Domingo, 10 Mayo 2020 00:00

La nueva fase de la cuarentena en la Argentina y las diferencias en el AMBA - Por Sergio Berensztein

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Alberto Fernández anunció la cuarta extensión del aislamiento, pero la Ciudad y la Provincia deberán mantener estrictos protocolos.

 

Ayer, a pocos minutos de conocerse el número récord en términos absolutos de 240 nuevos casos positivos de Covid-19, el presidente Alberto Fernández anunció la cuarta extensión del aislamiento social, preventivo y obligatorio, al menos por dos semanas más, hasta el 24 de mayo.

Se inaugura así una nueva fase, la cuarta del plan sanitario implementado por el Poder Ejecutivo, denominada de “reapertura progresiva”, donde se habilita que algunos comercios y ramas industriales como la automotriz, textil, metalúrgica, gráfica, química, entre otras, puedan retomar sus actividades siempre que sus trabajadores no requieran del uso del transporte público, para evitar riesgos de contagio y que cumplan estrictos protocolos en materia de seguridad sanitaria. Esta nueva etapa regirá para toda la Argentina, salvo para el área metropolitana de Buenos Aires (AMBA), donde viven 10 millones de habitantes. La razón se debe a que no solo concentra el 86,2% del total de casos detectados de Covid-19 sino que los duplica cada 18,8 días, mientras que el resto del país logró superar la meta de 25 días propuesta para este período.

De la conferencia de prensa en vivo brindada en Olivos participaron también el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quienes coincidieron con el presidente en expresar el sentimiento de orgullo respecto del comportamiento y compromiso de la ciudadanía y asintieron cuando Fernández recalcó que "Lo que más nos preocupa es la salud de nuestra gente". Este hecho es clave desde el punto de vista político ya que demuestra que están trabajando en equipo y que hay un consenso detrás de esta política sanitaria.

Rodríguez Larreta confirmó que la cuarentena sigue en la Ciudad como hasta ahora, que el récord de 130 nuevos casos del viernes se debe a que de hecho se triplicó la movilidad de la gente y que el foco estará puesto en los barrios vulnerables y geriátricos, donde se detectaron la mayor cantidad de contagiados en las últimas jornadas. Aunque se habilitarán salidas recreativas breves (las plazas seguirán cerradas), a partir del fin de semana que viene, para los menores acompañados por sus padres y según criterio de número par o impar de DNI. Por su parte, Kicillof adelantó que se estudiarán los detalles que permitirán al menos a los menores acompañar a sus padres a hacer las compras esenciales en los negocios de cercanía. Ambos, a diferencia de los demás gobernadores que pueden decidir excepciones teniendo en cuenta los protocolos y criterios establecidos por el Ministerio de Salud de la Nación, deberán pedir permiso al ejecutivo nacional para habilitar industrias y comercios.

El presidente utilizó nuevamente sus recursos pedagógicos típicos de su discurso para explicar el estado de situación por la que atraviesa la Argentina, que tan bien le ha funcionado hasta ahora para contener la ansiedad y angustia de la ciudadanía. Pero lo que está cambiando es el humor social, el contexto en el cual enuncia sus palabras, como consecuencia del hastío por el prolongado aislamiento y el impacto económico que esto tiene en toda la sociedad.

Por eso, quizás esas palabras ya no alcancen para satisfacer demandas que son muy urgentes, a menudo desesperantes. Efectivamente, los 51 días que trascurrieron desde el inicio de la cuarentena fueron muy duros para toda la sociedad argentina, pero especialmente para aquellos sectores que no fueron alcanzados por las medidas gubernamentales tendientes a paliar los efectos económicos que trajo aparejados la pandemia de coronavirus: trabajadores informales, autónomos, profesionales, la mayoría de las categorías de monotributistas y pequeños comerciantes.

Con esta nueva flexibilización, el presidente ha convalidado el sentimiento de muchos argentinos que ya no podían sostener la cuarentena y asumieron el riesgo de salir a la calle para realizar alguna changa o retomar actividades que tenían que ver más con la vida cotidiana que habían quedado congeladas con el período más estricto del aislamiento obligatorio.

Según el último monitor de Humor Social y Político que realizamos mensualmente junto a D´Alessio-Irol, a nivel nacional, paradójicamente a medida que baja el temor al contagio de coronavirus debido al éxito de la cuarentena, crece la preocupación por el bolsillo.

El negativo impacto económico de las medidas ejecutadas para contener al Coronavirus sigue siendo la principal preocupación para el 70% de los encuestados, superando a la inflación, con el 67%. Mientras que la alarma ante la posibilidad de contraer la enfermedad ocupa el cuarto lugar, con 63%, luego de la incertidumbre por el rumbo de la economía, que alcanza al 64%. Además, el 80% de los argentinos saben que el paso del coronavirus por el país inevitablemente traerá perjuicios para la economía, al igual que ocurre en el resto del mundo.

En consonancia con el esperado declive de la economía nacional, un 44% prevé una caída importante en sus finanzas personales, mientras que un 33% espera una caída leve. Por último, 7 de cada 10 argentinos que piensan que sufrirán una baja en sus ingresos, mantienen la esperanza de recuperarse entre un plazo de 6 meses a más de un año. Por otro lado, 2 de cada 10 entienden que la situación será irreversible.

En este marco, el gran dilema que enfrentamos como sociedad es el siguiente: habiendo tenido éxito en “aplanar la curva”, el pico de contagios y seguramente de víctimas se dará en un contexto en que la mayoría de la sociedad se muestra fatigada por las restricciones impuestas por las medidas de aislamiento, muy preocupada por su situación económica personal y con una expectativa crecientemente pesimista respecto del futuro de corto y mediano plazo. ¿Será eventualmente posible volver a imponer medidas restrictivas en caso de comprobarse un empeoramiento significativo de la situación, como ocurrió en otros países?


Sergio Berensztein

Visto 189 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…