Domingo, 12 Noviembre 2017 00:00

El juego a tres bandas que le habilitó a Vidal su mayor logro - Por Jorge Liotti

Escrito por  Jorge Liotti
Valora este artículo
(0 votos)

Esto marca un antes y un después para la provincia de Buenos Aires. Es un cambio estructural.

 

Tiene un impacto político muy fuerte". La evaluación de uno de los principales escuderos de la gobernadora María Eugenia Vidal permite calibrar el relieve del logro que implica lograr una compensación por el Fondo del Conurbano que en 2019 ascenderá al menos a $ 65.000 millones.

Si bien faltan varios pasos para que se termine de concretar, en La Plata creen haber dado un paso sustancial. Hace una semana tenían una demanda en la Corte, la amenaza de rebelión de todos los gobernadores y $ 650 millones. Ahora siguen teniendo la demanda judicial vigente, los mandatarios provinciales bajaron las armas y tiene la perspectiva de multiplicar por 100 los ingresos. Parece buen negocio.

Más allá de reparar una injusticia histórica, los fondos adicionales le permitirán a la provincia de Buenos Aires lograr una autonomía de la Nación inédita en las últimas décadas. Puede ser el principio del fin del viejo complejo por el cual el gobernador bonaerense siempre fue un apéndice de la Casa Rosada, una dinámica que tuvo en Daniel Scioli su rostro más patético.

Vidal blindó su futuro ante cualquier vicisitud de Macri en 2019. El pacto fiscal deberá estar refrendado por ley del Congreso nacional, una garantía de cumplimiento. También ante eventuales terremotos financieros globales que le dificulten su crónica dependencia de endeudamiento externo. Por eso su ministro de Economía, Hernán Lacunza, se transformó en el vocero más interesado de la novedad. Su tarea puede perder algo de su vértigo e incertidumbre.

"Vidal quería dejar un símbolo de su gestión en la historia de la provincia, un hito de su paso por el gobierno. Con esto conseguimos algo que ningún gobernador peronista logró en 20 años", reseñó un funcionario bonaerense de trato diario con la mandataria.

Vidal demostró con su búsqueda de compensación del Fondo del Conurbano que además de ser una cara amable ante la opinión pública tiene una veta política muy desarrollada. Lógicamente que nada sería posible sin el acompañamiento de Mauricio Macri. Fue el Presidente quien en el inicio de la reunión del último jueves planteó el tema de la devolución de fondos a la provincia de Buenos Aires. Estuvo allí no más de diez minutos, los suficientes como para dejar en claro que esa era una de sus prioridades.

Macri utilizó parte del capital que consiguió en las elecciones para respaldar a su ahijada política. Está convencido de que la Argentina no tiene futuro sin la recuperación de la provincia de Buenos Aires, que a la vez depende de una reconstrucción del conurbano.

Macri había acordado con Vidal la presentación de una demanda ante la Corte Suprema para reclamar la restitución de fondos. La jugada no fue a ciegas. Hubo sondeos previos para ver el nivel de receptividad que tendrían los jueces ante la demanda. La señal positiva quedó plasmada cuando la Corte demostró interés en el tema, abrió un cronograma para las apelaciones de todas las provincias que podrían considerarse perjudicadas e inclusive planeaba una gran audiencia con todos gobernadores antes de fin de año. Sin embargo, al mismo tiempo Ricardo Lorenzetti dejó trascender que prefería que el tema tuviera una resolución política y no judicial. El último gesto fue haber recibido a Vidal en su despacho tres días antes de la reunión en la Casa Rosada y permitir la difusión de una foto del encuentro.

A pocos sorprendió que el jueves no hubiera protestas del resto de los mandatarios provinciales, uno de los temores de Vidal. La imagen de Lorenzetti parecía una amenaza. En ese contexto, el compromiso de Macri de compensar a Buenos Aires con fondos nacionales, sin afectar la distribución del resto de las provincias, sonó como una melodía.

Es cierto que a Vidal la asistían los números: la provincia de Buenos Aires recibe hoy el 1,19 % del mal llamado Fondo del Conurbano, una auténtica incongruencia para una provincia que genera el 37,4% de la recaudación nacional.

Pero también es cierto que Vidal hizo un juego a tres bandas de suma astucia, con la complicidad de Macri y de Lorenzetti, y el temor de sus colegas a perder fondos.

Para las elecciones de 2019 tendrá finalizada parte de las obras que ya inició y recibirá una partida extra de dinero que le permitirá mantener el ritmo de ejecución. La gobernadora de Buenos Aires se encamina a desplegar una nueva hegemonía en el corazón del peronismo. 

Jorge Liotti

Visto 32 veces

Fundado el 4 de agosto de 2003

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…