Internacionales

Internacionales (566)

 

169 senadores votaron a favor y 133 en contra. El primer ministro, Giuseppe Conte, reitera la voluntad de cambiar el Pacto de Estabilidad europeo.

El Senado de Italia ha dado luz verde este martes al nuevo Gobierno formado por el Movimiento 5 Estrellas (M5S) y el Partido Democrático (PD), por 169 votos a favor —en su mayoría del M5S, el PD y el partido de izquierdas Libres e Iguales, que tiene el Ministerio de Sanidad— y 133 en contra, de la Liga, Forza Italia (el partido de Silvio Berlusconi) y el ultranacionalista Hermanos de Italia. Cinco senadores se abstuvieron.

El trámite parlamentario, algo más ajustado por la menor representación de M5S y PD en esta cámara, estuvo precedido de un largo debate con interrupciones, broncas y salidas de tono calculadas y procedentes de la bancada de la Liga. El partido de Matteo Salvini ha vuelto a los tiempos en los que, a falta de poder, monopolizaba el foco en el Parlamento a base de broncas tabernarias.

Este martes, la hasta ahora secretaria de Estado de Cultura, Lucia Borgonzoni, se desabrochó la chaqueta en plena intervención y lució una camiseta contra el PD. La sesión, que despeja el camino definitivamente a la puesta en marcha del Gobierno, tuvo que interrumpirse en varias ocasiones.

El discurso del primer ministro durante el segundo día de trámite parlamentario —Senado y Cámara de Diputados alternan su posición a cada investidura— fue bastante parecido al del día anterior. Volvió a subrayar el cambio de acercamiento que sufrirá la política migratoria en los próximos meses y la voluntad de Italia de reformar el Pacto de Estabilidad de la Unión Europea para permitir el crecimiento de la economía.

Pero parte del interés se hallaba en la intervención de Matteo Salvini, senador y exministro del Interior. El líder de la Liga, como en el papel de agresiva oposición que gritaba “traidor, traidor” a Conte, repitió también su discurso sobre la ilegitimidad moral de este Gobierno.

Salvini comenzó amenazando y recordando la manifestación del lunes a las puertas de la Cámara de Diputados. “Acostumbraos a plazas llenas como las de ayer. Sois minoría en el país, pero también dentro de vuestros partidos. No podréis escapar hasta el infinito. Vienen elecciones regionales”, recordó mientras sus compañeros de bancada aplaudían a rabiar. El nuevo Ejecutivo deberá empezar a acostumbrarse a este tipo de oposición, practicada por la Liga desde su fundación.

Conte, crecido por las circunstancias y el éxito personal en la formación del Gobierno, no se amilanó y contestó a Salvini.

“Muchas declaraciones han quedado congeladas en el 8 de agosto. Con una cierta arrogancia, alguno unilateralmente ha decidido llevar a Italia a unas elecciones para intentar concentrar en las propias manos todo el poder: ‘plenos poderes’ [expresión que también pronunció en su día Benito Mussolini]. Si ese era el esquema, es comprensible que quienes lo obstaculizamos en el respeto constitucional seamos ahora enemigos”.

El nuevo Gobierno empieza ahora a andar con el reconocimiento de los partidos y de las dos cámaras y deberá acelerar el proceso de nombramiento del resto de cargos intermedios para afrontar un otoño difícil, especialmente en el apartado económico.

A mediados de octubre, el Ejecutivo deberá diseñar una nueva Ley de Presupuestos que satisfaga a la Comisión Europea y permita congelar el IVA, tal y como está escrito en el programa firmado, y estimular una economía a la cola de la eurozona.

 

 

Éxodo de empresas hacia Amsterdam, Frankfurt, Dublín, París y Luxemburgo

No hay duda de que el Brexit es un mal negocio en el que todos pierden, más aún si acaba produciéndose por las malas, con una salida áspera que suponga un corte brusco en la relación de más de cuatro décadas del Reino Unido con la Unión Europea. Es un terreno inexplorado de impacto enorme para los británicos, y también considerable para el resto de los europeos. Pero, en medio de tanto perdedor, los efectos colaterales del Brexit también auparán a algunos ganadores, en concreto, a varias ciudades que aspiran a sacar partido de la marcha de Londres del club europeo.

“Estoy muy triste por el Brexit, pero estoy feliz por cómo van las cosas para Amsterdam”, declaró a principios de año Udo Kock, el teniente de alcalde de la ciudad holandesa, mientras sumaba el número creciente de empresas con base en el Reino Unido que estaban trasladándose a su municipio. Reflexión que concluyó con una frase de tono publicitario: “Es una ciudad tan bonita para vivir. ¿Quién no querría vivir en Ámsterdam unos pocos años?”.

Y, ciertamente, aunque el primer ministro holandés, Mark Rutte, haya dicho que no ve el Brexit como una oportunidad de negocio, Amsterdam es de las ciudades que sacará provecho de la huida de empresas de Londres provocada por el Brexit y aún difícil de cuantificar.

Otra de las beneficiadas, Frankfurt, lanzó una curiosa campaña para quitarse de encima los estereotipos de ciudad provinciana y con pocos atractivos. Para convencer a los banqueros británicos que no están familiarizados con la ciudad, el lobby financiero de Frankfurt promovió exhibió el slogan “Enamórate de Frankfurt”, que se acompañaba de un forzado “Encantado de conocerte. Mi nombre es Furt, Frank Furt”.

Amsterdam y Frankfurt forman parte del repóker de ciudades que están sacando partido del impacto que tendrá el Brexit sobre un Londres que seguirá siendo un gran centro financiero, pero que está experimentado fugas de empresas que temen el impacto de la salida de la UE. A las dos ciudades se les suman también París, Dublín y Luxemburgo.

Las nuevas delegaciones

A finales de agosto, la Agencia Holandesa de Inversión Extranjera (NFIA) anunció que 100 empresas con base en Londres se habían traslado a su país y que 325 lo estaban considerando. Un poco antes, en marzo, un estudio del think-tank New Financial, identificó a 275 compañías que estaban trasladando su negocio, moviendo a su personal, o estableciendo filiales en la Unión Europea.

 

En el ranking, el ganador era Dublín, que se llevaba un centenar de empresas, seguida por Luxemburgo, París, Frankfurt y Ámsterdam. El estudio advertía que estas cifras se incrementarían significativamente en el futuro inmediato, y los datos disponibles hasta el momento lo confirman.

“La mayoría de las compañías están instalando filiales en la Unión Europea en Frankfurt, Dublín y Ámsterdam. Esta última ciudad es especialmente popular entre los operadores de mercados financieros, y Dublín entre los bancos –cuenta a La Vanguardia, Simon Gleeson, de la firma de abogados Clifford Chance–. Las dos ofrecen acceso fácil a Londres y una amplia reserva de personal de habla inglesa. El principal argumento a favor de Frankfurt es su proximidad con el BCE”.

Además, Dublín exhibe dos ventajas adicionales, como impuestos reducidos y regulación laxa, que le añaden atractivo. En este terreno Frankfurt no puede competir, ni tampoco en el uso del inglés como lengua habitual, pero en cambio, además de la cercanía del BCE, ofrece la mayor economía de Europa, aunque no pase por su mejor momento, y un sector industrial potente.

Según el análisis de Simon Gleeson, las compañías están en la fase previa de traslado a las nuevas sedes, han obtenido autorizaciones y instalado un mínimo de personal, pero aún no han empezado a mover el negocio de los clientes. “Ello se debe a que los clientes en general rechazan cambiar su negocio hasta el último momento posible. Entre las compañías hay un nerviosismo considerable sobre si encontrarán suficiente talento local en estos centros una vez el negocio empiece a crecer”.

El argumento coincide con los informes de New Financial, que considera que, por el momento, y hasta que puedan mantenerlo, las empresas intentan desplazar tan pocos empleados como sea posible, pero a partir de un determinado momento este número crecerá considerablemente.

Entre los traslados que ya se están realizando se percibe una especialización basada en los sectores de actividad. Dublín es el destino preferido de los gestores de activos, mientras que los bancos prefieren Frankfurt, y las plataformas comerciales y los corredores de bolsa tienden hacia Amsterdam.

La migración de las compañías financieras puede tener un impacto considerable en estas ciudades y sus infraestructuras, que saldrán relativamente ganadoras con el Brexit. Dublín puede sumar unas empresas y unos empleos, pero el impacto del Brexit para Irlanda promete ser duro, no sólo económico sino con riesgo además de desestabilización en la frontera.

En Holanda, su puerto de Rotterdam, es de los candidatos a pagar un precio alto por el Brexit. Algunos expertos relativizan las ventajas. “Obtener la transferencia de unos centenares de puestos de trabajo no es una gran ganancia, y los ministros del Tesoro están inquietos al tener que adquirir responsabilidades regulatoria y fiscal. No tenemos la impresión de que ningún país o ciudad esté actuando agresivamente para atraer compañías financieras”, advierte Simon.

La doble derrota de Barcelona

Por dos veces intentó Barcelona conseguir la sede de la Agencia Europea del Medicamento, y en las dos salió derrotada. En cada ocasión, había fuerzas políticas dirigiendo distinto la ciudad y el país, y un clima político radicalmente distinto, pero el resultado fue el mismo. Nunca lo consiguió y es difícil de imaginar que se presente una tercera oportunidad.

Fue el Brexit el que propició una nueva carrera para hacerse con esta agencia que en 1993 la Unión Europea otorgó a Londres, donde se instaló desde su creación, dos años más tarde, en 1995. Encargada de proteger a la salud de personas y animales, tiene que evaluar y aprobar todos los medicamentos antes de que puedan distribuir en el territorio de la UE; y para llevarlo a cabo suma 900 empleados, la mayoría de alta calificación profesional, lo que la convierte en objeto de deseo para muchas ciudades y países.

Hace 26 años, el trío González-Pujol-Maragall no sumó suficientes apoyos frente a un John Major que jugó a fondo y con éxito la carta de Londres. Aunque en aquel momento, Barcelona salía de la celebración de los Juegos Olímpicos, y parecía tener el viento a favor, ganar a uno de los grandes, como Londres, es siempre difícil.

España optaba a dos agencias de primer nivel, la de Medicamentos para Barcelona y la de Medio Ambiente para Madrid, que se fue finalmente a Copenhague; pero se tuvo que conformar con dos premios muy de consolación: la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, que se fue a Bilbao, y la Oficina de Propiedad Intelectual, a Alicante.

La Agencia del Medicamento se instaló en Londres y allí se quedó hasta que ocurrió lo inimaginable, la decisión del Reino Unido de abandonar la Unión Europea. Una de sus consecuencias fue la de buscar nueva sede para las dos agencias de la UE allí instaladas. La decisión se tomó en noviembre de 2017 en una votación del Consejo de Asuntos Generales de la UE. La Agencia del Medicamento para Amsterdam, y, la Autoridad Bancaria Europea, a París.

Aquel día, Barcelona fue eliminada en la primera ronda de votaciones, dejando para la ronda final a Amsterdam, Milán y Copenhague. Barcelona, junto con el peso de su sector farmacéutico, había ofrecido la icónica Torre Agbar como edificio singular y céntrico que acogería las oficinas.

Las buenas conexiones aéreas, las escuelas internacionales de la ciudad y la excelente disposición de la plantilla de la agencia para trasladarse a Barcelona reflejada en encuestas internas, eran elementos a favor. Técnicamente, contaba con argumentos sólidos, pero en contra tenía las tensiones políticas a raíz del procés que lastraron definitivamente sus opciones. Además, tampoco hay que olvidar las cualidades y el excelente potencial que ofrecía la ciudad que sería finalmente la elegida, Ámsterdam.

Al conocerse la decisión, se produjo un cruce de acusaciones entre los independentistas catalanes y el gobierno español. “No han remado en la misma dirección”, dijo la entonces ministra de Sanidad y actual eurodiputada, Dolors Montserrat, señalando al independentismo como gran responsable. En cambio, Carles Puigdemont dijo que “hasta el 1 de octubre, Barcelona era la favorita…Con la violencia, el retroceso democrático i el 155, el Estado la ha sentenciado”.

 

Jaume Masdeu

 

El presidente del Gobierno sigue en campaña y critica a los de Rivera por abrazarse ahora a la "coalición de perdedores" para tocar poder.

Hay un riesgo cierto de elecciones y en el PSOE empezaron a desplegar su estrategia electoral. Pedro Sánchez continuó este sábado con su campaña y más allá del tortuoso minué que baila con Unidas Podemos para supuestamente acordar su investidura, en su discurso en Toledo puso a Ciudadanos en la mira.

"¡Ay, aquellos que venían a regenerar la política!", suspiró durante el Consejo de Política Municipal. Y recordó cómo aquellos que se tildaron como los regeneradores de la política y abogaban por respetar las listas más votadas, se "abrazan" ahora a las coaliciones de perdedores.

Andalucía y Madrid son ejemplos claros de ello, explicó. Ambas comunidades en las que PP y Cs necesitaron el apoyo de Vox para formar gobierno. Y es esa derechización de los de Albert Rivera la que usarán los socialistas para intentar recuperar el voto perdido por ese flanco, explicaron a LPO fuentes del PSOE.

Pedro Sánchez admitió a la cúpula del PSOE que ya piensa en un adelanto electoral

Desde el que cinturón rojo catalán se tiñó de naranja en las elecciones municipales de hace cinco años, la lucha de los socialistas se centró no solo en frenar el avance de Podemos por la izquierda, sino también en atender la herida abierta a su derecha. Solucionado ahora el primero de sus problemas -los de Iglesias perdieron buena parte de sus escaños en favor del PSOE-, todo apunta a que Sánchez se centrará ahora en el segundo flanco.

Desde que Ciudadanos se impuso al PSOE en las elecciones catalanas de hace cinco años, la lucha de los socialistas se centró no solo en frenar el avance de Podemos por la izquierda, sino también en atender la herida abierta a su derecha. Solucionado el primero de sus problemas -los de Iglesias perdieron buena parte de sus escaños en favor del PSOE-, Sánchez se centra ahora en el segundo flanco.

Atrás quedan los tiempos en los que estuvo a punto de formar gobierno con Rivera. Con él, además de firmar un acuerdo programático, tenía apalabrada la formación de Gobierno: el líder de los naranjas sería su vicepresidente en la Moncloa. Fracasado el intento, llegaron los ataques mutuos y la radicalización de ambas formaciones: la derecha, hacia la derecha; la izquierda, hacia la izquierda.

Sin embargo, a Sánchez le funcionó la estrategia mejor que a su homólogo de Cs. El presidente en funciones contraatacó el ataque de Podemos, pero Rivera no logró dar su esperado sorpasso al PP. "Ciudadanos fracasó", insistió el candidato socialista.

Ese mensaje, unido al de "no nos dejan otra opción" dirigido a Podemos para culparles del bloqueo político, centrará la campaña del PSOE en caso de que no haya pacto antes del 23 de septiembre y, como ya esperan los socialistas, se vuelva a las urnas el 10 de noviembre.

España 'no' Suma. O eso parece. Pablo Casado se empeña en intentarlo, pero ni muchos de los de sus propias filas -con Alberto Núñez Feijóo a la cabeza- ni sus socios de Ciudadanos quieren una coalición electoral. Es más, los naranjas empezaron ya con su estrategia electoral y todo apunta a que, ante la inminente repetición de los comicios, las próximas semanas se convertirán en una batalla campal, también entre las derechas.

Hasta la fecha, tanto en Génova como en Ventas mantenían un perfil bajo: veían los toros desde la barrera y dejaban que quienes se tiraran los trastos a la cabeza fueran PSOE y Unidas Podemos. Pero se acerca el 23 de septiembre y las posibilidades de acuerdo entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias parecen cada vez más alejadas. Por ello, en el otro lado del Hemiciclo empiezan ya a prepararse para la cita con las urnas que, si nadie lo evita, llegará el 10 de noviembre.

Así, PP y Ciudadanos, que pelearán por el voto del centro derecha, solo permanecen unidos ya por sus críticas a Sánchez y su no a abstenerse ante una eventual investidura. Sin embargo, sus relaciones en los gobiernos que comparten se mantienen en la mutua desconfianza.

Claro es el ejemplo de Ignacio Aguado e Isabel Díaz Ayuso, cuya pugna por la comisión de investigación sobre Avalmadrid y sobre un posible cierre de la empresa semipública supuso su primera crisis de Gobierno. Antes de eso, ambos tarifaron por llevarse la mayor cuota mediática posible: el líder de los naranjas en la Comunidad se saltó las tradiciones y anunció los nombres de sus consejeros antes de que la presidenta jurase el cargo.

Algo similar ocurre en el Ayuntamiento de la capital, donde Begoña Villacís tuvo que tragarse el sapo del pacto firmado entre PP y Vox que, finalmente, se resolvió con el paso de los de Javier Ortega-Smith a la oposición tras demostrar la traición del alcalde. Sin mayor división pública que esa, ahora José Luis Martínez-Almeida intenta mantener una agenda pública al margen de su socia naranja. Una opción que ella no consiente pero por la que deberá seguir batallando durante el resto de la legislatura.

Por si fuera poco, en las altas esferas no se hizo esperar el cruce de pullas. Mientras Casado insistió este domingo en la unión de las derechas para ser más fuertes en las urnas, Rivera le respondió -a través de una entrevista en El Mundo- que es eso, precisamente, lo que querría el otro bando.

"No volvamos a equivocarnos de adversarios. Creo que todos los votantes de centro-derecha lo que quieren es que estemos unidos para ofrecer una alternativa a un Gobierno socialista sectario entregado a la extrema izquierda y al nacionalismo", defendió el presidente del PP. "Ya hemos sumado en Madrid, Murcia o Andalucía, pero hay que sumar con inteligencia. [...] Sánchez está salivando por que haya España suma y los ciudadanos no puedan elegir. Está desando volver al rojo o al azul. [...] Y ese sería el gran error. Tenemos que hacer justo lo contrario", respondió su homólogo de Ciudadanos.

Además, incidió en sus polémicas declaraciones de hace tan solo unas semanas. "España suma, pero la corrupción resta", espetó Rivera pese a ser el sostén de varios gobiernos del PP. Y sigue en sus trece: "Si el PP cree que gobernar con Cs es tapar su basura, se equivoca", declaró al citado medio. La lucha continúa y la "casa común" que quiere Génova no está aún ni por los cimientos.

Paula Díaz

 

Los cubanoamericanos podrán enviar como máximo 1.000 dólares cada trimestre.

El gobierno de Estados Unidos restringirá notablemente las remesas a Cuba a partir del 9 de octubre, reduciendo a la mitad la cantidad de dinero que los norteamericanos pueden enviar a sus familiares en la isla. Estas medidas se unen a la reducción de los permisos de viaje dictada por la Casa Blanca en junio, en una estrategia coordinada por revertir el restablecimiento de los lazos diplomáticos iniciado por Barack Obama hace aproximadamente una década.

Según anunció este viernes el departamento del Tesoro de EE.UU., las remesas a Cuba quedarán restringidas a familiares de residentes en la isla. Como máximo, podrán enviar 1.000 dólares [unos 905 euros] por persona cada trimestre. La Casa Blanca impide además el envío de dinero a familiares de los máximos dirigentes cubanos, pero autoriza las remesas a algunas organizaciones privadas y no gubernamentales para intentar dinamizar el sector privado.

«Con estas medidas aislamos financieramente al régimen cubano. EE.UU. sigue responsabilizando al régimen cubano por la opresión del pueblo cubano y el apoyo a otras dictaduras en toda la región, como el régimen ilegítimo de Maduro», dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en un comunicado. «Estamos poniendo trabas a los excesos del gobierno cubano mientras continuamos apoyando al pueblo de Cuba durante su sufrimiento».

Desmontando la política de Obama

En junio, la Casa Blanca anunció por sorpresa la prohibición de que los cruceros norteamericanos atraquen en Cuba, algo que dejó descolgados a miles de pasajeros y a no pocos operadores turísticos en el inicio de la temporada de vacaciones de verano. También prohibió los trayectos de barcos de pasajeros regulares, buques recreativos y aeronaves privadas entre EE.UU. y Cuba.

El gobierno de Donald Trump ya había prohibido en abril los viajes individuales a la isla, pero durante dos meses permitió las excursiones y los viajes organizados en grupo.

Aunque Obama restableció las relaciones diplomáticas en 2015, Trump ha intentado retomar las medidas más drásticas del embargo, limitando sobre todo los viajes y el envío de dinero a Cuba. El actual gobierno de EE.UU. también ha aplicado por primera vez varios apartados de la ley del embargo que permiten llevar a los tribunales a empresas extranjeras, incluidas las europeas, que obtengan beneficios por la explotación de propiedades confiscadas por el régimen durante la revolución comunista.

David Alandete

Sábado, 07 Septiembre 2019 00:00

Maduro condiciona el diálogo con la oposición

Escrito por

 

El líder chavista acusa a Juan Guaidó de confabularse para que Venezuela pierda definitivamente la Guayana Esequiba.

Cuando parecía un hecho el regreso a las conversaciones políticas de la delegación chavista con la oposición, que iban a volver a Oslo, Nicolás Maduro ha anunciado este viernes que se retira de la mesa de negociaciones. El líder chavista también afirmó que “no nos veremos más las caras” con los delegados de Juan Guaidó si este “no rectifica su postura entreguista” y su presunta intención de entregar la Guayana Esquiba, antigua posesión británica, un territorio selvático de la vecina Guayana que forma parte de un reclamo territorial histórico del Estado venezolano.

Poco antes, la vicepresidenta ejecutiva de Maduro, Delcy Rodríguez, había publicado en la televisión una conversación privada entre los venezolanos Vanessa Neuman, miembro de la Comisión de Defensa de los Estados Unidos, y Manuel Avendaño, asesor de Juan Guaidó. Ahí conversaban sobre la necesidad de deponer el énfasis reivindicativo venezolano sobre el Esequibo para atenuar tensiones regionales y obtener apoyo político e internacional necesario para concretar la transición a la democracia.

“Creo en el diálogo, creo en la paz, pero no acepto traiciones”, dijo Maduro en unas declaraciones ofrecidas en el Palacio Blanco, en el centro de Caracas. La vicepresidenta Rodríguez apareció poco antes en la televisión estatal flanqueada del ministro de la Defensa, Vladimir Padrino, en la cual se acusó a Guaidó “y a su organización criminal”, de comandar un proceso entreguista y antivenezolano en contubernio con intereses imperiales. Padrino afirmó que “el sol de Venezuela nace en el Esequibo”, apoyándose en un viejo lema de los cuarteles venezolanos.

El fiscal general del chavismo, Tarek William Saab, anunció una investigación en contra de Neuman y Avendaño. Ya lo había anunciado contra el propio Guaidó. Avendaño estaba solicitando esa misma noche asilo político en la embajada de Chile en Caracas.

Al desestimar las acusaciones de Maduro, Guaidó recordó el número de acuerdos legislativos a favor de la soberanía del Esequibo promovidos por los partidos de la oposición, y acusó al fiscal Saab de ser un instrumento de Maduro para “distraer la atención” de la crisis creada por el chavismo.

La Guayana Esequiba es un territorio de 159.000 kilómetros cuadrados en el extremo oriental del país, que perteneció a la capitanía general de Venezuela, en la época del dominio español, y que fue ocupado luego por los ingleses a principios del siglo XIX. Hoy forma parte de la vecina República de Guayana, ocupando más de la mitad de su territorio formal, y habitada totalmente por guyaneses.

La causa venezolana sobre la soberanía del Esequibo, que algún momento fue muy popular en el país, se fue estancando luego varios lauros arbitrales. Los gobiernos del período democrático (1958-1998) mantuvieron una actitud intransigente sobre la soberanía venezolana en el Esequibo, particularmente los de Luis Herrera y Raúl Leoni.

Paradójicamente, fue Hugo Chávez, persuadido en parte por Fidel Castro, quien prácticamente congeló los reclamos venezolanos sobre el Esequibo durante todos estos años de los foros internacionales, entre otras cosas para fortalecer su influencia sobre las naciones de la Comunidad del Caribe (Caricom) que formaron parte de la clientela diplomática de la revolución bolivariana.

El abandono chavista a la causa del Esequibo fue acaloradamente denunciado por militares disidentes y retirados, diplomáticos y políticos opositores durante reiteradas ocasiones en estas dos décadas.

Alonso Moleiro

 

El líder del Movimiento 5 Estrellas apoyó públicamente a los chalecos amarillos lo que provocó la última gran crisis diplomática con Francia.

Estrechó la mano de los chalecos amarillos y elogio su lucha contra Macron, colocó a Pinochet en Venezuela, trasladó a Rusia a las costas del Mediterráneo, llamó Ping al presidente chino Xi Jinping, habló de la democracia milenaria en Francia, y a los americanos les pidió que lanzaran dinero y no misiles a Siria…

En las cancillerías de medio mundo se están haciendo cruces al conocer el nombre del ministro de Asuntos Exteriores del recién nacido gobierno italiano. Luigi Di Maio (33), entre los primeros inscritos al fundarse, hace diez años, el Movimiento 5 Estrellas, ha hecho una fulgurante carrera hasta convertirse, con solo estudios de bachiller y sin un trabajo serio antes de entrar en política, en jefe de la diplomacia italiana. En el anterior gobierno tenía cuatro cargos importantes: ministro de Desarrollo Económico, de Trabajo, vicepresidente y jefe político del Movimiento 5 Estrellas.

Su gestión ha sido desastrosa, pero ha logrado en el nuevo gobierno un puesto de gran visibilidad. Para él, una ocasión de oro. Para Italia, un grave riesgo. Ahora tendrá que acompañarle por los pasillos de su ministerio un profesor de inglés y francés. Pero eso no es lo peor. Lo grave es que ha tenido patinazos increíbles y meteduras de pata épicas, demostrando que no conoce la geografía, ni la historia ni sabe lo que es la diplomacia.

Hoy es el hazmerreír en las redes sociales, donde hay todo tipo de ironías sobre el ministro. Pero un diario riguroso como «La Stampa» no se lo toma a broma y en su primera página titula: «Temores de los aliados por Di Maio en Exteriores», recordando algunos de sus predecesores de «alto nivel político e intelectual», entre ellos Giulio Andreotti o Emma Bonino.

No maneja el atlas

Luigi Di Maio estará al mando de una red de casi 200 embajadas y consulados repartidos en los cinco continentes. Será la imagen de Italia en el mundo mientras dure este ejecutivo que aspira a gobernar hasta el 2023, una eternidad. Intentará que se olviden sus numerosos patinazos, pero algunos se recordarán para siempre.

Imposible borrar un inolvidable post en Facebook contra el odiado exprimer ministro Matteo Renzi: «Ha ocupado con arrogancia la cosa pública como en los tiempos de Pinochet en Venezuela». Claramente no maneja bien el atlas. «Somos un país aliado de Estados unidos, un interlocutor del Occidente con tantos países del Mediterráneo como Rusia». El presidente Putin se siente poderoso entre otras cosas porque su país está bañado por el mar Báltico, el océano Ártico, el Pacífico, el mar Negro, el Caspio…pero el Mediterráneo, justamente no.

Memorable fue su metedura de pata en la China. En Shangai, en el 2018, al presidente chino Xi Jinping lo llamó en el curso de dos convenios simplemente «Ping».

El patinazo histórico sobre Francia lo enmarcará «Le Monde» como una perla. En una carta al diario parisino la definió como «una democracia milenaria». En realidad, desde la Revolución (1789-1799) han pasado 230 años.

Patinazos diplomáticos

Mucho peor fue la metedura diplomática con Francia. En enero 2019 lanzó un mensaje de apoyo a la «revolución» de los chalecos amarillos: «¡Chalecos amarillos, no os rindáis! Desde Italia estamos siguiendo vuestra batalla desde el día en que habéis aparecido por primera vez coloreando de amarillo las calles…». «El viento del cambio ha cruzado los Alpes», escribió en Twitter. No conforme con los mensajes de apoyo, se presentó en París en febrero 2019 para estrechar la mano de algunos dirigentes de los chalecos amarillos.

Para Macron fue una provocación y una injerencia inadmisible, por lo que retiró temporalmente a su embajador en Roma. Fue un incidente diplomático sin precedentes en las relaciones de Francia e Italia. Gracias a una mediación diplomática del jefe del Estado, Sergio Mattarella, y a la rectificación de Di Maio, el presidente francés mandó de nuevo a su embajador a Roma. Ahora Di Maio tendrá que reconstruir sus relaciones con Francia. Seguramente, Emmanuel Macron estará deseando recibir a Di Maio en el Elíseo para tomar el té…

Su estilo arrogante y prepotente ha estado siempre lejos de lo que cabe exigirle a un diplomático. En un viaje oficial a Israel como vicepresidente de la Cámara de diputados, acusó al gobierno israelí de impedir a su delegación entrar en Gaza y amenazó: “Lo que decimos, lo cumplimos: Si el M5E llega al gobierno, reconoceremos al Estado de Palestina”. Promesa olvidada.

Simpatías chavistas

Son antiguas simpatías por el régimen chavista de Venezuela, al igual que las de algunos dirigentes del Movimiento 5 Estrellas. En el 2017, siendo vicepresidente de la Cámara de diputados, con Venezuela en llamas por su crisis, llegó a proponer que la crisis de Libia, en guerra civil, fuera resuelta con la mediación de la Venezuela de Nicolás Maduro y la Cuba de Castro. Luego, ya en el gobierno, se ha negado a reconocer como presidente de Venezuela a Juan Guaidó.

Son viejas también sus antipatías con Angela Merkel, que ahora, según algunos medios italianos, ha mostrado su contrariedad por el nombramiento de Di Maio. Aparte cuestiones personales, seguramente la canciller alemana podrá recordar la posición nada entusiasta del nuevo ministro en relación con el euro. En diciembre 2017, cuatro meses antes de las elecciones generales que luego ganó el M5E, declaró: «Si hubiera un referéndum, está claro que votaría por la salida del euro, porque significaría que Europa no nos ha escuchado».

Dada la situación estratégica de Italia en el Mediterráneo, su política exterior ha sido siempre fundamental para Occidente y sus relaciones con Oriente Medio y Washington.

En un mundo lleno de desafíos, como la inmigración, cambios climáticos, terrorismo, Brexit, tensiones comerciales entre las superpotencias, Luigi Di Maio tendrá que olvidarse de nostalgias tercermundistas y demostrar si es capaz de afrontar las crisis y emergencias. Es una empresa de alto riesgo, en la que, afortunadamente, podrá contar con la ayuda de excelente cuerpo diplomático como es el italiano, que a buen seguro le dará un sabio consejo: Piensa antes de hablar.

Ángel Gómez Fuentes

 

El presidente de Venezuela acusó nuevamente a su homólogo colombiano por querer «agredir territorio venezolano»

El gobernante venezolano, Nicolás Maduro, avanzó este miércoles en sus planes de prepararse para un eventual conflicto armado en la frontera con Colombia, provocado, según él, por el presidente Iván Duque, y para ello confirmó el despliegue de tropas en esas zonas y la puesta en marcha de un sistema de misiles.

«Ya las tropas están desplegadas» en esos territorios, dijo el mandatario tras recordar que 24 horas antes declaró una alerta naranja a las unidades militares de los estados de Apure, Amazonas, Táchira y Zulia -todos fronterizos con Colombia-, en vista de posibles «falsos positivos» en esas regiones.

Maduro acusó nuevamente a su homólogo colombiano por supuestamente querer «agredir territorio venezolano para ir al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas a armar un show político barato a costa de un conflicto armado».

«Ahora vamos a desplegar el sistema misilístico de defensa antiaérea, de defensa terrestre, blindada, vamos a desplegarla del 10 al 28 de septiembre», tiempo en el que se realizarán ejercicios militares en los 2.219 kilómetros de frontera que Venezuela comparte con Colombia, prosiguió el presidente de Venezuela.

Además, dijo que Duque «ha llevado a Colombia nuevamente a una situación de guerra» debido al rearme de un grupo de exdirigentes de la guerrilla de las FARC, encabezados por el que fuera el número dos de esa organización rebelde ya disuelta, Luciano Marín Arango, alias «Iván Márquez».

«La violencia de Colombia que se quede en Colombia, no la queremos aquí», remarcó.

Alerta naranja

Aunque los jerarcas militares venezolanos no se pronunciaron este miércoles, el número dos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), Remigio Ceballos, difundió un vídeo en el que denuncia que su país «está siendo blanco de una guerra total y sin límites, sin ningún precedente».

«Guerra irrestricta, guerra terrorista, financiera, tecnológica, económica, guerra diplomática, psicológica, mediática y de telecomunicaciones, guerra de sanciones, guerra comercial», dice el almirante en el vídeo, que está ilustrado con imágenes de políticos contrarios al chavismo, como el expresidente colombiano Álvaro Uribe.

Este vídeo fue publicado por el Comando Estratégico Operacional de la FANB, que dirige Ceballos, y que difundió también varios mensajes sobre la cohesión, firmeza y fortaleza del cuerpo castrense «ante los constantes ataques».

Mientras tanto, el presidente de la Comisión de Defensa del Parlamento venezolano, Eliézer Sirit, consideró que la declaración de «alerta naranja» en la frontera es una «pantomima» y un «invento» del Gobierno de Maduro para «distraer» la presencia de miembros de las FARC en Venezuela.

«En primera instancia nos parece que es una pantomima más por parte del usurpador Nicolás Maduro (...) solamente ellos y los Castro -en referencia a los líderes de la revolución cubana- pudieran conocer el significado de la misma y la efectividad de esta», dijo Sirit en conversación telefónica con Efe.

El opositor indicó que la medida «es un invento» del régimen chavista «como una manera de distraer» la presencia de los «grupos irregulares» en Venezuela y de «crear angustia en la sociedad venezolana».

«Es una manera de disimular la responsabilidad que tiene el señor Maduro con autorizar la presencia de grupos irregulares en territorio venezolano, que violenta nuestra soberanía, que violenta nuestra Constitución», insistió.

Persecución a la oposición venezolana

Esta postura fue secundada por el diputado Franklyn Duarte, quien a través de la red social Twitter denunció que la llamada revolución bolivariana pretende usar la tensión con Colombia para perseguir a la oposición venezolana.

«El alerta naranja en la frontera en vez de combatir tanta corrupción y tantos grupos irregulares, veo que llevan la orden de falsos positivos y más persecución contra la dirigencia política del Táchira. Así demuestran las últimas actuaciones y redes sociales de comunistas», indicó el legislador, representante de la frontera en el Parlamento.

El Gobierno de Colombia consideró hoy que la prudencia debe ser la regla de oro ante las amenazas de Maduro.

Los dos países, que no tienen relaciones diplomáticas desde febrero pasado, han atravesado numerosas tensiones que nunca han llegado al enfrentamiento militar.

 

 

"En las últimas semanas he estado dividido entre la lealtad familiar y el interés nacional", asegura Jo Johnson.

El hermano de Boris Johnson, Jo Johnson, que en los últimos años se ha debatido entre su defensa de la permanencia del Reino Unido en la UE y la lealtad familiar, ha anunciado este jueves que renuncia a su cargo como secretario de Estado de Universidades, que ostenta desde el pasado mes de julio, y también dejará de ser diputado en la Cámara de los Comunes.

"En las últimas semanas he estado dividido entre la lealtad familiar y el interés nacional: es una tensión irresoluble y es el momento de que otros asuman mis roles como ministro y diputado", ha escrito en su cuenta de Twitter. La noticia de su dimisión llega un día después de que su hermano sufriese un gran revés: el Parlamento truncó su intención de llevar a cabo un Brexit sin acuerdo y de anticipar las elecciones generales.

Jo Johnson, de 47 años, ha trabajado como periodista en The Financial Times. Dimitió también el pasado mes de noviembre de su puesto de secretario de Estado de Transportes en el Gobierno de Theresa May por su descontento con el manejo del Brexit.

“La peor crisis vivida después de la del canal de Suez”, declaró. Johnson es partidario de que se celebre una nueva consulta sobre si el Reino Unido debe permanecer o no en la Unión Europa. “Teníamos ya todas las ventajas de pertenecer a la UE y ninguna de las desventajas. ¿Cómo podía no gustarnos esa situación?”, ha declarado en alguna ocasión. Él votó a favor de permanecer en la Unión Europea en el referéndum de 2016.

Jo Johnson agudiza así la disputa interna de una familia que ya había evidenciado sus diferencias de mano de Rachel Johnson, que este año se unió al partido Change UK para hacer campaña durante las pasadas elecciones europeas en contra del Brexit. Sin embargo, la relación entre ambos hermanos es buena. "No estamos de acuerdo en el Brexit, pero seguimos muy cerca como hermanos, y nos preocupamos el uno por el otro", declaró en una reciente entrevista para EL PAÍS.

Un portavoz de Downing Street ha declarado que el primer ministro "quiere agradecer a Jo Johnson sus servicios". "Ha sido un ministro brillante y talentoso y un fantástico diputado". Las primeras reacciones a la noticia han llegado también a través de las redes sociales. David Gauke, uno de los 21 diputados expulsados del Partido Conservador por votar contra los planes del primer ministro, ha asegurado que la dimisión del hermano pequeño de Boris Johnson es una gran pérdida para el Parlamento, el Gobierno y el partido. "Muchos parlamentarios han tenido que luchar con lealtades encontradas en las últimas semanas. Nadie más que Jo", ha escrito Gauke en su cuenta de Twitter.

Rafa De Miguel

 

La crisis política veraniega en Italia ha terminado. El primer ministro designado, Giuseppe Conte, ha acudido esta tarde al Quirinal a retirar las “reservas” con las que aceptó formar Gobierno la semana pasada y a presentar el equipo de ministros que le acompañarán en su segundo Ejecutivo.

Como han sido aceptados por el presidente de la República, Sergio Mattarella, jurarán el cargo mañana por la mañana. El nacimiento de este sorprendente Gobierno entre el Movimiento 5 Estrellas (M5E) y el Partido Demócrata (PD) acaba con las esperanzas de Matteo Salvini de unas nuevas elecciones y le deja totalmente fuera de juego después de que él mismo decidiera tumbar el Gobierno hace sólo unas semanas.

Esta vez las quinielas no se han equivocado y no ha habido sorpresas entre los nuevos ministros italianos. Como ya se había avanzado hace unos días, Conte no tendrá ningún viceprimer ministro (en el anterior Gobierno lo eran Luigi Di Maio y Matteo Salvini, como líderes políticos del M5E y la Liga).

En esta ocasión los pesos pesados de ambas formaciones serán el mismo Di Maio, que cambia el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Económico por el de Exteriores, y Dario Franceschini, muy bien valorado en el PD, que regresa al Ministerio de Cultura. La elección de Di Maio para encabezar la diplomacia italiana no gustará nada a Emmanuel Macron, ya que fue él quien quiso acercarse a los chalecos amarillos en Francia de cara a las europeas.

El nuevo Ejecutivo italiano estará formado por 21 personas, entre los cuales sólo siete mujeres. Quienes esperaban que esta fuera la oportunidad de un gobierno paritario en Italia estarán decepcionados. Sí que está bastante equilibrado en la correlación de fuerzas de cada partido. Diez de los ministros corresponden a nombres elegidos por el M5E, nueve pasan al PD, uno a Libres e Iguales (un partido izquierdista que les dará apoyo, y que contará con el ministro de Sanidad, Roberto Speranza) y otro es considerado un técnico.

Entre los otros nombramientos importantes se encuentra el de la independiente Luciana Lamorgese, que tendrá la delicada misión de sustituir a Matteo Salvini al frente del Interior. Después de algunos desacuerdos entre el M5E y el PD, ambas formaciones han optado por un perfil técnico, que deberá reformar los polémicos decretos de Salvini que perseguían a quienes rescatan inmigrantes en el Mediterráneo.

El eurodiputado socialdemócrata Roberto Gualtieri estará al frente de la Economía italiana, un nombramiento que ha aplaudido la presidenta designada del Banco Central Europeo, Christine Lagarde. Es un politólogo e historiador romano, bien considerado en Europa, que fue elegido presidente de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios en el Parlamento Europeo..

La Defensa también vuelve a manos del PD, que han elegido a Lorenzo Guerini. Los únicos ministros grillini que permanecen en sus puestos son el ministro de Justicia, Alfonso Bonafede, y el de Medio Ambiente, Sergio Costa. Además, Paola De Micheli, mano derecha del líder del centroizquierda Nicola Zingaretti, será la nueva ministra de Infraestructuras y Transportes, con lo que le corresponderá a ella abordar temas tan delicados como la concesión de las autopistas italianas (que el M5E quiere retirar a Autostrade per l’Italia, después del derrumbe del puente Morandi) y la línea de alta velocidad entre Turín y Lyon (que los grillini quieren parar porque la consideran un despilfarro). En ambos temas los partidos al frente del Ejecutivo tienen posiciones contradictorias.

“Dedicaremos nuestras mejores energías y nuestras competencias para el interés de todos los italianos”, ha prometido Conte al presentar su nuevo equipo. “Este Gobierno nace en el Parlamento como el precedente, hemos parado a Salvini y el solo anuncio de esta fase está haciendo que Italia vuelva a ser protagonista en Europa”, ha celebrado también Zingaretti.

Después del juramento, mañana a las 10 de la mañana, quedará muy poco para que este nuevo Gobierno italiano sea una realidad. Sólo faltará que la investidura sea votada en los próximos días en la Cámara de Diputados y el Senado, pero como ambos partidos suman mayoría, se espera que sólo sea un puro trámite. Salvini ya está oficialmente en la oposición.

Anna Buj

 

El juez rechaza la denuncia de 75 parlamentarios proeuropeos para bloquear el cierre, que la oposición considera una maniobra del primer ministro para evitar el bloqueo de un Brexit sin acuerdo.

El Alto Tribunal de Edimburgo, la máxima instancia judicial-civil de Escocia, ha dictaminado este miércoles que es legal la decisión del primer ministro británico, Boris Johnson, de solicitar a la reina Isabel II la suspensión temporal de la actividad del Parlamento británico entre el 10 de septiembre y el 14 de octubre.

El juez Raymond Doherty ha rechazado la denuncia de 75 parlamentarios proeuropeos para bloquear esta suspensión, denunciada por sus opositores como una maniobra del jefe del Gobierno para evitar el bloqueo de un Brexit sin acuerdo. "Desde mi punto de vista, no hay infracción de la ley", ha dictaminado el juez.

Según Doherty, la suspensión forma parte del "dominio de la política y de la toma de decisiones y no puede evaluarse con criterios legales sino solamente políticos", y, en su opinión, es el Parlamento o en última instancia el electorado quienes tienen que tomar decisiones sobre el cierre parcial decretado por Johnson en la Cámara de los Comunes. Durante la lectura de su veredicto, el magistrado ha señalado que no está convencido de que la cuestión sea "justiciable", es decir, que la acción del Gobierno pueda en este caso ser llevada ante los tribunales, ya que, según dijo, "el Ejecutivo rinde cuentas ante el Parlamento".

Lord Doherty ha concluido destacando que rechaza así la petición de los demandantes que pretendían que el caso fuese tildado de "ilegal" y "anticonstitucional" y que ya han anunciado que presentarán un recurso ante el Tribunal Supremo británico, que se prevé que celebre una vista en torno al 17 de septiembre.

La diputada del Partido Nacionalista Escocés (SNP) Joanna Cherry, que ha liderado la demanda, ha afirmado en Twitter que considera que el juez "ha cometido un error de ley en este punto y en otros" y ha confirmado que los demandantes buscarán "apelar de inmediato".

Entre los firmantes de esta demanda se encuentran también la líder de los Liberales Demócratas, Jo Swinson, varios parlamentarios laboristas e independientes y el activista Jo Maugham, de la asociación contraria al Brexit The Good Law Project, quien ha estado presente durante la lectura del dictamen judicial.

El primer ministro del Reino Unido, que llegó al poder el pasado junio después de ganar las primarias del Partido Conservador tras la renuncia de su antecesora al frente del Gobierno, la también conservadora Theresa May, decidió el pasado agosto suspender la actividad del Parlamento entre el 10 de septiembre y el 14 de octubre.

Las demandas de un grupo de 75 diputados y lores, que pedían bloquear esta suspensión, han obligado a los tribunales a decidir sobre la cuestión. La maniobra del primer ministro supone el cierre de la Cámara por un periodo más largo de lo habitual y, según los demandantes, fue utilizada por Johnson como un arma política para restar tiempo a la oposición para frenar la posibilidad de un Brexit sin acuerdo. Otros dos altos tribunales, los de Londres y Belfast, aún deben decidir si el cierre parcial del hemiciclo decretado por el primer ministro es o no legal.

Johnson ha conseguido este miércoles su primera victoria judicial, con lo que, por el momento, el Parlamento permanecerá cerrado entre el 10 de septiembre y el 14 de octubre, dejando así poco margen de maniobra a los diputados contrarios a una salida de la UE sin acuerdo.

Sin embargo, el Parlamento británico asestó este martes un golpe al primer ministro: una mayoría de 328 diputados, frente a 301, respaldó una moción para debatir este miércoles mismo una iniciativa legal cuyo propósito es evitar una salida de la UE sin acuerdo. La rebelión de 21 diputados conservadores, a los que Johnson acusó de atar sus manos en Bruselas y amenazó con expulsar del partido, ayudó a sacar adelante la resolución. El primer ministro respondió anunciando que prepara la propuesta de adelantar elecciones si Westminster gana este miércoles el pulso.

Página 18 de 41

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…