Lunes, 06 Noviembre 2017 00:00

La red de empresas que usó Amado Boudou para hacer negocios y ocultar dinero - Por Nicolás Wiñazki

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

Son al menos nueve compañías vinculadas al ex vice y su socio y amigo Núñez Carmona. El juez Lijo las definió como una "organización criminal". Manejaron pauta oficial.

 

El juez Ariel Lijo determinó que Amado Boudou mintió cuando declaró como funcionario público que era accionista de dos empresas privadas, Hábitat Natural y Aspen. El ex vice y ex ministro de Economía de la Nación le afirmó a la Oficina Anticorrupción (OA), y por ende, a toda la sociedad, que durante todos sus cargos en el Gobierno K sólo esas compañías privadas le generaron ganancias como accionista. El juez del caso Ciccone, y el fiscal, Jorge Di Lello, determinaron que en realidad Boudou estaba vinculado a al menos nueve empresas dedicadas a rubros diversos.

Esas sociedades hicieron negocios con el Estado K. Sobre todo una, WSM, que recibió millones de pesos de publicidad oficial, según denunció en su momento la diputada nacional electa Graciela Ocaña (Cambiemos). Información que fue ratificada por la OA. Y sobre todo por uno de los fundadores de esa compañía, Luis Scolari, que denunció al ex vice y a su socio (también detenido), el millonario súbito José María Núñez Carmona, a los que acusa de haberlo estafado dejándolo afuera de su propia firma, que terminó facturando sumas muy importantes.

Las empresas que Lijo analizó como parte de lo que describió como “un grupo societario” que forma parte de la “organización criminal” de Boudou y sus “socios” son Hábitat Natural, Inversiones Inmobiliarias Aspen, Rock Argentina, WSM, Beaver Cheek, Action Media, Vail Investments, Embarcaciones Argentinas y The Old Fund, la sociedad que terminó adueñándose de la imprenta de billetes Ciccone Calcográfica.

El magistrado afirmó en su orden de detención para Boudou y Núñez Carmona que ambos socios y mejores amigos desde los siete años controlaban esas sociedades comerciales compartiendo “alternativamente el carácter de accionistas y/o directivos” con dos acusados de ser “prestanombres” del ex vice: Alejandro Paul Vandenbroele y Juan Carlos “El Sordo” López, amigo también de la infancia en Mar del Plata de los dos detenidos en la cárcel de Ezeiza.

Lijo pidió la declaración indagatoria de Vandenbroele y López en la variable de la causa Ciccone que analiza a este grupo de personas como integrantes de una “asociación ilícita”.

Vandenbroele deberá presentarse para dar explicaciones como imputado en el juzgado de Lijo este jueves, mientras que López fue citado bajo la misma figura procesal para este martes.

Clarín pudo saber que el peritaje contable realizado por la Corte Suprema, que analizaron el magistrado y el fiscal del caso antes de detener a Boudou y a Núñez Carmona, aportó nueva información al respecto. El estudio de los bienes de los involucrados en el caso, y el de las nueve empresas antes mencionadas, fue terminado tras dos años de estudio por los peritos del máximo tribunal. Ese informe fue entregado al juzgado de Lijo hace menos de un mes.

Ese peritaje recolectó pruebas sobre cómo se manejó el “grupo societario” que –según determinó el magistrado Lijo- es la clave de la “organización criminal” liderado por el ex vice. Se demuestra cómo se usó la influencia en el Estado K que tenía el ex funcionario nacional, que usó para beneficiar a las empresas en las que él no figuraría como accionista, pero sí como destinatario de ganancias millonarias, aunque nunca lo declaró ante la OA.

Éste último organismo de control gubernamental presentó en el juzgado de Lijo, como querellante del caso Boudou, otro informe sobre las inconsistencias en el patrimonio del ex vice. Esa información, en parte, había sido también aportada al tribunal por dirigentes opositores al Gobierno K, como Ocaña.

El caso de WSM es tal vez el que mejor resume cómo aprovecharon Boudou y Núñez Carmona los fondos públicos en provecho propio.

En el peritaje de la Corte Suprema, por ejemplo, se especificó que los papeles contables de WSM indican que esa compañía recibió en calidad de publicidad estatal para pautar en diferentes canales de difusión, como cajeros automáticos, spots propagandísticos del Gobierno de los Kirchner.

Según los peritos del Máximo Tribunal, WSM fue beneficiada por la Jefatura de Gabinete de Ministros con transferencias de por $ 3.450.333, por ejemplo. También, siempre de acuerdo a los estados contables de esa compañía $ 293.000 de parte de la agencia estatal de noticias, Télam. Y, en lo que podrían ser operaciones de encubrimiento de dinero ilegal, también le facturó a empresas del mismo “holding” de Boudou, como Action Media, $ 364.000.

Al mismo tiempo, WSM registró como “clientes”, solo por poner otro ejemplo, a un amigo de Boudou y de Núñez Carmona, dueño en su momento del 3 por ciento de las acciones de la sociedad que se apropió de Ciccone Calcográfica, la firma de The Old Fund. Se trata de Sergio Gustavo Martínez, quien le facturó a WSM, según quedó asentado en su documentación empresaria, $ 60.000.

Martínez es un personaje clave en el entramado empresario de Boudou y Núñez Carmona, y también en el caso Ciccone. Clarín pudo saber que este marplatense, ex prófugo de la Justicia de los Estados Unidos por ser condenado por estafas con tarjetas de crédito, ya no vive como un “buscavidas”. Es vecino de un ex canciller K en un edificio de categoría ubicado en Lafinur y Melo, Recoleta. Martínez está en medio de una disputa con sus vecinos: debe varios meses de expensas. Todo un estilo. 

Nicolás Wiñazki

Visto 110 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…