Internacionales

Internacionales (569)

 

Un informe de la agencia Bloomberg asegura que «se han enviado cientos de millones de dólares en efectivo desde Rusia a Venezuela, lo que proporciona un salvavidas al país sudamericano, ya que las sanciones de EE. UU. limitan su acceso al sistema financiero global.

Vladimir Putin estaría financiando al régimen de Nicolás Maduro con dinero contante y sonante, no en rublos, sino millones de euros y dólares, en vuelos clandestinos y secretos desde Moscú a Caracas para evadir las sanciones de EE.UU., a través de una empresa binacional la rusa Evrofinance y la venezolana Banco Nacional de Desarrollo (Bandes).

Un informe de la agencia Bloomberg asegura que «se han enviado cientos de millones de dólares en efectivo desde Rusia a Venezuela, lo que proporciona un salvavidas al país sudamericano, ya que las sanciones de EE. UU. limitan su acceso al sistema financiero global. Se envió un total de 315 millones en billetes de dólares americanos y en euros en seis envíos separados desde Moscú a Caracas desde mayo de 2018 hasta abril de 2019».

Esos vuelos misteriosos de los aviones rusos han llamado la atención en el caraqueño aeropuerto internacional Simón Bolívar, en Maiquetía, en diferentes oportunidades, lo que confirma la sospecha de que transportaban algo más que los 100 militares rusos y equipos para el mantenimiento de la flotilla de aviones cazabombarderos Sukhoi, según la excusa que dio el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino Lopez.

La investigación de Bloomberg señala que el efectivo proviene de préstamos administrados por los gobiernos de los dos países y fue enviado al Banco de Desarrollo de Venezuela. BANDES, según los registros. Si bien el dinero podría ser para cualquier cantidad de cosas, como por ejemplo Venezuela repatriando efectivo en el extranjero o dividendos de una participación en un banco con sede en Moscú o ingresos por ventas de crudo u oro, la compleja operación logística muestra una de las formas en que el régimen de Maduro ha tratado de eludir las sanciones financieras de EE.UU., que entraron en vigencia este año.

El Banco Central de Venezuela está realizando más transacciones en efectivo, a veces ofreciendo a los clientes locales acceso a billetes en euros. Los datos de ImportGenius llegan hasta abril de este año. Ese mes, se enviaron alrededor de 97 millones de dólares en billetes en dos cargas del banco Evrofinance Mosnarbank con sede en Moscú al Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela, Bandes. Evrofinance es una empresa conjunta entre Bandes y la agencia estatal de administración de propiedades de Rusia.

En enero, se enviaron billetes de 100 euros por un valor total de 113 millones de euros del prestamista controlado por el estado Gazprombank, que en ese momento tenía una participación en Evrofinance. La misma entidad envió 50 millones de dólares en billetes de dólares solo dos días antes, y dos envíos separados de moneda no especificada por un total de 55 millones de dólares se realizaron en mayo y julio del año pasado.

Los funcionarios de prensa de Evrofinance no respondieron a las solicitudes de comentarios. Las solicitudes hechas a Bandes a través del Ministerio de Finanzas de Venezuela fueron redirigidas al Ministerio de Información, que no respondió, dice Bloomberg.

La oscuridad y el ocultamiento de la información ha marcado las relaciones entre Rusia y Venezuela, ambos regímenes que han sido sancionados por EE.UU.

Ludmila Vinogradoff

Domingo, 03 Noviembre 2019 00:00

El agujero negro de las finanzas del Vaticano

Escrito por

 

El último escándalo financiero en la Santa Sede, que se ha cobrado ya el puesto del jefe de seguridad del Papa y ha salpicado al primer ministro de Italia, desata otra tormenta interna.

Las finanzas del cielo suelen ser un atajo al infierno. Mafiosos, banqueros ahorcados, conspiraciones, secuestros y demás hitos de la crónica negra en torno al dinero de Dios confirman que nadie es capaz de ponerlas en orden. Tras casi siete años de pontificado de Francisco, los problemas siguen sin resolverse: los números están en rojo, la Secretaría Económica permanece descabezada —su responsable, el cardenal Pell está encarcelado por abusos a menores y no ha sido sustituido— y la bola de nieve formada alrededor del último escándalo de inversión en Londres, calificadas por el propio secretario de Estado, Pietro Parolin, de “opaco”, ha hecho emerger una guerra sucia que lleva años librándose entre distintos departamentos del Vaticano.

La onda expansiva ha alcanzado, entre otros, al jefe de seguridad del Papa, Domenico Giani (obligado a dimitir), a varios cardenales en torno a los que se ha organizado una cacería y al primer ministro, Giuseppe Conte, consultor en la operación cuando todavía era un abogado. Y acaba de empezar.

Francisco anunció al comienzo de su pontificado que la primera reforma, pese a no ser su preferida, sería la económica. Siete años después, la Secretaría que creó sigue descabezada; el auditor que contrató para revisar las cuentas fue despedido, intimidado y amenazado con ser encarcelado si no dimitía; el vicedirector del IOR, Giulio Mattietti, memoria histórica de la entidad, se encontró en la calle sin poder entrar en la oficina de un día para otro y el Consejo para la Economía, que preside el cardenal Reinhard Marx, siguen sin renovar pese a haber expirado su mandato el pasado febrero.

La pregunta que casi nadie es capaz de responder —y ninguno de los consultados quiere comentar al teléfono por temor a tenerlo intervenido—, es quién está al frente de las finanzas. “Nos gustará o no, pero es la manera de comandar de este Papa. Él funciona así”, señala un alto cargo de la curia.

El núcleo de la explosión, que generó esta semana un insólito cruce de acusaciones entre el secretario de Estado y quien fue su segundo, el carismático cardenal Angelo Becciu (ambos resolvieron luego la cuestión), se encuentra esta vez en el llamado Óbolo de San Pedro: el instrumento de la Santa Sede para recoger las donaciones del mundo católico (actualmente unos 150 países).

El organismo fue impulsado en 1870 cuando el Papa perdió los Estados Pontificios y las naciones católicas tuvieron que contribuir a la supervivencia del Vaticano: una parte se dedica a la caridad y la otra —hoy es el 70%— a pagar gastos de funcionamiento y demás asuntos sin especificar. Pero la importante caída de la recaudación, ligada en los últimos años a los escándalos de abusos en EE UU y al descenso de fieles —ha pasado 101 millones de euros en 2006 a 51 en 2018— invita a aumentar el riesgo de las operaciones de inversión para rentabilizar las exiguas ganancias. Aquí empezó una situación “muy delicada”, según explica uno de los protagonistas.

El Óbolo de San Pedro depende de la Secretaría de Estado, cada vez más desposeída de atribuciones (dejó de controlar la comunicación tras la última reforma) y sujeta permanentemente a rumores (el último sitúa a su titular como nuevo patriarca de Venecia).

Tras los escándalos del Instituto de Obras Religiosas (IOR), conocido como Banco Vaticano, a principios de los años 80 con la quiebra del Banco Ambrosiano, se decidió disminuir el riesgo diversificando la gestión de los ingresos entre la entidad —cuyos réditos han caído también a la mitad— y la Secretaría de Estado. Pío XII, como recordó Becciu en su defensa esta semana, ya abrió la puerta a las inversiones inmobiliarias. De modo que este organismo decidió hacerlo en 2013 entrando en el capital de un fondo de inversión que había comprado un lujoso inmueble en el barrio londinense de Chelsea.

El vértigo de una operación en la que participó como consultor el actual primer ministro, Giuseppe Conte un mes antes de ser elegido (según publicó el Financial Times), cristalizó a finales de 2018, en pleno Brexit. La secretaría de Estado tuvo que solicitar la salida de más dinero —unos 150 millones de dólares— para hacerse con el edificio completo y no perder una inversión que peligraba. El IOR, supuestamente alarmado por la elevada suma, terminó denunciando la situación al fiscal del Vaticano, que comenzó una investigación que ha desatado una elevada psicósis entre algunos miembros de la curia.

Hubo registros en las dependencias de la Secretaría de Estado y se filtraron los nombres, apellidos y foto de los investigados, incluido el de Tommaso Di Ruzza, director del AIF, el organismo que se ocupa de prevenir el blanqueo de capitales en el IOR. “Ese es parte del problema. El AIF y el banco andan siempre a la gresca. Y puede que hubiera una investigación en curso que hayan tratado de camuflar con la denuncia”, señala un alto cargo vaticano que conoce al detalle las finanzas de la Santa Sede en su oficina.

El jefe de la Gendarmería —y de la seguridad personal de los tres últimos papas—, Domenico Giani, dimitió por la filtración de L’Espresso, que retrotrajo a la Santa Sede a los tiempos de Vatileaks. Francisco, aunque luego le haya condecorado, aseguró que se trataba de un “pecado mortal” y aceptó su cese al instante. Todo ello mientras se afronta por primera vez el fantasma de la quiebra, según ha detallado a través de 3.000 documentos clasificados el periodista Gianluigi Nuzzi en el libro Juicio Universal. Una proyección algo apocalíptica teniendo en cuenta el descomunal patrimonio inmobiliario de la Santa Sede, pero muy útil para evidenciar una cierta incapacidad para gestionarlo.

El APSA, la empresa que controla todas las propiedades del Vaticano (unos 4.400 inmuebles por un valor de unos 2.700 millones) y que se ha convertido en un banco paralelo, cerró 2018 con un resultado operativo del -27%: la primera vez en su historia que se sitúa en números rojos. El argumento es que tuvo que rescatar con 25 millones de euros el hospital Istituto Dermopatico dell’Immacolata (IDI) en quiebra (también por distintos fraudes) y se situaron todas las pérdidas del préstamo concedido por el APSA en un mismo año para no arrastrarlas al siguiente. Pero nadie en la Santa Sede se fía ya de la gestión de un ente que se cobró el arresto de su anterior director, monseñor Nunzio Scarano, por blanqueo de capitales.

“Hay inmuebles que no rinden nada porque están alquilados para hacer favores que luego podrán cobrarse de una manera u otra, pero que perjudican a la economía”, explica un ex responsable de las finanzas de la Santa Sede. Concretamente, el 15%, según el libro de Nuzzi, y la mitad a precios de favor. El valor medio del alquiler es de unos 8 euros por metro cuadrado, una reducción respecto al precio del mercado que va del 20% al 80% en algunos casos.

Nadie duda, sin embargo, de que la crisis abierta en las últimas semanas va más allá de lo económico y toca de lleno la capacidad de servicio a la Iglesia de un nutrido grupo de sus empleados. El Papa ha contratado a un nuevo fiscal, Giuseppe Pignatone, magistrado que decidió archivar uno en 2012 el caso de la desaparición de Emanuela Orlandi, que siempre se vinculó a una oscura trama en torno al IOR y a la quiebra del Banco Ambrosiano. Un tipo duro, eso sí, acostumbrado a lidiar con los asuntos de la mafia en Sicilia, Calabria y Roma.

Una señal inequívoca de la naturaleza del problema que arrastra la Santa Sede en el que Londres, como lo fue ya en tiempos de Roberto Calvi, vuelve a ser una ciudad maldita.

Daniel Verdú

 

"¡Arrancamos las Navidades adelantadas y felices en el espíritu de Cristo!". La luz navideña se prendió en Venezuela tras la orden presidencial, incluida la Cruz del Ávila sobre Caracas, un mes antes de lo tradicional.

A la misma hora, el apagón de casi todos los días dejaba a oscuras varias zonas del municipio caraqueño de El Hatillo. El 90% de la población padece la crisis de la luz y también del agua, según la última encuesta de Consultores 21.

Ajeno a la realidad y al frente de la segunda dimensión bolivariana, Nicolás Maduro decretó el inicio caprichoso de una Navidad que nadie celebra en Venezuela. Anuncio pintoresco en un país abatido social y económicamente, que forma parte del plan ideado por el chavismo para inmunizarse ante el efecto contagio de las protestas en la región.

Iniciamos las navidades 2019 con un pueblo victorioso, que tiene derecho a la Paz y a la felicidad. Serán dos meses de gaitas, bailes, villancicos y de una profunda espiritualidad. ¡Viva la Alegría y la Unión de Venezuela!

Además de las "Navidades felices", como se denominan, herederas directas de la "Chavidad" inventada por Hugo Chávez, la revolución ha desplegado una batería de acciones para apaciguar los ánimos: persecución política y amenazas contra diputados y contra el entorno del autoproclamado presidente Juan Guaidó, además del manejo de las negociaciones con grupúsculos opositores para profundizar las diferencias entre los sectores políticos antichavistas. El viaje a Bakú, la capital de Azerbaiján, para entregar la presidencia de los Países No Alineados y las revueltas continentales se han confabulado para provocar la euforia presidencial.

"Nos emociona que los pueblos en las calles digan 'constituyente'. Sabemos que es el camino de América Latina", confesó emocionado el "hijo de Chávez", que en 2017 impuso una Asamblea Constituyente para bloquear al Parlamento democrático.

Una cosa es el plan bolivariano y otra, muy distinta, la realidad. "¿Navidad? Aquí no tenemos nada que celebrar, ni siquiera tenemos esperanza", resume la quiosquera Alsira G. en el barrio caraqueño de Santa Mónica, clase media que subsiste a la caza de los billetes verdes norteamericanos en un país dolarizado. Hasta las hallacas, el plato navideño favorito, se comprarán este año con dólares.

Sabedor de la importancia de las tradiciones, Maduro ya anunció una inversión de más de 12 millones de dólares para la importación de perniles de jamón, otra de las liturgias gastronómicas de los venezolanos. Entre 2015 y 2018 el "presidente pueblo" ha fallado estrepitosamente en la distribución navideña de los perniles, al acusar a Estados Unidos, Colombia y hasta al gobierno de Portugal de su propio naufragio.

El líder chavista también anunció la entrega del bono "Venezuela Victoriosa" para los "patriotas" que tienen el carnet de la patria, herramienta de control social y político. Los elegidos recibirán 75.000 bolívares, que no llega a cuatro dólares al cambio actual.

Rebeldía

Maduro intenta, una vez más, anestesiar la realidad mientras en paralelo fustiga cualquier signo de rebeldía. "A los guarimberos [protestantes] guaidosistas [seguidores de Guaidó] lo que les queda es la cárcel", advirtió a la vez que animaba las sublevaciones en Ecuador y Chile. La paradoja va más allá: denuncia sin sonrojo la "represión" de sus enemigos Sebastián Piñera y Lenín Moreno mientras aplaude la mano dura contra los opositores en Bolivia.

La misma con la que se emplean sus distintos poderes en el país. El diputado Juan Pablo Guanipa pasó a la clandestinidad tras ser acusado de ocho delitos y convertirse en el parlamentario número 20 a quien se arrebata de forma ilegal su inmunidad. La batería de acusaciones es muy bolivariana: traición a la patria, conspiración, instigación a la insurrección, rebelión civil, concierto para delinquir, usurpación de funciones e instigación pública a la desobediencia de las leyes y al odio.

Guanipa es el líder opositor en el estado petrolero de Zulia, que vive más cerca de la Edad Media que del siglo XXI. Esta región fronteriza con Colombia sufre apagones constantes, un calvario eléctrico que se multiplicó desde marzo y que incluye racionamientos por horas y bajones de energía. Las fallas son continuas en el servicio del agua, los teléfonos funcionan a duras penas y las colas kilométricas ante las gasolineras se llevan días de paciencia. Las pocas industrias que trabajan lo hacen como si se tratara de servicios mínimos y los comercios muestran sus escasas mercancías solo unas horas al día.

Un panorama apocalíptico que supera con mucho las realidades que han provocado protestas en otros países de la región, pese a que estas se repiten a pequeña escala todos los días. La encuesta de Consultores 21 revela que el 81% de los venezolanos creen que hay razones, y muy sobradas, para protestar.

Y muchos lo hacen. Esta semana las enfermeras en huelga fueron reprimidas por los paramilitares chavistas, armados y dispuestos a disparar para mantener la paz que predica el gobierno. El paro de los profesores fue seguido en el 85% de las escuelas, lo que ha provocado que el oficialismo confeccione la lista de los maestros rebeldes. A simple vista, ni un solo rastro de la rumba (fiesta) prometida por el presidente venezolano.

Daniel Lozano

 

El Banco de España ya negó en septiembre que haya lanzado un salvavidas al régimen de Venezuela, como sostiene Bloomberg.

Según anuncia este jueves la agencia Bloomberg, citando fuentes en el Tesoro norteamericano, el Gobierno de Estados Unidos estudia aplicar sanciones económicas a España por su apoyo financiero al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela. Esas sanciones no se han decidido, pero si se concretan, pueden ser un duro golpe a la economía española, que según todos los indicadores comienza a ralentizarse.

Las fuentes de Bloomberg, que son anónimas, mantienen que de aplicarse unas sanciones, no sería al menos hasta después de las elecciones del 10 de noviembre. Se trataría de la primera ocasión en que EE.UU. aplica sanciones sobre un socio de la OTAN y un país en el que tiene soldados en dos bases militares, por la asistencia de este a un régimen autoritario.

El Banco de España había negado el pasado septiembre que haya lanzado un salvavidas al régimen de Venezuela

El 18 de octubre, EE.UU. aplicó una ronda de duros aranceles sobre productos europeos, incluida la aceituna y el aceite de España, en respuesta a un fallo de la Organización Mundial del Comercio sobre ayudas ilegales a la empresa europea Airbus. Estos impuestos sobre las importaciones son ya un duro golpe al campo español que el Gobierno de Pedro Sánchez trata de revertir.

Las sospechas de Washington se centran sobre el Banco de España, que según cree el Tesoro norteamericano (el equivalente al ministerio de Economía) permite la transferencia de fondos con el Banco Central de Venezuela, según otra investigación de Bloomberg del mes pasado.

Tal y como dice la agencia, los funcionarios del Banco Central de Venezuela piden a aquellos con quienes hacen negocios que empleen el Banco de España para transacciones financieras seguras y libres de sanciones.

De este modo, el Tesoro norteamericano quiere ir asfixiando a Venezuela para dejarle solo a Rusia, China e Irán como posibles socios comerciales. Aunque ABC no ha podido confirmar por su cuenta que se estén planificando estas sanciones, una fuente en el Departamento de Estado mantiene que la diplomacia se opone a ellas porque el Gobierno de España reconoció a Juan Guaidó como presidente encargado cuando se le pidió.

Bloomberg mantiene que los defensores de las sanciones en la Casa Blanca acusan al socialista Sánchez, que se enfrenta a la reelección el 10 de noviembre, de haber impedido que la Unión Europea tome medidas más contundentes, y sanciones más duras, contra Maduro por los abusos contra el pueblo venezolano, incluidas las ejecuciones sumarias, las detenciones arbitrarias y la tortura.

La ministra de Economía española, Nadia Calviño, visitó Washington hace dos semanas pero no tuvo reuniones bilaterales en la Casa Blanca ni fue informada de estos planes. El presidente Donald Trump sí puso a España como ejemplos de país moroso ante la OTAN en una conferencia de prensa el 16 de octubre.

La versión del Banco de España

El Banco de España negó el pasado mes de septiembre que el régimen de Nicolás Maduro utilice una cuenta bancaria en el organismo presidido por Pablo Hernández de Cos para realizar transferencias en el extranjero, tal y como asegura Bloomberg. Desde el Banco de España desmintieron rotundamente que Maduro los use como instrumento para lograr hacer pagos fuera del país y saltarse así las sanciones internacionales que sufre.

Fuentes del banco central explicaron a ABC que «la cuenta a la que hace referencia la noticia sólo permite realizar trasferencias con origen y destino en el Banco Central de Venezuela.

Está abierta desde hace años y es una más de las cuentas que varios bancos centrales tienen abiertas en el Banco de España. El saldo de la misma es relativamente pequeño y no ha tenido variación significativa en el último año. Básicamente está siendo utilizada para pagar los gastos de funcionamiento habituales de las relaciones diplomáticas entre ambos países y por organismos supranacionales para hacer llegar fondos a sus oficinas en Venezuela, al no poder usar la vía de la banca comercial».

David Alandete

 

La mayoría demócrata de la Cámara baja saca adelante las normas para poner en marcha el juicio parlamentario al presidente.

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó este jueves, gracias a la mayoría demócrata, las reglas del juego con las que se va a resolver la investigación para un posible impeachment o destitución del presidente, Donald Trump.

El proceso entra ahora en un estadio formal, con los mimbres propios ya de un juicio parlamentario en toda regla: con algunas audiencias en abierto, derecho de defensa para el mandatario, al que se acusa de haber presionado a Ucrania para perjudicar a su rival político Joe Biden.

El de esta mañana fue el primer voto formal sobre este proceso excepcional y sirvió para evidenciar lo partidista de este proceso: 231 demócratas y un independiente votaron a favor de la investigación, mientras que en contra lo hicieron 194 republicanos.

La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, activó el proceso el 24 de septiembre al trascender las maniobras de Trump para intentar que Ucrania investigase a su rival político, el ex vicepresidente Joe Biden, y al hijo de este por sus negocios en el país, lo que perjudicaría electoralmente al precandidato demócrata Biden. La ristra de comparecencias desde entonces, a puerta cerrada, han revelado hasta ahora que Trump se sirvió de una diplomacia paralela —en la que su abogado personal, Rudy Giuliani, desempeñaba un papel fundamental— para influir en Kiev.

Amanda Mars

 

Casi la mitad de la población tiene ingresos en divisa estadounidense, mientras el Gobierno desregula las transacciones y la justicia autoriza los pagos de alquileres.

El caos económico y la hiperinflación están produciendo la brusca aceleración de la dolarización en Venezuela. La circunstancia ya no es circunstancial y ha penetrado los filamentos de la economía. En el país sudamericano ya se cobran habitualmente en divisa estadounidense las consultas médicas y odontológicas privadas, los seguros, los servicios turísticos, los electrodomésticos y las cocinas, los inmuebles, las cuentas del restaurante, la educación privada. Incluso las actividades comerciales menores, como las visitas a la peluquería, las compras en el mercado y los traslados en trasporte. En muchos casos, la ventas se ofrecen en dólares “o en bolívares, de acuerdo a la tasa oficial del día”.  

La dolarización de la economía venezolana divide al país en dos tipos de ciudadanos: los que tienen dólares y los que no los tienen. Los primeros sobreviven, los segundos malviven. El salario mínimo en la Venezuela de Nicolás Maduro es uno de los más bajos de América: 7,5 dólares al mes. La tasa anual de inflación hasta lo que va de 2019, es, según los cálculos más conservadores, de 1.500%. Las personas que cobran remuneraciones únicamente en bolívares tienen que depender de los subsidios oficiales.

La expansión del dólar como segunda moneda es tolerada por el Gobierno de Nicolás Maduro, pero se encuentra en un limbo. La administración, quebrada y sancionada internacionalmente, al estar sedienta de divisas y de recursos, y sin política antinflacionaria, ha desregulado al máximo las transacciones cambiarias y reducido los aranceles para poder respirar. Muchas empresas grandes y medianas ya ofrecen remuneraciones totales, o bonos complementarios, en dólares, y los empresarios ya pueden importar productos sujetos a dólares.

Esta circunstancia ha aliviado en mucho la escasez de bienes en el país y ha hecho emerger los llamados “bodegones”, que en Cuba se llamaron diplotiendas, expendios de productos importados vendidos a un alto valor en moneda estadounidense, que son usados por los sectores acomodados de la población. Hace poco, el Tribunal Supremo de Justicia emitió una resolución en la cual se autoriza el pago de alquileres en dólares para residencias y locales comerciales, una práctica que ya estaba muy extendida. Casi inmediatamente, el Banco Central de Venezuela oficializó la dolarización de la cartera de créditos de la banca comercial.

“En promedio, de acuerdo a los estudios, las familias venezolanas perciben, por concepto de remesas o pagos complementarios, unos 90 dólares al mes”, afirma Leonardo Vera, economista y profesor titular de la Universidad Central de Venezuela. “Son 3,4 millones de familias; en total más de 13 millones de personas”. Según los estudios de la firma Consultores 21, el 40% de la población ha manifestado tener ingresos en dólares. La firma Ecoanalítica tiene un estudio con datos muy similares. En la zona occidental del país, la más maltratada por el colapso chavista, o en ciudades turísticas como Puerto la Cruz y las islas de Los Roques y Margarita, el promedio de la dolarización pasa del 50%.

Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica, afirma que el tránsito al uso del dólar constituye un recurso natural de la población para defenderse de la hiperinflación, proteger patrimonio y simplificar las operaciones económicas, en un contexto en el cual “por defecto”, el Gobierno de Maduro estimula su presencia para lograr algo de estabilidad. “El bolívar pierde valor todos los días y como unidad de cuenta no sirve. El dólar tiene muchos años funcionando como una referencia de protección de patrimonio en Venezuela”.

Los ingresos en dólares no salvan a nadie de los estragos de la hiperinflación, que devoran los ingresos del venezolano, incluso si ganan en dólares. José Manuel Puente, profesor de la Universidad de Oxford, explica que el dólar “se aprecia” todos los días, puesto que “el punto de equilibrio real” es de 35.000 bolívares por unidad y en los mercados se ubica en 20.000. “Lo que ha ocurrido es que Maduro renunció a tener soberanía monetaria y la ha delegado a Estados Unidos”, afirma. En enero de 2019, 100 dólares era una cantidad de dinero suficiente en Venezuela para los gastos de un mes. Hoy, 100 dólares apenas duran de cinco o seis días

“En Venezuela hay un rezago cambiario notorio, una brecha entre la velocidad con la que suben los precios en el mercado interno respecto a la velocidad con la cual se deprecia el dólar”, afirma Oliveros. “Eso ocurre en una economía dual como esta, con el aparato productivo destruido, problemas graves de corrupción y colapso de servicios. Es lo que coloquialmente la gente está llamando “inflación de dólar” ”.

“El Gobierno de Maduro no tiene como parar esta migración al dólar para protegerse”, afirma el economista Leonardo Vera. “De hecho, va a costar mucho que el país pueda regresar a la normalidad monetaria y librarse de la influencia del dólar una vez que se concrete la transición a la democracia”.

 

El Frente Amplio gana los comicios al lograr el 39,2% con la totalidad de los votos escrutados, pero la derecha unida podría lograr la presidencia en noviembre.

El Frente Amplio ha tenido este domingo una victoria con sabor amargo. La coalición de izquierdas que gobierna Uruguay desde hace 15 años ha experimentado un fuerte retroceso en estos comicios que, de cara a una segunda vuelta, le da una clara ventaja al bloque de la derecha.

El Frente Amplio ha logrado, con la totalidad de votos escrutados, el 39,2% de los votos. Así, respecto a las elecciones de 2014, la coalición liderada por Daniel Martínez habría perdido unos seis puntos. El gran vencedor de la jornada es Luis Lacalle Pou, candidato del Partido Nacional, que supera el 28,6% de los votos y llega a la segunda ronda, prevista en noviembre, con muchas posibilidades de convertirse en presidente.

Lacalle Pou tiene ahora el desafío de conformar un bloque que una al Partido Colorado (que tiene el 12,3%) y a Cabildo Abierto (más del 10,9%), formación creada este año por el militar Guido Manini Ríos, ex comandante en jefe del Ejército destituido por el presidente Tabaré Vázquez por sus declaraciones contra el Ejecutivo y la justicia en el marco de violaciones de los derechos humanos de la dictadura (1973-1984). Uno de cada 10 uruguayos votó a Cabildo Abierto, lo que marca la irrupción de la extrema derecha en la política uruguaya.

Nada más conocerse los resultados, el líder del Partido Colorado, el economista Ernesto Talvi, fue tajante, pidió el voto por Luis Lacalle Pou y anunció que haría campaña por el Partido Nacional. En un primer momento Talvi se había negado a una alianza que incluyera a Cabildo Abierto, aunque en el correr de la campaña fue modificando su posición. Por su lado, Guido Manini Ríos también pidió el voto por Luis Lacalle Pou y anunció acuerdos programáticos con las dos fuerzas conservadoras para promover en su agenda temas como la economía y la lucha contra la inseguridad ciudadana.

En un clima de euforia, Luis Lacalle Pou fue el último en hablar este domingo, y en su discurso señaló que el Gobierno que propone es multicolor —refiriéndose a la coalición de la derecha—, pero liderado por el Partido Nacional. Por ello pidió humildad a sus compañeros para hacer posible una alternancia al Frente Amplio compuesta por varias formaciones.

A partir de ahora empieza otra campaña, con una confrontación directa entre dos proyectos de país y dos candidatos a presidente: Daniel Martínez, de 62 años, y Luis Lacalle Pou, de 46. Martínez, ingeniero, exministro de Industria y exalcalde de Montevideo, confía en mostrar una imagen de más confianza que la que proyecta Luis Lacalle Pou, hijo y bisnieto de dirigentes del Partido Nacional, que se presenta por segunda vez a las elecciones y ha tenido cargos de diputado y senador. También habrá una clara confrontación izquierda-derecha, con propuestas programáticas diferentes y probablemente un duro enfrentamiento de ideas.

Este domingo se votaba un plebiscito presentado por sectores del Partido Nacional que planteaban una reforma constitucional de corte represivo como respuesta a la inseguridad ciudadana. Pero la plataforma Vivir sin Miedo no logró sus objetivos y no alcanzó el 50% de los votos para introducir medidas como la pena de reclusión permanente y la creación de una Guardia Nacional con integrantes de las Fuerzas Armadas, entre otras medidas.

 

 

El ataque contra el autoproclamado califa del ISIS coincide con la retirada de las tropas de EE UU del conflicto.

El presidente de EE UU, Donald Trump, ha anunciado este domingo la muerte del líder del Estado Islámico (ISIS, en inglés), Abubaker al Bagdadi, en una operación militar en el noroeste de Siria. Al Bagdadi, uno de los terroristas más buscados del mundo, proclamó en 2014 el califato del ISIS que durante los siguientes tres años de apogeo se extendería por Irak y Siria, sembrando el terror con ejecuciones masivas e imponiendo su versión radical del islam.

"Era un hombre enfermo y depravado, y ya se fue", ha dicho Trump, en un mensaje televisado a la nación. "Murió como un perro, murió como un cobarde. El mundo es hoy un lugar mucho más seguro".

El presidente ha asegurado que no ha habido bajas estadounidenses en la operación, que comenzó hace "un par de semanas" y concluyó el sábado con Al Bagdadi acorralado, detonando el cinturón explosivo que llevaba. Sí ha habido, en cambio, un "buen número" de bajas entre los compañeros del líder del ISIS. Las fuerzas especiales estadounidenses se han incautado de numerosa información sensible relacionada con el grupo terrorista, ha explicado Trump.

El asalto al complejo residencial en el que se encontraba Al Bagdadi, a menos de cinco kilómetros de la frontera con Turquía, fue ejecutado por 50 y 70 efectivos de la Fuerza Delta y los Rangers del Ejército de Estados Unidos. En la operación también participaron seis helicópteros de combate que partieron desde Erbil, capital de la región del Kurdistán iraquí.

Con la caída de Al Bagdadi, Trump se apunta una indiscutible victoria en política exterior. El presidente, inmerso en una importante crisis doméstica con un proceso de impeachment en marcha contra su persona, alcanza uno de los objetivos más claros de su primer mandato.

Al Bagdadi ha liderado el Estado Islámico desde 2010, cuando la agrupación terrorista aún era una rama clandestina de Al Qaeda en Irak. La caída en 2017 de Mosul y Raqa, las fortalezas del grupo terrorista en Irak y Siria, respectivamente, despojó a Al Bagdadi de su poder y lo convirtió en un fugitivo.

Los ataques aéreos llevados a cabo por Estados Unidos mataron a la mayoría de los principales lugartenientes del ISIS y, antes de que publicara en abril un mensaje de vídeo en el que aparece el líder terrorista, hubo informes contradictorios sobre si estaba vivo o no. A pesar de perder su último territorio significativo, se cree que el ISIS tiene células durmientes en todo el mundo y algunos combatientes operan desde las sombras en el desierto de Siria y en diversas localidades iraquíes.

La operación contra Al Bagdadi se produce en un momento en que Estados Unidos ha mostrado titubeos en su estrategia en la región. La decisión hace un mes del presidente Trump de retirar casi la totalidad del millar de tropas que tiene desplegadas en Siria, en medio de la ofensiva turca contra las fuerzas kurdas, que han sido aliadas de EE UU en la lucha contra el ISIS, ha sido corregida en los últimos días. Washington se plantea ahora mantener una presencia mayor de lo inicialmente estimado, para proteger del ISIS campos petrolíferos sirios.

El fugitivo más buscado del planeta

Al fugitivo más buscado del planeta, con una recompensa de 25 millones de dólares (22,5 millones de euros) ofrecida por EE UU por su cabeza, se le suponía oculto en alguna desértica guarida de la frontera entre Siria e Irak, donde las células durmientes del ISIS vagan a la espera de reactivarse mediante el terror. Pero también Osama Bin Laden fue buscado en las montañas de Afganistán, cuando vivía plácidamente con su familia cerca de la principal academia militar de Pakistán.

La provincia de Idlib, último reducto de la rebelión contra el régimen de Bachar el Asad en el norte de Siria, parecía un refugio improbable para Al Bagdadi. El objetivo de los comandos de la Fuerza Delta, la aldea siria de Barisha, está situado a apenas una decena de kilómetros de la frontera de Turquía, en un territorio donde los grupos insurrectos islamistas se han hecho fuertes desde hace más de ocho años de guerra.

En la pugna por la hegemonía en la rebelión salafista y yihadista, los grupos herederos de Al Qaeda, de los que Al Bagdadi se escindió hace seis años para emprender la fundación del Califato, arrinconado finalmente al ISIS en Idlib hace un año. La poderosa milicia Hayat Tahrir al Sham controla la mayor parte de la provincia rebelde, cercada por las fuerzas sirias y rusas, y donde el Ejército turco ha establecido una docena de “puestos militares de observación”.

La presencia del fugitivo califa en Idlib es interpretada como un signo de la debilidad del Estado Islámico en la región del Éufrates ante el acoso del Ejército de Irak y los avances de las tropas de Damasco y de sus ahora milicias kurdo-árabes aliadas del Frente Democrático Sirio.

El líder del Estado Islámico reapareció supuestamente el pasado 16 de septiembre en de una cinta de audio en la que exhortaba a sus seguidores a liberar a los prisioneros yihadistas en manos de las milicias kurdas en el noreste de Siria.

Las cintas de sonido difundidas a través de portales digitales de propaganda yihadista fueron su medio habitual de comunicación. Desde que proclamó en 2014 el califato en la gran mezquita al Nuri de Mosul (norte de Irak), Al Bagdadi no había vuelto ser visto. El pasado mes de abril, cuando se acababa de producir la caída de su último feudo territorial en la frontera siria del río Éufrates con Irak, volvió a aparecer en un vídeo por primera vez en cinco años.

La aniquilación del ISIS ha sido el único objetivo compartido por los contendientes enfrentados en el tablero global del conflicto sirio como Rusia e Irán, aliados de El Asad; Turquía, asociada a la rebelión islamista, o EE UU, que ha bombardeado las bases del califato durante más de cuatro años. Antes incluso de la confirmación oficial de la operación por la Casa Blanca, desde las milicias kurdas de Siria, ahora aliados despechados por Washington, hasta los servicios de inteligencia militar de Irak, intentaban apuntarse el tanto de su colaboración en la operación ordenada por Washington.

Pese a que todos los indicios apuntan a Turquía como lugar de arranque del golpe de mano estadounidense, Ankara mantiene una reserva oficial. Una fuente del Gobierno de Recep Tayyip Erdogan consultada por EL PAÍS, se ha limitado a señalar que, “Al Bagdadi llegó a la localización (Barisha) 48 horas antes del ataque”, informa Andrés Mourenza. Turquía fue informada “por adelantado” y estuvo “coordinada” con EE UU, ha agregado, sin confirmar ni desmentir la eventual colaboración de los servicios de espionaje turco, que mantienen estrechos contactos con grupos rebeldes en Idlib.

“Damos la bienvenida a lo sucedido; es un buen día para los buenos”, ha concluido la fuente oficial turca, que ha pedido no ser identificada, antes de asegurar que proseguirá la “cooperación con EEUU y otros aliados” en la lucha contra el ISIS.

La intervención de un comando aerotransportado estadounidense en el noroeste de Siria solo parece factible por dos vías: una improbable complicidad de Rusia y Siria o la anuencia de Turquía. La base área de Incirlik, en el cercano sureste de Anatolia, o un portaviones fondeado en el golfo de Alejandreta parecen los puntos más previsibles para que las fuerzas especiales pudieran lanzar una operación encubierta en Idlib, donde están atrincherados más de 30.000 insurgentes islamistas radicales con artillería y misiles tierra-aire.

Trump dio la orden de actuar contra Al Bagdadi hace una semana y parece plausible que los servicios de inteligencia de Ankara pudieran informar a EE UU sobre el paradero del jefe del ISIS durante la reunión que el vicepresidente, Mike Pence, y el secretario de Estado, Mike Pompeo (exdirector de la CIA), mantuvieron el pasado día 17 con el presidente Erdogan para contener la intervención de Turquía en Siria.

Dado por desaparecido en varias ocasiones, Al Bagdadi era ante todo un símbolo político y religioso más que un jefe y estratega militar. Su muerte no tendrá un impacto trascendental sobre la amenaza yihadista global. El califa que llegó a reinar sobre 11 millones de personas en un territorio del tamaño del Reino Unido representaba ya la imagen de la derrota la última vez que fue visto con vida.

Rodeado por sus comandantes en el vídeo difundido hace seis meses, su presencia solo era una muestra de vida para decenas de miles miembros y afiliados del ISIS en Oriente Próximo, Asia, África y Europa. Liquidados el califato y el califa, el ISIS todavía aspira a seguir golpeando con el terror a través de grupos de radicales y fanáticos que le rinden pleitesía en medio mundo.

Pablo Guimón/Juan Carlos Sanz

 

Facebook y Twitter clausuran miles de cuentas iraníes empleadas para difundir noticias falsas.

Publicada el 12 de octubre, la entrada en la red social Facebook mostraba un vídeo con imágenes de barricadas, incendios y caos generalizado en las protestas de Ecuador. En un mensaje, el administrador de la página, titulada «Elintelecto», decía: «Detrás de estas muertes no sólo está el dictador de Ecuador Lenín Moreno y el FMI sino también está Mike Pompeo, el secretario de Estado de EE.UU., el Grupo de Lima, que ha dado todo su apoyo al dictador, a esto hay que sumar a esa prensa controlada por la clase rica mafiosa y corrupta».

La página de Facebook, creada el 6 de enero de 2018, había amasado casi 12.000 seguidores como un espacio de crítica habitual a EE.UU. y sus aliados en América Latina, además de una defensa acérrima del régimen bolivariano de Venezuela y sus operaciones de injerencia en los países del continente. Los administradores de «Elintelecto» decían estar radicados en Perú, y paralelamente operaban un canal en la red de vídeo YouTube centrado en España y en el que solían glorificar a Podemos y su líder, Pablo Iglesias.

Sin embargo, lo que en principio podría parecer un legítimo foro de expresión política sobre América Latina en redes sociales resultó ser en realidad un vehículo para la injerencia del régimen iraní en su continuado apoyo propagandístico al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela, un cometido en el que aúna fuerzas con Rusia. Irán ha desarrollado toda una red de desinformación en español, cuyo buque insignia es la plataforma televisiva y digital Hispan TV, pero que incluye también numerosos perfiles falsos en redes sociales.

Desinformación

Facebook alertó de esa gran injerencia en América Latina este mismo lunes, clausurando cuatro complejas redes falsas, tres de ellas ubicadas en Irán y la cuarta, en Rusia. En total, la plataforma digital cerró 180 cuentas y 26 páginas de Facebook y 87 perfiles de Instagram dedicados a distribuir desinformación, una buena parte de ella centrada en América Latina.

Desde esos perfiles se ha incitado a la revuelta en contra de los gobiernos de Argentina, Colombia, Ecuador y, más recientemente, Chile, y se ha defendido a Maduro en Venezuela, a la dictadura de Cuba y a Evo Morales en Bolivia. Una publicación -ya borrada- de un perfil falso iraní contenía, por ejemplo, una foto de Néstor Kirchner, Hugo Chávez, Luis Inácio «Lula» da Silva y Evo Morales juntando las manos con el mensaje: «Hay que recordar, respetar y repetir esta foto».

Según Nathaniel Gleicher, jefe de Ciberseguridad de Facebook, el foco de una buena parte de esas operaciones de desinformación ahora desmanteladas eran Venezuela, Brasil, Argentina, Bolivia, Perú, Ecuador y México, con un total estimado de más de 75.000 seguidores en el continente. Los administradores escondían su ubicación real por medio de red privada virtual.

«Todas estas operaciones crearon redes de cuentas para engañar sobre su identidad y su función verdadera. Hemos compartido información sobre nuestros hallazgos con las fuerzas del orden público, responsables políticos y nuestros socios en el sector», según Gleicher.

En enero, Twitter ya anunció la clausura de casi 3.000 cuentas falsas operadas desde Irán, otras 4.000 desde Rusia y 2.000 de Venezuela. Según Yoel Roth, responsable de ciberseguridad de esa red, las cuentas venezolanas «son otro ejemplo de cómo hay campañas externas de contenido tipo “spam” que se centran en temas políticos muy divisivos».

Interferencia en elecciones

«El tipo de conducta que descubrimos es muy similar al que emplean las posibles cuentas de la Agencia de Investigación de Internet de Rusia», según Roth. Según una investigación de la Fiscalía norteamericana, esa Agencia fue la responsable de la mayor parte de campañas de injerencia en las elecciones presidenciales de EE.UU. en 2016.

Tras el anuncio de Facebook, el fundador de la red social, Mark Zuckerberg, testificó en el Capitolio y manifestó su convencimiento de que Rusia e Irán siguen tratando de interferir en elecciones en todo el mundo. «Pero estamos también convencidos», dijo Zuckerberg, «de que nuestras defensas son ahora más sofisticadas y somos mejores a la hora de identificar y resolver estos problemas».

Las cuentas de Facebook ahora borradas combinan mensajes de apoyo y llamamiento a las revueltas en países con gobiernos elegidos democráticamente, como Ecuador y Chile, con una defensa acérrima de Maduro y las injerencias chavistas, siempre con un tono antiimperialista y antiestadounidense. El 1 de octubre la página borrada «4febrero» (fecha del intento de golpe de estado de Chávez en Venezuela en 1992) alentaba la paranoia con una entrada en la que afirmaba, falsamente, que «más de 54 aviones de EE.UU. realizaron exploración radioelectrónica del territorio de Venezuela en septiembre».

Otra de sus afirmaciones: «La Federación Rusa ha mostrado su solidaridad fehaciente, visible, notoria en el caso de Venezuela, que está siendo en este momento agredida perversamente por el imperio norteamericano tratando de imponer un bloqueo». Esa página introdujo y popularizó lemas como #NoMasTrump y #VenezuelaHeroica.

Según concluye Esteban Ponce de León, investigador del Digital Forensic Research Lab, el contenido ya borrado de estas páginas de Facebook se centra en temas políticos latinoamericanos como las protestas en Ecuador, el éxodo migratorio de Venezuela, las maniobras de Maduro ante las elecciones legislativas 2020 en Venezuela y las elecciones primarias en Argentina del pasado 11 de agosto.

Según Ponce de León, las entradas publicadas, ya borradas, «suponen un intento bastante obvio de promover narrativas proiraníes bajo la apariencia de temas de relevancia nacional» en los diferentes países de América Latina.

La atención de las grandes plataformas digitales lleva tiempo puesta sobre Irán y en concreto sobre Hispan TV, la cadena pública iraní que emite, entre otros, el programa de Pablo Iglesias «Fort Apache».

En abril, Google clausuró temporalmente las cuentas de YouTube y Gmail de varios medios estatales iraníes, incluidos Hispan TV y Press TV, por supuesta violación de sus normas de uso. Según informaron medios israelíes entonces, la clausura obedecía en realidad a la publicación de varias noticias falsas sobre supuestos experimentos médicos sobre prisioneros palestinos, lo que a su vez provocó denuncias por antisemitismo en EE.UU. contra los medios iraníes.

Los apagones impuestos por Google y Facebook a plataformas estatales como las iraníes o la venezolana TeleSur son habituales, pero las grandes plataformas digitales no suelen dar detalles de ellos.

David Alandete

 

Las elecciones presidenciales del próximo domingo amenazan con poner fin a la hegemonía de la izquierda y cambiar todo el escenario político.

 

Este domingo 27 los uruguayos votan en sus elecciones más inciertas, con el Frente Amplio (FA) en retroceso y la derecha apostando por unirse para impedir el cuarto gobierno consecutivo de la izquierda.

En medio de las tensiones en Chile, Ecuador, Argentina y Bolivia, uno de los momentos más duros de la campaña uruguaya fue la publicación de un vídeo del Partido Nacional que mostraba los errores y fracasos del Gobierno, con el vals El Danubio Azul de Johann Strauss como música de fondo. El FA respondió a semejante “campaña negativa” con otro vídeo, celebrando sus logros, también con el mismo vals, pero en un tramo más rápido.

Pero el tradicional fair play de la política uruguaya esconde esta vez una elección crucial y hasta trepidante en su último tramo, ya que se está jugando palmo a palmo, casa por casa, con el gobernante Frente Amplio tratando de arañar más votantes, mientras que los tres partidos de la derecha han iniciado contactos para organizar una coalición e imponerse en la casi segura segunda vuelta que tendrá lugar en noviembre. Nadie sabe lo que va a pasar, pero los sondeos auguran un mal resultado para el FA que podría hacerle perder la presidencia y la mayoría parlamentaria.

En muchos sentidos, Uruguay se está dando el lujo de tener unas elecciones del siglo XX, con una clara lectura desde las dinámicas de clase social, las divisiones entre izquierda, centro y derecha, y unos partidos fuertes que logran interpretar a la sociedad.

El retroceso electoral del FA es el elemento clave de esta elección, con la emergencia de un grupo de desencantados con la izquierda.

El arbitraje de la clase media

Todos los estudios indican que Uruguay tiene las menores diferencias sociales de Latinoamérica y la clase media más grande de la región. Lo que no dicen las estadísticas es que, en todos sus tramos, la clase media uruguaya es una de las más resistentes y sacrificadas que se puedan encontrar: pagan todo tipo de impuestos, cumplen normas y se enfrentan a gastos de combustible, comida, alojamiento dignos del norte de Europa. A cambio, reciben servicios de salud razonables, jubilaciones modestas y un marco de estabilidad que les permite progresar sin que el Estado arruine sus esfuerzos. Esa misma clase media arbitra, obliga a los políticos a moderarse y se aleja de la violencia y de la demagogia.

En los últimos años, una parte de esa población le ha bajado el pulgar al Frente Amplio, cuyo modelo ha logrado mantener los equilibrios macro económicos, con una importante transferencia de recursos y políticas hacia los más pobres, mimando a los más ricos (especialmente a los inversores internacionales), gracias al sostén de la clase media. Pero el FA ha dado señales que han preocupado a la clase media, con casos de corrupción y mala gestión (algo imperdonable en Uruguay), una falta de impulso reformista, más normas y nuevos impuestos y un problema de inseguridad pública que no se logra atajar.

Según el politólogo Gerardo Caetano, la mayoría de esos votantes optaron en un primer momento por el Partido Colorado, liderado por Ernesto Talvi, destacado economista de corte liberal, quien se presentó como renovador del partido reivindicando a uno de sus máximos dirigentes, José Batlle y Ordóñez (1856-1929), creador del Estado social y laico de Uruguay.

Pero con el correr de la campaña, las cosas se complicaron para Talvi, y como indica el analista Alvaro Garcé, su mensaje se hizo confuso para los electores del centro izquierda, marcando un retroceso del PC en los sondeos.

Entre Piñera y el sexo

En este contexto, la última semana antes de la votación ha sido un calvario para la derecha uruguaya. El estallido social en Chile y la reacción del Gobierno de Sebastián Piñera, declarando el Estado de sitio, fue un golpe para la oposición conservadora, especialmente para políticos como Talvi, que siempre reivindicaron el modelo chileno. También puso en entredicho la propuesta de referéndum de un dirigente del Partido Nacional para modificar la Constitución que, entre otras medidas, incluye militarizar las calles para luchar contra la inseguridad pública.

El Frente Amplio aprovechó para movilizar a sus bases y 100.000 personas, incluyendo muchos jóvenes, salieron a las calles para protestar contra la consulta que tendrá lugar el día mismo de las elecciones y según los sondeos, tiene posibilidades de salir adelante.

Pero el Partido Nacional también se enfrentó a un escándalo sexual con pocos precedentes, cuando llegaron al público dos grabaciones con la voz del Intendente de Colonia de Sacramento, el blanco Carlos Moreira. La primera mostraba cómo el dirigente cambiaba con una mujer una pasantía en el ayuntamiento a cambio de favores sexuales; la segunda era explícita, con una serie de obscenidades en el lunfardo más puro. La reacción del PN fue clara, tajante y rápida, con la suspensión de Moreira, pero también ensombreció una buena campaña, en la que el candidato Luis Lacalle Pou encontró el tono justo para mostrarse como un presidenciable fiable.

Los candidatos cerraron la campaña el miércoles con sendos mítines, dando por terminado el vals, esperando el sonido de los resultados de la primera vuelta del domingo, que muchas veces son definitorios.

Magdalena Martínez

Página 13 de 41

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…