Miércoles, 18 Mayo 2016 14:58

Carrió mueve el avispero en la política bonaerense - Por Mariano Pérez de Eulate

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Nadie podrá objetarle en un futuro a Elisa Carrió que no avisó con tiempo sobre sus planes políticos: más de un año antes de las definiciones electorales en la provincia de Buenos Aires, con comicios de medio término que serán cruciales para el Gobierno, Lilita acaba de avisar que su nueva obsesión es el territorio donde gobierna María Eugenia Vidal, a quien la une una relación de afecto. La actual diputada por la Capital Federal se apresta a ser candidata en las legislativas de 2017 en representación de un distrito que, hasta ahora, le ha sido ajeno.

Su eventual postulación, se verá si a senadora nacional u otra vez a la Cámara baja, genera pequeños debates internos en Cambiemos. Una fuerza que, como todo partido político que transita ciertos métodos modernos de hacer política, consulta permanentemente las encuestas de opinión pública.


Fuentes del macrismo admiten que esos sondeos reservados le dan bastante bien a Carrió en el hipotético combate bonaerense. “Es la que mejor mide hasta ahora”, explican en Cambiemos. El oficialismo, en efecto, ya se lanzó a encargar encuestas sobre posibles postulantes para el año próximo.


CONTRASTES


“Lilita mide mejor que Jorge”, explica un hombre con acceso a esos números. Se refiere al intendente de Vicente López y eterno postulante potencial del oficialismo, Jorge Macri, uno de los pesos pesados del distrito que aspira a ser la cara visible de la oferta electoral de Cambiemos en la Provincia. Cerca del primo del Presidente descreen de esas cifras.


Se entiende el supuesto buen posicionamiento de Lilita: de todos los incluidos en las mediciones ella es, probablemente, quien ostenta el mayor nivel de conocimiento por su extensa exposición mediática. Lo que le otorga un “plus” inicial en esa eventual carrera interna por la candidatura mayor del oficialismo, en la que también aparecen el médico Facundo Manes, de cercanía al radicalismo; el ministro de Educación de la Nación, Esteban Bullrich; su par de Interior, Rogelio Frigerio, y una lista de funcionarios de Cambiemos que tiende a tornarse demasiado extensa.


Este diario dio cuenta ayer de los últimos dichos de Carrió: “Estoy empezando a enfrentarme a las grandes mafias de la provincia de Buenos Aires, ese es mi nuevo rol porque ahí está el nudo de los problemas centrales de la Argentina”, aseguró. También se enfocó -y se enfocará en lo sucesivo- en Aníbal Fernández, su eterno enemigo. Sin inocencias, Lilita escarba en la herida del peronismo: sabe que el ex funcionario kirchnerista es sindicado por buena parte del “mundo PJ” como la razón central de la derrota electoral del año pasado frente a Vidal.


La épica de la lucha contra las “grandes mafias” ya se percibe como el leit motiv del desembarco de Carrió en la Provincia; como el argumento central que esgrimiría el oficialismo para explicar la “mudanza” de distrito de la diputada.


Ese siempre fue un tema incómodo para los que dieron el salto: desde Vidal, que era vicejefa de gobierno porteña, hasta los ex gobernadores también de militancia capitalina Daniel Scioli o Carlos Ruckauf, por citar sólo unos pocos ejemplos.


En el macrismo admiten que sondeos reservados le dan bastante bien a Carrió en el hipotético combate bonaerense


¿Cómo explicar el desembarco en un distrito dónde nunca se tuvo presencia? Con el argumento de la “lucha contra las mafias”, Lilita parece haber encontrado una explicación políticamente correcta hacia afuera de Cambiemos, difícil de rebatir para la oposición y muy útil para Mauricio Macri. Fuentes oficiales contaron que la movida de Carrió fue consensuada, en todos sus términos, con el Presidente. La relación entre ellos es directa, sin intermediarios


En las mesas políticas del oficialismo se admite que el notable impulso que hoy parece ostentar Carrió en los sondeos, y que la convierten en una muy potable postulante por la Provincia, está atado a un tema inequívoco: los casos de corrupción en la era kirchnerista, que avanzan con renovado impulso en la justicia federal y que son un insumo preponderante en los medios de comunicación.


“Más corrupción K se destapa, más avanza Liita en el posicionamiento interno de Cambiemos”, analiza ante El Día una fuente con acceso a la Casa Rosada.


Carrió es, en efecto, la gran denunciadora -mediática, legislativa y judicial- de la supuesta corrupción K, junto a otros actores políticos nacionales como Margarita Stolbizer (hoy cercana a Sergio Massa), Graciela Ocaña, Gerardo Morales, Mariana Zuvic y demás.


Será un desafió para Lilita y para el macrismo en general mantener en agenda el derrotero de las investigaciones judiciales que involucran a la ex presidenta Cristina Kirchner, a su hijo Máximo, a Lázaro Báez y su clan, al ex ministro y actual diputado Julio de Vido, y demás personajes preponderantes de la última década.


MUDANZA ESTRATEGICA


Pudo haber sido premeditado, aunque cerca de Carrió aseguran que sólo es una elección de vida. Pero lo cierto es que la diputada se mudó hace tiempo a la Provincia. Dejó su departamento en el centro porteño y se trasladó a una casa más cómoda en un barrio cerrado de Exaltación de la Cruz. Cerca de Pilar, de Zárate y de San Andrés de Giles, en el norte de Buenos Aires.


Esa casa nueva, cuya construcción le ha generado algunos problemas con los vecinos, es una suerte de frecuente comité donde se juntan “Lilitos” de siempre y aliados circunstanciales. Hablan, claro, de política bonaerense. 


Mariano Pérez de Eulate

 

Visto 722 veces Modificado por última vez en Martes, 07 Marzo 2017 21:58

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…