a la señora pintada de rojo, lo cual es terrible, y este muchacho asesinado brutalmente no.

P. Volviendo a la pregunta.

R. Estos elementos se sumaron a una decisión expresa de Morales. ¿Qué hizo? Instruir su renuncia, la decisión de [el ex vicepresidente Álvaro] García Linera, de la señora [Adriana] Salvatierra, que ahora reniega de la renuncia a la presidencia del Senado, y de la presidencia de la Cámara de Diputados. Nos dejó sin sucesión constitucional, con la intención de generar caos, vacío de poder, complicarnos la vida porque el MAS tiene dos tercios en la Cámara Alta y la Cámara Baja. Además, decide irse dejando vacante el cargo.

Entonces, la sucesión se lleva adelante a través de una correcta interpretación del Tribunal Constitucional, que establece de acuerdo a una declaración del año 2001 actualizada en 2019 que ningún país puede quedar con vacío de poder. En ese momento se da por automático el hecho de que habiéndose producido la renuncia de los cuatro niveles de la sucesión viene inmediatamente el cargo más próximo en la Cámara de Senadores, que es la señora Jeanina Áñez.

P. ¿Y por qué el mismo Tribunal Constitucional que avala la reelección de Morales ahora da el visto bueno a Áñez?

R. Porque estamos en una situación de crisis dramática, de un poder electoral en manos del MAS. Desconozco las razones por las que el presidente del Tribunal Constitucional, probablemente en un acto de expiación de carácter político…

Pero no me corresponde a mí decirlo. Que el Constitucional haya hecho algo mal no le exime de hacer algo bien después. Es evidente, además, que en esas 48 horas hubo una negociación en la que participó la comunidad internacional para intentar hacer entrar en razón a los representantes del MÁS. No hubo posibilidad de llegar a un acuerdo.

P. ¿Le consta a usted que haya sucedido todo esto?

R. No voy a ir más allá que eso. Esas 48 horas fueron un intento al máximo de conseguir un resultado por la lógica de una Asamblea Constituyente. Afortunadamente existía esa declaración del año 2001.

P. ¿Las últimas declaraciones de Adriana Salvatierra, en las que rectificó y dijo que no había dimitido formalmente, no pueden cambiar el escenario?

R. No, porque la declaración del Constitucional es el derecho que tiene ese tribunal sobre cualquier interpretación que se quiera hacer de la Constitución. Y un señor que está en el exilio no puede bloquear la gobernabilidad de un país.

P. ¿Qué le parece el Gabinete de Jeanine Áñez?

R. Creo que el Gabinete de la señora Áñez no debe ser juzgado en función de las personas y su afiliación política sino a lo largo de lo que haga en este período cortísimo que ella tiene.

Primero, la presidenta ha dado señales de sentido democrático y decisión. Segundo, este Gobierno tiene un solo objetivo que es la convocatoria de un proceso electoral. Tercero, tiene una obligación: neutralidad, independencia e imparcialidad con respecto al proceso electoral. Asumo que ella tiene que nombrar un Gabinete y que está vinculado a su militancia política, pero no puedo ni debo juzgar. Serán sus actos los que lo definan. Además, queda medio Gabinete por nombrar.

P. Pero de momento hay perfiles ultraconservadores.

R. Los perfiles pueden ser los que son. En este caso hay que entender la circunstancia de emergencia y el origen político de la presidenta, que tiene que apoyarse en alguien. Creo que lo que ha hecho es lo correcto.

P. La Constitución le da tres meses para convocar elecciones, Áñez ha dicho que convocará lo más pronto posible pero aún no lo ha hecho.

R. Aquí hay dos desafíos. La pacificación, que es una prioridad urgente. Entiendo que además del control del orden por la vía de la Policía debe trabajar en la apertura de un diálogo con los sectores movilizados para hacerles entender que el camino correcto es el proceso electoral. Eso es importantísimo. Segundo, para la legitimidad de este Gobierno no solamente de cara al país sino a la comunidad internacional es clave el pilar de la convocatoria de elecciones.

En ese contexto, creo que es imperativo, y si pudiera aconsejarle a la presidenta, creo que no deberíamos pasar de este domingo para que haya una convocatoria oficial al proceso electoral. Idealmente con una fecha de caducidad, tanto del período que le corresponde a ella como de la fecha para la realización de las elecciones. Entiendo perfectamente y lo he consultado con expertos en el tema, que dicen que lo posible puede ser fines de febrero y lo ideal podría ser abril. Pero no sé si los tiempos le dan.

P. Pero más allá de los tiempos hay que decirlo.

R. Lo que me parece imperativo es que la presidenta establezca una norma. Hay una dificultad, que se llama Asamblea Legislativa Plurinacional. En teoría, es la Asamblea la que tiene que llevar adelante esa convocatoria. Si la bloquea por la mayoría del MAS, creo que sería pertinente una declaración con un decreto de excepción. Estoy hablando a título estrictamente personal. Pero es muy importante que la comunidad internacional y el país sepan que ella ha definido un día y una hora para las elecciones.

P. Las protestas y sus líderes, con nombres como Camacho y Pumari que actuaron casi de espaldas al resto de dirigentes y manifestantes, han trasladado una imagen de oposición ultraconservadora, nítidamente de derechas.

R. Empecemos por una cosa. Ser de izquierdas, de centro y derechas es una definición del siglo XX que no cuadra en estos momentos. Segundo punto: ser de derecha ultraconservadora es un derecho. Cualquier ciudadano puede ser de derecha ultraconservadora, de izquierda radical, de centro liberal, de centro socialdemócrata.

Parece que hubiera un mundo de buenos y malos. Yo estoy muy lejos de los ultraconservadores, no comparto su ideario en absoluto. Pero respeto profundamente a todos mientras respeten la democracia. En eso soy de un republicanismo liberal radical. Dicho esto, a la oposición boliviana a Evo Morales le haría un monumento.

Porque ha sufrido un Gobierno autoritario, que ha utilizado a los fiscales para perseguir. No es que Morales no haya tenido méritos, que los ha tenido, el gran problema de Morales es que ha envilecido, corrompido y cooptado al mundo indígena. Y ha cometido flagrantes actos de vulneración de la Constitución por no hablar de la cantidad de irregularidades insólitas, contratos directos, escoger a dedo. Lo que me indigna es la visión idílica que se tiene del presidente Morales.

P. Tampoco existe una visión idílica.

R. Si hoy día estamos discutiendo de si a un señor que hizo un fraude monumental, que es un candidato ilegal, le dieron un golpe de Estado. El golpe de Estado lo da quien hace el fraude. Yo soy víctima de un fraude monumental y tenía el derecho a la segunda vuelta. Y a pesar de ello no hice un reclamo constitucional y no planteé una insurrección. Creo que haberme comportado con un respeto para entender la crisis.

P. Cuando se convoquen elecciones, ¿usted volverá a encabezar la candidatura de Comunidad Ciudadana?

R. Nuestra alianza se mantiene inalterada. Y estableceremos una candidatura de Comunidad Ciudadana. Cuando digo candidatura en abstracto no quiere decir que no la vaya a tener. Pero tenemos que hacer una lectura correcta y adecuada de la relación de los jóvenes con la política. Los jóvenes nos han dado una lección extraordinaria de movilización. Los jóvenes buscan renovación y yo estoy dispuesto a valorarlo.

Pero se va a reconfigurar la política porque le Movimiento al Socialismo ya no va a tener a Evo Morales y Álvaro García Linera y va a quedar muy golpeado y hay un votante que está en una línea progresista que tiene que decidir si seguir a esos líderes o acercarse a otros liderazgos. Y ese es un contexto importante, hay un campo político que se está recomponiendo.

Francesco Manetto

 

Iglesias propone recuperar los 60.000 millones del rescate bancario. Esta semana, los ocho principales bancos ya han dejado más de un 10% de este valor debido al acuerdo de Gobierno.

Los principales bancos han perdido ya más de 7.200 millones de euros en capitalización bursátil tras las elecciones del 10 de noviembre. Entre el cierre del viernes y el de este miércoles, la capitalización de bancos como Santander, BBVA, Bankia, Caixa, Bankinter, Unicaja, Liberbank y Banco Sabadell ha sufrido un notable retroceso, producido en gran medida por la incertidumbre que genera el acuerdo de Gobierno entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Solo entre este martes -cuando el PSOE y Podemos sellaron su acuerdo- y miércoles, la banca ha perdido más de 6.000 millones de capitalización.

En su programa, Unidas Podemos propone "recuperar los 60.000 millones del rescate bancario del 2017", por lo que la pérdida de capitalización de los bancos esta semana ya supera el 10% de esta suma. De mantenerse el ritmo de las últimas jornadas, en un mes los bancos perderían los 60.000 millones que reclama Iglesias. Aunque sin regresar a las arcas del Estado.

Las mayores pérdidas de capitalización, por su volumen, son las del Banco Santander, la segunda empresa de la Bolsa española en este rubro. El viernes pasado, la entidad presidida por Ana Botín tenía una capitalización de 62.517 millones de euros y este miércoles se redujo a 59.210 millones. Una pérdida de capitalización de 3.133 millones de euros.

BBVA perdió unos 1.292 millones de euros: el viernes pasado cotizaba en 32.978 millones y esta semana lo hace en 31.686 millones. Bankia cedió 1.004 millones de su valor, aunque en términos porcentuales su caída es mucho más pronunciada. De hecho, ha sido el valor más castigado en Bolsa estos días con un retroceso de casi el 8% esta semana.

La empresa está controlada en un 61,78% por el Estado y los inversores interpretan que este acuerdo aleja la privatización de Bankia ante la propuesta que plantea Unidas Podemos de mantener a la entidad como un gran banco público.

La Caixa, por su lado, se ha dejado más de 1.133 millones, mientras que Bankinter cedió 253 millones, Sabadell 246 millones, Unicaja 136 y Liberbank 51 millones.

Tomás Rudich

Página 11 de 41

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…