Internacionales

Internacionales (571)

Domingo, 29 Diciembre 2019 00:00

La mala salud de hierro de la economía mundial

Escrito por

 

Los expertos auguran una aceleración del crecimiento en 2020, liderado por Europa y los emergentes, si la tensión comercial disminuye.

La palabra resiliencia no es nueva, pero se ha puesto de moda en los últimos años. Según la Real Academia Española, este término hace referencia a la “capacidad de un material, mecanismo o sistema para recuperar su estado inicial cuando ha cesado la perturbación a la que había estado sometido”. Un significado que bien podría asociarse a la economía mundial.

El crecimiento previsto para 2019 es del 3%, el nivel más bajo desde la salida de la crisis financiera. La desaceleración resulta evidente —en 2017 el avance fue del 3,8% y en 2018 del 3,6%— y hasta cierto punto comprensible: a la fase final de un largo ciclo de expansión se le han sumado lastres geopolíticos de calado.

Sin embargo, casi nadie otea una recesión en el horizonte; más bien al contrario, el consenso de los analistas apunta a que en 2020, a medida que el pulso arancelario vaya atemperándose, hay opciones de asistir a una moderada aceleración. La última actualización de las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI) calcula un avance del PIB global del 3,4% el próximo año.

“Si bien los indicadores industriales muestran una incipiente mejora, el crecimiento seguirá siendo modesto. La madurez del ciclo económico así como el elevado endeudamiento y los déficits fiscales limitan el potencial de recuperación”, señala Joan Bonet, director de estrategia de mercados de Banca March.

Esta opinión es compartida por Nannette Hechler-Fayd’herbe, responsable de análisis global de Credit Suisse: “Prevemos un crecimiento económico moderado, una continuación de condiciones de liquidez favorables y un relajamiento de las tensiones geopolíticas. A medida que disminuya la guerra comercial entre EE UU y China debería mejorar la confianza de las empresas”.

La posibilidad de una recesión no se contempla a medio plazo

Uno de los colchones de seguridad con los que cuenta la economía mundial son los bancos centrales. En 2019, tanto la Reserva Federal (Fed) como el Banco Central Europeo (BCE) tuvieron que dar marcha atrás en la hoja de ruta que habían diseñado y que tenía como objetivo normalizar los tipos de interés. El panorama se oscurecía por momentos y tuvieron que sacar de nuevo la manguera de la liquidez.

Los efectos de estos estímulos deberían extenderse al nuevo año. “Vemos un punto de inflexión en el crecimiento económico global durante la primera mitad de 2020. El impacto de tal relajación en las condiciones financieras llega con retraso a la economía real, pero en esta ocasión ese decalaje es mayor debido a las políticas proteccionistas”, señalan los expertos de BlackRock en su informe de perspectivas.

Siete factores que explican el momento económico actual y su evolución en 2020

Uno de los principales lastres para la productividad y el comercio en los dos últimos años ha sido el pulso arancelario entre EEUU y China.

Tipos de interés

La Fed ha recortado en tres ocasiones los tipos de interés en EE UU durante 2019, dejándolos en la horquilla de entre el 1,5% y el 1,75%, mientras que el BCE mantiene el tipo de referencia en el 0%.

El mercado no espera más recortes en el precio del dinero en los dos principales organismos monetarios, pero tampoco se vislumbra ningún movimiento al alza de calado a medio plazo ya que los datos de inflación están aún lejos de ser una amenaza.

“Nuestro escenario principal contempla que la Fed haga una pausa en los recortes de tipos en 2020. En el caso del BCE y el Banco de Japón, esperamos que prosigan con la expansión cuantitativa y mantengan sus políticas de tipos de interés cero. En general, si 2018 para los principales bancos centrales fue un año de endurecimiento de las medidas monetarias y 2019 de suavización de las mismas, creemos que 2020 será el año en el que se haga un alto en el camino”, señalan desde la consultora Mercer.

La clave de bóveda sobre la que sostiene la posibilidad de una aceleración del crecimiento mundial en 2020 es la mejora del clima comercial. El año que está a punto de concluir se ha caracterizado por la política del palo y la zanahoria en las relaciones entre Washington y Pekín.

El caso Huawei es el mayor exponente de estas tensiones. Sin embargo, en las últimas semanas se han dado algunos pasos para reconducir la situación. Uno de ellos es la firma por parte del presidente estadounidense, Donald Trump, de la primera fase del acuerdo con China. Como consecuencia de este pacto, EE UU no aplicó el 15 de diciembre los aranceles que iban a entrar en vigor (aunque sí mantiene los existentes hasta esa fecha), mientras el gigante asiático hará lo propio.

La desaceleración en China sigue siendo suave, pero aún no ha tocado suelo

“Un acuerdo para reducir o eliminar los aranceles existentes y un compromiso de dejar de añadir nuevas tasas podrían reducir sensiblemente la incertidumbre en la economía mundial, liberar la demanda acumulada en inversión por parte de las empresas y permitir que Trump proclame victoria en un año electoral”, reconoce Mark Haefele, responsable de la división de grandes patrimonios de UBS.

Las negociaciones comerciales continuarán en 2020 y algunos analistas aconsejan no echar las campanas al vuelo. Libby Cantrill, responsable de políticas públicas de Pimco, una de las mayores gestoras de renta fija del mundo, califica los avances de “tregua débil”.

“No se puede deducir que toda la incertidumbre ha sido eliminada tras el acuerdo de la fase uno, ya que se mantendrán muchos de los aranceles. Además, habría que ser prudente a la hora de visualizar futuros avances, sobre todo teniendo en cuenta lo que ha costado llegar hasta la firma de la primera fase y que muchos de los asuntos más espinosos, como el subsidio a las empresas estatales, se han pospuesto para las próximas rondas de contactos”, recuerda Cantrill.

Con unos precios deprimidos, las previsiones apuntan a que los tipos de interés seguirán siendo bajos.

Las economías avanzadas no están logrando trasladar la gran liquidez que hay a los precios.

Otro de los culebrones de 2019, el Brexit, podría empezar a vislumbrar también una salida en el próximo curso, circunstancia que despejaría las incertidumbres actuales.

La contundente victoria de Boris Johnson en las recientes elecciones británicas y la mayoría conservadora en el Parlamento han acelerado la aprobación de la ley para la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), texto que incluye la prohibición de nuevas prórrogas más allá de diciembre de 2020.

Está por ver si en el año que queda hasta ese límite Londres y Bruselas serán capaces de negociar una nueva forma de relación política y comercial. “Es un plazo demasiado abreviado para cerrar un acuerdo multisectorial entre los 28 países, que debería ser aprobado además por los respectivos parlamentos nacionales”, señalan los economistas de S&P. La principal agencia de calificación de riesgos del mundo cree que la mayoría obtenida por Johnson le da más margen para negociar con Bruselas, aunque advierte que no se puede descartar del todo un Brexit sin acuerdo.

“Pensamos que el Reino Unido podría pedir una extensión del plazo a la UE. Sin esta prórroga el acceso de las compañías británicas a los consumidores europeos pasaría a regularse según los términos de la OMC el 1 de enero de 2021, lo que supondría el pago de tarifas significativas en sectores clave como automoción, agricultura y comercio minorista. Ese escenario dañaría al Reino Unido más que a la UE ya que su relación comercial es asimétrica”, explican en S&P.

Los estímulos monetarios están al límite; es la hora de las políticas fiscales

EE UU ha sido el principal motor de la economía mundial tras la salida de la Gran Recesión. Su economía acumula desde 2009 la mayor fase expansiva de la historia con 125 meses de crecimiento ininterrumpido.

El gigante estadounidense cuenta con el apoyo de la Fed y un mercado laboral robusto que aviva el consumo interno. Sin embargo, las previsiones de los expertos apuntan a que en el rebote de la economía mundial EE UU debería ceder protagonismo a otras áreas como la UE o los países emergentes. El FMI calcula que en 2020 EE UU crecerá un 2,1% frente al 2,4% estimado para este año.

“El impulso de los recortes fiscales se está desvaneciendo, la incertidumbre relacionada con la política comercial parece estar afectando a la inversión de las empresas, y los indicadores del mercado laboral se están moderando. Sin embargo, la relajación de las políticas monetarias y la solidez de las finanzas de los consumidores deberían evitar que el crecimiento de EE UU caiga demasiado”, pronostica Joseph Little, responsable de inversión de HSBC Asset Managemet.

En su año electoral, la economía estadounidense acumulará la mayor fase expansiva de la historia.

Todas las miradas en Europa se dirigen a Alemania para que impulse su economía con estímulos fiscales.

Enigma electoral

En la ecuación que manejan analistas y gestores para vislumbrar cómo será la economía mundial el próximo año, una variable impredecible son los comicios en EE UU. El 3 de noviembre de 2020, el electorado de este país decidirá quién ocupará la Casa Blanca hasta 2024, así como la conformación del Congreso.

“Con las elecciones presidenciales cerniéndose en el horizonte, habrá que prever turbulencias tanto en política nacional como en política exterior, independientemente de que Donald Trump siga en el poder o deje paso a los demócratas. Aunque se mantenga la tregua en la guerra comercial con China, es muy probable que surjan otras cuestiones, como la reforma tributaria y de la competencia, que traiga volatilidad”, recuerda Michaël Lok, director de inversiones de Union Bancaire Privée (UBP).

Por su parte, China prosigue con su aterrizaje que, aunque es suave, no encuentra todavía suelo. Si en 2018 el gigante asiático crecía el 6,6%, este año cerrará con un avance de su PIB del 6,1% y en 2020 la aceleración se frenará hasta el 5,8%, según el FMI. “Es un año importante para China.

En 2010, el Gobierno se comprometió a duplicar el tamaño de la economía y los ingresos medios para 2020. Para alcanzar estos objetivos, las autoridades tendrán que garantizar al menos que el crecimiento se mantenga en el nivel simbólico del 6%. Es posible una mayor flexibilización de la política económica”, indica Keith Wade, economista jefe de Schroders.

Los analistas advierten del impacto de la inestabilidad política en España

En el caso de Europa, si bien el crecimiento en 2020 no será para tirar cohetes (1,4%, según el FMI), sí constituirá una mejora con respecto al del año que está a punto de concluir (1,2%). La aceleración vendrá de la mano de Alemania, que tras un año muy difícil para una economía tan exportadora debido a las tensiones comerciales, debería beneficiarse de las menores tensiones arancelarias. Además, el resto de socios comunitarios mirará con atención a Berlín por si el Gobierno alemán cede a las presiones y usa su buena situación presupuestaria para estimular todavía más su crecimiento.

“En Europa, la política monetaria ha alcanzado sus límites e incluso los miembros más centristas del consejo de gobierno del BCE reconocen los efectos colaterales no deseados de sus políticas no convencionales. Solo hay un margen fiscal relevante en Alemania, creemos que en 2020 se aplicarán los estabilizadores automáticos, pero que el impulso fiscal adecuado no llegará hasta 2021, cuando las debilidades del mercado laboral empiecen a acumularse”, reconocen en AXA Investment Managers.

Escenario más benigno

Junto con Europa, los otros candidatos a liderar la aceleración en el crecimiento mundial son los países emergentes, con especial protagonismo para Latinoamérica —la previsión apunta a una mejora del PIB del 1,8% frente al 0,2% de 2019.

“Los recortes de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal durante 2019 han reducido la presión sobre los mercados emergentes, principalmente de aquellos que dependen de la financiación en dólares estadounidenses. Gracias a que la inflación está disminuyendo, los bancos centrales de varios de estos países tendrían margen para reducir el precio del dinero”, argumentan en Credit Suisse.

En este tablero de juego aún plagado de minas, pero en principio más favorable que hace unos meses, ¿qué puede pasar con la economía española? Las proyecciones apuntan a que continuará la desaceleración del crecimiento del PIB (1,8% en 2020 frente al 2,1% de 2019), pero a pesar de ello España debería seguir siendo uno de los alumnos aventajados entre los países desarrollados.

El principal riesgo que ven los expertos viene del lado político. La negociación para formar Gobierno aún no había llegado a buen puerto al cierre de esta edición y, en el caso de contar con el apoyo de ERC, los socialistas tienen la intención de liderar un proyecto que incluye a Podemos en el Ejecutivo, algo que no es muy del agrado de los mercados.

“La nueva alianza de izquierdas no podrá contar con una mayoría estable, mientras que los límites de maniobra fiscal del país serán puestos a prueba. Después de años por encima de su potencial, el crecimiento de España se está reajustando”, advierten en AXA.

Más pesimistas en relación con la inestabilidad política son en Julius Baer.

“La perspectiva de un Gobierno débil y poco favorable a la libertad de empresa nos ha llevado a reducir nuestro optimismo respecto de la economía española. Recientemente hemos rebajado la proyección de crecimiento para España en 2020 al 1,7%”, indican en el banco suizo.

“La expectativa de una subida de impuestos podría agravar esta tendencia, pero seguimos confiando en que el incremento de los salarios, la bajada del ratio de endeudamiento de las familias y la facilidad de acceso al crédito mantengan la demanda interna e inclusive rebote. El sentimiento empresarial también se ha deteriorado porque se espera una presión fiscal sobre las compañías y mayores costes regulatorios”.

Como ocurre muchas veces, lo urgente relega a lo importante. Si bien las previsiones económicas son menos dramáticas que hace 12 meses, sobre la mesa queda aún por resolver un cuestión clave que marcará el devenir del mundo en las próximas décadas: cómo cambiar el modelo económico para que sea menos contaminante, reduzca las tasas de desigualdad y sea más justo con las mujeres.

David Fernández

 

El depuesto presidente de Bolivia cuestionó la crítica de la diplomacia norteamericana a sus actividades en Buenos Aires. "Es evidente la complicidad en el golpe Estado", lanzó.

El depuesto presidente de Bolivia Evo Morales cuestionó la protesta formal de la Embajada de Estados Unidos ante la Casa Rosada por su actividad política en la Argentina y consideró que "la complicidad" del país norteamericano "en el golpe de Estado es evidente", al tiempo que comparó la situación con "el Plan Cóndor".

Morales, quien está en la Argentina como refugiado político tras su renuncia a la presidencia de Bolivia forzada por lo que definió como "un golpe cívico, político y policial", se expresó a través de su cuenta de Twitter sobre la reunión del último viernes entre funcionarios de la Embajada y el canciller Felipe Solá.

EEUU le pide a la Argentina que Evo Morales "no abuse" de su estatus de refugiado

"La complicidad de Estados Unidos es tan evidente en el golpe de Estado en Bolivia que la embajada norteamericana en Argentina habla por los golpistas y pide al gobierno del presidente Alberto Fernández que limite mi refugio político, como en tiempos del Plan Cóndor", sostuvo el ex mandatario.

Morales se refirió así a la reunión que pidió la diplomacia estadounidense con representantes del Gobierno el último viernes, para elevar una queja formal por la actividad política de Morales en la Argentina.

La embajada norteamericana en Argentina habla por los golpistas y pide al gobierno de Alberto Fernández que limite mi refugio político" (Evo Morales)

A la reunión con Solá, el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz, y el futuro embajador ante Estados Unidos, Jorge Argüello, asistió una delegación encabezada por la ministra consejera Markay Loss Carlson, segunda en la jerarquía luego del embajador Edward Prado, que se encuentra de vacaciones.

Los representantes de Estados Unidos en el país mostraron su malestar puntualmente por el acto que prepara Morales para este domingo, el cual iba a realizarse en el norte argentino, cerca de la frontera con Bolivia y finalmente se llevará a cabo en la ciudad de Buenos Aires.

El encuentro, convocado por el propio Morales a través de Twitter, tiene como objetivo organizar la campaña del MAS -el partido del ex presidente boliviano- de cara a las elecciones que se llevarían a cabo en mayo 2020.


 

El acuerdo de investidura entre el PSOE y Esquerra parecía casi hecho hace 15 días tras las dos reuniones que los negociadores mantuvieron en Barcelona, pero la sentencia del Tribunal Europeo, la desconfianza mutua y el vértigo final que le ha entrado a Esquerra han complicado mucho la situación.

Tanto que, según ha sabido LPO, por primera vez fuentes cercanas a los dos equipos negociadores reconocen cierto pesimismo en la recta final de este complejísimo proceso.

Ambas partes admiten que el problema no es el informe de la Abogacía del Estado sobre la sentencia europea de la inmunidad de Junqueras sino el núcleo central de la negociación, los contenidos y garantías de la mesa de dialogo entre gobiernos para afrontar el futuro político de Cataluña.

Ambas partes admiten que el problema no es el informe de la Abogacía del Estado sino el núcleo central de la negociación, los contenidos y garantías de la mesa de dialogo entre gobiernos para afrontar el futuro político de Cataluña

El asunto del escrito de la Abogacía del Estado, que puede conocerse este lunes, es solo la excusa que unos y otros están poniendo públicamente para no ahondar en las diferencias de fondo entre ambos.

Según ha sabido LPO, los negociadores del PSOE se quejan de que cada vez que cumplen una de las condiciones reclamadas por Esquerra, los independentistas presentan una nueva demanda y hacen muy difícil alcanzar el acuerdo final. Por eso, según algunas fuentes, los socialistas han intentado amarrar el pacto antes de que la Abogacía presentara su informe y evitar así nuevas condiciones.

Paralelamente, en Esquerra ha aumentado la desconfianza hacia Pedro Sánchez. No se fían de que después de lograr la investidura, cumpla todo lo hablado y por eso exigen nuevas garantías de que en la mesa de negociación de gobiernos pueda hablarse de verdad y con resultados de la situación de los presos y del referéndum de autodeterminación.

El rey pidió "respeto" a la Constitución y le complica a Sánchez la negociación con los independentistas

Los sectores más duros de Esquerra han incrementado en los últimos días su presión en contra del acuerdo advirtiendo de las consecuencias de ser tachados de traidores en un escenario en el que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, puede ser inhabilitado la próxima semana por la Junta Electoral Central y en el que el ex presidente Puigdemont va a recuperar un gran protagonismo al ser eurodiputado desde el 7 de enero.

La vuelta al primer plano de Puigdemont y el adelanto de las elecciones catalanas si hay inhabilitación de Torra provoca mucho vértigo en Esquerra, cuyo objetivo central es ganar esos comicios y conseguir la presidencia de la Generalitat que, según todas las encuestas, tiene al alcance de la mano.

Otras fuentes de ERC señalan a LPO que, a pesar de todas estas dificultades, tiene que haber acuerdo porque ambas partes han llegado muy lejos para dar ahora marcha atrás.

Para Sánchez tampoco hay plan B. Su apuesta en 48 horas por el pacto con Podemos dejó en manos de Esquerra la investidura y por eso, los independentistas han ido subiendo el precio ante la desesperación de muchos sectores del PSOE que han visto también con sumo desagrado los ataques de Gabriel Rufián al discurso del Rey comparándolo con Vox.

Sea como sea, los socialistas no quieren ni oír hablar de ir a terceras elecciones tras el fracaso del 10N y saben que PP y Ciudadanos pedirían ahora la cabeza de Sánchez para apoyar un gobierno en solitario del PSOE.

La última reunión de los equipos negociadores, el viernes, no sirvió para desatascar la situación, pero ambas partes parecen condenadas a seguir adelante por el desfiladero para intentar encontrar una salida antes o después de Reyes.

Rodolfo Irago

 

Sebastián Piñera genera una ola de críticas en su país al afirmar que algunos vídeos que muestran violaciones a derechos humanos "son filmados fuera de Chile"

El presidente de Chile señala que gobiernos e instituciones extranjeras influyeron en el estallido social Human Rights Watch denuncia a los policías chilenos por graves violaciones a los derechos humanos.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, insiste en que la intervención extranjera ha incidido en el estallido social chileno, que explotó el pasado 18 de octubre en demanda de mejores bienes sociales, como la salud y la educación.

En una entrevista con la cadena CNN en español, el mandatario afirmó que “la campaña de desinformación, de noticias falsas, de montajes para crear una sensación de desorden y de una crisis total, ha sido gigantesca”. “Y en eso ha habido, sin duda, participación de Gobiernos e instituciones extranjeras”, ha dicho Piñera.

Al pedírsele un ejemplo, el presidente apuntó a los vídeos relacionados con violaciones a los derechos humanos “que se han difundido profusamente en los medios de comunicación chilenos y también extranjeros”: “No corresponden a la realidad. Hay muchos de ellos que son falsos, que son filmados fuera de Chile o que son tergiversados”.

Las declaraciones de Piñera a la cadena estadounidense han generado una amplia repercusión en Chile, aunque parte de la entrevista fue emitida el 15 de diciembre y difundida en extenso el pasado día 22. Las críticas apuntaron a que el jefe de Estado relativizaba las violaciones a los derechos humanos en el marco de las manifestaciones que han sido reportadas por diversos organismos internacionales.

En tanto, el fiscal nacional, Jorge Abott, indicó hoy que el Ministerio Público en su análisis de las imágenes no ha encontrado situaciones como las denunciadas por el presidente sobre vídeos grabados fuera de Chile.

La portavoz del Gobierno, Karla Rubilar, tuvo esta tarde que explicar las palabras de Piñera: “Tenemos algunas imágenes y vídeos que son de países como de Bolivia y de Colombia, que son enfrentamientos que tienen con la policía de allá y que uno puede reconocer por los uniformes, y que han sido desmentidas por los propios Carabineros [de Chile]”, dijo la ministra.

Para Rubilar, sin embargo, el presidente “reconoce los abusos, los excesos, los delitos y vulneraciones que sí ocurrieron lamentablemente durante estos meses, que nos duelen, y esperamos que efectivamente se investiguen como corresponden”.

Al referirme a ciertas fake news en entrevista a CNN, no me expresé en forma suficientemente precisa, provocando interpretaciones q no representan mi pensamiento. Las violaciones a DDHH deben ser condenadas siempre, por todos y en toda circunstancia y nunca tolerar la impunidad. pic.twitter.com/jxFKam6cvQ

Fue tanta la presión, que esta noche fue el propio presidente que, a través de un vídeo en Twitter, explicó sus dichos: “Al referirme a ciertas fake news en una entrevista a CNN, no me expresé en forma suficientemente precisa, provocando interpretaciones que no representan mi pensamiento”, indicó Piñera.

“Las violaciones a DD. HH. deben ser condenadas siempre, por todos y en toda circunstancia y nunca tolerar la impunidad”.

Los excesos policiales en Chile en el marco de las protestas han sido denunciadas por diversos organismos internacionales, como Human Rights Watch (HRW) y la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de Naciones Unidas. En su informe sobre Chile, la ACNUDH, por su sigla en inglés, indicó que se han registrado “violaciones graves” a los derechos humanos tras el estallido social.

El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) en estas 10 semanas de crisis ha contabilizado 3.557 heridos —359 de ellos, lesionados en los ojos— y 943 acciones judiciales presentadas ante los tribunales por delitos como torturas y tratos crueles o violencia sexual.

De acuerdo con los datos oficiales, hay 3.157 agentes del Estado lesionados. Según el Gobierno, se han detenido a 21.111 personas —sin considerar las apresadas por no respetar el toque de queda—, de las que 1.615 se encuentran con prisión preventiva.

En el marco de la mayor crisis que haya enfrentado Chile en las últimas décadas, las intervenciones del mandatario complican todavía más la situación política de su Gobierno. Recién comenzada la crisis, por ejemplo, indicó que Chile estaba “en guerra” contra un enemigo poderoso, que está dispuesto a usar la violencia sin ningún límite.

En noviembre, en una entrevista concedida a EL PAÍS, Piñera se refirió a una supuesta injerencia extranjera en el estallido social y de la acción de agentes de regímenes adversos a su Gobierno. “No descarto nada”, indicó Piñera, que ahora tiene un 11% de respaldo y un 82% de rechazo, de acuerdo con la última encuesta CADEM.

Este jueves, en una actividad en terreno en Valparaíso por los incendios que han afectado a la ciudad, ciudadanos se agruparon en la entrada de la intendencia —la sede de Gobierno regional— en protesta por su presencia. 

Rocío Montes

Viernes, 27 Diciembre 2019 00:00

Holanda cambia de nombre y pasa a llamarse Países Bajos

Escrito por

 

A partir del miércoles próximo, -1 de enero de 2020- Holanda dejará de llamarse así para convertirse en Países Bajos. ¿Por qué este cambio?

La explicación oficial dice que se está corrigiendo una inexactitud, pues Holanda se llaman 2 de las 12 provincias que conforman Países Bajos: Holanda del Norte, que incluye Amsterdam y Haarlem, y del Sur, donde se sitúan La Haya, Róterdam y Leiden.

Más allá de este argumento, que es cierto, el rebautismo busca "aumentar el valor agregado presentando en el extranjero el comercio, la ciencia, el turismo y la política de toda la nación''.­

¿De qué manera se materializará tal metamorfosis?

Se modificará el actual logotipo internacional para combinar dos símbolos, NL (la abreviatura de Países Bajos en inglés) y un tulipán naranja estilizado, seguidos del término Netherlands, nombre del reino en el idioma de Shakespeare.

Lo que utiliza ahora la Junta de Turismo y Convenciones de los Países Bajos (NBTC) es el símbolo de un tulipán, junto a la palabra Holland, la marca que desde hace un cuarto de siglo viene usando la industria sin chimeneas local.­

El nuevo logotipo, en 8 versiones de lenguas diferentes, deberá estar en ministerios, embajadas, universidades, colegios, municipios y entidades que colaboran oficialmente en algún proyecto gubernamental.­

La idea es renovar "completamente'' la estrategia de atraer visitantes para poner fin al turismo masivo, barato y aéreo que acude, en especial, a Amsterdam, lo que tiene asfixiadas a las autoridades y residentes, que llevan los últimos años exigiendo apostar por un turismo ``sustentable y respetuoso''.­

ARGUMENTOS

La ministra de Comercio Exterior, Sigrid Kaag, resaltó que "era hora de modernizarse y un logotipo claramente internacional es positivo para las exportaciones y para captar inversores y talento. Puede ser empleado en la alta tecnología, la agroalimentación, el deporte y la cultura. Acompañará a todas las misiones comerciales porque identifica a un país''.­

La NBTC espera que el número de turistas internacionales llegue a 30 millones de personas en 2030.


Viernes, 27 Diciembre 2019 00:00

El Papa ordena pintar un palacio con leche

Escrito por

 

Las directrices ecológicas que ha trazado el Papa Francisco en sus encíclicas se cumplen en Roma. Al menos así sucede con el Palacio de Belvedere, situado al norte de la Basílica de San Pedro.

La estructura está recibiendo una mano de pintura, lo que no es nada fuera de lo común. Lo excepcional es que lo están haciendo con leche.

El palacio, que fue edificado en el siglo XVI por orden del Papa Julio II, está recibiendo una mezcla especial de leche con cal y pigmentos naturales, según han informado los técnicos que ejecutan la obra.

La leche, como tal, ha sido utilizada para pintar paredes o cualquier otro tipo de superficie desde tiempos milenarios. Era habitual entre los egipcios y los pueblos precolombinos.

Investigaciones recientes han revelado que una proteína de la leche, conocida como caseína, posee excelentes propiedades que ayudan a que las paredes pintadas con ella se conserven durante mucho más tiempo. Esta ha sido una de las razones por las que esta técnica ha resurgido en la actualidad.

Leche de vacas sagradas

La leche que se está utilizando en las paredes del palacio procede de las vacas pontificias, que han sido criadas en Castel Gandolfo, a unos 30 kilómetros de Roma, donde el Vaticano dispone de una granja.

En total, son unas 25 reses que producen unos 50 litros de leche cada día, para luego tratarlos en una pasteurizadora que existe en las instalaciones.

Una parte de los productos que salen de la granja terminan en la mesa papal, el resto de los artículos se ofrece en un supermercado de Annona. En la propiedad también hay unas 300 gallinas, varias hectáreas de olivos y decenas de colmenas que producen miel.

En cuanto al palacio, la intención de usar este tipo de pintura es dar a los muros la tonalidad color crema que la estructura tuvo originalmente.

Para Bárbara Jatta, directora de los Museos Vaticanos, la encíclica del Papa es la guía para los trabajos de restauración.

“Tratamos de aplicar métodos que no sean invasivos ni para el medio ambiente ni para las personas”, ha comentado la directora sobre las labores que se ejecutan. 

 

Fuente: www.cinconoticias.com 

 

El Papa Francisco pidió "esperanza" para América Latina, ante las "agitaciones sociales y políticas", al tiempo que, al dar su mensaje por Navidad desde el Vaticano, renovó su preocupación por varios conflictos mundiales como Venezuela, Siria e Irak.

"Que el pequeño Niño de Belén sea esperanza para todo el continente americano, donde diversas naciones están pasando un período de agitaciones sociales y políticas", planteó el pontífice al pronunciar su tradicional saludo desde la Basílica de San Pedro.

Al referirse a la crisis en el país caribeño, en la que la Santa Sede fue facilitadora del diálogo en 2016, sin poder resolver las diferencias entre el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición, Bergoglio precisó: "Que reanime al querido pueblo venezolano, probado largamente por tensiones políticas y sociales, y no le haga faltar el auxilio que necesita"

"Que bendiga los esfuerzos de cuantos se están prodigando para favorecer la justicia y la reconciliación, y se desvelan para superar las diversas crisis y las numerosas formas de pobreza que ofenden la dignidad de cada persona"; agregó el Papa en su séptimo mensaje navideño como pontífice.

En ese marco, Bergoglio repasó varios de los ejes actuales a nivel mundial y deseó "que Cristo sea luz para tantos niños que sufren la guerra y los conflictos en Oriente Medio y en diversos países del mundo".

"Que sea consuelo para el amado pueblo sirio, que todavía no ve el final de las hostilidades que han desgarrado el país en este decenio", agregó, antes de impartir la bendición "Urbi et Orbi" (a la ciudad y al mundo).

Y agregó: "Que remueva las conciencias de los hombres de buena voluntad. Que inspire a los gobernantes y a la comunidad internacional para encontrar soluciones que garanticen la seguridad y la convivencia pacífica de los pueblos de la región y ponga fin a sus sufrimientos".

En ese marco, Bergoglio renovó también sus deseos para "el pueblo libanés" y que "pueda salir de la crisis actual y descubra nuevamente su vocación de ser un mensaje de libertad y de armoniosa coexistencia para todos".

"Que el Señor Jesús sea luz para la Tierra Santa donde Él nació, Salvador del mundo, y donde continúa la espera de tantos que, incluso en la fatiga, pero sin desesperarse, aguardan días de paz, de seguridad y de prosperidad", planteó, en otro de sus ejes recurrentes al reclamar por la paz global.

"Que sea consolación para Irak, atravesado por tensiones sociales, y para Yemen, probado por una grave crisis humanitaria", sostuvo, antes de pedir también por "la querida Ucrania, que aspira a soluciones concretas para alcanzar una paz duradera".

Frente a miles de fieles que lo escucharon en la Plaza San Pedro, el Papa pidió "que el Señor recién nacido sea luz para los pueblos de África, donde perduran situaciones sociales y políticas que a menudo obligan a las personas a emigrar, privándolas de una casa y de una familia", especialmente en República Democrática del Congo, Burkina Faso, Malí, Níger y Nigeria.

Antes de hablar desde la Basílica, el Papa había enviado un mensaje especial a los líderes de Sudán del Sur, a donde podría viajar en 2020, para animarlos hacia la "reconciliación y fraternidad" en el país.

Desde la Basílica, Francisco pidió además por quienes "deben emigrar con la esperanza de una vida segura".

"La injusticia los obliga a atravesar desiertos y mares, transformados en cementerios. La injusticia los fuerza a sufrir abusos indecibles, esclavitudes de todo tipo y torturas en campos de detención inhumanos", agregó en defensa de los derechos de los migrantes.

"La injusticia les niega lugares donde podrían tener la esperanza de una vida digna y les hace encontrar muros de indiferencia", finalizó.


 

El portavoz de ERC comparó el discurso con un "mitin de Vox". Desde Esquerra plantearon que el rey es "incapaz de dar una respuesta" a Cataluña.

En su quinto discurso como rey, Felipe VI citó la crisis de Cataluña como una de las "serias preocupaciones" del país. Apeló al "diálogo" y a "no caer en los extremos", y recordó que la Carta Magna "reconoce la diversidad territorial que nos define"

La palabra "Cataluña" no volvió a ser mencionada por el rey a lo largo del discurso, pero estuvo siempre presente. También al referirse al proceso de investidura, cuando recordó que la última palabra la tiene el Congreso: "Después de las elecciones celebradas el 10 de noviembre [...] corresponde al Congreso, de acuerdo con nuestra Constitución, tomar la decisión que considere más conveniente para el interés general de todos los españoles".

A pesar de "los tiempos difíciles" por los que atraviesa el país, el rey apeló a "tener una confianza firme en nosotros mismos". Destacó, en este sentido, la "disposición para ayudar a los demás, y anteponer el bien común a los intereses particulares" de los 41 ciudadanos españoles a los que condecoró, el pasado mes de junio, con la Orden del Mérito Civil.

Unos valores, los de estos españoles, que Felipe VI otorgó en su discurso a toda la sociedad, la española, que "se siente profundamente europea e iberoamericana; y que no está aislada, sino muy abierta al mundo y plenamente integrada en la sociedad global".

El rey aprovechó para destacar "lo que hemos construido juntos, lo que juntos hemos avanzado", en otro guiño hacia Cataluña. Añadió, en este sentido, que "creo que es importante decirlo, no por una autoestima mal entendida, sino porque es una realidad contrastada que debemos poner en valor". No obstante, añadió, "no debemos caer en extremos", ni "en una autocrítica que destructiva que niegue el gran patrimonio cívico".

En referencia a ese patrimonio, Felipe VI destacó, en primer lugar, el "deseo de concordia" que, gracias a "la generosidad, el diálogo y al respeto entre personas de ideologías muy diferentes, derribó muros de intolerancia, de rencor y de incomprensión".

Apeló, además, a "la voluntad de entendimiento y de integrar nuestras diferencias dentro del respeto a nuestra Constitución, que reconoce la diversidad territorial que nos define y preserva la unidad que nos da fuerza".

Pero el discurso del rey trajo reacciones inmediatas y todos los socios del PSOE plantearon críticas. El más rápido, a la hora de cargar con contundencia contra el discurso de Felipe VI, fue Gabriel Rufián. El portavoz de ERC en el Congreso volvió a usar Twitter para lanzar una serie de mensajes que, desde luego, no han pasado desapercibidos. Comparó el mensaje navideño del rey con un "mitin de Vox" e ironizó sobre las palabras de Felipe VI al afirmar: "Si no te gusta el discurso del rey pues no le votes más".

La reacción institucional de Esquerra ha sido más sosegada, pero igual de predecible. Roger Torrent ha asegurado que el rey es "incapaz de dar una respuesta" a Cataluña, mientras que Ernest Maragall afirma que el mensaje de Navidad del rey "bordea la irrelevancia", y representó "una mezcla de buenas palabras y pomposidad vacía, sin ningún contenido real".

La abstención de los republicanos se antoja clave para que el gobierno de coalición pactado entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias salga adelante. Por eso, la atención mediática estaba centrada este día de Navidad en la reacción de ERC al discurso del rey, pero también a las valoraciones de Podemos. Sobre todo, después de que Pablo Iglesias y otros ministrables como Irene Montero y Alberto Garzón no se pronunciaran sobre el rey tras el mensaje de Nochebuena.

Pablo Echenique ha sido el que ha asumido este miércoles el papel de portavoz de la formación morada. El ex secretario de Organización ha valorado que el rey "moderó su tono" y demostró "olfato político" ante el "escenario de cambio" que va a experimentar el país.

"Frente a un Felipe VI que en 2017 decidía atar su destino a las derechas, creo que ayer vimos a un jefe del Estado que rectificaba parcialmente, que moderaba su discurso y que de algún modo demostraba tener un mejor olfato político que el que tuvo entonces", ha dicho Echenique, en un análisis mucho menos crítico que en años pasados, claramente condicionado por la entrada de Unidas Podemos en el próximo Gobierno.

Otro de los socios del PSOE para la investidura, el PNV, también ha criticado que el rey Felipe VI no dijese nada en su tradicional mensaje de Nochebuena para "quienes no se sienten identificados con el modelo de Estado que él ensalza y que son unos cuantos millones en Cataluña, en Euskadi y algunos en Galicia".

El portavoz de los nacionalistas vascos en el Congreso de los Diputados, Aitor Esteban, ha opinado en conferencia de prensa en Bilbao que el discurso se limitó a ser un mero enunciado descriptivo de algunos problemas que afronta España y lo calificó como "un intento de baño de autoestima, ante un Estado y una sociedad en crisis e insegura ante los numerosos retos" que se avecinan.

El BNG, también señalado como otro de los apoyos a Sánchez tanto en la investidura como en la legislatura, también tuvo un discurso crítico con el rey.

El diputado del Bloque Nacionalista Gallego en el Congreso, Néstor Rego ha que el discurso del monarca "choca con la realidad de un Estado que es plurinacional, pluricultural y plurilingüe y también es un canto al régimen político español como summun de todas las virtudes y a la Constitución como marco de convivencia".


 

El Brexit ha tensado las cuerdas del Labour y de los ‘tories’, pero la primera se ha roto.


Hay cuatro caminos fundamentales para llegar al poder, según Maquiavelo: la propia habilidad, la fortuna, el crimen y el apoyo del pueblo. Podría decirse que el príncipe Boris Johnson, que desde jovencito decía que quería ser el rey del mundo, ha utilizado una combinación de todos ellos para hacer realidad su sueño de instalarse en Downing Street.

Tipo inteligente que habla latín y griego en la intimidad, educado en Eton y Oxford, no cabe duda de sus capacidades, aunque la atención al detalle, la honestidad y la coherencia no sean sus fuertes (le gusta trabajar el mínimo posible, es un mentiroso y narcisista compulsivo, y su ideología es la que sea necesaria para lograr sus objetivos); la fortuna sin duda le ha sonreído en forma de Brexit, la puerta que ha utilizado para conquistar el poder cuando todas las demás se le habían cerrado por sus propios errores estratégicos; no ha asesinado a nadie, pero la manera en que hizo la cama a Theresa May puede considerarse una especie de golpe de Estado dentro del Partido Conservador; y al final de todo ello, los votantes le han dado no sólo la victoria, sino una mayoría de ochenta escaños, la más amplia de los tories desde los tiempos de una tal Margaret Thatcher.

El Reino Unido emprende bajo la batuta de Johnson una revolución que no se sabe adónde llevará, seguramente al desorden, el erotismo (político) y el entusiasmo, como casi todas, antes de desembocar en el fracaso y la decepción.

En cierto modo es la continuación de la de Thatcher, pasada por el filtro de la globalización y el populismo, la posibilidad de convertir al país en una especie de paraíso fiscal europeo, el Singapur del Atlántico, de bajos impuestos y mínimas tarifas y regulaciones. Si la Dama de Hierro se cogió del brazo de Ronald Reagan, a Johnson no le dolerán prendas a la hora de seguir la rueda de Donald Trump, a quien ha copiado más de un examen para llegar a la cima.

No pintaban así las cosas, ni para Johnson ni para el Partido Conservador, antes de que diera su golpe y provocara la caída de su predecesora, Theresa May. Desde que los británicos se pronunciaron a favor del Brexit en el referéndum del 2016, y la relación con Europa se convirtió en una cuestión identitaria que reemplazó la tradicional bipolaridad derecha-izquierda, había tantas posibilidades de que se fracturase el Partido Conservador como de que lo hiciese el Labour. Al final ha sido este último. Su tradicional alianza entre clases obreras e intelectuales fabianos no ha aguantado.

MENSAJE BIEN ELABORADO: Johnson ha engatusado al votante con un mensaje de cohesión, Brexit, ley y orden

Los tories han demostrado por enésima vez por qué son el Real Madrid de la política europea, la más potente máquina electoral de toda Europa Occidental, partido alfa por antonomasia. Sí, efectivamente el Brexit ha creado enormes tensiones internas que han hecho que algunas de sus mejores figuras se marchasen o fuesen expulsadas, porque si algo no tienen son contemplaciones (como el propio magnicidio de Thatcher demuestra). Sí, efectivamente, estuvieron en muchos momentos contra las cuerdas, sobre todo con la inepta May en Downing Street.

Pero al final han sido capaces de reinventarse, como siempre, de cambiar de color como el camaleón, y hacer lo que era necesario para permanecer en el poder después de diez años, cuando normalmente los gobiernos están agotados y la gente desea un cambio, aunque sea por aburrimiento (el hecho de que la alternativa fuera el Labour de Jeremy Corbyn les ha ayudado, qué duda cabe).

La fórmula que han encontrado, en realidad la única posible, es sin duda ingeniosa: robar al Labour una parte importante de sus tradicionales votantes de clase obrera del País de Gales, las Midlands y el norte de Inglaterra, hijos y nietos de mineros, estibadores y trabajadores de los altos hornos y las fábricas textiles, con el caramelo del Brexit.

Y lo han hecho aprovechando su enfado con el mundo (la globalización, la automoción, la inmigración…), y persuadiéndolos de que la culpa de sus problemas no la tiene la década de austeridad emprendida por David Cameron después de la crisis financiera, con los recortes más masivos (e innecesarios e inútiles) desde el final de la Segunda Guerra Mundial, sino la Unión Europea y los extranjeros que residen en este país. Es genial si uno lo piensa.

Primero los tories han deteriorado la calidad de vida de las clases trabajadoras, imponiendo los contratos basura, congelando el salario mínimo, eliminando subsidios y destruyendo el Estado de bienestar. Y luego han logrado que las víctimas, en una especie de versión política del síndrome de Estocolmo, les voten para que les saquen de su miseria.

LA DIVERSIDAD: Muchos obreros ven una amenaza en la diversidad racial, sexual y cultural

Para ello, Johnson ha recurrido a la fórmula probada ya con éxito en Estados Unidos por Donald Trump, y antes por otros presidentes republicanos como Ronald Reagan y Richard Nixon: hacer que la economía sea una cuestión secundaria para los votantes de clase obrera y media baja, con un nivel limitado de educación, entrar en las trincheras de una guerra cultural, y conseguir que voten no por el bolsillo sino por la religión, la fe, la patria, la familia y la bandera.

Johnson (y su maquiavélico estratega Dominic Cummings) se dieron cuenta de que muchos de los tradicionales seguidores del Labour son socialmente conservadores, y de que para engatusarlos no hacía falta gran cosa, bastaba con adoptar una cierta actitud anti establishment.

La ironía no deja de ser espectacular y casi delictiva, como al otro lado del Atlántico. El partido elitista y clasista por definición, dominado por los licenciados en universidades como Oxford y Cambridge, que manda a sus hijos a los colegios privados y cuenta con el favor del gran capital y las corporaciones internacionales, se presenta como el enemigo de los banqueros que provocaron la crisis financiera. Los republicanos denuncian a los políticos de inside the beltway , de dentro del cinturón que rodea Washington DC, como unos extraterrestres alejados de la realidad de la gente, que no saben lo que vale una pinta de cerveza en el pub, mientras que ellos son los auténticos.

Aquí Boris hace lo mismo con Londres y dice que es el quien entiende a los pescadores de Yorkshire, a los parados de Lancashire y a los trabajadores de los calls centers y las empaquetadoras de Lincolnshire. Cuando nunca jamás ha salido de su burbuja, y mira a todo el mundo –y no digamos las clases obreras- por encima del hombro. No una pulgada, sino medio metro.

LA HISTORIA: Johnson se considera sucesor de Disraeli, que quiso unir a ricos y a pobres

Pero lo cierto es que la gente ha comprado esta reinvención de los tories, porque un amplio sector del electorado menos favorecido económicamente da más importancia a la cohesión social (que sigamos siendo como hemos sido siempre) que a cualquier otra consideración, y ve el multiculturalismo y la diversidad racial y sexual como una amenaza, la misma fórmula por la que excomunistas franceses votan a Le Pen.

Son los ingleses que, si cobran subsidios, consideran que se los merecen, pero que los extranjeros no tienen derecho a ellos porque “no son de aquí”, que se arropan en la bandera de San Jorge y están entregados a un nacionalismo inglés imperial y nostálgico, que detestan a los escoceses. Que piden sentencias más severas contra delincuentes, que los terroristas se pudran en las cárceles, ley, patria y orden.

Decía Bismarck que uno no puede desafiar las corrientes sino, en el mejor de los casos, dirigirlas, y Marx, que el hombre crea su propia historia, pero no las circunstancias en las que se desarrolla. Boris Johnson, hombre muy leído, está de acuerdo con ambas máximas.

La estrategia de los conservadores ha consistido en declarar una especie de guerra de liberación nacional contra los colonizadores de la UE y meterse en el bote a una buena parte de los tradicionales votantes del Labour, convirtiéndose en un monstruo de dos cabezas, un híbrido de las élites millonarias y los obreros y parados, por mucho que los intereses de unos y de otros sean incompatibles. Ser el partido de las élites financieras de la City y de las pequeñas ciudades dejadas de la mano de Dios, de los contentos y de los cabreados.

Se trata de un dilema que no es ni mucho menos ajeno a los tories.

Ya en el siglo XIX, un victoriano acusado de oportunista como Benjamin Disraeli denunció que Gran Bretaña era en realidad dos países –el de los pobres y el de los ricos– con existencias separadas, que no tenían nada que ver el uno con el otro, y decidió fundirlos en una sola nación (de ahí el concepto de one nation tories como se llama a los moderados) efectuando una inversión masiva en servicios públicos.

Boris Johnson pretende ser su equivalente en el siglo XXI.

La cuestión es de dónde sacará todo ese dinero, sobre todo si insiste en no subir los impuestos, y con las tensiones económicas y los dilemas geoestratégicos que creará la salida de Europa.

Según Pascal, si la nariz de Cleopatra hubiera sido más corta, la historia del mundo habría sido diferente. Si el pelo de Boris Johnson no hubiera sido de color rubio platino, tal vez el destino del Reino Unido habría sido otro.


 

El asaltante, un ex guardia nacional, dirigió a doce indígenas de la etnia Pemón y sustrajeron 122 fusiles que fueron posteriormente recuperados.

Un grupo de indígenas encendió las alarmas en un cuartel militar en Venezuela, este domingo, al tomar el control del Batallón 513 de Infantería Selva Mariano Montilla, ubicado en Luepa, en el estado Bolívar, al sur del país.

 

Doce nativos pemones pertenecientes a la reserva militar, liderados por un oficial desertor del Ejército, sustrajeron 122 fusiles del parque de armas que fueron recuperados posteriormente por los cuerpos de seguridad. En el asalto se apropiaron además de fusiles AK103, seis cajas de municiones para los AK103, 60 granadas 40mm, una ametralladora, seis bazucas y una granada propulsada por cohete o RPG.

Al principio se creía que era un conato de levantamiento, pero terminó siendo un incidente menor. Aún así, un soldado falleció y el asaltante del cuartel, un ex guardia nacional de nombre Darwin Malaguera Ruiz, resultó herido y detenido durante un enfrentamiento con un punto de control militar comandado por el teniente coronel Renjifo Armas, cuando huían con los fusiles en dos vehículos.

Según reseñó el portal La Patilla, Malaguera Ruiz habría sido uno de los oficiales que desertó el 23 de febrero hacia Cúcuta, Colombia, cuando el Gobierno interino de Juan Guaidó intentó hacer pasar la ayuda humanitaria desde ese país.

Tras su huida de Venezuela, se habría «separado del grupo principal junto a otros exfuncionarios que decidieron dirigirse a Brasil para encabezar hoy la toma de Luepa junto a pemones armados».

El líder pemón, Ricardo Delgado, publicó por su cuenta de Twitter que en la sublevación de oficiales batallón 513 Mariano Montilla «tomaron como rehén al comandante y se dirigen a Santa Elena, y están haciendo un llamamiento a la población civil y a la GNB para que se unan al Ejército libertador y se comience el cese de la usurpación» de Nicolás Maduro y del gobernador de Bolívar, Justo Noguera Pietri.

Por su parte, la ONG Provea, que defiende los derechos humanos en el país, pidió protección al pueblo indígena. Aseguró que ellos son los más «perjudicados por el desastre ecológico en el Orinoco».

Presencia de rusos

El 12 de diciembre, un grupo de indígenas denunciaron la presencia de una comisión integrada por 15 rusos, acompañada de militares venezolanos que estarían instalando radares de última tecnología para presuntamente extraer minerales.

De inmediato, la comunidad pemona exigió al régimen de Maduro explicación, una de tantas que han solicitado desde que en 2016 comenzaron las extracciones de minerales ilegalmente pues se trata de un Parque Nacional donde la actividad minera está prohibida. Más de 900 personas de la etnia pemón se han desplazado hacia Brasil huyendo de la violencia y la persecución política que inició el régimen venezolano.

El Arco Minero del Orinoco contempla una zona de 111.000 kilómetros cuadrados, el 12% del territorio venezolano, y la explotación de recursos como la bauxita, oro, coltán, hierro, cobre, diamantes y coalín, ha puesto en riesgo a la población conformada por más de 54.000 indígenas.

Desde sus inicios, el proyecto ha estado en gran parte controlado por Rusia y China, países que han invertido y participado activamente en la explotación de oro y diamantes en la Faja Petrolífera del Orinoco, donde se encuentran las reservas más importantes de crudo.

El crimen y la corrupción se han apropiado de la zona fronteriza con el estado Roraima. En noviembre un grupo armado perpetró en Ikabarú, una zona minera de esa entidad, y masacró a cinco personas. Este tipo de sucesos han sido recurrentes en el estado Bolívar debido al control militar e incluso a la presencia de guerrilleros pertenecientes al grupo colombiano ELN.

Varias denuncias de diputados de la Asamblea Nacional también han involucrado a Nicolás Maduro Guerra, hijo del presidente chavista, en el manejo de la red de corrupción de las minas de oro.

Ymarú Rojas

Página 5 de 41

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…